Roscelino de Compiègne


Roscelino de Compiègne

Roscelino de Compiègne

Juan Roscelino de Compiègne (1050-1121/25?), canónigo, maestro en Compiègne, Loches, Besançon y Tours.

Comúnmente considerado como el primer defensor del nominalismo, y tenido como su fundador. No se dispone de referencias directas sobre su vida, se le conoce por la crítica y condena que hizo de él Anselmo de Canterbury (cuando era abad de Bec) y por haber sido maestro de Pedro Abelardo.

La condena de Soissons de triteísmo

Fue condenado en el concilio de Soissons, hacia el año 1091, acusado de triteista. Esta imputación fue sobre todo elaborada y explotada por Anselmo de Canterbury, que descontextualizaría una carta de un monje llamado Juan. Inexplicablemente respondería con una inusitada violencia, teniendo en cuenta que Anselmo nunca leyó nada de Roscelino y ni tan siquiera le conocía.

En una carta a Foulques, obispo de Beauvais se referiría a que había recibido una carta de uno de sus monjes, Juan, que un tal Roscelino de Compiègne no sólo profesaba desde hacia tiempo una doctrina herética y blasfema sobre la Trinidad y la Encarnación, sino que además dice que Anselmo mismo está de acuerdo.

Pero la carta del monje Juan decía lo siguiente: "Roscelino de Compiègne plantea la cuestión de si las tres personas [de la Trinidad] son una sola cosa única y no tres cosas separadas por sí mismas, como tres ángeles o tres almas, de tal modo que por la voluntad y por el poder [potentia] son asimismo únicas; y en tal caso el Padre, el Espíritu Santo se han encarnado juntamente con el Hijo" (Epist. 128, del corpus epistolar de Anselmo, recogida en la edición catalana, no aparece en la edición castellana)

Anselmo por una razón que se desconoce convierte esa información en la siguiente: "He sentido, que el clérigo Roscelino dice que en Dios las tres personas son tres cosas separadas la una de la otra como son tres ángeles, de modo que su voluntad y su poder [potestas] son la misma cosa, dicho de otro modo: que Padre, Espíritu Santo se han encarnado, y que uno podría -si el uso lo permite- hablar verdaderamente de tres dioses" (Epist. 136 en la edición catalana, en la castellana corresponde a la Carta 73, pero no aparece completa.)

De tal modo que encontramos en esta interpretación de lo que Anselmo hace de lo que implícitamente intenta decir Roscelino, la fuente de su acusación de triteísmo, a la cual se añadiría el propio Abelardo más tarde.

Obtenido de "Roscelino de Compi%C3%A8gne"

Wikimedia foundation. 2010.