Tamaes


Tamaes

Tamaes

Timanaes o Tamaes[1] fueron un cacicazgo de gentes caribes, de familia Tu-Ka-Ana (Tucanos) del alto Orinoco y Amazonas, que formaron parte de la Federación Pijao y ejercían influencia en las cuenca hidrográfica del Wuakaka-ya (río Magdalena) en su margen oriental del actual Departamento del Huila. Fueron llamados Timanaes por los conquistadores, y reconocidos por el nombre de una heroica Cacica que gobernaba los territorios de Tama-Ana, de nombre Gaitana. Tama significa Guerreros o Tropa de hombres.[2]

Contenido

Aspectos históricos

Una de las más importantes menciones que dan los historiadores sobre estas gentes son los relatos sobre la guerra contra los pijaos y la Cacica de Tama-ana, Gaitana.

Aspectos geográficos

Tama-ana

Para las etnias caribes de Colombia, la familia Tamanaes, era un cacicazgo, que ejercía dominio en el sur oriente del departamento del Huila.

El medio de transporte principal en las comunidades prehispánicas en toda America era la navegación fluvial o marítima, seguida por una extensa red de caminos en las zonas no navegables, que de igual modo seguían el curso de los ríos hasta sus nacimientos. Además de esta importancia obvia, los ríos eran los únicos hitos limítrofes entre las familias de cacicazgos antes de la conquista.

El territorio Tama-ana comprendía entonces:

  • Al occidente: La margen Oriental del Wuakaka-ya (río Magdalena).
  • Al norte: La margen sur del Baya-ya (río Bache) en la vertiente occidental de la cordillera Oriental y Uni-ya (río Unilla) en la vertiente oriental de esa misma cordillera.
  • Al sur: La margen oriental del Wakaka-ya hasta su nacimiento y el de todos sus afluentes en la vertiente occidental, y el Hua-ya ( río Guaya) en la vertiente oriental de la cordillera Oriental.
  • Al oriente: completando sus límites territoriales estaba la vertiente de la cordillera Oriental en los nacimientos de estos ríos, entre los actuales Parque Nacional Cordillera de los Picachos (Paica-ya) y el Parque Nacional Cueva de los Guacharos.

Aspectos antropológicos

La navegación que les proporciono a estas etnias de colombia un rápido y sencillo desplazamiento por cuencas fluviales y la costumbre exogámica, le permitió la formación de familias mixtas con parentesco transcultural, este cruce entre individuos de distinta raza diversifico su cultura y descendencia. Para los Tamas navegantes del Orinoco estas características culturales les permitieron relacionarse con lenguas amazónicas y forma parentescos con etnias como la Nasa un ejemplo de esto es: El Cacique Juan Tama de etnia Karibe y unido por exogamia con mujer Páez.

Modificaban la forma de sus extremidades superiores e inferiores ajustando pita (Cuerdas de fibras entrelazadas); cambiaban el aspecto de su nariz con la fractura del tabique nasal, y perforaban ésta y el lóbulo de la oreja para el uso de emblemáticos y decorados adornos de oro; llamaban a sus adornos corporales Wua-La-ka (Balaca): coronas de diversos materiales, máscaras, diademas de plumas, brazaletes, narigueras y otros pendientes.[3] Al contrario que los europeos, las gentes del alto Magdalena practicaban rigurosas costumbres de aseo.[4] Incluyen en su dieta alimenticia un alto porcentaje de insectos como las hormigas y langostas.[5] Además hacían uso ceremonial de mascaras elaboradas en distintos materiales, como cortezas pinadas, madera, o metales preciosos.[6]

Lenguaje

La toponimia Tamaes se caracteriza por la terminación de origen Karibe "Ima", que indica territorio.[7] [8] También hace parte de la toponimia de la Federación Pijao el ideograma silábico “Wua, Gua o Hua”, que indistintamente es usado como prefijo o sufijo y tan generalizado que son innumerables los accidentes geográficos en toda America. Este ideograma significa Sacro o Sagrado por su relación con el agua como elemento sagrado de la vida, un ejemplo es la palabra Wua-Ka (Guaca) que significa El lugar sagrado del Señor (La tumba) y con un segundo significado de Agua como elemento simple de la naturaleza.

Decían Muan (Mo-Han) o Chamán, (Cha-Mo-Han) a sus sacerdotes y Tegua (Ta-Wua) a sus curanderos o médicos siendo estos roles distintos dentro de su sociedad.

Religión

Estos y otros pueblos prehispánicos encontraban sagrados y mágicos todos los elementos de la naturaleza: astros, eventos meteorológicos, fuentes de agua, seres vivos, vegetales, minerales y su propia existencia; practicaban una forma de animismo en donde todo forma parte una sola unidad divina (monoteísmo primitivo). Pensaban que las acciones del hombre afectaban a esta unidad divina y para mantener tan delicado equilibrio realizaban variadas formas rituales. Hacían representaciones o ídolos en oro, cerámica o troncos de madera de estos elementos mágicos que adornaban con dardos o lanzas, les pintaban de distintos colores y procuraban que fueran propicios con ofrendas de distintos elementos, desde sangre humana hasta bebidas de chicha de diferentes ingredientes.

Creían que el espíritu era un: "Ente que vagaba en el tiempo, usando las diferentes sustancias o seres que poseía entonces con su cualidad o valor". Por esta noción de la espiritualidad, creían posible apropiarse de una determinada esencia espiritual y con ella de sus cualidades, solo con la ingesta de el representante físico de dicho valor o cualidad. Así entonces, si en su dieta y acostumbre ritual se incluía a primates como parte de ella, suponían que por esta ingesta, tomarían para sí el espíritu del animal y con él la cualidad o valor deseado, en este caso en particular la habilidad de trepar rápidamente. Pensaban también que el valor de estos entes espirituales caducaba cada cierto periodo de tiempo, después del cual se debería renovar el espíritu realizando una nueva ingesta del representante físico.

Sus ceremonias sagradas eran precedidas del ayuno de su Mo-Han o sacerdote, que desde sus (Wua-kas) presagiaban aspectos de la dualidad Bien-Mal con el vuelo de aves y mariposas o la lectura de: chaquiras, ceniza de tabaco, bejucos resinosos, sedimento de chucula (cacao) o en las entrañas de animales de monte. Usaban diferentes sustancias sicotrópicas para alcanzar el trance religioso, desde Ha-ya-wua-ka (ayaguasca) hasta venenos de insectos o animales.

Su ritual funerario (con las variaciones en cantidad y calidad de las ofrendas, dependientes de la actividad productiva del cacicazgo, el tamaño demográfico y su duración en el tiempo o linaje) seguía los mismos patrones culturales de las gentes taino-caribes: primero la preparación del cuerpo, con prendas y balakas representativas que dependían del rol del difunto en su comunidad, pinturas corporales que le identificaban dentro del cacicazgo y otras preparaciones.

Seguía la preparación de la Guaca o tumba.[9] Frecuentemente se construían mausoleos cavados bajo tierra con múltiples cámaras, para las ofrendas de familia, actos rituales y el cuerpo, todo eso subordinado a la categoría o importancia del muerto. Como costumbre en el luto tras la muerte, solían a pintar su piel durante varios días, durante los cuales hacían manifestaciones de dolor y llanto, llegando incluso al corte de los cabellos.[10]

Economía

En su practica agrícola explotaban las pitas de fique, en la actualidad la ciudad de Pitalito nos recuerda esta actividad económica de estas gentes Tama. Su agricultura, como la del resto de pueblos del alto Magdalena, cosechaba en las cordilleras de manera extensiva productos tales como papas, arracachas, frijoles y uchuvas entre otros. En las zonas más cálidas se cultivaba maíz, yuca, mandioca, coca, tabaco, algodón, cacao, aguacates, ahuyama, guayabas y mameyes. Eran diestros en la doma de animales, y mantenían en sus comunidades diferentes especies de aves y primates, estos últimos utilizados en la recolección de frutos de la selva y raciones de huevos; utilizaban como animales de rastreo a zorros y pastoreaban con intención de caza venados, chigüiros y otros animales de sabana.

Aspectos políticos

Su organización social era el cacicazgo, una forma de gobierno sustentado en clanes familiares de linaje ancestral, hasta de varios siglos. Un rasgo característico de esta forma de gobierno era el servicio personal de los gobernados, sin el pago material de ningún tributo.[11] El cacicazgo no distinguía género, este rol lo podían ejercer cualquier sexo; ejemplo de esto es la cacica de Tamana, Gaitana. Estos cacicazgos permitían a estas gentes conformar federaciones o alianzas entre los distintos clanes familiares, con cierto grado de parentesco o de linaje común, y la duración en el tiempo de estas formas de gobierno permitió a algunos cacicazgos alcanzar grandes grados de sofisticación. También se dio la extinción de algunas ramas familiares, teniendo en cuenta factores ambientales que favorecían o no su desarrollo.

Aspectos sociales

Sin duda alguna son reconocidas las obras civiles y comunitarias en toda América precolombina, siempre representadas por los imperios Inca y de Meso-América. Esto no quiere decir de ningún modo las comunidades Caribe y Taino (Ara-wua-ka) en Colombia, indistinguibles étnica y culturalmente y separadas solo por la práctica de la antropofagia, no realizaran elaborados y sofisticados trabajos arquitectónicos comunales y civiles.

Debe observarse la premisa de que los materiales para la construcción de dichas obras en ocasiones se limitaban a los recursos naturales de la región de influencia, y solo en cacicazgos de ancestral linaje y duraderos en el tiempo y con economías duraderas, se recurría al traslado de materiales, dependiendo de la magnitud y majestuosidad de la construcción.

Esta gente no residía o acostumbraba a formar poblados, llamaban a sus construcciones maloca, bahareque, bohío y caney, cada una de ellas con funciones distintas y de cuidadosa construcción.[12] Los materiales usados para la construcción de los sitios de habitación y trabajo eran algunos tipos de hoja de palmera, pilotes estructurales de madera de ceiba para las cubiertas y paredes construidas de esterillas de guadua, recubiertas o no de argamasa con alto contenido vegetal; esta última era utilizada además para el mobiliario y decoración interna de las mismas.

Cerca de los lugares de habitación construían áreas cubiertas de trabajo, que llaman caney; eran construcciones con cubiertas de hojas de palmera sobre pilotes de madera, sin paredes o divisiones, teniendo siempre dos o más de éstas próximas al bahareque de habitación de un caribe del común.

Las malocas en cambio eran construcciones públicas y comunitarias de grandes dimensiones, decoradas con sofisticación y esmero, donde realizar todos los actos comunitarios del cacicazgo.

Aquí de nuevo un rastro cultural que diferencia las comunidades Taino y Caribes en Colombia: para los Caribes sus construcciones de habitación llamadas bahareque, seguía patrones rectangulares, para las gentes Taino las casas de habitación son de patrón circular y las llaman bohío.

Véase también

Notas

  1. «Los Tamas son una rama de la gran familia lingüística Tukano que tiene en Colombia tres grandes agrupaciones.»Pedro José Ramírez Sendoya
  2. «Kechua, Tropa Recua» Pedro José Ramírez Sendoya, que los sitúa en parentenco con los Tamanacos reconocidos por los investigadores como gentes en este caso Karibes del Alto Orinoco.
  3. «Los trajes de ceremonia con profusión de plumas, collares, cinturones y delantales de cortezas o fibras» Pedro Bosch Gimpera y colaboradores
  4. «La mayoría de los indios amazónicos tienen gran afición por el baño que practican diariamente» Pedro Bosch Gimpera y colaboradores
  5. «Comen en cambio una variedad de hormigas y langostas»Pedro Bosch Gimpera y Colaboradores
  6. «Celebran fiestas disfrazados con extrañas mascaras» Pedro Bosch Gimpera y colaboradores
  7. «La terminación Ima indica por doquiera el paso de las hordas Karibes invasoras» Pedro José Ramírez Sendoya
  8. Encontramos esta terminación en America del norte, Yak-ima (Yakima) y Ski-ima (Esquimales); en centro America, Col-ima (Volcán de Colima); en Colombia, Tol-ima (Volcán nevado del Tolima); en Brazil, Rora-ima (Roraima) y en Chile, Lla-ima (Volcan Llaima):«Siendo con muchas probabilidades algunas razas americanas de origen asiático, vale la pena estudiar las coincidencias de nombres japoneses que terminan en Shima, que significa Isla» Pedro Jose Ramírez Sendoya
  9. «hiciéronle sepultura fuera del fuerte, en habiéndole metido cada uno de sus parientes entraba en el hoyo y le decía al muerto no se que palabras en el oído y se volvía a salir hasta que habiendo entrado todos en su orden de esta suerte lo cubrieron con tierra he hicieron grandes llantos» Fray Pedro Simon
  10. «Rasgábase el rostro, mesabase sus cabellos y hacia otros extremos, viendo hacer ceniza su hijo» Fray Pedro Simon
  11. «Los señores de estas provincias no tenían tributo, sino el servicio personal; y por esto les labraban sus casas y sementeras, aunque por regalo les daban (los cacicas) de comer y de beber; y así, los señores ni tenían nada de los vasallos ni les faltaba nada» Antonio de Herrera
  12. «buenos edificios de paredes de barro y madera casi del ancho de una tapia de las nuestras, altas y blanqueadas de greda muy blanca» Fray Pedro Simon

Referencias

  • Simon, Fray Pedro (1882). Noticias historiales de las conquistas de Tierra Firme en las Indias occidentales. Bogota (vol. 5).
  • Ramirez Sendoya, Pedro José (1952). Diccionario Indio del Gran Tolima. Editorial Minerva LTDA. R498.6 R15d 19 ed. (Biblioteca Luis Ángel Arango).
  • Ordóñez de Ceballos, Pedro (1851). Viaje del Mundo. Cartas a Real Audiencia de Santafé.
  • Herrera, Antonio de (1934). Historia general de los hechos de los castellanos en las islas y Tierra Firme del Mar Océano. Publicada por Ministerio de Educación Nacional, con prólogo y notas del académico de número Antonio Ballesteros Beretta. 12 v. Madrid.
  • Bosch Gimpera y Colaboradores, Pedro (1971). Razas Humanas. Instituto Gallach de librería y ediciones S.L., Mallorca Barcelona.
  • (1952) Historia del reino de Quito. Editorial Fundación Biblioteca Ayacuch, pp. 282. 8466000690.
Obtenido de "Tamaes"

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Caribe (etnia) — Saltar a navegación, búsqueda Dibujo de mujer caribe realizado por Charles E. Taylor (1888). Los caribe, caribales, kalinagos o galibi (denominaciones, todas ellas derivadas del proto caribe *karipona hombre(s) ) son un grupo de pueblos… …   Wikipedia Español

  • Pijao — Saltar a navegación, búsqueda Para el municipio del departamento del Quindío, véase Pijao (Colombia). Los pijao o pijaos refiere a un extinto pueblo habitante de las tierras altas del sur de Colombia.[1] Los miembros de este pueblo se negaron a… …   Wikipedia Español