Thoros de Myr


Thoros de Myr

Thoros de Myr es un personaje ficticio de la saga de fantasía Canción de hielo y fuego.

Características

En el universo de ficción de la obra se cuenta que en algún momento de la infancia del personaje sus padres le enviaron a un templo rojo para iniciar su formación como sacerdote del Dios de la Luz. Pero era tan problemático que los sacerdotes decidieron mandarle a Poniente para convertir al rey Robert Baratheon. Immediatamente se cayeron simpáticos y, aunque nunca consiguió convertirlo a su religión, permaneció durante años a su lado en Desembarco del rey.

Participó en muchos torneos, siempre usando fuego valyrio en su espada, lo que provocaba altercados entre él y un herrero de la ciudad. Pese a todo siempre contaba con el favor del rey Robert, que siempre le proporcionaba una espada nueva.

Thoros siempre participaba en los torneos portando una espada en llamas.

También intervino en algunos conflictos bélicos importantes. Por ejemplo, se dice que durante la Rebelión Greyjoy Thoros fue el primero en entrar en la ciudad (¿?) tras caer la muralla. Más tarde, cuando Ser Gregor Clegane empezó a atacar las tierras de los ríos y Eddard Stark, la Mano del Rey, mandó a Beric Dondarrion que lo trajera para juzgarlo, también le ordenó a Thoros que fuera con él. Tras la ejecucción por traición de Eddard Stark, él y Beric pasaron a ser considerados traidores, así que decidieron huir y fundaron la sociedad clandestina conocida como La Hermandad sin Estandartes con el objetivo de proteger la gente corriente de la tierra de los ríos de los soldados extranjeros que la profanaban. Cuando mataron a Beric Dondarrion por primera vez, Thoros le dio un beso ceremonial para que pasara a la otra vida. Pero, con la intervención de su dios R'hollor, en el que él mismo no creía, Beric volvió a la vida. A partir de ese momento Thoros empezó a creer en el Diós de la Luz pero sin el fanatismo de Melisandre: a él le da igual la religión de la Hermandad aunque le acompañan en sus cantos sagrados.

Tras esto, le ayudó varias veces, pero cada vez le costaba más devolverle a la vida y esta práctica de resurrección tenía efectos en Lord Beric, como pérdidas de memoria y confusión, lo cual él mismo confiesa, hasta que decide morir finalmente y a cambio dar la vida a Lady Corazón de Piedra.

Cuando llegó Arya Stark a su refugio con Sandor Clegane, encantó la espada de Beric para que luchara en un juicio por combate ante los ojos de su dios con el poder del mismo, sin usar fuego valyrio.

Actualmente, sigue en la Hermandad.


Wikimedia foundation. 2010.