Tratado de Nerchinsk


Tratado de Nerchinsk

Tratado de Nerchinsk

Territorios adjudicados a China en los tratados de Nerchinsk y Aigun.

El Tratado de Nerchinsk, firmado el 27 de agosto de 1689, fue el primero suscrito por China con una potencia europea, en este caso el Imperio Ruso. El tratado delimitaba de forma oficial las fronteras entre China y Rusia y ponía fin a una serie de conflictos entre las tropas chinas estacionadas en Manchuria y diversas colonias rusas como Albazin y Nerchinsk, pobladas en su mayor parte por cosacos y tunguses.

Por medio de este tratado, Rusia renunciaba a cualquier reclamación sobre la región del Amur, que hasta entonces había sido su vía de salida hacia el Mar de Ojotsk, y reconocía los límites de su imperio en la cordillera de Stanovoy y el río Argun. En consecuencia, Albazin, que quedaba en territorio chino, fue destruida y abandonada. Pedro el Grande conseguía como contrapartida una paz duradera con el Emperador Kangxi y sus descendientes, además de privilegiadas relaciones comerciales con el Imperio Qing. La misma redacción del acuerdo fue laboriosa, ya que en la Corte de los Qing se desconocía el ruso. Por ello, en la firma del tratado fueron de vital importancia los misioneros jesuitas de la Corte de Kangxi, que sirvieron como traductores del chino al latín, idioma que los rusos conocían. Finalmente, el tratado fue redactado en manchú, ruso y latín.

Las condiciones de Nerchinsk se mantuvieron hasta la firma de los tratados de Aigun (1858) y Pekín (1860), cuando Rusia forzó a la debilitada Dinastía Qing a cederle importantes territorios en la zona del río Amur y Asia Central a cambio de prácticamente nada. Estos últimos tratados establecieron la mayoría de las actuales fronteras de China y Mongolia, con Rusia.

Obtenido de "Tratado de Nerchinsk"

Wikimedia foundation. 2010.