Wilhelm Furtwängler


Wilhelm Furtwängler
Wilhelm Furtwängler, retrato de Emil Orlík, 1928.

Wilhelm Furtwängler (25 de enero de 188620 de noviembre de 1954) fue un director de orquesta y compositor alemán.

Contenido

Vida y carrera

Wilhelm Furtwängler nació en Berlín, en el seno de una eminente familia. Su padre Adolf era arqueólogo, su madre pintora y su hermano Philipp matemático. La mayor parte de su infancia la pasó en Múnich, donde su padre enseñaba en la universidad. Recibió educación musical desde muy pequeño y desarrolló un temprano amor por la música de Beethoven, compositor al que permaneció estrechamente ligado durante toda su vida.

A los veinte años, en el tiempo que Furtwängler debutaba en la dirección, había ya compuesto varias obras musicales. Sin embargo, no fueron bien recibidas y sumado a la inseguridad económica que significaba una carrera como compositor, decidió concentrarse en la dirección. En su primer concierto, dirigió la Orquesta Kaim (hoy Orquesta Filarmónica de Múnich) en la Sinfonía n.º 9 de Anton Bruckner. Seguidamente obtuvo puestos de dirección en diversos teatros de Múnich, Lübeck, Mannheim, Fráncfort del Meno y Viena, antes de asegurarse un empleo en la Staatskapelle de Berlín y en la Ópera de Berlín (sucediendo a Richard Strauss) en 1920, y en 1922, en la Orquesta de la Gewandhaus de Leipzig (donde sucedió a Arthur Nikisch) y también en la prestigiosa Orquesta Filarmónica de Berlín. Posteriormente se convirtió en director musical de la Orquesta Filarmónica de Viena, del Festival de Salzburgo y del Festival de Bayreuth, considerado como el puesto más importante que podía lograr un director en Alemania en aquella época.

Hacia el final de la guerra, bajo la extrema presión del Partido Nazi, Furtwängler viajó a Suiza. Continuó dirigiendo y grabando después de la Segunda Guerra Mundial y siguió siendo un popular director en Europa, si bien siempre bajo una cierta sombra. Murió en 1954 en Baden-Baden.

Furtwängler es muy famoso por sus interpretaciones de Beethoven, Brahms, Bruckner y Wagner. Sin embargo, también apoyó la música del siglo XX y fue conocido por dirigir obras bastantes modernas, como el Concierto para Orquesta de Béla Bartók.

Stravinsky y Furtwängler.

Relación con el Partido Nazi

La relación y la actitud de Furtwängler hacia Adolf Hitler y el Partido Nazi fue un tema bastante controvertido. Cuando los Nazis llegaron al poder en 1933, Furtwängler fue bastante crítico hacia ellos. En 1934, se le prohibió dirigir el estreno de la ópera Mathis der Maler de Paul Hindemith, y Furtwängler renunció en protesta a su puesto en la Ópera de Berlín. En 1936, cuando Furtwängler se encontraba cada vez más insatisfecho con el régimen, hubo signos de que iba a seguir los pasos de Erich Kleiber, cuando se le ofreció el puesto de director principal en la Orquesta Filarmónica de Nueva York, donde sucedería a Arturo Toscanini. Es bastante posible que Furtwängler aceptase el puesto, pero un reportaje en la columna berlinesa de la Associated Press, posiblemente por orden de Hermann Göring, decía que deseaba retomar su puesto en la Ópera de Berlín. Esto causó que en Nueva York los ánimos se tornasen contra él; desde su punto de vista, ello significaba que Furtwängler daba todo su apoyo al Partido Nazi. Es ahora ampliamente aceptado que esa no fue la realidad (Furtwängler siempre rechazó dar el saludo nazi, por ejemplo, e incluso hay grabaciones en las que se le observa limpiando su mano después de dársela a Goebbels), y que su rechazo al Partido Nacionalsocialista prevaleció hasta su muerte.

Furtwängler fue sin duda alguna el más importante director que decidió quedarse en la Alemania Nazi. Otros muchos directores muy conocidos que trabajaban en Alemania y Austria se marcharon cuando los Nazis llegaron al poder, bien porque eran judíos, bien porque estaban en desacuerdo con la políticas Nazi. Entre los directores que abandonaron el país están Bruno Walter, Otto Klemperer, Erich Kleiber, Fritz Busch, Fritz Stiedry y Jascha Horenstein (véase Categoría:Músicos que abandonaron la Alemania Nazi).

Furtwängler fue tratado relativamente bien por los Nazis; tenía un prestigioso perfil y era una figura cultural importante. Sus conciertos eran frecuentemente transmitidos por radio a las tropas alemanas para elevarles la moral, si bien estaba limitado por las autoridades en lo que se le permitía dirigir. Su actitud hacia los judíos sigue siendo controvertida hasta hoy. Por un lado, alabó a artistas judíos como Artur Schnabel y aparentemente salvó algunos judíos - miembros de la Filarmónica de Berlín - de los campos de concentración, pero por otro lado apoyó boicots a otros judíos y fue crítico en lo que consideraba la dominación judía en la prensa.

Albert Speer dice que en diciembre de 1944 Furtwängler le preguntó si es que Alemania tenía alguna oportunidad de ganar la guerra. Speer le dijo que no y le aconsejó al director que se trasladase a Suiza por las posibles persecuciones nazis.[1] De hecho, Furtwängler escapó a Suiza poco después de un concierto en Viena con la Orquesta Filarmónica de Viena el 28 de enero de 1945. En aquel concierto dirigió una versión de la Sinfonía nº 2 de Brahms que fue grabada en cinta y es considerada como una de sus grandes versiones.[2]

Tras la guerra, las grabaciones radiofónicas fueron confiscadas por la Unión Soviética, que en 1990 devolvió una copia a la República Federal de Alemania.

En su proceso de desnazificación, se acusó a Furtwängler de apoyar al Nazismo al permanecer en Alemania, tocando en actividades del partido nazi y haciendo un énfasis antisemita contra el director en parte judío Victor de Sabata. Sin embargo, eventualmente aclaró esos cargos [1].

Como parte de su discurso final en su proceso de desnazificación, Furtwängler dijo:

"Yo sabía que Alemania se encontraba en una terrible crisis; me sentía responsable por la música alemana, y que era mi misión el sobrevivir a esta crisis, del modo que se pudiera. La preocupación de que mi arte fuera mal usado como propaganda ha de ceder a la gran preocupación de que la música alemana debía ser preservada, que la música debía ser ofrecida al pueblo alemán por sus propios músicos. Este público, compatriota de Bach y Beethoven, de Mozart y Schubert, aun teniendo que vivir bajo el control de un régimen obsesionado con la guerra total. Nadie que no haya vivido aquí en aquellos días posiblemente pueda juzgar cómo eran las cosas.
"¿Acaso Thomas Mann [quien fue crítico de las acciones de Furtwängler] realmente cree que en la Alemania de Himmler a uno no le debería ser permitido tocar a Beethoven? Quizás no lo haya notado, pues la gente lo necesitaba más que nunca, nunca antes anhelaba tanto oír a Beethoven y a su mensaje de libertad y amor humano, que precisamente estos alemanes, que vivieron bajo el terror de Himmler. No me pesa haberme quedado con ellos."

(citado de The Furtwängler Record de John Ardoin)

El violinista Sir Yehudi Menuhin estuvo entre las pocas personas de la comunidad musical judía y estadounidense que tenía un punto de vista positivo de Furtwängler. En 1933 rechazó tocar con él, pero a fines de los años 1940 -después de una investigación personal sobre Furtwängler - comenzó a apoyarlo y tocó junto con él.[cita requerida]

La obra teatral Taking Sides (1995) del dramaturgo británico Ronald Harwood, escenificada en 1946 en la zona estadounidense en la ocupada Berlín, trata acerca de las acusaciones estadounidenses contra Furtwängler por haber servido al régimen Nazi. En 2001 dicha obra fue base de una película con Harvey Keitel y Stellan Skarsgård en el rol de Furtwängler.[2]

Estilo de dirección

Furtwängler en un sello de Berlín oeste.

Furtwängler tenía una técnica de dirección única. Los vídeos [3] muestran sus movimientos torpes y desgarbados como si fuese un médium en trance. Sus gestos parecen tener poca relación con el ritmo musical, mientras que sus movimientos físicos fueron descritos como el de un "títere en una cuerda" por uno de los músicos de la orquesta [4]. Pese a esto, o quizás gracias a esto, por su estilo no ortodoxo, los músicos quedaban hipnotizados por su dirección. Sus mejores interpretaciones están caracterizadas por una profunda sonoridad, llevadas por el bajo, de vuelo lírico y fuertes extremos de emoción que coexisten con una lógica. Fue exponente de una manera subjetiva e hiperexpresiva de entender la interpretación orquestal, y uno de los que mejor supo expresar la grandeza épica y la emoción interiorizada de las grandes páginas del repertorio romántico y tardorromántico germano, de los que fue un maestro indiscutible. Muchos críticos y comentaristas lo consideran entre los más grandes directores de la historia.

Furtwängler fue famoso por su excepcional dificultad para expresarse. Su alumno Sergiu Celibidache recordaba que lo mejor que le pudo decir fue "Bien, sólo escuchen" (a la música). Carl Brinitzer del servicio alemán de la BBC intentó entrevistarlo, y creyó que tenía a un imbécil frente a él. Una grabación en vivo de un ensayo con una orquesta de Estocolmo documenta que difícilmente puede decir algo inteligible, sólo murmullos y tartamudeos. De todos modos, Furtwängler siempre fue muy respetado por los músicos. Incluso Arturo Toscanini, usualmente considerado como la completa antítesis de Furtwängler (e incisivo crítico de la conducta política de Furtwängler), dijo una vez – cuando se le preguntó el nombre del director más grande del mundo aparte de él – "Furtwängler!"

Influencias

Uno de los protegés de Furtwängler fue el pianista Karlrobert Kreiten. También tuvo una importante influencia sobre el director/pianista Daniel Barenboim, del que la viuda de Furtwängler, Elisabeth Furtwängler, dijo, "Er furtwänglere." ("Él furtwänglerea.") Barenboim recientemente ha grabado la Sinfonía n° 2 del director con la Orquesta Sinfónica de Chicago. Las interpretaciones de Furtwängler de Beethoven, Bruckner y Wagner permanecen como importantes puntos referenciales hasta hoy.

Wilhelm Furtwängler.jpg

Grabaciones notables con Furtwängler dirigiendo

Hay una gran cantidad de grabaciones de Furtwängler actualmente disponibles, muchas de conciertos en vivo. Muchas de esas grabaciones fueron realizadas durante la Segunda Guerra Mundial usando tecnología experimental de cintas. Después de la guerra fueron confiscadas por la Unión Soviética por décadas y sólo recientemente han sido ampliamente disponibles, a menudo en muchos sellos legítimos e ilegales. A pesar de las limitaciones sonoras, las grabaciones de esta época son muy admiradas por su intensidad por los seguidores de Furtwängler.

Esta es sólo una pequeña selección de algunas de las grabaciones más famosas de Furtwängler. Para mayor información, ver su discografía y su lista de grabaciones actualmente disponibles.

  • Beethoven, Sinfonía nº 5, interpretación en vivo con la Orquesta Filarmónica de Berlín, junio de 1943 (Classica d'Oro, Deutsche Grammophon, Enterprise, Music and Arts, Opus Kura, Tahra)
  • Beethoven, Sinfonía nº 7, versión en vivo con la Filarmónica de Berlín, noviembre de 1943 (Classica d'Oro, Deutsche Grammophon, Music and Arts, Opus Kura)
  • Beethoven, Sinfonía nº 9, versión en vivo con la Filarmónica de Berlín, marzo de 1942 (Archipel, Classica d'Oro, Music and Arts, Opus Kura, Tahra)
  • Beethoven, Sinfonía nº 9, versión en vivo en la reapertura del Bayreuther Festspiele con Elisabeth Schwarzkopf, Elisabeth Höngen, Hans Hopf y Otto Edelmann (EMI 1951). Se considera que esta grabación tiene una duración de 74 minutos en CD.
  • Brahms, Sinfonía nº 1, versión en vivo con la North German Radio Symphony Orchestra, Hamburg, October 1951 (Music and Arts, Tahra)
  • Brahms, Sinfonía nº 2, versión en vivo con la Filarmónica de Viena, enero de 1945 (Deutsche Grammophon, Archipel, Grammofono 2000, Music and Arts)
  • Brahms, Sinfonía nº 3, versión en vivo con la Orquesta Filarmónica de Berlín, diciembre de 1949 (EMI)
  • Brahms, Sinfonía nº 4, versión en vivo con la Orquesta Filarmónica de Berlín, octubre de 1948 (EMI)
  • Bruckner, Sinfonía nº 5, versión en vivo con la Orquesta Filarmónica de Berlín, octubre de 1942 (Classica d'Oro, Deutsche Grammophon, Music and Arts)
  • Bruckner, Sinfonía nº 8, versión en vivo con la Filarmónica de Viena, octubre de 1944 (Deustche Grammophon, Music and Arts)
  • Bruckner, Sinfonía nº 9, versión en vivo con la Filarmónica de Berlín, octubre de 1944 (Deutsche Grammophon)
  • Furtwängler, Sinfonía nº 2, versión en vivo con la Filarmónica de Viena, febrero de 1953 (Orfeo)
  • Schubert, Sinfonía nº 9, versión en vivo con la Filarmónica de Berlín, 1942 (Deutsche Grammophon, Magic Master, Music and Arts, Opus Kura)
  • Schumann, Sinfonía n.º 4, grabación en estudio con la Filarmónica de Berlín, Deutsche Grammophon, mayo de 1953 (Deutsche Grammophon)
  • Wagner, Tristan und Isolde, grabación en estudio con Flagstad, HMV, julio de 1952 (EMI, Naxos)

Obras notables

Si en su faceta como director Furtwängler entroncaba con el romanticismo, como compositor su música se inscribía dentro de esa misma corriente, al margen de todos los movimientos innovadores de su tiempo. Netamente romántica, de su labor creadora debe destacarse su Sinfonía n° 2 (1948), una obra de evidente acento bruckneriano que, lamentablemente, aún no ha conseguido hacerse un espacio en el repertorio.

Para orquesta

  • Sinfonía n.° 1 en si menor
  • Sinfonía n.° 2 en mi menor
  • Sinfonía n.° 3 en do♯ Minor
  • Obertura en Mi♭ Mayor
  • Concierto Sinfónico para Piano y Orquesta

Música de cámara

  • Quinteto para piano en Do mayor
  • Sonata para violín n.° 1 en Re menor
  • Sonata para violín n.° 2 en Re mayor

Para coro

Estrenos notables


Predecesor:
Arthur Nikisch
Kapellmeister, Orquesta de la Gewandhaus de Leipzig
1922–1928
Sucesor:
Bruno Walter
Predecesor:
Arthur Nikisch
Director Musical, Orquesta Filarmónica de Berlín
1922–1945
Sucesor:
Leo Borchard
Predecesor:
Felix Weingartner
Director Principal, Orquesta Filarmónica de Viena
1927–1930
Sucesor:
Clemens Krauss
Predecesor:
Sergiu Celibidache
Director Musical, Orquesta Filarmónica de Berlín
1952–1954
Sucesor:
Herbert von Karajan

Referencias

  1. Albert Speer, Inside the Third Reich, citado por Norman Lebrecht en The Book of Musical Anecdotes
  2. Brahms: The Symphonies/Charles Mackerras. Reviewed by Bernard D. Sherman

Enlaces externos


Wikimedia foundation. 2010.