11.ª División del Ejército Popular de la República


11.ª División del Ejército Popular de la República
11ª División del
Ejército Popular Regular
Activa 24 de enero[1] de 1937 - 9 de febrero de 1939
País España
Fidelidad Bandera de España Segunda República Española
Rama Red star.svg Ejército Popular Regular
Tipo Infantería
Tamaño División
Parte de 3 brigadas mixtas
Comandantes
Comandantes
notables
Enrique Líster
Joaquín Rodríguez López
Cultura e historia
Mote División Líster
Condecoraciones Placa Laureada de Madrid[2]
Guerras y batallas
Guerra Civil Española
- Batalla del Jarama
- Batalla de Guadalajara
- Batalla de Brunete
- Ofensiva de Zaragoza
- Batalla de Belchite
- Batalla de Teruel
- Ofensiva de Aragón
- Batalla del Ebro
- Batalla del Segre
- Retirada de Cataluña

La 11ª División (conocida también como División Líster) fue una división perteneciente al Ejército Popular Republicano, constituida en su mayoría por soldados de ideología comunista y dirigida durante buena parte de su vida operativa por el comandante Enrique Líster y posteriormente, cuando Líster recibió el mando del V Cuerpo de Ejército, por Joaquín Rodríguez. Fue una de las divisiones más fogueadas del Ejército Popular, participando en la mayoría de ofensivas y batallas que tuvieron lugar a lo largo de la Guerra Civil Española, casi siempre encuadrada en el V Cuerpo de Ejército. La unidad constituyó una auténtica fuerza de tropas de choque en todas las ofensivas republicanas. Es recordada por su actuación en batallas como la de Guadalajara, Brunete o el Ebro, y durante la disolución del Consejo Regional de Defensa de Aragón.

Contenido

Orígenes

Su origen se halla en el Quinto Regimiento, ya que la mayoría de sus miembros y oficiales procedían de esta milicia comunista.[3] Cuando fue disuelta definitivamente el 22 de enero de 1937, se convirtió en la base tanto de la 11.ª División como de otras unidades militares republicanas de adscripción comunista. Una de las unidades procedentes del Quinto Regimiento constituyó el Batallón Líster, llamado así en honor a Enrique Líster, veterano comandante ya en los primeros enfrentamientos en la Guerra Civil Española junto con gran parte de sus integrantes. Con la creación de las primeras brigadas mixtas, el batallón fue integrado en la 1.ª Brigada Mixta (que fue inmediatamente puesta al mando de Líster) y pasó a ser una de las unidades de élite en la Defensa de Madrid frente al asalto a la capital de los militares sublevados.

Historial de operaciones

Batalla del Jarama

Aunque la 11.ª División fue creada oficialmente el 24 de enero, tenía su verdadero origen en la llamada División C del Ejército Popular Republicano, creada circunstancialmente con la agrupación de varias brigadas mixtas enviadas a la zona del Jarama para hacer frente al ataque de los sublevados hacia la carretera de Valencia. En la batalla los hombres de Líster se emplearon a fondo para detener la ofensiva de las tropas sublevadas.[4] Especialmente cruentos fueron los asaltos que realizaron las brigadas republicanas contra la posición de El Pingarrón, que supusieron un elevado número de bajas para las tropas republicanas.[5] A finales de febrero, finalmente el avance rebelde en el Jarama fue frenado y fijado hasta el final de la guerra. Con la reorganización del Ejército del Centro ya quedó firmemente establecida como 11.ª División.

Batalla de Guadalajara

Interbrigadistas de la XI Brigada Internacional en Guadalajara.

Después del baño de sangre del Jarama, la división estaba rehaciéndose cuando fue enviada a Guadalajara, donde los italianos habían lanzado una ofensiva el 8 de marzo con la intención de encerrar a los republicanos en una bolsa alrededor de Madrid. En aquel momento la división estaba formada por las brigadas 1.ª Bis, XI Internacional "Thälmann", XII Internacional "Garibaldi" y una Agrupación móvil comandada por Valentín González "El Campesino".[6] La división fue encuadrada junto con las divisiones 12.ª (que ya cubría el frente de Guadalajara) y 14.ª (ésta al mando de Mera) en un recién creado IV Cuerpo de Ejército bajos las órdenes de Jurado Barrio,[7] para ser lanzada contra el flamante CTV, que amenazaba con hacer caer todo el frente republicano.

El 10 de marzo de 1937 los Llamas negras y los Flechas negras italianos rompieron el frente de la 11.ª División y llegaron hasta Trijueque, pero los alemanes de la XI Brigada Internacional lograron detener el envite, especialmente con la intervención de su Jefe de Estado Mayor, Ludwig Renn; los interbrigadistas italianos de la Brigada Garibaldi también contuvieron el ataque.[8] Al día siguiente Líster ordenó a la división un contraataque general, con el apoyo de los excelentes carros soviéticos T-26.[9] Los alemanes de la Brigada Thaelmann lograron reconquistar Trijueque a punta de bayoneta, mientras los italianos emprendieron una desbandada general.[10]

El 18 de marzo las divisiones de Enrique Líster y Cipriano Mera confluyeron sobre Brihuega bajo el apoyo de 70 tanques soviéticos. Casi habían conseguido cercar la población cuando se produjo otra desbandada de sus defensores italianos;[11] la actuación de los hombres de Líster fue determinante en el contraataque republicano. La 11.ª División hizo muchos prisioneros y capturaron gran cantidad de material de guerra abandonado por éstos durante su retirada. Si bien para Líster y para la 11.ª División esta batalla fue un momento de júbilo, para los antifascistas italianos de la XII Brigada Internacional constituyó una victoria moral sobre el fascismo italiano.[12]

Asalto al Cerro Garabitas

Entre el 10 y el 14 de abril participó en un fallido ataque contra el Cerro Garabitas, posición de elevado valor estratégico que era utilizada como punto de observación para la artillería nacional que bombardeaba Madrid. Después de haber sufrido numerosas bajas, la operación se canceló y más tarde la división participaría en algunos combates en la Cabeza de puente de Toledo.[13]

Batalla de Brunete

Para aliviar la presión nacional sobre la zona republicana en el Norte, el Estado Mayor Central republicano planeó una ofensiva en el Frente de Madrid, con la intención de rodear a las divisiones sublevadas que rodeaban la capital.[14] La división fue encuadrada en el nuevo V Cuerpo de Ejército, junto a las divisiones 15.ª y 46.ª;[15] en esta operación contaba entre sus filas con las brigadas mixtas 1.ª y 9.ª,[16] veteranas ya en la unidad. La 11.ª División abrió fuego al amanecer del 6 de julio, tras un duro ataque de artillería y aviación; al cabo de unas horas habían avanzado unos 16 kilómetros y habían rodeado Brunete, uno de los primeros objetivos de la operación.[17] En lo que acabó siendo la conocida como Batalla de Brunete, la división tuvo buenos movimientos tácticos enfrentándose a las tropas del coronel Barrón.[18] Sin embargo, Líster no continuó el avance hacia Boadilla del Monte como estaba establecido en el plan,[nota 1] y agotados por la falta de iniciativa para continuar el avance hacia otros objetivos, la división se atrincheró en Brunete.[19] Ante la ofensiva republicana, Franco envió fuertes refuerzos (en especial la "Legión Cóndor" alemana) para recuperar el terreno perdido; la 11.ª División fue la encargada de rechazar todas las acometidas de Barrón y su 13.ª División.[20] Líster y sus hombres lograron resistir en el cementerio de Brunete hasta el 25 de julio, pero terminarían perdiendo la disputada localidad.[21] Con grandes bajas y pérdidas materiales para la división, la batalla había finalizado.

Ofensiva republicana en Aragón

En el mes de agosto, Líster y sus tropas fueron enviados a Aragón, con la excusa de ir de maniobras militares.[22] En realidad se pretendía tomar el control del Consejo Regional de Defensa de Aragón, que hasta entonces había escapado de la autoridad del gobierno republicano y actuaba por cuenta propia. Así, las tropas de la división ocuparon militarmente el territorio administrado por el Consejo de Aragón, llevando a cabo la disolución de la entidad por orden gubernamental. Joaquín Ascaso y el resto de responsables del Consejo fueron detenidos bajo varias acusaciones. El hecho de haberse escogido a esta unidad para la tarea demostró la confianza y fiabilidad que ofrecía la 11.ª División dentro del Ejército Popular de la República.[23]

Restos de la localidad de Belchite, que resultó arrasada durante el asalto en el que participó la 11ª División.

Una vez establecida allí, participó en la ofensiva de Zaragoza, el 24 de agosto, que acabaría dando lugar a la Batalla de Belchite. La 11.ª División combatió agrupada junto a la 35.ª División internacional (mandada por el General "Walter") y de nuevo con la 46.ª de "El Campesino"[24] [nota 2] ; La división seguía encuadrada dentro del V Cuerpo de Modesto. La resistencia de la guarnición sublevada en Belchite fue una sorpresa, pues en inferioridad logró rechazar a fuerzas muy superiores en número. Los hombres de la 11.ª División lucharon en un combate casa por casa en la disputada localidad, que finalmente cayó el 6 de septiembre.[25] La división volvió a participar en una nueva tentativa sobre Zaragoza en el mes de octubre, esta vez a través de Fuentes de Ebro. Tras una problemática incursión[nota 3] de Líster empleando los nuevos carros BT-5 en formación cerrada, la campaña se estabilizó.[26] Después del periodo de ofensivas, la división permaneció en Aragón durante el otoño de 1937 recibiendo refuerzos y reequipándose para la siguiente ofensiva de las tropas gubernamentales.

Batalla de Teruel

En la ofensiva del Ejército Republicano sobre Teruel, luchó junto a la 25.ª División de García Vivancos, en la llamada Columna Norte (divisiones que a su vez estaban encuadradas en el XXII Cuerpo de Ejército), al mando del teniente coronel Ibarrola.[27] Como en otras ofensivas, la actividad de la 11.ª División fue destacada ya que recibió la misión de romper el frente e ir a la vanguardia del ataque; así pues, el 15 de diciembre rompió las líneas al norte de la ciudad mientras caía una fuerte nevada.[28] Al atardecer, la ciudad estaba rodeada por los republicanos y Líster se dirigió hacia la elevación conocida como La Muela, estratégica posición para asegurar el dominio de la ciudad.[29]

La unidad de Líster llevó gran parte de los combates durante la defensa de la plaza de Teruel (ya después de conquistada por los republicanos), quedando muy desgastada como otras unidades republicanas que participaron en la batalla.[30] Cuando la defensa de la ciudad fue virtualmente imposible, Líster recibió órdenes de retirar a sus tropas; esto le valió las críticas de Valentín González El Campesino, que quedó cercado con la 46.ª División en la ciudad aunque tanto Líster (jefe de la 11.ª División) como Modesto (jefe del V Cuerpo de Ejército) acusaron a su vez al Campesino de que había huido de Teruel dejando abandonados a sus hombres.[31]

Los sublevados llegan al Mediterráneo

Puente metálico de Tortosa. Tras la ofensiva de los sublevados en Aragón, aquí fue donde los hombres de Líster detuvieron a los italianos del CTV.

Tras la batalla de Teruel, quedó emplazada en la retaguardia para rehacerse del fuerte desgaste a que se había visto sometida. No obstante, tras la reconquista de Teruel los nacionales lanzaron una gran ofensiva a lo largo de todo el Frente de Aragón. Las tropas republicanas del Frente de Aragón fueron completamente sorprendidas por la ofensiva franquista, produciéndose la desbandada del Ejército del Este. En medio de la retirada, las tropas de la 11.ª División se emplearon a fondo contra las unidades italianas del CTV cuando éstas llegaron desembocadura del Ebro a comienzos de abril. Su resistencia fue decisiva para detener su avance en el Ebro,[32] pero la división quedó encerrada en Cataluña y aislada del resto de la España republicana cuando las tropas de Aranda llegaron al Mediterráneo el 3 de abril, cortando el territorio republicano en dos.[33]

Con la separación de la zona republicana en dos, el Estado Mayor Central republicano planteó una operación para cruzar el río Ebro e intentar conseguir la unión de las dos zonas de nuevo; para ello, se creó el Ejército del Ebro con el objetivo de ser el encargado de llevar el peso de las operaciones. Al crearse este ejército,[nota 4] se le encomendaría al Teniente Coronel Líster el mando del V Cuerpo, por lo que el mando de la 11ª División pasó a estar bajo Joaquín Rodríguez López.[34] En junio de 1938 estaban encuadradas en la División las Brigadas mixtas 1ª, 9ª y 100ª, cuando estaban a la espera de cruzar el río Ebro.

Batalla del Ebro

Vista de la Sierra de Pandols, posición defendida por los hombres de la 11ª División durante la Batalla del Ebro.

La 11.ª División cruzó el Ebro entre Ginestar y Benifallet la madrugada del 25 de julio de 1938, como punta de lanza del ataque de todo el V Cuerpo. Pese a ser una de las unidades más apreciadas por Modesto (Comandante en jefe del Ejército del Ebro), tuvo el honor de ser la unidad que más pronto fue descubierta por las tropas nacionales y, por tanto, la que tuvo que hacer frente a la resistencia más organizada durante el ataque.[35] Pese a las dificultades, la división cumple sus objetivos y se lanza hacia Mora d'Ebre, cuya población (la más importante de la Ribera, al contar con un número elevado de tropas enemigas) no pudo ser tomada cruzando el río. La única manera de tomar la villa es envolviéndola, cosa que se consigue, dejando aislados a sus defensores. Tras asegurar la posición de la cabeza de puente, continuó el avance hacia el interior, esta vez con la misión de enlazar con las tropas de la 46.ª División para hacerse con el control de las sierras de Pandols y Cavalls, posiciones que dominaban las alturas de Gandesa y excelentes puntos de observación y defensa. A primeras horas del día 26 los republicanos lograron hacerse con el control de estas posiciones, pero se encontraban físicamente agotados y no pudieron lanzarse al asalto de Gandesa ni continuar el avance hacia las localidades de Bot o Batea, situadas al sur de la primera.

El día 2 de agosto, frenado el avance republicano, la unidad se encontraba establecida en la Sierra de Pandols,[36] que había ocupado con poca resistencia enemiga y donde había aguantado a la 84.ª División.[37] Se fortificó en la zona y se preparó para resistir el esperado contraataque enemigo, que comenzó entre los días 6 y 9.[38] [nota 5] Durante una semana sus veteranos soldados soportaron una lluvia de proyectiles de artillería y aviación, a la vez que rechazaron numerosas cargas de la infantería nacional,[39] singularmente la 4.ª División Navarra que integraba tres banderas de la Legión.[37] El interés de Modesto por mantener la posición de Pandols le llevó a ordenar la integración de toda la artillería del V Cuerpo en la 11.ª División.[37] En total, la 11.ª División consiguió aniquilar al 2.º Batallón de Flandes y combatió cuerpo a cuerpo con el grueso de la 4.ª División Navarra en sucesivas oleadas hasta el 15 de agosto, cuando las tropas nacionales ocuparon las cotas dominantes de la sierra, entre ellas la más estratégica, la 705 (esta cota, la más elevada y donde se encontraba la ermita, cambió de manos en ocho ocasiones el 14 de agosto).[40] Con un elevado número de bajas entre soldados y oficiales, muchos de ellos fruto del intenso fuego de la artillería y de los enfrentamientos cuerpo a cuerpo en los puntos más elevados de la sierra, la unidades de la división fueron relevadas el mismo día 15, sustituidas parcialmente por la 35.ª División.[41] La división fue condecorada con la Placa Laureada de Madrid colectiva por su valor durante estos combates.[2] A principios de septiembre la división volvió a sus antiguas posiciones en la Sierra de Pandols, donde volvió a tener encarnizadas luchas con las divisiones del bando contrario en los siguientes meses,[42] pero solo perdió algunas posiciones claves que obligaron nuevos relevos. A finales de octubre tuvo lugar la contraofensiva nacional final en la batalla del Ebro y en esta ocasión la machacada 11.ª División no pudo hacer frente a la avalancha que se le venía encima y el 5 de noviembre volvía a cruzar el Ebro por Benifallet.[43]

Campaña de Cataluña

Tras la batalla del Ebro, fue retirada a la retaguardia para poder reorganizarse, quedando en la reserva. Sin embargo, no pasó mucho hasta que las tropas sublevadas lanzaron su ofensiva final sobre Cataluña (el 23 de diciembre)[44] y la 11ª División tuvo que ser rápidamente desplegada en el frente del Segre (junto con el resto del V Cuerpo de Ejército) para taponar la brecha abierta.[nota 6] Líster, con su cuartel general en Castelldans,[45] logró contener la acometida nacional durante casi dos semanas, principalmente en torno a la población de Borjas Blancas. El 3 de enero de 1939 los sublevados lanzaron un nuevo asalto sobre las fuerzas de Líster, con los blindados en la vanguardia del ataque; finalmente, los hombres de la división hubieron de abandonar sus líneas de defensa y el 4 de enero la población devastada de Borjas Blancas cayó en manos de los italianos del CTV.[46] A pesar de todo, algunas fuerzas de Líster contraatacaron e hicieron prisioneros a varios italianos, que fueron fusilados después de un interrogatorio.[47] Tras la dura resistencia en el Frente del Segre, quedaba abierta la retirada, que ya no se detendría, hasta la frontera francesa. Así, el Ejército del Ebro cubrió la retirada por la zona costera hasta alcanzar Barcelona (donde se pretendía organizar una resistencia evocando a la de Madrid en 1936[48] ), por donde continuaron retirándose tanto la división como otras unidades del V Cuerpo.[49] Lo cierto es que para estas fechas la división estaba mermada tanto en efectivos humanos como materiales, si bien pudo mantener una dura resistencia en la medida de sus posibilidades. A principios de febrero las unidades de la 11ª División llegaron al norte de Cataluña junto a otras unidades republicanas, donde intentaron organizar una última línea de defensa[50] aprovechando el nuevo material militar que estaba llegando desde el otro lado de la frontera francesa.[51]

La estrategia era resistir hasta que estallara la guerra en Europa, entre los regímenes fascistas y las democracias occidentales, para así quedar enlazados ambos conflictos con las consecuencias que ello tendría. Modesto y Líster pretendían evacuar a Francia los restos del Ejército del Ebro para, una vez allí, trasladarlos a la zona central para continuar la lucha,[52] aunque fue una idea completamente fuera de lugar para las circunstancias reales. Aún resistió, brevemente, el 5 de febrero en aguas del río Ter y, el día 8 en aguas del Muga. Finalmente, a primeras horas del 9 de febrero las últimas unidades de la división cruzaron la frontera junto con el resto del Ejército del Ebro bajo mando de Modesto. Al día siguiente todos los pasos fronterizos entre España y Francia estaban en manos de los ejércitos nacionalistas.[53] Allí los veteranos y supervivientes de la unidad fueron desarmados y confinados en campos de internamiento,[54] desapareciendo así la 11ª División.

Mandos de la división

Comandantes

  • Mayor de milicias Enrique Líster Forján: desde la creación de la división (24 de enero de 1937) hasta que recibió el mando del V Cuerpo de Ejército.
  • Mayor de milicias Joaquín Rodríguez López: desde el 30 de abril de 1938 hasta el final del cruce de la frontera francesa (febrero de 1939).

Comisarios

  • Santiago Álvarez Gómez,[55] perteneciente al PCE (entre enero y diciembre de 1937).
  • José Fusimaña Fábregas, también perteneciente al PCE como su antecesor; estuvo destinado entre diciembre de 1937 y febrero de 1939.[55]

Jefes de Estado Mayor

  • Comandante de Estado Mayor Julio Suárez-Llanos Adiansens, en el puesto hasta el 4 de abril de 1937.
  • Comandante de Infantería Manuel López Iglesias,[55] desde 4 de abril de 1937.
  • Mayor de milicias Fernando Pozo Oliver, desde julio de 1938.
  • Mayor de milicias Jesús Sáiz, desde diciembre de 1938 hasta el final de la guerra.

Orden de batalla de la división

Fecha Cuerpo de Ejército adscrito Frente de batalla Brigadas mixtas integradas
Febrero de 1937 III Cuerpo de Ejército Jarama 1ª, 1ª Bis, 23ª, 66ª y 70ª[55]
Marzo de 1937 IV Cuerpo de Ejército Guadalajara 1ª Bis, XI, XII, 10ª
2 de abril de 1937 V Cuerpo de Ejército Madrid 1ª, 48ª[55] y 71ª
27 de abril de 1937 V Cuerpo de Ejército Madrid 1ª, 9ª y XII[55]
4 de julio de 1937 V Cuerpo de Ejército Brunete 1ª, 9ª y 100ª
15 de diciembre de 1937 XXII Cuerpo de Ejército[55] Teruel 1ª, 9ª y 100ª
13 de marzo de 1938[55] V Cuerpo de Ejército (Reserva) 1ª, 9ª y 100ª[55]
Diciembre de 1938 V Cuerpo de Ejército Segre 1ª, 9ª y 100ª

En la cultura popular

El origen de la división se halla principalmente en el Quinto Regimiento (famoso entre la población),[3] en tanto que la mayoría de sus miembros procedían de este regimiento de milicias. Cuando esta unidad fue disuelta definitivamente el 22 de enero de 1937, se convirtió en la base de la 11ª División, que ganaría fama durante la guerra, llegando a ser la piedra angular de los Ejércitos de maniobra republicanos. Una canción popular decía de éste que "su compañía de ametralladores cantaba La Internacional con sus ráfagas".[56]

Notas

  1. Esta decisión nunca ha sido muy bien explicada, pues se consideró determinante en el desarrollo posterior de la batalla.
  2. La participación de la 46.ª División es controvertida, ya que hay autores que sostienen que no intervino pero Hugh Thomas ha mantenido su intervención en todas sus obras.
  3. De los cuarenta tanques que participaron en el ataque, solo volvieron 28: El terreno era un cenegal y fue fácil inutilizarlos y capturarlos. Líster tampoco supo emplearlos adecuadamente. Comentario citado por Hugh Thomas en Historia de la Guerra Civil Española.
  4. Con la creación del Ejército del Ebro, Modesto recibió el mando del mismo; el mando del V Cuerpo de Ejército pasó a Líster, que tuvo que dejar la veterana 11ª División.
  5. Martínez Bande, Mezquida y Besolí dan como fecha el 9 de agosto; Engel el 6, Henríquez Caubín fija una fecha posterior al 9, sin indicar cual y por su parte, Modesto, no indicó fecha
  6. Las fuerzas del V Cuerpo de Ejército apenas si habían reconstruido su fuerza anterior a la ofensiva del Ebro, pero, ante la desbandada de algunas de las unidades que defendían la línea del río Segre, no hubo más remedio que enviar a este cuerpo, cuya eficacia y disciplina suponían una garantía en aquella situación.

Referencias

  1. Carlos Engel, p.287
  2. a b Carlos Engel, p.136
  3. a b Hugh Thomas, p.273
  4. Hugh Thomas, p. 638
  5. Carlos Engel, p.10
  6. Ramón Salas Larrazábal, p. 876
  7. Hugh Thomas, p. 648
  8. Hugh Thomas, p. 650
  9. Líster, p. 110
  10. Hugh Thomas, p. 650
  11. Hugh Thomas, p. 652
  12. Hugh Thomas, p. 652
  13. Carlos Engel, p.10
  14. Hugh Thomas, p. 766
  15. Ramón Salas Larrazábal, p. 1216
  16. Ramón Salas Larrazábal, p. 1216
  17. Hugh Thomas, p.768
  18. Hugh Thomas, p. 770
  19. de Miguel, Jesús y Sánchez, Antonio: Batalla de Brunete, Batalla de Guadalajara. En su: Historia Ilustrada de la Guerra Civil Española. Alcobendas, Editorial LIBSA, 2006, pp. 250-287
  20. Hugh Thomas, p. 771
  21. Hugh Thomas, p. 771
  22. Hugh Thomas, p. 780
  23. Líster, p. 152
  24. Hugh Thomas, p. 779
  25. Hugh Thomas, p. 784
  26. Hugh Thomas, p. 784
  27. de Miguel, Jesús y Sánchez, Antonio: Batalla de Teruel. En su: Historia Ilustrada de la Guerra Civil Española. Alcobendas, Editorial LIBSA, 2006, pp. 308-327
  28. Hugh Thomas, p. 849
  29. Hugh Thomas, p. 849
  30. Enrique Líster Forján. Nuestra guerra. p. 301
  31. Hugh Thomas, p. 853
  32. Hugh Thomas, p. 862
  33. Hugh Thomas, p. 861
  34. de Miguel, Jesús y Sánchez, Antonio: Batalla del Ebro. En su: Historia Ilustrada de la Guerra Civil Española. Alcobendas, Editorial LIBSA, 2006, pp. 330-373
  35. Martínez Reverte, Jorge. La batalla del Ebro
  36. Carlos Engel, pág. 24
  37. a b c Andreu Besolí et al, pág. 164-165
  38. Andreu Besolí et al, pág. 165
  39. Carlos Engel, pág. 136
  40. Andreu Besolí et al, pág. 166-167
  41. Andreu Besolí et al, pág. 167
  42. Carlos Engel, p136
  43. Carlos Engel, p.136
  44. Hugh Thomas, p. 933
  45. Hugh Thomas, p. 934
  46. Hugh Thomas, p. 934
  47. Hugh Thomas, p. 935
  48. Hugh Thomas, p. 936
  49. Ramón Salas Larrazabal, pp. 2213-2226
  50. Hugh Thomas, p. 946
  51. Hugh Thomas, p. 942
  52. Ramón Salas Larrazabal, p. 2237
  53. Hugh Thomas, p. 946
  54. Hugh Thomas, p. 943
  55. a b c d e f g h i Carlos Engel, p.288
  56. Carlos Engel, pág.11

Bibliografía

  • Besolí, Andreu; Sesalí, David; Hernández, Xavier; Íñiguez, David; Luque, Joan Carles (2005). Ebro 1938 (2ª edición). Barcelona: Inedita Editores. ISBN 84-96364-27-5. 
  • Engel, Carlos (1999). Historia de las Brigadas Mixtas del Ejército Popular de la República. Madrid: Almena. ISBN 84-922644-7-0. 
  • Líster Forján, Enrique (1966). Nuestra guerra. Memorias de un luchador. 
  • Thomas, Hugh (1976). Historia de la Guerra Civil Española. París: Ruedo Ibérico. 
  • Salas Larrazábal, Ramón (2001). Historia del Ejército Popular de la República. La Esfera de los Libros S.L.. ISBN 84-9734-465-0. 

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios: