Martin Donnelly (piloto de carreras)


Martin Donnelly (piloto de carreras)

Hugh Peter Martin Donnelly (nacido en Belfast, 26 de marzo de 1964), es un piloto de coches de carreras de los años 90' proveniente de Irlanda del Norte. Después de competir en la Fórmula 3 y Fórmula 3000, donde logró ganar 3 carreras y ser uno de los principales aspirantes al título.

Donnelly competió en la Fórmula Uno en 1989 y 1990, hasta que un grave accidente durante la clasificación en el circuito de Jerez terminó su carrera en Fórmula Uno.

Etapa en Formula 1

Durante el año 1988, Donnelly fue el piloto de pruebas de la escudería Lotus de Fórmula Uno. Pero fue durante 1989, cuando Donnelly comenzó su carrera deportiva en F1, cuando sustituyó a Derek Warwick en Arrows en el Gran Premio de Francia de 1989, después de Warwick se lesionara la espalda en un accidente de karting. Impresionó en la calificación cuando logró un 14o puesto en la parrilla cuando su experimentado compañero de equipo, Eddie Cheever, logro el puesto 25. Donnelly terminó su primera carrera de F1 con 3 vueltas perdidas respecto al ganador (Prost) en 12 ª posición y fue el último coche corriendo hasta el final mientras que la experiencia de Cheever le le hizo acabar su carrera en 7mo lugar, a solo una vuelta de Prost.

En 1990 continuó en la F1 con Lotus, aunque esta vez no como piloto de pruebas, sino como un piloto de titular junto al hombre que le cedió su asiento en Francia: Derek Warwick. Sin embargo, 1990 fue una frustrante temporada sin anotar ningún punto en el campeonato de pilotos a pesar de la potencia que deneraba el V12 Lamborghini Lotus con una penosa fiabilidad. sufrió un grave accidente durante la clasificación en el circuito de Jerez, que puso fin a su carrera de Fórmula Uno. Él sufrió múltiples heridas en el accidente, en el que fue expulsado de su coche a la pista, con el asiento todavía unido a su espalda.

Jerez 1990: Como se vivió el accidente de Donelly

Testimonio de Álvaro Arenzana

“Como recordarás colaboraba con la Federación Española y tenía un pase que me permitía estar en todos sitios incluido al borde de la pista. Y ese día y en ese momento estaba en la antepenúltima curva del circuito precisamente mirando a la fatídica curva en la que tuvo lugar el accidente de Martin Donnelly. Tenía a mi lado a tu compañero, Luis Alberto Izquierdo, que llevaba en la mano una pistola de medir la velocidad de los monoplazas, ¡velocidades de paso por curva increíbles!. Como sabes yo pasaba por esa curva con frecuencia y era y es, un "Sra. Curva". 230 - 240 Km /h era la velocidad de paso de aquellos F1.

De repente, el Camel Lotus, siguió recto en plena aceleración sin poder tomar la curva. El impacto fue estremecedor. Parecía que había explotado una granada de mano en el habitáculo haciendo volar el monoplaza en pedazos. Polvareda, caos y el corazón encogido. Luis Alberto y yo, al borde de la pista, nos quedamos mudos. Los dos buscábamos con la mirada al piloto. De manera ingenua le comenté "hay un trozo del coche en medio de la pista" a lo que me contesto "es Donnelly". Por más que miraba aquello no podía reconocer una figura humana. Empecé a ver el casco pero algo no cuadraba. Él estaba boca abajo, sin embargo, pude ver el botín de su pie izquierdo que apuntaba claramente hacia el cielo. Era una postura imposible. Su pierna estaba retorcida dos o tres vueltas (triple fractura total de tibia y peroné, doble fractura de fémur, tobillo roto por tres sitios... y el cuerpo completamente inerte. Difícilmente alguien podría haber sobrevivido a aquello. Minutos sobrecogedores, ambulancia con el Profesor Watkins al frente, traslado al hospital del circuito, más minutos de espera... y por fin buenas noticias; nos dicen que el piloto está consciente y que su vida no corre peligro ¡un milagro! Le trasladan en helicóptero al hospital Virgen del Rocío en Sevilla. Y es a partir de ahí cuando empieza mi particular historia; historia que viví como una vivencia extraordinaria, incluso emocionante. El Presidente de la Federación me pide que me traslade al hospital para traer de vuelta en coche a Jerez al Profesor Watkins pues el helicóptero no podría permanecer en Sevilla. Es gracioso, sin ser nadie (no tenía cargo alguno en la Federación, ni en el circuito, ni obviamente en el equipo Lotus), movilice a todo el hospital. Hablé con el jefe de seguridad, con el Director del hospital, con el jefe de médico de guardia. Después de una serie de sucesos, el Profesor Watkins y otro médico de la Federación Internacional de Automovilismo mantuvieron una conversación con el médico jefe de guardia con traducción mía de por medio. Watkins pidió ver al paciente, que estaba en la UVI, ya que él se encargaría del piloto una vez estuviera de vuelta en Inglaterra, y el médico español accedió. Watkins me hizo una seña para que le acompañara a la UVI, cuando una enfermera me preguntó si yo era médico. Al contestar que no, sentí cierto alivio, pues lo de entrar en la UVI no me acababa de convencer. Watkins preguntó si alguno de los médicos presentes hablaba inglés y como no lo había, me dieron unos patucos y... para adentro. Fui pasando entre los pacientes con no poca angustia e incertidumbre de qué vería. Al final de la sala estaba Martin. Si bien el resto del cuerpo estaba más o menos bien, jamás olvidaré el aspecto de su pierna izquierda. No tenía herida abierta pero era tal el derrame interno que tenía y con tal hinchazón, que toda la pierna era una masa en la que no se distinguía la rodilla, el tobillo y apenas los dedos del pié. “¡Que no me toque los c…, aquí mando yo!” Watkins (neurocirujano con excepcional reputación) empezó a hacerle una serie de pruebas para ver cómo reaccionaba. El gesto de Watkins se tornó serio y tras unos momentos se produjo una conversación entre él y el médico español muy tensa. ¡fue la peor traducción literal que he hecho en mi vida! Watkins: “el paciente tiene todos los síntomas de tener un coágulo en el cerebro. Tienen que hacerle inmediatamente un scanner cerebral” Traducción mía al médico español: “El profesor Watkins opina, que sería conveniente hacerle un scanner ya podría tener un coágulo en el cerebro” Médico español: “Que no me toque los cojones, que aquí el médico y el que manda soy yo. El paciente ha llegado en estado agónico y con las constantes vitales por los suelos y si lo bajamos a la segunda planta para hacerle el scanner se queda en el ascensor” Traducción mía a Watkins: “El Dr. está de acuerdo con usted, pero prefiere esperar a que se le estabilicen las constantes vitales para proceder al scanner” Watkins (por lo bajo): ¡Que lo haga rápido! Traducción mía al médico español: (sonrisa de asentimiento como si Watkins estuviera de acuerdo) Pasadas una o dos horas el médico español nos indica que las famosas constantes vitales se han estabilizado y que van a proceder a hacerle el scanner. Lo llevan a cabo y comprueban que afortunadamente no es así y que no hay daños cerebrales… momento en que el médico traumatólogo dice “pues entonces hay que intervenir esa pierna de inmediato”. Todos de acuerdo y preparan a Donnelly para el quirófano. Hacen ver a Watkins que le dejaran entrar en el quirófano única y exclusivamente como invitado. Yo respiré profundo y empecé a relajarme. Mi trabajo estaba hecho y sólo me quedaba esperar. Di por hecho que nadie me pediría entrar en el quirófano. Y así fue. ¡Watkins directamente me dio unos pantalones verdes, una camisa verde un gorro, una máscara y unos patucos con funda de plástico verde! De repente me vi en el vestuario de los cirujanos poniéndome el gorro y la mascarilla escuchando la conversación de cómo abordarían la intervención… me dieron ganas de opinar. Nos avisaron de que todo estaba listo. Los cirujanos nos pusimos en pié y empezamos a desfilar hasta el quirófano. Respiré profundo, no sabía qué pensar exactamente. Yo entré el último (quizás el subconsciente). Me impresionó ver a Donnelly tumbado en la camilla del quirófano, entubado y prácticamente desnudo. Yo permanecía a unos dos metros de la camilla junto con Watkins y el médico de la Federación Internacional. Lo primero que vi me hizo tambalearme, falto realmente poco para que perdiera el conocimiento pero conseguí reponerme… Pasadas tres horas de intervención con algunos momentos de angustia y tensión, el equipo paró reponer fuerzas, todavía quedaba mucho, eran más o menos las 5 de la tarde y nadie había comido. Los médicos pasaron a una sala contigua donde les había preparado comida y yo tarde un poco en salir del quirófano. No pude evitar acercarme al Donnelly y me puse a la altura de su cabeza, no podía dejar de mirarle, le acaricié la cabeza y le desee mucha suerte. Al salir hablé con la novia y con algunos de los miembros del equipo que habían acudido al hospital para tranquilizarles de que todo iba bien. Pasé a la sala a comer, tenía la mirada perdida en el infinito cuando un cirujano que no estuvo en la intervención se me acercó, se presentó y entabló conversación. Una de las primeras cosas que me preguntó fue por mi especialidad quirúrgica… Vuelta al quirófano, dos horas más de intervención. Los médicos estás contentos, se ven caras de satisfacción. Dan por finalizada la intervención… al menos esta. En todo este tiempo, Watkins apenas se dirigió o me hizo comentario alguno salvo para decirme que le tradujera. De camino a Jerez se giró hacia mí y mirándome a los ojos me dijo “buen trabajo” Para mí fue suficiente…

Al día siguiente (domingo), Watkins me buscó por el circuito hasta dar conmigo. Me dijo que quería ir a Sevilla para ver cómo había pasado la noche Donnelly. Le dije que en coche era una locura pues la entrada al circuito de Jerez se colapsaba y no llegaría para la salida de la carrera y él tenía que estar en ella, sí o sí. Me dijo que fuéramos en el helicóptero de la Cruz Roja que les llevó el día anterior, pero era imposible porque había más carreras y debía permanecer allí para en caso en caso de accidente trasladar a los heridos. Sin inmutarse me dijo: “busca otro helicóptero”. Así que ahí estaba yo en medio del paddock con la misión “encontrar y que me prestaran un helicóptero”. Hable con casi todo el mundo; Ron Dennis incluso me ofreció su jet privado, se lo agradecí pero no nos servía. El problema era entrar en el circuito, no en Jerez. A lo lejos vi un helicóptero aterrizar, hablé con el piloto, con la empresa que lo tenía alquilado, y lo conseguí. Como anécdota graciosa y para terminar te contaré que justo antes de salir hacia Sevilla el piloto del helicóptero me pregunto cómo se llegaba al hospital desde el aire. A apenas dos metros se encontraba el piloto de la Cruz Roja, así que le dije se lo preguntara a él. Yo esperaba escuchar una explicación técnica, unas coordenadas o algo parecido cuando oigo: “Mira pisha, tu zigues la carretera pa Zevilla too de frente, too de frente, ey al llegar a Zevilla el eztadio a la izquierda, el campanario a la deresha, pué detrá…” ¡Pude comprobar desde el helicóptero que pocas veces me han dado unas señas más exactas para llegar a algún sitio!”.>>

La vida deportiva de Donelly, después del accidente

Donnelly ha logrado competir en eventos de clubes más pequeños, y dirigió un equipo de Fórmula Vauxhall.

En 2004, compitió con un Mazda RX-8 en una carrera en Silverstone, La Britsports 24 horas y terminó en el lugar 27 En 2006 se Donnelly regresa a Lotus, patrocinado por un club propietario de Lotus.

En septiembre de 2007, Donnelly bate otros 35 Elises Lotus y gana la Clase A en la ronda de Donington Park del Trofeo de Elise. Esta victoria fue seguida de cerca por la victoria en una la segunda carrera del Trofeo Elise del día. Más tarde, en la temporada corrió en Spa-Francorchamps, y en 2008, hizo campaña y ganó varias carreras en un Lotus 2-Eleven.

En junio de 2010, Martin Donnelly fué como invitado en la Copa Ginetta G50 en Oulton Park.

El 2 de julio de 2011 en el Goodwood Festival of Speed, Donnelly ha hecho una demostracion con un Lotus 102 similar a la que casi le quitó la vida. El coche con motor Lamborghini twnía las mismas caracteristicas que el coche que conducía en 1990. El coche original de fue completamente destruido en el accidente.

Él ha sido designado como el representante del piloto en el panel de comisarios en el Gran Premio de Corea 2011 de F1

Después de haber trabajado como director deportivo y gerente de desarrollo de pilotos de Comtec Racing, Donnelly ha formado recientemente en la academia especializada en la pista Donnelly Lotus trackday events y de las carreras en Norfolk.


Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Historia de la Fórmula 1 de 1950 a 1999 — Viene de Historia de la Fórmula 1 y es la segunda de tres partes: Antecedentes de la Fórmula 1 Historia de la Fórmula 1 de 1950 a 1999 Historia de la Fórmula 1 de 2000 a la fecha Contenido 1 Campeonato Mundial de Pilotos 2 Campeonato Mundial de… …   Wikipedia Español

  • Anexo:Gran Premio de Corea del Sur de 2011 —  Gran Premio de Corea del Sur de 2011 Detalles de carrera Prueba 17 de 19 de la Temporada 2011 de Fórmula 1 …   Wikipedia Español

  • Mike Conway — en 2009. Mike Conway es un piloto británico de automovilismo nacido el 19 de agosto de 1983 en Bromley, Inglaterra que participa en la IndyCar Series con el equipo Andretti Autosport. fué corredor en la GP2 Series y fue del equipo d …   Wikipedia Español

  • Mercedes (Buenos Aires) — Mercedes Ciudad de Argentina …   Wikipedia Español

  • Tim Matheson — (izquierda) con el actor y director Bruce Campbell. Nombre real Timothy Lewis Matthieson Nacimiento 31 d …   Wikipedia Español