Balada romántica


Balada romántica

Balada romántica

La balada romántica, balada romántica latinoamericana, o simplemente balada, es un género musical latinoamericano y en parte iberoamericano, sin atribución a ningún país en especial, aparecido en la década del 60 y de amplia difusión popular. Entre los baladistas más famosos se encuentran los mexicanos José José, Emmanuel y Luis Miguel; los españoles Nino Bravo, Raphael y Camilo Sesto; el brasileño Roberto Carlos; el puertorriqueño José Feliciano y los argentinos Leonardo Favio y Sandro. En las últimas décadas se ha convertido en el género musical dominante del pop latino.

Contenido

Características

El etnomusicólogo Daniel Party define a la balada romántica como «una canción de amor de tempo lento, interpretada por un cantante solista generalmente acompañado de una orquesta»..[1]

La balada y el bolero suelen confundirse y registrarse en una u otra categoría sin demasiadas precisiones. La distinción entre una y otra está fundamentalmente referida a una mayor sofisticación y un lenguaje más metafórico y sutil del bolero, frente a una expresividad más directa.

El músico argentino Chico Novarro se refiere a estas diferencias cuando en un reportaje responde:

Pregunta: Pero justamente a usted se lo reconoce por haber introducido el habla cotidiana al bolero.
–Es cierto. El bolero rendía culto a un discurso amoroso remanido. Yo quise sacarlo de ahí y busqué evitar exageraciones. Aprendí mucho de tipos como Luis Demetrio o Alvaro Carrillo, que entraron en una onda distinta. Yo los seguí y me mandé, metí palabras cotidianas, me tomé licencias.[2]

Party ha destacado el carácter común "latino" del género, más allá de los países, definiendo a la balada romántica como una «lingua franca», derivada de «una sensibilidad común latinoamericana»[1] Recurriendo a las investigaciones de Jesús Martín-Barbero, Party destaca que la balada romántica es una expresión de un proceso cultural más amplio, denominado por Martín-Barbero como «integración sentimental latinoamericana», fenómeno que estaría dando cuenta de una estandarización de las maneras de sentir y expresar las emociones de los latinoamericanos, a través de gestos, sonidos, ritmos y cadencias literarias comunes, vinculados a su vez a la telenovela.[3]

Origen y evolución

La balada romántica encuentra su origen en el bolero latinoamericano de los años 50 (Lucho Gatica, Leo Marini), pero también en la canción romántica italiana (Nicola Di Bari), y francesa (Charles Aznavour) de los años 60 y 70.

En México, la primera balada registrada como tal es Sonata de Amor de Mario Álvarez en 1961. En 1965 el famoso cantor de bolero Armando Manzanero, registró su primera balada, Pobres besos míos.

El máximo esplendor de la balada fue alcanzado en la década de los años 70, donde grandes artistas como José José, Camilo Sesto, Raphael, Roberto Carlos, Rocio Durcal entre otros, sacaron al mercado grandes exitos mundiales como El triste, La nave del olvido, Te extraño, Amar y querer, Gavilán o paloma, Lo pasado, pasado, Volcán o Lo que no fue, no será de José José; Amigo o Detalles de Roberto Carlos, Fresa Salvaje, Perdóname o Vivir Así, es Morir de Amor de Camilo Sesto. La española Rocio Durcal tuvo grandes exitos mundiales tanto en las Rancheras como en las Baladas, a ella se le conocio como la Señora de la Canción, sus exitos entre sus baladas incluyen Costumbres, Amor Eterno, Diferentes, Como tu Mujer, Como Han Pasado los Años, Porque Fue que te Amé e Infiel, entre muchos más que dieron a conocer las baladas a niveles nunca vistos.

Estas canciones son muy reconocidas hoy en día en Latinoamérica.

A mediados de los 80 emergió un subgénero de la balada romántica, a partir de su fusión con la salsa, dando como resultado la salsa romántica, de gran popularidad en la década del 90 (Luis Enrique, Marc Anthony).

A partir de los años 90, la globalización y los procesos de internacionalización médiatica que la integran, contribuyeron a difundir internacionalmente la balada romántica y a homogeneizarla aún más alrededor de una identidad latina común.

Como parte del proceso de latinoamericanización de Estados Unidos y de la presencia dominante en el género de las empresas multinacionales discográficas, Miami se ha convertido en el principal centro de producción de baladas,[4] lo que a su vez ha retroalimentado las tendencias a emigrar hacia esa ciudad estadounidense de cantantes, productores, y músicos latinoamericanos y españoles.

Algunos baladistas

Referencias

Véase también

Enlaces externos

Obtenido de "Balada rom%C3%A1ntica"

Wikimedia foundation. 2010.