Opascopio


Opascopio

El opascopio oproyector de objetos opacos se basa en el principio de la reflexión de la luz. Amplia la imagen de objetos de poco grosor, tales como una foto, una página impresa, una moneda o la hoja de una acaricia.

Tres son los elementos fundamentales de que consta el opascopio, también llamado episcopio:

Punto de la luz para iluminar los objetos, espejo para reflejarlos y un sistema de lentes que amplía la imagen sobre la superficie de proyección.

Se complementan con una superficie para apoyar los objetos, un conjunto de espejos para aumentar la iluminación, el mecanismo de enfoque y un sistema de ventilación para desalojar el calor producido por el foco luminoso. El tamaño de la imagen proyectada se regula, dentro de las posibilidades del sistema óptico, acercando o separando el proyector a la pantalla. Cuanto más apartado esté, mayor será el tamaño pero peor será la imagen, por falta de luminosidad.

El opascopio es una máquina que requiere la más completa oscuridad en la habitación donde se use, si se desea obtener una imagen satisfactoria, puesto que los objetos opacos absorben mucha luz, por la misma causa, cuanto más luminosas son las pantallas, mejor calidad de proyección proporcionan.

El comercio ofrece también opascopios de tamaño reducido con bombillas de las llamadas de luz fría, como las de los faros de los automóviles, que carecen de ventilador, por lo que son más baratos y manejables. También venden el epidiáscopo, que tiene doble uso: es opascopio y proyector de diapositivas, pesan y abultan mucho, por lo que está prácticamente en retroceso.

Uso didáctico

Se trata de un elemento visual que sólo se puede usar en aulas en las que sea posible lograr una casi absoluta oscuridad y, como consecuencia, que tenga adecuada ventilación, irradia mucho calor. Cuando se proyecta una fotografía durante largo rato, suele abarquillarse. Por eso es conveniente montar los dibujos o las fotos perfectamente pegados sobre cartones que soporten el calor sin alabearse.

Es fundamental estacionarlo bien. Por ejemplo, situado sobre una mesa de ruedas se desplaza con facilidad por el aula. Se trata de un aparato pesado y voluminoso.

El material a usar en los opascopios se logra de variadas fuentes, y conviene recogerlo inmediatamente antes de presentarlo al auditorio, sin que requiera una presentación muy especial.

La plataforma sobre la que se ponen los objetos admite hasta un grosor de cinco centímetros y aún mayor, según modelos. Por tanto, pueden colocarse libros directamente.

Es eficaz para mostrar ejemplos de textos, para discutir su contenido y redacción y llegar, después de varias tentativas y correcciones, al acuerdo en cada punto, en cada párrafo o página.

En reuniones con padres de alumnos sirve para mostrar ejemplos de trabajos, dibujos o redacciones aportados por los alumnos.

Una precaución fundamental es comprobar que la corriente de la red se corresponde con la del aparato. Cuando el interruptor de la lámpara está separado del ventilador hay que encender éste antes, y la luz cuando el ventilador funcione a velocidad de régimen; al apagarlo, desconectar la lámpara y luego el ventilador cuando se haya enfriado el foco. Las lámparas son caras y es complicado aplicar el repuesto cuando se funden.

Es necesario colocar el opascopio antes de que estén los alumnos. También se debe ensayar para asegurar que enfoca bien y cómo se han de colocar los materiales para que no salgan torcidos o boca abajo. Como exige perfecta oscuridad para obtener buena imagen es muy difícil que los alumnos puedan tomar notas o apuntes de las explicaciones.

El opascopio se usa para preparar carteles, ampliar dibujos o fotos de libros y revistas, señalando los contornos sobre papel o cartulina, a tamaño mucho mayor.

Bibliografía

  • AA.VV. (1969): Tecnología audiovisual y educación. CEDODEP, Madrid.
  • ALONSO, C. M. y GALLEGO, D.J. (1993): Medios Audiovisuales y Recursos Didácticos en el nuevo enfoque de la Educación. CECE, Madrid.
  • BLÁZQUEZ, F. (1983): “La imagen como recurso didáctico”, en Saénz, O. (Coord.). Didáctica General. Anaya, Madrid. Pp. 400-427.
  • CHADWICK (1979): Tecnología educacional para el docente. Paidós, Buenos Aires.
  • MALLAS CASAS, S. (1977): Técnicas y recursos audiovisuales (Teoría y práctica).Oikos- Tau, Barcelona.
  • TADDEI, N. (1979): Educar con la imagen. Marova, Madrid.

Wikimedia foundation. 2010.