Tratado de Sevilla (1729)


Tratado de Sevilla (1729)

Acuerdo firmado en 1729, tras la guerra angloespañola de 1727-1729, entre España, Francia y Gran Bretaña al que se adhirieron posteriormente los Países Bajos.

El tratado fue firmado el 9 de noviembre con la asistencia de Juan Bautista de Orendain y José Patiño Rosales en nombre de Felipe V de España, William Stanhope y Benjamin Keene en representación de Jorge II de Gran Bretaña y el marqués de Brancas por parte del rey Luis XV de Francia. Francisco Vandermeer, delegado de los Estados Generales de los Países Bajos, se adhirió al tratado el 21 de noviembre del mismo año.

Por el tratado, Gran Bretaña conservaba el dominio del puerto de Mahón en la isla baleárica de Menorca, y el Peñón de Gibraltar.

España reconoció así el equilibrio europeo impuesto por la Triple Alianza, la cesión de Gibraltar y Menorca a Gran Bretaña y el mantenimiento de los provilegios comerciales ingleses. La ventaja derivada de tales acuerdos para Isabel Farnesio, y que para su marido, el rey Felipe V, es el reconocimiento de la sucesión del infante Carlos (futuro Carlos III de España) a los ducados de Parma y Piacenza.

Pero la actitud de Austria en Italia y la nueva política inglesa permitieron a Felipe V desligarse del acuerdo el 28 de enero de 1731 y firmar un nuevo tratado en Viena el 16 de marzo de ese mismo año.


Enlaces externos


Wikimedia foundation. 2010.