Batalla del Aguasnegras


Batalla del Aguasnegras

Batalla del Aguasnegras

La Batalla del Aguasnegras es una batalla importante que tiene lugar en la saga de libros Canción de hielo y fuego.


Combatientes y antecedentes

La batalla se dio entre las fuerzas legitimistas del rey niño Joffrey I Baratheon, acantonadas en la capital Desembarco del Rey, y las tropas de su tío, Stannis Baratheon, que pretendía cruzar el río Aguasnegras y tomar la corte.

Batalla del Aguasdulces
Parte de Guerra de los Cinco Reyes
Fecha Finales de 299 Después de la Conquista
Casus belli Falta de derechos de Joffrey Baratheon para el Trono de Hierro.
Lugar Desembarco del Rey
Descripción Asedio de la capital por parte de las tropas rebeldes.
Resultado Victoria desisiva de Joffrey Baratheon.
Beligerantes
Trono de Hierro Casa Baratheon
Comandantes
Tyrion Lannister, Tywin Lannister, Mace Tyrell Stannis Baratheon, Imry Florent
Fuerzas en combate

Flota Real

Tropas iniciales: 6000 Finales: 80000


Flota de Stannis Baratheon

Entre 20000 y 30000 hombres

Bajas

Minimas

Ejercito completo aniquilado.

Fue una de las batallas más importantes de la Guerra de los Cinco Reyes. El conflicto había empezado a la muerte del rey Robert I Baratheon, cuando había corrido el rumor de que su hijo Joffrey era fruto de un incesto entre la reina y su hermano, y por tanto el derecho al trono correspondería en realidad a Stannis, el hermano de Robert. Sin embargo, Renly, el tercer hermano, también se había hecho proclamar monarca. Al mismo tiempo, los nobles habían nombrado a Robb Stark Rey en el Norte y de los Ríos.


En el momento de producirse la batalla, Stannis había logrado una victoria importante tras asesinar a Renly. Este asesinato era necesario, puesto que Stannis, si bien tenía más derecho al Trono que Renly, era mucho más débil: sólo contaba con la isla de Rocadragón, mientras que su hermano se había casado con Margaery Tyrell, obteniendo así el apoyo de Altojardín y sus vasallos. Asimismo, era señor de Bastión de Tormentas, el feudo tradicional de su Casa, por lo que todos los vasallos de ésta zona también le apoyaban. Al morir, la mayoría de estos banderizos (con los Florent a la cabeza) doblaron la rodilla ante Stannis. Sin embargo, los propios Tyrell y algunos de sus vasallos más importantes (especialmente los Redwyne o los Tarly) se mantuvieron sin decantar.


Las fuerzas de cada bando estaban distribuidas como sigue: en Bastión de Tormentas se encontraba Stannis, que subía por el camino dispuesto a cruzar el Aguasnegras con una gran flota y un poderoso ejército. Al norte del río, la capital, Desembarco del Rey, estaba casi desguarnecida. Sólo contaba con los “capas doradas” de la Guardia de la Ciudad, dirigidos por Jacelyn Bywater, y con un puñado de mercenarios. La Mano del Rey en funciones, Tyrion Lannister, hizo lo que pudo para defender la ciudad: compró al Gremio de Alquimistas miles de frascos de fuego valyrio, construyó dos misteriosas torres en la desembocadura del río, hizo forjar una larga cadena, ordenó a su padre, lord Tywin, que volviera con su ejército (acantonado en Harrenhal) y mandó a Petyr Baelish, Consejero de la Moneda, a negociar una alianza con los Tyrell. Además, destinó a los salvajes de su Guardia personal al Bosque Real para que hostigaran a los enemigos.

La batalla

Stannis, después de acabar con los salvajes quemando el Bosque Real, dividió sus fuerzas en dos huestes. La marina, comandada por ser Imry Florent, batiría a la pequeña flota legitimista y la empujaría río arriba, tendiendo puentes de barcos sobre el Aguasnegras. Entonces, la infantería (a la que mandaría él mismo) cruzaría la corriente y aprovecharía su superioridad numérica para tomar la ciudad. El plan fue criticado por ser Davos Seaworth, que decía que en el río la superioridad de su flota sobre la de Joffrey sería más una molestia que una ayuda, pero se llevó a cabo. Por otra parte, Tyrion Lannister organizó a sus fuerzas para combatir en las murallas y en campo abierto, para impedir a las tropas de Stannis entrar en la ciudad. Construyó tres catapultas, las Putas, para apoyar a los escorpiones de las murallas en el bombardeo al ejército rebelde. Algunos de los proyectiles eran personas, pertenecientes a la conspiración de los Hombres Astados que pretendía traicionar a Joffrey. Asimismo, tomó medidas como decretar un toque de queda para permitir a los soldados moverse con libertad por la villa.

La batalla fue inicialmente favorable a Stannis. Efectivamente, su flota destrozó a la de Joffrey y la empujó río arriba. Bajo el fuego enemigo, descargó soldados en la orilla y empezó a tender puentes de barcos. Sin embargo, cuando toda la flota estuvo en el río, los barcos comenzaron a chocar contra buques hundidos, que liberaron fuego valyrio y los prendieron. Mientras, las catapultas y escorpiones lanzaron más sustancia y convirtieron el río en un infierno. En ese momento, de las dos torres surgió una enorme cadena, que impidió cualquier posibilidad de retirada.

A pesar de eso, los puentes se tendieron y la infantería de Stannis empezó a cruzar el río. Acercaron varios arietes a la Puerta del Rey, que fueron derrotados por las tropas de Sandor Clegane. Sin embargo, el campo de batalla estaba ardiendo y Sandor temía al fuego, por lo que se insubordinó y se negó a volver a salir. Tyrion Lannister le sustituyó y lanzó un vigoroso contraataque, en el que llegó hasta el río y destruyó varios puentes.

Sin embargo, Stannis habría ganado la batalla si no hubiera sido por dos elementos. El primero, que Petyr Baelish había conseguido una alianza matrimonial con los Tyrell, cuyas fuerzas subían por el Camino de las Rosas. El segundo, que gracias a la suerte Tywin Lannister había sido derrotado al tratar de cruzar el Forca Verde. Esto le había retrasado lo suficiente como para poder recibir las órdenes de su hijo y había podido unirse a las fuerzas Tyrell. Ambos ejércitos sorprendieron al de Stannis por la espalda. Además, y por iniciativa de Petyr Baelish, ser Garlan el Galante (segundo hijo de Mace Tyrell) se puso la armadura de Renly para hacer creer a los soldados que había resucitado.

Consecuencias

La consecuencia más importante de la batalla del Aguasnegras fue el hundimiento casi definitivo de la causa de Stannis y, como rebote, el reforzamiento extraordinario de la posición del rey Joffrey. Efectivamente, y aunque el propio Stannis salió vivo, perdió su flota y sus señores vasallos se pasaron a los Lannister que, tras la alianza con Altojardín, pudieron formar un gran frente suroriental para hacerle frente a los norteños del rey Robb. A la larga, el desequilibrio de poder que quedó en los Siete Reinos tras la batalla acabaría afectando a la causa del Rey en el Norte.

Por otra parte, las relaciones nobiliarias y vasalláticas en los territorios sureños quedaron prácticamente intactas, salvo en el caso de los Florent, que seguían apoyando a Stannis y cuyo feudo fue entregado a ser Garlan el Galante.


Wikimedia foundation. 2010.