Batalla del Trebia


Batalla del Trebia

Batalla del Trebia

Batalla del Trebia
Parte de Segunda Guerra Púnica
Battleofthetrebiamap.jpg
Mapa táctico de la batalla

Fecha 18 de diciembre, 218 a. C.
Lugar Río Trebia, cerca de Piacenza (Italia)
Resultado Victoria cartaginesa
Beligerantes
República Romana República Cartaginesa
Comandantes
Tiberio Sempronio Longo Aníbal Barca
Fuerzas en combate
40.000 30.000
Bajas
30.000 muertos 5.000

La Batalla del Trebia (218 a. C.) fue la primera gran batalla de la Segunda Guerra Púnica y representó el primer encuentro serio de Aníbal con un ejército romano.

Contenido

Preludio

Aníbal comenzó la Segunda Guerra Púnica en el año 219 a. C. cuando atacó la ciudad de Sagunto en España, la cual era aliada de Roma. Después de conquistar la ciudad, marchó por una ruta terrestre hacia Italia al frente de una fuerza de aproximadamente 40.000 hombres y docenas de elefantes de guerra, cruzando los Alpes, donde perdió una gran parte de sus tropas, aunque las que sobrevivieron al viaje pertenecían a la élite de su ejército. El ejército cartaginés obtuvo su primer éxito inmediatamente después de cruzar las montañas ganando una pequeña batalla cerca del río Tesino. El senado romano, aterrado por el temprano revés en el Tesino, ordenó al cónsul Tiberio Sempronio Longo, quien estaba al frente de las legiones en Sicilia, reforzar al general romano que le estaba haciendo frente a Aníbal, Publio Cornelio Escipión, el cual había sido herido durante la batalla del Tesino. Aníbal, gracias a sus expertas maniobras, estaba en posición para interceptarlo, debido a que se encontraba en la vía que va desde Plasencia (Italia) a Ariminum, por la cual Sempronio tendría que pasar para reforzar a Escipión. Pero entonces Aníbal ocupó Clastidium para aprovisionar de nuevo a sus fuerzas; entonces Sempronio se aprovechó de la distracción del cartaginés y se trasladó alrededor de su flanco, reuniéndose con su colega en el campamento romano cerca del río Trebia, el cual fluye entre los Apeninos y el Po. Aníbal ahora no tenía más opción que luchar contra ambos cónsules. Aníbal centró su atención en retar a Sempronio, cuyo carácter impulsivo conocía muy bien, a una batalla librada a términos iguales, antes de que Escipión, más cauteloso, pudiera recuperarse de sus heridas y asumir el mando.

La batalla

Preparación

El invierno de diciembre del año 218 a. C. era particularmente frío y nevoso. Escipión todavía se recuperaba de sus heridas pero Sempronio se encontraba ansioso por luchar. Impaciente por entablar combate con Aníbal antes de que Escipión se pudiera recuperar y asumir el mando - y particularmente debido a que la época para la elección de los nuevos cónsules estaba cerca -, Sempronio realizó los preparativos para una batalla a gran escala, sin hacer caso de la precaución que mostraba Escipión para enfrentarse a Aníbal. Desafortunadamente para Sempronio, Aníbal estaba enterado de esto, y preparó un plan para aprovecharse de su impetuosidad. La fuerza de Aníbal acampó alrededor del frío y crecido río Trebia. Él había notado, dice Polibio:

un lugar entre los dos campamentos, completamente plano y sin árboles, pero bien adaptado para una emboscada, el cual era atravesado por un arroyo con los bancos escarpados, con una densa vegetación que incluían zarzas y otras plantas espinosas, y aquí él propuso colocar una guarnición para sorprender al enemigo.[1]

Aníbal, que mediante el uso de espías Galos había encontrado un lugar esencial para tender una emboscada, envió a 1.000 jinetes de la caballería sagrada y a 1.000 miembros de la infantería ligera bajo el mando de su hermano menor Magón, para que se escondieran bajo el manto de la noche y prepararan una emboscada a los romanos. A la mañana siguiente, Aníbal envió a su caballería más allá del Trebia con la orden de hostigar al campamento romano y retirarse, para de esta manera atraer a los romanos hacia un lugar donde el destacamento de Magón pudiera aparecer y atacar en el momento oportuno.

Eventos

No pasó mucho tiempo después de que la caballería cartaginesa hostigase al campamento romano para que Sempronio enviara a su caballería para perseguirlos, y poco después mandó a su ejército entero de 36.000 infantes romanos, 4.000 jinetes de la caballería auxiliar ligera y a 3.000 auxiliares galos hacia la batalla. El cónsul estaba impaciente por realizar lo que parecía para él ser una victoria, aunque no era consciente de que iba directo a una trampa. El día era crudo, la nieve caía, los romanos todavía no habían desayunado y, en el momento en que las legiones cruzaron el Trebia, muchos hombres estaban excesivamente cansados y resfriados. Los cartagineses, por otra parte, se habían alimentado bien y se habían untado con aceite antes del combate. Aníbal dispuso a su ejército en un campo de batalla que él mismo había elegido. Colocó a 1.000 hombres de la infantería ligera como línea de frente y, detrás de ellos, dispuso la fuerza principal de infantería compuesta por 20.000 hombres, la cual estaba formada por la infantería libia, ibera, galaica y gala con 10.000 jinetes de la caballería ligera y unos quince elefantes divididos entre los dos flancos. Sempronio ubicó a su ejército en la formación romana estándar compuesta por tres líneas colocando a los vélites (infantería ligera con jabalinas) al frente y a la caballería en los flancos, mientras que dispuso a los guerreros galos aliados de Roma a la izquierda de las legiones.

Esquema de la batalla del Trebia.      Cartagineses      Romanos

La infantería ligera romana, que hacía el papel de pantalla para ocultar al enemigo la verdadera fuerza del ejército romano, fue la primera en chocar, pero los velites -mal preparados para el combate cuerpo a cuerpo- fueron fácilmente dispersados. Después de que los velites se retiraran entre los espacios de la línea romana, los hastati y los prínceps (infantería pesada o legionarios) tomaron su lugar y se enfrascaron en el combate contra los cartagineses. Mientras en el centro la infantería pesada seguía luchando intensamente cuerpo a cuerpo, la caballería y los elefantes cartagineses atacaron a la caballería romana por los flancos, a la que excedían en un elevado número. Gradualmente, las alas romanas de la caballería fueron obligadas a retroceder más y más dejando a su infantería, a la que se habían propuesto a proteger, cada vez más expuesta. Mientras tanto, Aníbal había enviado adelante a todos sus elefantes de guerra para atacar a los aliados galos en el extremo izquierdo romano, ante lo cual, los galos, que nunca habían visto a tales criaturas, se desmoralizaron y se retiraron rápidamente. Después de que eliminaron a la caballería romana del campo, la caballería cartaginesa cayó salvajemente sobre los desprotegidos flancos de la infantería romana, presionándolos cada vez más. Al mismo tiempo, la fuerza oculta de Magón emergió de repente y cayó sobre la retaguardia de la apremiada infantería romana. Con la moral por los suelos debido al frío, al hambre y la fatiga, la formación romana rompió filas bajo este último impacto y finalmente se derrumbó bajo la intensa presión.

Entonces, la fuerte línea de soldados romanos decididos se convirtió en una multitud de hombres desesperados, cuya única fuerza restante estaba en sus piernas. Miles de soldados romanos fueron abatidos sobre el terreno y pisoteados por los elefantes, y muchos más se ahogaron intentando cruzar el río para salvarse. Atrapados entre las fuerzas de Aníbal, los romanos fueron derrotados rápidamente, perdiendo más de un tercio de sus fuerzas. La vanguardia del centro de la línea de Sempronio fue más afortunada, ya que al ser forzada para avanzar por la presión de la parte posterior, los romanos en el centro derrotaron a tropas que se les oponían y se abrieron paso a través de la línea cartaginesa, avanzando hasta que se separaron de sus alas. Sin embargo, viendo que ambos flancos habían sido conducidos fuera del campo, estos hombres se retiraron en buen orden a la ciudad próxima de Plasencia. Así consiguió Aníbal la primera gran victoria sobre los romanos.

Consecuencias

Los romanos, atontados y consternados por la derrota de Sempronio en Trebia, inmediatamente hicieron planes para combatir la nueva amenaza del norte. Sempronio volvió a Roma y el senado romano resolvió elegir a dos nuevos cónsules el año siguiente en 217 a. C. Los dos nuevos cónsules elegidos eran Servilio Gemino y Cayo Flaminio, el último de los cuales conduciría al ejército romano al desastre en el lago Trasimeno.

Referencias

  1. Polibio, Las Historias, Libro III


Enlaces externos

Commons

Obtenido de "Batalla del Trebia"

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Batalla del Trebia — La batalla del Trebia (218 adC) representó el primer encuentro serio de Aníbal con un ejército romano. El general cartaginés, que acababa de cruzar los Alpes, acampó a las orillas del congelado río Trebia, cerca de Piacenza. Allí fue atacado por… …   Enciclopedia Universal

  • Batalla del Ticino — Saltar a navegación, búsqueda Batalla del Ticino Parte de Segunda Guerra Púnica Mapa que ilustra las c …   Wikipedia Español

  • Batalla del Lago Trasimeno — Parte de Segunda Guerra Púnica Mapa táctico de la batalla ( …   Wikipedia Español

  • Batalla del cruce del Ródano — Saltar a navegación, búsqueda Batalla del cruce del Ródano Parte de Segunda Guerra Púnica Fecha 218 a. C …   Wikipedia Español

  • Batalla del Ager Falernus — Saltar a navegación, búsqueda Batalla del Ager Falernus …   Wikipedia Español

  • Batalla del Betis superior — Saltar a navegación, búsqueda Batalla del Betis superior Parte de Segunda Guerra Púnica Zona geogr …   Wikipedia Español

  • Batalla del Metauro — Saltar a navegación, búsqueda Batalla del Metauro Batalla del Metauro …   Wikipedia Español

  • Batalla del Río Ebro — Saltar a navegación, búsqueda Batalla del Río Ebro Parte de Segunda Guerra Púnica Fecha Primavera de 217 a. C …   Wikipedia Español

  • Batalla del Silaro — Saltar a navegación, búsqueda Batalla de Nola Parte de Segunda Guerra Púnica Mapa que ilustra las camp …   Wikipedia Español

  • Batalla del Po — Parte de Segunda Guerra Púnica Fecha 203 a. C …   Wikipedia Español