Botellón


Botellón

Botellón

Botellón, o reunión con bebidas, en una playa

Botellón es un término que describe la costumbre extendida en España desde finales del siglo XX, sobre todo entre los jóvenes, de consumir bebidas alcohólicas, normalmente no acompañadas de comida pero sí de refrescos, tabaco y/u otras drogas, en grupos numerosos en la vía pública.

La palabra botellón ya existía en el español de México con otro significado.[1] La costumbre de beber en la calle introdujo el nuevo uso del término.

El fenómeno ha sido estudiado por los sociólogos, que lo definen como:

reunión masiva de jóvenes de entre 16 y 24 años(hoy en dia se empieza a consumir desde los 12/13 años), fundamentalmente, en espacios abiertos de libre acceso, para beber la bebida que han adquirido previamente en comercios, escuchar música, y hablar[2]

Contenido

Costumbres

Colocando la botella vacía en la bolsa.

Esta actividad se realiza, entre otros, en lugares públicos como parques o zonas abiertas de la vía pública. En algunas ciudades, donde el botellón se ha centralizado en algún punto en concreto, se llegan a reunir miles de personas cada fin de semana, pasando estos lugares a ser comúnmente llamados botellódromos por los medios de comunicación.

Vertiendo el kalimotxo a la botella.

Para abaratar el coste de la bebida se consume el alcohol en botellas y tetra brik de aproximadamente 1 litro, con hielo y vasos de plástico antes de dirigirse a pubs, discotecas, o conciertos, donde el precio de las bebidas suele ser considerablemente más caro, y normalmente, de peor calidad. De hecho muchos jóvenes optan por la práctica del botellón para evitar el consumo del llamado garrafón o alcohol adulterado abundante en los locales nocturnos de España. Se practica principalmente en España, sin apenas distinción alguna por regiones, aunque, dado que es una actividad realizada al aire libre, las condiciones meteorológicas son cruciales para la misma. También existe la tendencia entre los abstemios a acudir a estos lugares por la concentración de gente y con el fin de consumir refrescos, zumos y otras bebidas no alcohólicas en lo que ellos mismos han venido a denominar botellón light o botellón sin.

Los dos ingredientes del botellón: bebida y lugares públicos

En el norte del país existe una tendencia que consiste en mezclar la bebida, obteniendo generalmente calimocho (también conocido como kalimotxo), en las botellas de los refrescos y de agua (casi siempre las de 2 litros). En este caso no se utilizarían vasos ni hielo, ya que cada persona tendría su propia botella, con la mezcla hecha, de la cual bebería directamente. Esta costumbre es conocida como hacer litros, echar los litros o ir de litros. Más al sur, en algunos lugares como Cartagena, este método es conocido también como 'plan barateli' por lo económico de la inversión. En su origen, en vez de usar botellas vacías para hacer la mezcla se emplea una bolsa de plástico sin usar, dentro de la que se vierte los diferentes elementos de la mezcla, para volver a meterlo en las botellas que harán las veces de vaso. Una de las formas de realizar esta operación es introduciendo el cuello de la botella por la parte superior de la bolsa, cerrando con una mano sus huecos contra el cuello de la botella y posteriormente volteando la bolsa. Otra, -en el caso del 'barateli' propiamente dicho- se basa en realizar una apertura en una de las esquinas inferiores de la bolsa por la que esta vierte su contenido en las botellas situadas bajo la misma. Esta operación también se denomima "ordeñar".

Orígenes y desarrollo del botellón como fenómeno

En España, siempre han existido celebraciones locales religiosas y ferias populares en las que se ha hecho uso y abuso del consumo de alcohol, en algunos casos con notorio abuso (como los Sanfermines, o uno de los acontecimientos juveniles más famosos de Murcia, El Bando de la huerta ). De hecho, España, está en la franja alta de consumo de alcohol en la Unión Europea , véase Consumo de alcohol en los estados miembros de la Unión Europea.

Hay quién sitúa sus orígenes en los años 80 entre jóvenes normalmente de clase obrera, que ocasionalmente se reunían en plazas o parques para beber en grupo como alternativa barata al mayor precio de las consumiciones en bares o pubs, aprovechando el clima benigno, y paliando la dificultad que conllevan celebrar encuentros numerosos en domicilios, y la necesidad de relacionarse en un ambiente distendido, antes de dirigirse luego a locales de ocio. Esto no era un fenómeno de masas como lo fue después, pero se puede considerar su raíz. Con el tiempo se fue generalizando en algunas ciudades, ante la tolerancia de las autoridades pese a nuemrosas quejas ciudadanas, hasta que sus efectos adversos motivaron críticas y en 2002 la propuesta de una regulación legal (conocida comúnmente como "Ley Antibotellón") propuso erradicar las concentraciones masivas de personas practicando el botellón, como el conocido caso de la Plaza del dos de Mayo de Madrid, donde por entonces cientos de jóvenes se reunían cada fin de semana para consumir alcohol.

La polémica

Envase del botellón en lugar público.

Su masificación dio lugar a cientos de críticas hacia el fenómeno del botellón por parte de las autoridades y, principalmente de los padres y madres de los implicados más jóvenes y los vecinos, por el ruido producido hasta altas horas de la madrugada y la suciedad generada. Así mismo, la pérdida de control inducida por la intoxicación etílica y el contexto masivo llevaban asociados con frecuencia actos de vandalismo, rotura de mobiliario urbano y peleas, además de frecuentes restos de micciones en la vía pública. Por otra parte, este acto contribuye a adelantar la edad de inicio de consumo de alcohol y de las primeras borracheras entre los jóvenes.

"Ley antibotellón"

Debido a los problemas sociales que generaba este tipo de actividades, el Ministro del Interior (de quién dependía entonces el Plan Nacional sobre Drogas) propuso en febrero de 2002 la conocida como ley antibotellón, que prohibía el consumo en la calle, regulaba horarios de venta y promoción del alcohol. Ante las resistencias y críticas planteadas, esta ley no se aprobó, y tras la siguiente remodelación ministerial el gobierno abandonó discretamente el proyecto. Sin embargo, diversas Comunidades Autónomas aprobaron por entonces regulaciones que iban en la misma dirección, especialmente en lo referido a limitar los horarios de venta de bebidas alcohólicas en comercios y el consumo de bebidas alcohólicas en la calle, como medida principal, con multas de 300 euros en Madrid, la Comunidad de Madrid, Castilla y León, Canarias y la Comunidad Valenciana. Este tipo de medidas han sido criticadas por motivos ideológicos, pero están ampliamente implantadas en otros países y de hecho la limitación de la disponibilidad del alcohol y la actuación sobre su precio son estrategias de amplio consenso en foros científicos, apoyadas por la OMS y los expertos europeos.[3]

Otras Comunidades Autónomas han puesto en marcha estrategias más centradas en limitar las molestias a los vecinos que en reducir el consumo. Así, en el caso de Extremadura se aprobó una 'Ley de Convivencia y Ocio" (2003), que no persigue el botellón sino que regula dónde puede y dónde no puede hacerse para evitar conflictos, aunque persigue duramente la venta de alcohol a menores o su consumo y se acompaña además de un programa de construcción de Espacios de Creación Joven como una alternativa de ocio nocturno no basado en el alcohol. Este modelo ha sido seguido por otros gobiernos locales o autonómicos como la ciudad de Salamanca o Andalucía, donde la Ley 7/2006, de 24 de octubre, sobre potestades administrativas en materia de determinadas actividades de ocio en los espacios abiertos de los municipios(conocida como ley Antibotellón) otorga facultades a los ayuntamientos para el control y la penalización del fenómeno, y autoriza la creación de espacios específicos, conocidos como botellódromos, siendo Córdoba la primera ciudad en instalarlo, a mediados de 2005. En estas zonas se pretende evitar molestias a los vecinos, compatibilizando presuntamente el consumo masivo de alcohol con el descanso. Estas zonas ofrecen elementos de higiene y seguridad no presentes en plazas y parques como urinarios públicos, suficientes contenedores de basura, o vigilancia con respecto a quién compra alcohol (a fin de evitar que los menores tengan acceso al mismo). Sin embargo, en muchas ocasiones, su uso en la práctica es escaso, por encontrarse estos botellódromos en las afueras de la localidad, con mal acceso a pie.

La competición de Macrobotellones de marzo de 2006

En la primavera de 2006, se dio el fenómeno conocido como macrobotellón, revelado por los medios que el 17 de marzo, en el que se citaron un récord de 5.000 personas en la Avda. de Maria Cristina de Sevilla para la "Fiesta de la Primavera" que se habían convocado a través de Internet.

A través del correo electrónico se rivalizó para batir el récord de afluencia o de duración, convocándose espontáneamente en 20 capitales de provicia españolas como Madrid, Jaén, Barcelona, Teruel, Oviedo, Murcia, Vitoria, Málaga, Córdoba y Granada, la mayoría de ellos el 17 de marzo.[4]

Los dispositivos policiales contra el botellón en ciudades como Salamanca o Barcelona provocaron conflictos entre jóvenes y los agentes de los cuerpos de seguridad. En Barcelona hubo 80 heridos y 54 detenidos,[5] algunos condenados posteriormente por los tribunales por vandalismo y agresiones.[6] Esto contrasta con Granada, con un botellón autorizado y acondicionado por el ayuntamiento: unos 30.000 jóvenes, según la hora y las fuentes, se dieron cita para el botellón entre el mediodía y la madrugada del mismo día a pesar de la lluvia, y sin incidentes reseñables (salvo la profanación de unos nichos del cementerio local[cita requerida], la vandalización de un puesto de revistas callejero y la aparición de graffitis).

Durante la festividad local de Madrid se produjeron disturbios callejeros en la zona de copas de Malasaña a causa de la negativa a marcharse de algunos grupos de jóvenes reunidos para realizar el botellón en la plaza del 2 de mayo. .[7] Según los críticos, la actuación policial fue realizada en contra de la ley ya que no existe regulación en caso de fiestas patronales o regionales como fue el caso. [8]

Las Barriladas Universitarias

Una variante del botellón que se da en las ciudades universitarias son "las Barriladas". Son botellones multitudinarios convocados por Internet y cuya celebración es siempre de día. Suelen contar con un motivo de celebración, que normalmente va asociado a una facultad (barrilada de Farmacia, barrilada de Derecho...) Suelen darse los jueves, exceptuando la del último viernes del invierno, en el que se celebra la "fiesta de la primavera". Se trata de una barrilada a mayor escala, si cabe, celebrada desde las 12.30 de la mañana, en la que han llegado a reunirse hasta 70.000 jóvenes[9] Hasta hace pocos años, la conocida como "Fiesta de la Primavera" era organizada por la propia Universidad y el Ayuntamiento de Sevilla, pero decidieron dejar de hacerlo porque la afluencia era excesiva, y parecía difícil controlar la concentración. Así comenzaron los jóvenes a organizarla por su cuenta, mediante el uso de las nuevas tecnologías, y ahora la afluencia es mucho mayor.

En Zaragoza eran famosos los botellones en la Ciudad Universitaria hasta su prohibición. Hoy en día son famosas las congregaciones de alumnos y jóvenes junto al campus politécnico en Navidad festejando la "champanada", anteriormente realizada en el interior del campus hasta su prohibición por el rectorado.

En la ciudad de Cáceres, en 1991, se produjeron graves conflictos (alentados por los propios hosteleros) tras el adelanto del horario de cierre de los bares, considerándose éste un punto de inicio en el que el se llegó a generalizar por toda la geografía nacional.[10] En la actualidad (2008) el Ayuntamiento permite que se realice en el ferial de la ciudad, iniciándose a partir de la noche del jueves y extendiéndose hasta el domingo.

El fenómeno en otros países

Jóvenes bebiendo en Glasgow, Escocia
  • En Alemania el consumo de alcohol por grupos de jóvenes, en la calle, en el metro o en los parques no era habitual hasta 2006, pero ha empezado a popularizarse desde entonces.
  • En el Reino Unido es habitual que los jóvenes consuman alcohol, frente al pub donde se disponen a ir y luego continuar bebiendo incluso después de cerrados los bares. A partir de 1997, la policía puede confiscar alcohol en lugares públicos si quienes beben son responsables de crear altercados, y en algunas ciudades una señal indica la prohibición del consumo de alcohol en algunas calles, con multas de hasta £600 (~900 €).
  • En Rusia es un hábito tradicional. Los bebedores se reunían en troikas para comprar entre tres y compartir a la puerta misma de la tienda una botella de vodka. En algunos casos era común agregar el jugo de un limón u otro cítrico aunque por la disponibilidad limitada de otros cítricos de estación el limón era la opción más aceptada y atractiva. Tras la caída del comunismo, la afición de los jóvenes por la cerveza ha llegado al extremo que en 2005 los parlamentarios rusos prohibieron el consumo de bebidas alcohólicas en lugares públicos no destinados para ello, aunque no han conseguido impedir que los jóvenes lo sigan realizando.
  • En Francia no existe la costumbre del 'botellón' aunque en algunos puntos de París, como la plaza de Saint-Michel, próxima a la Universidad de la Sorbona, son lugares tradicionales de reunión de jóvenes estudiantes, pero no se registran fenómenos similares al 'botellón' español.[11]
  • En la República Checa es habitual que los jóvenes se junten en parques para la realización de botellones. Estas reuniones pueden llegar a ser multitudinarias y realizarse en días normales de semana.
  • En Argentina muchos jóvenes estudiantes recurren a la ingestión de alcohol. Este consumo se da en plazas, parques, etc. El fenómeno que ha ido ganando adeptos es iniciado desde una temprana edad en la misma casa de los jóvenes. Muchas sub-culturas como los punks se ha popularizado el consumo de kalimotxo por su relación con el Rock Radical Vasco. Existe el también denominado Festival de la cerveza en Villa General Belgrano donde cada año se celebra el Oktoberfest, en la que se juntan alrededor de 200.000 personas durante una semana. Se estima, según algunas cervecerías locales, nacionales e incluso internacionales, que se ingieren más de 6.890.000 litros de cerveza rubia y unos 4.460.000 litros de otras variedades de cerveza (la negra o la roja), exigiendo una producción de cerveza un 60% superior a lo normal en otras épocas.
  • En Birmania donde si bien no se conocen las bebidas "emblema" del botellón, existe una popular variante que consiste simplemente juntarse a altas horas de la noche a consumir alcohol principalmente entre jóvenes, como también lo hacen niños y ancianos sin discriminar, edad, sexo, credo o posición socioeconómica, en plazas estaciones de tren, calles sin salida o en cualquier otro lugar al resguardo de oficiales de la ley o miembros del cuerpo de infantería, infringiendo así el estricto toque de queda predispuesto por el gobierno.
  • En Venezuela el fenómeno del botellón se presenta en gran cantidad de ciudades y pueblos, con características comunes tales como automóviles con potentes reproductores de sonido, grandes ingestas de alcohol (mayoritariamente cerveza). No es común verlos en zonas de clase media y alta, y normalmente se da en plazas, estaciones de servicio, estacionamientos de estadios. La afluencia a los sitios de reunión es en su mayoría de sectores sociales de clase media y baja, que consumen licor (cerveza, ron, sangría) junto a otras drogas. En la capital del país es mucho más común el consumo de licor en las llamadas "taguaras", que son restaurantes que en la noche se convierten en bares con precios muy asequibles. Es quizás por esto, y por el costo relativamente bajo de las bebidas en general en todo el país, que el fenómeno del botellón no se ha masificado. Existen leyes municipales que varían de acuerdo a la ciudad que limitan el horario para estas reuniones.
  • En Suiza, y desde el verano de 2008, el fenómeno del botellón sorprende a las autoridades de ese país[12]

Referencias

Enlaces externos

Véase también

Obtenido de "Botell%C3%B3n"

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Botellón — is a custom that takes place mainly in the Spanish nightlife that involves the gathering of a large number of young people between 16 and 24, fundamentally in open spaces with access to the free air, to drink beverages previously acquired in… …   Wikipedia

  • Botellon — Botellón Le botellón (prononcer botéyone ) est une coutume espagnole de la fin du XXe début XXIe siècle qui consiste pour les jeunes à se rassembler dans la rue, les parcs, les plages ou sur la voie publique pour s’imbiber d’alcool, écouter… …   Wikipédia en Français

  • Botellón — (Méj.) m. *Garrafa. * * * botellón. (Del aum. de botella). m. Méx. damajuana. * * * En España, se conoce como botellón o botellona a la costumbre establecida desde finales del siglo XX, sobre todo entre los jóvenes, de beber, principalmente… …   Enciclopedia Universal

  • botellón — |botelhóne| s. m. Reunião em espaço público para beber bebidas alcoólicas compradas antecipadamente. • Plural: botellones.   ‣ Etimologia: palavra espanhola …   Dicionário da Língua Portuguesa

  • botellón — (Del aum. de botella). m. Méx. damajuana …   Diccionario de la lengua española

  • Botellón — Le botellón (prononcer botéyone ) est une coutume catalane de la fin du XXe début XXIe siècle qui consiste pour les jeunes à se rassembler dans la rue, les parcs, les plages ou sur la voie publique pour s’imbiber d’alcool, écouter de la… …   Wikipédia en Français

  • Botellón — Als Botellón [boteˈʎon] (span. „große Flasche“, Plural: Botellones), Botelleo [boteˈʎeo], Botellona [boteˈʎona] oder auch Borrachera [boraˈtʃeɾa] wird in Spanien ein etwa Anfang bis Mitte der 1990er Jahre aufgekommener Brauch Jugendlicher und… …   Deutsch Wikipedia

  • botellón — {{#}}{{LM B42213}}{{〓}} {{SynB41872}} {{[}}botellón{{]}} ‹bo·te·llón› {{《}}▍ s.m.{{》}} {{※}}col.{{¤}} Reunión de gente que se hace al aire libre y en la que se consumen bebidas alcohólicas de forma generalizada. {{#}}{{LM SynB41872}}{{〓}} {{CLAVE …   Diccionario de uso del español actual con sinónimos y antónimos

  • Botellón — Bo|tel|lón [... ljɔn ], der; s, Botellones <spanisch, »große Flasche«> ([über das Internet organisiertes] Trinkgelage einer großen Zahl Jugendlicher auf öffentlichen Plätzen in Spanien) …   Die deutsche Rechtschreibung

  • chuica — botellón o envase grande para el vino; cf. damajuana, chuico; como vamos a ser hartos, traigamos una chuica al tiro mejor para el asado del sábado , cuando el Ricardo se empezó a aparecer con chuicas por la casa, en vez de botellas, ahí me empecé …   Diccionario de chileno actual