Editorial Bruguera


Editorial Bruguera

Editorial Bruguera

Bruguera es una editorial española radicada en Barcelona, creada en 1910 como El Gato Negro y desaparecida en 1986, especializada en colecciones de libros de bolsillo, literatura juvenil, historietas. En 2006 fue relanzada como sello editorial dentro del Grupo ZETA.

No obstante su disolución en 1986 y posterior relanzamiento en España, la única sede que ha mantenido su fondo de literatura -principalmente Western- vigente y en circulación es Bruguera Mexicana S.A. de C.V., editando y produciendo títulos que se comercializan en México, América Latina y los E.U.A.

Contenido

Historia

Juan Bruguera Teixidor fundó en 1910 la editorial El Gato Negro, que se especializó en novelas por entregas, libros de chistes y biografías populares. Siguiendo el ejemplo de la clásica revista de historietas TBO, aparecida sólo cuatro años antes, en 1917, Bruguera creó en junio de 1921 el semanario Pulgarcito, revista subtitulada "Periódico infantil de cuentos, historietas, aventuras y entretenimientos". Su gran éxito hizo prosperar la editorial y en 1939 sus hijos Pantaleón y Francisco Bruguera decidieron cambiar el nombre a la empresa y darle el apellido familiar.

Desde 1947, el semanario Pulgarcito se publicó regularmente y la editorial aumentó sus beneficios editando otras revistas de cómic de humor como El DDT, Tío Vivo o Din Dan, colecciones de novelas de consumo popular (en las que editó a autores paradigmáticos de la novela rosa como Corín Tellado o de la novela del oeste como Marcial Lafuente Estefanía), Bolsilibros dónde destacaron Silver Kane, Curtis Garland, A. Thorkent y otros, y cuadernillos de historietas de aventuras como El Cachorro o El Capitán Trueno. Con el tiempo, la empresa familiar se transformó en una auténtica multinacional de la edición, implantándose en varios países de Hispanoamérica. Sin embargo, entró en crisis en los años ochenta y en 1986 desapareció tras su adquisición por el Grupo ZETA, quien la transformó en Ediciones B. Tras este proceso, la única filial que se mantuvo fue Editorial Bruguera Mexicana S.A. de C.V. que hasta la fecha circula su fondo en el mercado latinoamericano y estadounidense.

Veinte años después, en 2006, volvió a relanzarse como un pequeño sello editorial dentro de dicho grupo. La nueva etapa comenzó con la dirección de Ana María Moix, la publicación de novedades literarias inéditas en español y la creación del Premio de Novela Editorial Bruguera. A pesar de incorporar de nuevo la mítica figura, ahora más estilizada, del Gato Negro en el logotipo no parece que hasta el momento haya intención de recuperar su fondo editorial descatalogado, ya sea literario o tebeístico.

Bruguera fue la mayor editora de cómics de España en los años sesenta y setenta y el negocio de los tebeos se fue adaptando a las necesidades del mercado: si a fines de los cuarenta y principios de los cincuenta se publicaban revistas de bajo coste con pocas páginas, al mejorar las condiciones económicas aumentó el número de páginas, mejoró el papel y se incorporó el color. Desde los sesenta se incrementó el abanico de publicaciones y de personajes que reflejaron los cambios de la época y empezaron a editarse álbumes de los personajes más populares. La editorial poseía imprenta propia y una articulada red de distribución, por lo que eclipsó a la competencia.

Las publicaciones de Bruguera no eran de gran calidad material, si se comparan por ejemplo con los álbumes editados por esos mismos años en Francia. Les cabe sin embargo el mérito de haber divulgado la literatura popular entre los sectores más desfavorecidos de la sociedad, siendo escasa la retribución que daba a sus dibujantes y guionistas, desfavorecidos además por contratos humillantes y leoninos que usurpaban la propiedad intelectual de sus creaciones e imponían frenéticos ritmos de trabajo en menosprecio de la calidad general resultante, de forma que era norma habitual que entre la editorial y sus trabajadores hubiese pleitos costosos e interminables.

Las historietas de Bruguera

Artículo principal: Escuela Bruguera

En el campo de la historieta, el papel desempeñado por la editorial Bruguera en la posguerra española fue fundamental. Aunque tienen un lugar destacado en la historia del cómic español los cuadernos de aventuras editados por Bruguera, como El Cachorro, de Juan García Iranzo, o El Capitán Trueno, de Víctor Mora y Ambrós, los mayores esfuerzos de sus dibujantes se centraron en los semanarios humorísticos, entre los que destacan Pulgarcito, Tío Vivo y El DDT. En estas publicaciones colaboraron grandes autores de la historieta española como Peñarroya, Escobar, Vázquez, Ibáñez, Jan o Raf, entre muchos otros. Los autores cómicos de Bruguera lograron configurar un estilo fácilmente reconocible, a medio camino entre el entretenimiento infantil y el costumbrismo satírico. Terenci Moix acuñó la expresión "escuela Bruguera" para referirse a la producción de historieta humorística de la editorial.

Los libros de Bruguera

Entre las colecciones publicadas por Bruguera destacan:

  • Libros de bolsillo (Libro Amigo, Cinco Estrellas, Naranja, Nova, Narrativas de hoy, Bolsilibro, Libro Ameno)
  • Literatura juvenil (Club Joven, Libro Joven, Conan, Marabú, Juvenil, Todolibro).

Bibliografía

  • Guía visual de la Editorial Bruguera (1940-1986), editorial Glénat, 2005.

Véase también

Obtenido de "Editorial Bruguera"

Wikimedia foundation. 2010.