Ch


Ch
Para otros usos de este término, véase CH (desambiguación).
Latin CH.svg
Abecedario
Alfabeto español

El dígrafo ch fue considerado -entre 1803 y 2010- como la cuarta letra del alfabeto español y su tercera consonante, pero ya no lo es. Su nombre es femenino: la che, plural ches.

Representa una consonante africada prepalatal sorda. En otros idiomas se escribe como una sola letra, como la ĉ del esperanto.

Contenido

Historia

Su origen se remonta al uso que hacían los latinos en las traducciones griegas de la letra Χ χ cuyo sonido no existía en latín: v.g. Christo, etc.


A partir de 1803, con la publicación de la cuarta edición del Diccionario de la lengua española, el alfabeto español constaba de 29 letras, e incluía los dígrafos ch y ll debido a su valor fonético propio. Durante el X Congreso de la Asociación de Academias de la Lengua Española celebrado en Madrid en 1994, y por recomendación de varios organismos, se acordó reordenar los dígrafos ch y ll en el lugar que el alfabeto latino básico les asigna, aunque todavía seguían formando parte del alfabeto.[1] Con la publicación de la Ortografía de 2010, tanto la ch como la ll dejaron de considerarse letras individuales, y el alfabeto español ya no las incluye más. Esto no supone, de ninguna manera, que desaparezcan de la escritura: simplemente, dejan de contarse entre las letras del abecedario.[2]

Uso fonético

En el estándar fonético de España, y de buena parte de América, la ch representa una consonante africada prepalatal sorda, semejante a la ch inglesa, pero articulado con más suavidad y en un punto más cercano a los alvéolos. En España y América existen otras realizaciones para ch que podemos resumir del modo siguiente: una realización fricativa [∫] como la ch francesa o portuguesa, una africada débil casi alveolar de tipo [ts] y otra africada palatal con fase fricativa muy débil que suena algo así como [t] seguida de una [j] muy breve. La variante fricativa, [∫], se produce principalmente en posición intervocálica ("leche", "muchacho") y es típica de muchas zonas de Andalucía y también de zonas de la ribera caribeña (partes de Cuba, República Dominicana, Puerto Rico y Panamá). La realización [tj], se articula con una [t] alveolar seguida de un elemento palatal muy breve, la oclusión se produce en la zona predorsal, con la lengua casi plana y la punta descansando en los incisivos inferiores, ésta es la variante típica de las Islas Canarias y también, al menos, de algunos hablantes de la República Dominicana, de Colombia y Puerto Rico. La otra variante comentada es una africada débil, donde el punto de articulación es más alveolar que palatal, dando un efecto acústico de tipo [ts]. Esta realización [ts] se oye de forma ocasional en España alternando con la variante prepalatal. En Chile la realización fricativa [∫] suele ser asociada a estratos sociales bajos y a la falta de educación; debido a esto en este país se recurre a veces a la ultracorrección, pronunciando la ch como [tch].

Notas y referencias

  1. Real Academia Española (1999). «Elementos y principios generales de la ortografía española». Ortografía de la lengua española. p. 1. ISBN 84-239-9250-0. 
  2. Real Academia Española (ed.): «Exclusión de los dígrafos ch y ll del abecedario» (2010).

Enlaces externos


Wikimedia foundation. 2010.