Carlos Maside García


Carlos Maside García

Carlos Maside García

Carlos Maside García, Requeijo, Puentecesures, 18 de marzo de 1897 - Santiago de Compostela, 10 de julio de 1958 fue un pintor gallego.

Contenido

Primeros años

Sus comienzos fueron difíciles, y tuvo que trabajar desde muy niño en tareas comerciales. Inició sus estudios de dibujo en la villa de Padrón. En 1917 viaja a Madrid, para cumplir el servicio militar, y allí entra en contacto con artistas, que van orientando su futura carrera.

En 1923 participa en la Exposición Regional de A Coruña. Dos años más tarde colabora en los diarios Faro de Vigo y El Pueblo Gallego, éste desaparecido.

La Diputación Provincial de Pontevedra le concede una beca a finales de 1926, para viajar a París, donde permanece algún tiempo y conoce las vanguardias artísticas de entreguerras. de regreso a España, en los años de la república, vive temporadas en Madrid y en Galicia, en concreto en Compostela y Vigo, donde hace trabajos industriales y se vincula a tertulias intelectuales presididas por Valle Inclán o García Lorca.

Obra

Realiza su primera exposición personal en Compostela, en 1930. Posteriormente las efectúa en Vigo y otras ciudades de Galicia.

La guerra civil es época dura para Maside, vinculado a grupos republicanos. Concluida la contienda, reside en Compostela, donde permanecerá hasta su muerte, rodeado de jóvenes intelectuales, sobre los que ejerce un evidente magisterio este pintor intelectualizado, teorizante.

Legado

La obra de Carlos Maside está en todos los museos de Galicia, especialmente en el de Vigo, con un amplio y muy representativo lote de sus óleos y gouaches. El museo fundado en Sada por Luis Seoane y Díaz Pardo lleva su nombre, reconocimiento de la influencia que el cesureño tuvo en las nuevas corrientes plásticas de Galicia, hasta él prácticamente detenidas en la figuración y el folclorismo.

Maside es un gran pintor, porque técnicamente estaba muy dotado. Es, también, un gran dibujante, y excelente grabador de diversas técnicas, porque, en definitiva, ninguna forma de expresión artística, incluso la caricatura y el chiste con «pie», le resultó ajena.


Carlos Maside, biografía -en memoria del quincuagésimo aniversario de su fallecimiento-

La vida de Carlos Maside (1897-1958) decorre paralela a la primera mitad del siglo veinte. La sucesión de sus años de niñez, juventud y madurez orgánica, se desarrolla al compás de la vitalidad de la centuria, a la que abandona antes de que ésta doble a curva descendente de los años sesenta.

La primera experiencia vital de Carlos Maside es el descubrimiento de Galicia, acontecimiento que está ligado a dos aspectos cualitativos importantes. En primero lugar, la toma de conciencia del hecho gallego se verifica en Maside desde dentro desde la propia tierra, en contacto con los hombres de la “Xeneración Nós” y con la de Castelao, la figura más afín la él no solo por razones estéticas, sino también sentimentales e ideológicas. El segundo aspecto hace referencia al momento histórico en que se produce tal descubrimiento . Maside entra en el mundo de la cultura gallega, en la decisiva década de los veinte, en un tiempo en el que se aprecian modificaciones sustanciais en la sociedad, cambeos en el mundo urbano e industrial, que ya nos permiten vislumbrar una Galicia menos ruralizada. A Maside le interesa el mundo urbano, la imagen del centro industrial vigués, las fábricas de conservas y los obradoiros de construcción naval; en suma, a Galicia de la transformación, que Castelao , a nuestro entender, no refleja con tanta xusteza.

La segunda experiencia vital de Maside es el descubrimiento del marxismo.(La buena noticia nos tiene que venir de había ido de nos mismos, dice Rafael Dieste, parodiando a Chesterton). La generación de Maside recibe el impacto de este hito en la primera juventud, y la causa de la revolución social y la defensa del proletariado fueron abrazados por Maside y por muchos novecentistas, que se identificaron en el plano intelectual con la versión comunista del socialismo y rechazaron, aunque hay escepcións, la alternativa que les ofrecían los fascismos triunfantes en la década de los treinta. En Madrid a través de la prensa (Él Sol, Nueva España, Política), Maside apoya los cambeos sociales de la IIª República . En Él Pueblo , en la viñeta diaria busca formar criterios y crear actitudes y la consecución de las libertades para su tierra, - Estatuto de Autonomía de Galicia- en el marco de la legalidad democrática. Como dibujante y grabador Maside fue uno de los grandes interpretes de la historia contemporánea y tenía la convincción intelectual de no querer entender Galicia , ni España había sido del acontecer europeo.

La tercera experiencia vital de Carlos Maside es la de formar parte de un movimiento de vanguardia, -que florece en Galicia durante los años de la Dictadura y de la IIª República-, que, como un joven renacimiento, está destinado la renovación artística y social. Los miembros de esta xeneración que se nominan “Os Novos”, emergen, como grupo ya cohesionado, en torno al diario Él Pueblo , alrededor de 1925. Antes de rematar la década aparecen las primeras y ya definitivas obras. Manuel Antonio publica en 1928 De cuatro la cuatro y convírtese en el primero poeta de vanguardia en la orden cronológica y jerárquica, Rafael Dieste transforma el lenguaje narrativo nos pequeños cuentos De los archivos del trasno (1926). Maside inicia (1926) la serie de pinturas con un determinado reparto de la superficie y de color convencional que constitue junto con la serie de estampas, un hito en la renovación plástica. Estos jueves, Os Novos -que estaban siempre al la dice-, son los mismos que nos años treinta se reúnen en Madrid, en la tertulia de la Granja de él Henar y alrededor de la revista Nueva España. Son pintores, periodistas, ensaistas y pensadores que forman un heterogéneo grupo disciplinar pero vencellado por la misma tensión espiritual y creativa. Eran Rafael Dieste, Carlos Maside, Eugenio Montes, Otero Espasandín, Xesús Bal y Gay, Fernández Armesto, Arturo Souto, Cándido Fernández Mazas, Manuel Colmeiro entre otros, quenes de forma solidaria, en su mayoría, colaboran activamente en las actividades socio-culturales de la IIª República.

Tomando, únicamente, como medida temporal el año de 1932, esta referencia pode revelar, seguramente, ciertos aspectos de la actividad cotidiana y sociabilidade espiritual de Carlos Maside. En 1932 el espacio que enmarca su figura es de joven Compostela, trabajando enfundado en mono, con gubia y buril en su estudio definitivo de la Rúa del Vilar, nº 42; viajando al Instituto de Noia para impartir clases de dibujo; conversando -o jugando al ajedrez- en las tertulias de los cafés compostelanos. Era un hombre delgado, de pelo abundante, muy proporcionado y más bien alto. De mirar directo y penetrante, hablaba despacio como buscando la palabra exacta, y con un ritmo característico acompasado con el movimiento de las expresivas manos. Los que lo trataron poe aquellos años hablan de su poder de idealización, de la precisión de sus razonamentos, de su discurso despejado y limpio, de su poderosa personalidad.

Su vocación no es solamente la de pintar, sino la de investigar y revelar. Se prepara en la realización técnica y en los oficios. Estudia el grabado en madera, augaforte y linóleo. Cultiva con pasión el aspecto artesanal de la pintura; el intercambio de ideas y discusiones de técnicas en el taller de Eiroa y en otros obradoiros refuerza la n> con marmolistas, ebanistas y otros oficios. Mantiene trato habitual con los orfebres y tallistas compostelanos, busca la relación con los albañiles para perfeccionar la témpera.

Está convencido de que la pintura de cabalete estaba cerrando un ciclo, y toda la energía creativa del tiempo presente, debía generar una pintura joven en relación a la arquitectura, en construccións de edificios públicos, siguiendo el proceso de integración de las artes que defendía la Bauhaus y la vanguardia rusa. Valora el papel del público en el proceso que llamamos arte. Pretende obligar al espectador la que actúe ante la obra, que se sitúe frente la pintura en el espacio, que su papel no sea pasivo, y que se sienta identificado con aquellas manifestaciones como parte de su ser propio. Su más ardiente representación de Galicia pasa por el muralismo, la imagen de la combativa pintura mural mexicana: plasmar los trabajos del pueblo, sus ritos, su cultura en las paredes de las construccións oficiales. Aspira realizar una arte monumental y pública, que había expresado a Galicia , teniendo presente que para Maside en la representación de Galicia era condición irrenunciable representar el mundo. Esta doble preocupación conceptual y técnica podese obsérvar en las estampas y en las soluciones simplificadoras tan apropiadas para lo muralismo de sus óleos o gouaches porque Maside era monumental y podía serlo en condiciones mínimas.

El cambeo político había afectado a la composición del círculo más íntimo de sus amigos, a la relación con las instituciones y a la situación en general. Se vive en un ambiente de acercamento de la cultura a la sociedad. Maside es pionero en la formación de la Coleccción de Arte Contemporánea para el Seminario de Estudios Gallegos, con piezas que los artistas entregaban como trabajo preceptivo para ser miembros numerarios; es vocal de la Junta Directiva de la Sociedad de Amigos de él Arte para el desarrollo de las artes plásticas, entidad que hace uso de un escaparate, abierto siempre al público, como lugar de exposición permanente; por su iniciativa a directiva decide proponer al Ayuntamiento de Santiago la creación de una Biblioteca de Arte en el Pabellón del Paseo de la Herradura. Visita con frecuencia a Librería Niké, donde los propietarios no atienden a criterios puramente empresariales, con frecuencia los clientes mercan libros según su disponibilidade económica. La editorial Nos, situada ahora, en el nº 15 de la Rúa del Vilar- frente a su estudio- es otro lugar de encuentro habitual, en torno a la el grupo que se mueve junto a Anxel Casal para quien colabora con asiduidad. Sólo en apariencia, Compostela segue a ser el mismo escenario de la década anterior. El recinto de la ciudad, sus plazas, calles, monumentos, soportales, motívan-lo para realizar apuntes del natural -que elaborados en el estudio- convenirte en grabados, gouaches y óleos. Compostela es una cuestión de espacio, solía decir. En la feria de la carballeira de Santa Susana, el jueves, recoge, en cientos de bocetos, figuras de paisanas, feriantes, vendedoras, animales, instrumentos, herramientas y cestos, que sí hoy, en conjunto, constituen un inestimable material artístico y etnográfico, a la sazón le servía para confeccionar de un modo inmediato las estampas y la viñeta del día siguiente, en el periódico. Otras veces son los retratos o caricaturas del natural realizadas con esa rara facilidad y simplicidade de línea, que sólo posuen artistas muy singulares. Hay situaciones, acontecimientos y personajes en la vida de Galicia que no se pueden separar del testimonio casi notarial de sus diseños. En 1932 realiza estampasy grabados para las revistas Resol Universitarios Cristal y Yunke y son de esta fecha asimismo las famosas xilografías de su Autorretrato y del Retrato de Castelao.

En 1932, en la vida intelectual compostelana, conviven dos tertulias , la del café Derby y la del Español. En la primera se juntan los galeguistas, profesionales de origen universitario, la esta cita acude D. Ramón de él Valle Inclán en sus estadías temporales en Santiago, y tiene acogida Carlos Maside que disfruta de la n> de varios contertulios y del escritor, de quien realiza varios apuntes y retratos del natural. La otra tertulia, la del café Español, se caracteriza ponerlo interés artístico y literario. Está formada por artesanos, empleados, estudiantes y artistas. Muchos sonido republicanos y de pensamiento filomarxista. En el campo de la plástica Maside ejerce una especial influencia, y Luis Seoane destaca cómo futura promesa. En el Español se gesta la constitución de un grupo local del Comité Cooperación Intelectual. Convídase a varios poetas para pronunciar conferencias. Uno de los escritores invitados es García Lorca.

Cuando se conocen personalmente, en 1932, Carlos Maside y Federico García Lorca, con treinta y cinco y treinta y cuatro años respectivamente, tienen en común muchas vivencias, y en la práctica artística una gran experiencia en el tratamiento del tema popular. Por razones históricas, ambos viven al unísono la experiencia de cómo el popular estaba a ser transpasado y enriquecido polo concepto pueblo, tal como se entiende después del triunfo de la IIª República; pues la fusión de la hora histórica con la práctica artística, confirma la paradoja de que los artistas, intentaron elaborar proyectos para la sociedad antes que los propios políticos. El debate sobre la función de la arte cambea significativamente. El pueblo que defiende la República transforma la misma noción de vanguardia, que se convenirte en vanguardia espiritual, moral y cívica. Una versión acentuada de la vuelta al pueblo en busca de valores últimos, que se había apreciado ya en la Xeneración del 98, pero que ahora exixía que aquella admiración fuera acompañada de un compromiso práctico. Tal compromiso en el caso de Carlos Maside ya había sido consumado con su ingreso en la Cárcel Modelo de Madrid, en nadal de 1930. Unxido por el incluso espirito ven García Lorca a Galicia en 1932, primero como conferenciante y luego con la Barraca. Sumidos en la la efervescencia comunicativa del momento, mentras pasean por las calles y plazas de Santiago, mantienen aquella conversación interminable sobre Joven York, y sobre la arte egipcia que constitue en sí incluso un homenaje a la cultura. Este encuentro memorable, desde un ángulo externo, también significa el contacto fugaz de duas culturas muy intensas en la persona de dos creadores que son asimismo miembros representativos de la Xeneraxión española de 1927 y de la Xeneración Gallega de 1925.

En 1932, parte de la obra pictórica de Carlos Maside, había sido seleccionda para la exposición itinerante que recorría distintas capitales de los Estados Unidos, bajo el título de Exposición de Artistas Españoles Contemporáneos, patrocinado por el Carnegie Institute of Pittsburg, en la que figuraban Daniel Vázquez Díaz, José Moreno Villa, Maruja Mallo, Arturo Souto, Ricardo Baroja, Hidalgo de Caviedes y José Gutiérrez Solana. Junto a una producción siempre copiosa cómo dibujante, su pintura se hace más reflexiva. Busca fundamentos más seguros, sendas de auténtica originalidad y fertilidad a través del complejo laberinto de seduccións de la arte en el momento actual, que coñecia muy bien por las estadías como becario en París y Madrid. En marzo de este incluso año, Carlos Maside presenta en el Casino de Vigo, la primera gran exposición individual, que constitue un acontecimiento social y artístico. Por tratarse de una muestra muy cuidada, que recoge su trabajo desde 1928, espera cierto éxito en las ventas, como respuesta del público, sin embargo estas son escasas y resulta un fracaso económico.

En esta hora, Maside, ya ha madurado su idearium pictórico, aquelo que él denominaba concepto expresivo pues para este pintor tema o motivación no es nunca un mero pretexto. El obxeto -a cosa- es un misterio, unitario, total, inescindible, en el cual se pueden discernir analíticamente estructuras formales, relaciones lumínicas, calidades o cualidades. De este modo escribe a Luís Seoane: Para mí el quid, la clave está en el asunto. No porque crea que este tenga de absorber o subordinar los valores plásticos, convertir el cuadro en simple narración, sino como elemento enxendrador de él, su semilla. Y la calidad de la semilla decide la esencia y el valor humano del cuadro; la carga magnética del color y de las formas. Creo que hay que pintar aquello que amamos entrañablemente, que en los incluso con su misterio y alegría; que mete sus raíces en nos y sus ansias de florecer en el alma.(...) Basta de xarras o de guitarras porque la arte no es un juego. De serlo sería una partida en la que el jugador pone su fortuna, gloria y ruina.(...) Esto formó, sin dúbia, sabios pero no santos, y santo, en un sentido entrañable (aunque no religioso, naturalmente) es ante todo el artista.

A Guerra Civil española y sus secuelas influen directamente en su obra y Maside desarrolla jóvenes técnicas de distanciamiento o de estrañamento; reconstrue en condiciones políticas forzadas, las formas escogidas del artista marginado que se aparta de la reproducción de una contemporaneidade oficial que es hostil a la arte. Durante varios años vive en el aislamiento, recluido en su casa, en el exilio interior. Unido ideológica y afectivamente a los amigos exiliados los reclama para liderar-lo movimiento intelectual. Rafael Dieste, Luís Seoane, Isaac Díaz Pardo y Antonio Baltar fueron decisivos en la nominación del Museo Carlos Maside de Arte Contemporánea, en su memoria.

Bibliografía

  • Chamoso Lamas, Manuel: «Arte», en Galicia. Barcelona. Edit. Noguer, 1976.
  • VV. AA.: Un siglo de pintura gallega, 1880/1980. Buenos Aires, Museo Nacional de Bellas Artes, 1984.
  • VV. AA.: Maside. Un pintor para unha terra. Compostela, Colegio Oficial de Arquitectos, 1979.
  • Pablos, Francisco: Colección Adriano Marques de Magallanes. Vigo, Excmo. Ayuntamiento, 1992.
  • Pablos, Francisco: Plástica gallega. Vigo, Caixavigo, 1981.
  • Castro, X. Antón: Renovación e avangarda en Galicia. Pontevedra, Diputación Provincial, 1986.
  • Mon, Fernando: Maside. Madrid, Ministerio de Educación, 1972.
  • Mon, Fernando: Pintura contemporánea en Galicia. A Coruña, Caixa Galicia, 1987.
  • Cunqueiro, Alvaro: Maside. Vigo, Edit. Galaxia, 1954.
  • Ilarri Gimeno, Angel: Catálogo del Pazo Museo «Quiñones de León» Vigo, Ayuntamiento, 1978.
  • Piñeiro, Ramón: Cincuenta dibuxos de Carlos Maside. Vigo, Edit. Galaxia, 1960.
  • Seoane, Luis: Maside grabador. Buenos Aires, Edit. Centro Lucense, 1959.
  • Seoane, Luis: Carlos Maside. Sada, Edic. do Castro, 1971.
  • Filgueira Valverde, José: El Museo de Pontevedra. León, Edit. Everest, 1987.
  • Gaya Nuño, J. A.: La pintura española del siglo XX. Madrid, Ibérico Europa de Edic., 1970.
  • Maside, Carlos: En torno a la fotografía popular,. Grial. Vigo, Edit. Galaxia, 1951.
  • Carlos Maside. Álvaro Cunqueiro e Ricardo García Suárez. Ed. Galaxia. Pontevedra. 1954.
  • A época da Sengunda República vista por Carlos Maside. Maria Eshter Rodríguez Losada. Ed. Xunta de Galicia, 1989.
  • Carlos Maside. María Esther Rodríguez Losada. Auditorio de Galicia. Santiago de Compostela. 1992.
  • Carlos Maside. María Esther Rodríguez Losada. Diputación de A Coruña. Santiago de Compostela. 1993.
  • Sobre García Lorca, Carlos Maside y el arte egipcio en 1932. María Esther Rodríguez Losada. En Segundo Congreso sobre el republicanismo en la Historia de España. Ed. Patronato "Niceto Alcalá Zamora y Torres". Priego de Córdoba. 2003.

Enlaces externos

Obras del autor pertenecientes a la Colección Caixanova

Obtenido de "Carlos Maside Garc%C3%ADa"

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Domingo García-Sabell — Saltar a navegación, búsqueda Domingo García Sabell (Santiago de Compostela, 8 octubre de 1908 La Coruña, 5 de agosto de 2003) fue un médico, escritor, político y académico de Galicia (España). Biografía Era hijo de un procurador. Estudió… …   Wikipedia Español

  • Colección Caixanova — La Colección Caixanova es una colección artística propiedad de la caja de ahorros española Caixanova (fruto de la fusión de las cajas de ahorros de Vigo, Orense y Pontevedra). Nace a mediados del siglo XX, cuando comenzaban a retornar a Galicia… …   Wikipedia Español

  • Mario Fernández Granell — Saltar a navegación, búsqueda Mario Granell nace en La Coruña en 1915, aunque su niñez transcurre entre su ciudad natal y Santiago de Compostela, su afición por la pintura la empieza a cultivar en el taller del pintor y escenógrafo Camilo Díaz… …   Wikipedia Español

  • Asesinatos cometidos por ETA desde la muerte de Francisco Franco — Anexo:Asesinatos cometidos por ETA desde la muerte de Francisco Franco Saltar a navegación, búsqueda Esta relación corresponde al número de víctimas mortales de la organización terrorista ETA desde la muerte del General Franco (1975) hasta la… …   Wikipedia Español

  • Puentecesures — Saltar a navegación, búsqueda Pontecesures Escudo …   Wikipedia Español

  • Juan Rof Carballo — Nacimiento 11 de junio de 1905 Lugo, España Fallecimiento 12 de octubre de 1994 Madrid, España Residencia …   Wikipedia Español

  • Galice — 42° 30′ N 8° 06′ W / 42.5, 8.1 …   Wikipédia en Français

  • Galicia — Galice Pour les articles homonymes, voir Galice (homonymie).  Ne pas confondre avec la région ukrainienne de Galicie. Communauté autonome de Galice …   Wikipédia en Français

  • Galiciens — Galice Pour les articles homonymes, voir Galice (homonymie).  Ne pas confondre avec la région ukrainienne de Galicie. Communauté autonome de Galice …   Wikipédia en Français

  • Galiza — Galice Pour les articles homonymes, voir Galice (homonymie).  Ne pas confondre avec la région ukrainienne de Galicie. Communauté autonome de Galice …   Wikipédia en Français


We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.