Países Catalanes


Países Catalanes
Extensión de la lengua catalana

La lengua catalana se habla en cuatro estados diferentes:

Estado Región
Bandera de España España Bandera de Cataluña Cataluña
Bandera de la Comunidad Valenciana (2x3).svg Comunidad Valenciana
Flag of the Balearic Islands.svg Islas Baleares
Bandera de Aragón Aragón (en La Franja)
Bandera de la Región de Murcia Murcia (en El Carche)
Bandera de Francia Francia Flag of Roussillon.svg Pirineos Orientales (en el Rosellón)
Bandera de Italia Italia Bandera de Cerdeña Cerdeña (en la ciudad de Alguer)
Bandera de Andorra Andorra Lengua oficial

Países Catalanes (en catalán Països Catalans, abreviado algunas veces como PPCC) hace referencia a los territorios en los cuales la lengua catalana es autóctona, o bien los territorios que forman parte de unidades geohistóricas de predominio lingüístico catalán.[1] Comprende territorios de España (Cataluña, Islas Baleares, la Comunidad Valenciana, donde la lengua recibe el nombre de valenciano, Murcia y Aragón), de Andorra, de Francia (Pirineos Orientales) y de Italia (L'Alguer).[1]

Acuñado a finales del siglo XIX con enfoque más cultural que político[cita requerida], sus defensores mantienen su relevancia descriptiva neutra y no necesariamente ideológica, por analogía con otros como Francofonía o Hispanidad, utilizados para identificar territorialmente la presencia de una comunidad lingüística dividida en diferentes países o regiones. Existen, asimismo, otras denominaciones sin connotaciones políticas como «territorios de habla catalana» o «comunidad catalánica».

La expresión adopta un cariz politizado en la ideología nacionalista que propugna la existencia de la nación política basada en dicha comunidad lingüística. A esto se le conoce como pancatalanismo.[2]

Contenido

Extensión

Los territorios a los que hace referencia el término son:

  • Andorra, donde el catalán es el único idioma oficial.
  • La región histórica francesa del Rosellón, zona que comprende a las comarcas históricas del Rosellón, el Capcir, el Conflent, el Vallespir y la parte norte del antiguo condado de la Cerdaña, denominada Alta Cerdaña, integradas dentro del departamento francés de los Pirineos Orientales (núm. 66), donde el catalán carece de estatus de idioma oficial (como el resto de idiomas de Francia salvo el francés), si bien ha obtenido cierto reconocimiento por parte de las autoridades departamentales. El 10 de diciembre de 2007, el Consejo General de Pirineos Orientales reconoció el catalán como una de las lenguas del departamento y al Instituto de Estudios Catalanes como la máxima autoridad lingüística de dicha lengua.[3]
  • Una zona de Aragón limítrofe con Cataluña denominada Franja de Aragón (Franja d'Aragó) o Franja de Poniente (Franja del Ponent), conformada por las comarcas de La Litera (La Llitera) y el Matarraña (Matarranya), en torno al cincuenta por ciento de la Ribagorza (Ribagorça), Bajo Cinca (Baix Cinca) y Caspe-Bajo Aragón (Casp-Baix Aragó). En ellas, el idioma catalán no es oficial, pero sí tiene la consideración de Lengua Propia.
  • La ciudad sarda de Alguer (l'Alguer, L'Alghero, Cerdeña, Italia), donde el estado italiano prevé su uso oficial en la administración pública, su enseñanza en la escuela y la puesta en marcha de trasmisiones radiotelevisivas por parte de la RAI.[4] El Consejo Regional de Cerdeña reconoce la paridad de la lengua sarda con la italiana y asimismo establece la paridad del catalán y el sardo en la ciudad de Alguer.[5] La ciudad, por su parte, promulga su tutela y normalización en sus estatutos.[6]
  • La pequeña comarca murciana de el Carche (el Carxe), compuesta por unas pocas pedanías de los municipios de Abanilla, Jumilla y Yecla, cuyos habitantes (unos 500) son de habla valenciana, y donde el valenciano no tiene reconocimiento oficial.

Uso del término e implicaciones políticas

Mural en Argentona (Cataluña), a favor de la unificación e independencia de los Países Catalanes.
En catalán: Por la unidad de la lengua y de los Países Catalanes.

El término se encuentra documentado por primera vez en la monumental obra Historia del Derecho en Cataluña, Mallorca y Valencia. Código de las Costumbres de Tortosa, I (Madrid, 1876) del valenciano Bienvenido Oliver i Esteller, natural de Catarroja e historiador del Derecho, y enseguida hace fortuna durante la Renaixença catalana de finales del siglo XIX como sinónimo de «territorios de habla catalana», si bien fue difundida sobre todo como calco de la expresión Países Occitanos (Països Occitans), desde la Oficina de Relacions Meridionals (Barcelona), hacia 1933. El valenciano Joan Fuster en su ensayo "Nosaltres, els valencians" (Nosotros, los valencianos) publicado en 1962, utiliza el término Países Catalanes con un significado más político que lingüístico, como concepto de una nación, el pueblo catalán, el cual debería aspirar a un lazo político y a la independencia de España y de Francia (de esta unión política se suele exceptuar el Alguer). A ello hace referencia la expresión «de Salses a Guardamar y de Fraga a Mahón». Esta idea política que aspira a la unión política de los "Países Catalanes" es llamada catalanismo o pancatalanismo.

Históricamente, se han utilizado otros términos para designar el mismo concepto cultural, con poca o nula implantación. De los nombres utilizados en los últimos dos siglos, se pueden citar, entre otros los de comunidad lemosina (desaparecido a mitad del siglo XX por su inexactitud histórica y filológica), o comunidad catalánica, países o territorios catalanófonos (términos propuestos desde el valencianismo de mitad del siglo XX).

Para evitar estos problemas otros han propuesto los neologismos bacavés (la sílaba inicial de cada comunidad alfabéticamente) y bacavánico como denominación sintética de catalán-valenciano-balear, aunque ninguna de estas denominaciones ha recibido un número de adeptos significativo, ni en los ambientes académicos ni en los populares.

Comunidad lemosina

Es el conjunto de paises que hablan la lengua lemosina que es como se denominaba al catalán a partir del siglo XVI. Como dijimos, es un término fuera de uso desde mitad del siglo XX por su inexactitud histórica y filológica.

Comunidad Catalánica

El término Comunidad Catalánica (Comunitat Catalànica, en catalán), y su gentilicio catalánico (catalànic), fue propuesto por Miquel Adlert como nombre para el mismo concepto lingüístico que actualmente se denomina como Países Catalanes, con la intención de determinar un nombre consensuado que fuese aceptado por todos los territorios en los que se habla catalán.

Así se expresaba su necesidad en una carta-manifiesto,[7] firmado, entre otros, por Alfons Verdeguer, Xavier Casp, Miquel Adlert, Jaume Bru i Vidal, Alfons Cucó, Rafael Villar, y Beatriu Civera:

: "[...] per al dit conjunt de València, Mallorca i Catalunya acceptem la denominació suggerida fa poc per Miquel Adlert Noguerol de “Comunitat Catalànica”, on la primera paraula indica el tipus d'unió que existia i és el que acceptem, i la segona afirma la unitat de llengua i cultura, alhora que ens dóna un gentilici comú i nou per a tots, que conservem així els antics, junt amb les denominacions de sempre per a les nostres terres".

Traducción: "[...] para el mencionado conjunto de Valencia, Mallorca y Cataluña aceptamos la denominación sugerida hace poco por Miquel Adlert Noguerol de "Comunidad Catalánica", en el que la primera palabra indica el tipo de unión que existía y es el que aceptamos, y la segunda afirma la unidad de lengua y cultura, al mismo tiempo que nos da un gentilicio común y nuevo para todos, que conservamos así los antiguos, junto con las denominaciones de siempre para nuestras tierras".

Posteriormente, muchos de los signatarios se retractarían e, incluso, negarían haber firmado estas palabras.[cita requerida]

Además, el término de «catalánico» fue uno de los barajados entre otros, como el de «valenciano/catalán», por la Academia Valenciana de la Lengua en su dictamen del 9 de febrero de 2005[cita requerida] o el de catalán-valenciano-balear o cavabánico/bacavés propugnados por otros sectores.[cita requerida]

Bacavés

Bacavès, cavabà o cavabànic son denominaciones alternativas a la lengua catalana, inventadas a partir de las iniciales de los territorios en los que se habla esta lengua, con el objetivo de definir una denominación unitaria para la lengua sin referencias geográficas que hieran susceptibilidades.

La propuesta de bacavès data de principios del siglo XX, como evolución del término balear-catalán-valenciano, a partir de las primeras sílabas de balear, catalán y valenciano, propuesto por el valenciano Nicolau Primitivo Gómez Serrano en 1927, utilizando las sílabas iniciales de los tres gentilicios en orden alfabético.

Referencias

Véase también

Enlaces externos



Coordenadas: 40°34′1″N 0°39′0″E / 40.567, 0.65


Wikimedia foundation. 2010.