Chatrán


Chatrán

Chatrán, conocida también como Las aventuras de Chatrán, es una película japonesa estrenada en el año 1986. Su nombre original es Koneko Monogatari - The Adventures of Chatran, fue dirigida por Masanori Hata y musicalizada por Ryuichi Sakamoto. Fue estrenada y difundida en Estados Unidos y otros lugares a principios de 1989, y en algunos casos con el nombre cambiado a The Adventures of Milo and Otis.

Contenido

La historia

La película relata la historia de un gato tabby de color dorado, de nombre Chatrán, que vivía en una granja junto con su mamá, una gata de color gris, y sus hermanitos de su mismo color. Era, además, amigo de todos los animales de la granja, entre ellos, Pousquet, un perro de baja estatura, de raza pug o carlinos, quien fue su íntimo y mejor amigo.

Cuando jugaban a las escondidas, Chatrán se esconde de Pousquet en una caja a orillas de un río, la corriente lo arrastra. Pousquet intenta rescatarlo, pero no logra alcanzarlo. A partir de ese momento, la película muestra como Chatrán y Pousquet comienzan una nueva vida, creciendo lejos de sus familias y amigos, teniendo que hacerse valer por sí mismos en la vida para seguir adelante.

Ambos atraviesan diversos peligros (Chatrán se enfrentaba más que Pousquet), hubo dos reencuentros del gato y el perro, y finalmente, cuando Chatrán encuentra novia, una gata blanca llamada Joyce, Pousquet está celoso y abandona a Chatrán, que también encuentra en su camino a su novia una perra de su misma raza llamada Sondra. Chatrán y Pousquet, finalmente tienen hijos (el primogénito de Chatrán aparece en una escena en la que sale de la vagina de su madre y nace), y hacen su tercer reencuentro.

Filmación

La película se realizó meramente con animales reales al no contarse en esos días con las técnicas actuales de animación computarizada. Por este motivo, en muchas escenas se puso en riesgo la vida de los extras (se usaron alrededor de 14 gatos). Es fácil identificar estas escenas por los cortes abruptos que le dan fin, producto de una urgente necesidad de sacar de aprietos al felino devenido en actor.

Hay serias dudas sobre si incluso han fallecido algunos de ellos, como por ejemplo en la escena del acantilado. Algunas fuentes aseguran que se emplearon 65 gatos distintos para ir reemplazando los que morían durante el rodaje.[1] Sin embargo ha sido una gran película para muchos quienes aman a los animales y para ellos es terrible escuchar tales acusaciones porque es muy posible que sean nada más infundados quedando como una mera leyenda urbana.

Referencias

  1. Conciencia-animal.cl. «Triste final de animales famosos en el cine». Consultado el 6 de enero de 2009.

Enlaces externos


Wikimedia foundation. 2010.