Historieta erótica y pornográfica

Historieta erótica y pornográfica

Historieta erótica y pornográfica

La historieta o cómic erótico o pornográfico constituye uno de los géneros en los que puede dividirse la producción historietística. Desaparecidas las barreras de la censura, ha gozado de un gran auge desde los años 60, dada la clara receptividad del lector a estos productos[1] y la cualidades intrínsecas del medio, que permiten contar con unos protagonistas cuyo físico y capacidades sexuales pueden "rebasar ampliamente los límites de la realidad", así como "la especial morbidez de la imagen fija, que con sumisa inmovilidad permite al lector recrearse en cada meandro del trazo".[2]

Contenido

Características

Temáticas

  • Esta destinada a un público adulto, al que pretende excitar.
  • La delimitación entre erotismo y pornografía es "una cuestión estrictamente personal", aunque "podemos decir que el cómic erótico se limita a mostrar epidermis con generosidad y a sugerir con mayor o menor picardía",[3] mientras que el pornográfico ilustra las relaciones sexuales que mantienen los personajes. En este sentido, los aficionados al cómic japonés distinguen el Ecchi (ッチ), que no muestra el coito, del hentai (変態) que ya es plenamente pornográfico. La sensualidad, sin embargo, puede estar presente en otros tipos de historietas. Es el caso de, por ejemplo, los superhéroes, que están vestidos con trajes que insinúan su anatomía. La diferencia se establece, por tanto, en el grado de importancia de los elementos eróticos para el desarrollo de la historia.

Formales

  • Dibujo realista.
  • Extensión generalmente breve.

Historia

Antecedentes

La historieta erótica cuenta entre sus precedentes con las ilustraciones que se difundieron en las publicaciones satíricas, a finales del siglo XIX y principios del siglo XX en las que se destacaba la belleza femenina y jugaba con doble intención. Las más famosas fueron La Hoja de Parra (1911), Mundo Galante (1912), Satiricón (1914), El Viejo Verde (1914) y La Guindilla (1931).

Comienzos (1913-1961)

La primera historieta en la que estuvo presente el erotismo fue Bringing Up Father (1913), de George McManus, en la cual aparecían de vez en cuando jóvenes bañistas.

En los años veinte y treinta surgen los "Dirty Comics" (historietas sucias), Eight Pages o Biblias de Tijuana, comic-books clandestinos donde se representaban a actores de cine y populares personajes de historietas y dibujos animados manteniendo relaciones sexuales.

Poco recatada era también Jane (1932) que fue creada por el británico Norman Pett. Otro de los pioneras fue Betty Boop, que surgió del estudio cinematográfico de los hermanos Fleischer, y fue distribuida como tira de prensa por el King Features Syndicate y dibujada por Grim Natwick y Max Fleischer entre 1934 y 1937.

Los heroes de las primeras tiras de grafismo realista no dejaban de mostrar sus torsos atléticos y musculosos,[4] mientras que sus compañeras como la Dale Arden de Flash Gordon (1934), la Narda de Mandrake el mago (1934) o la Diana Palmer de El Fantasma (1936), no parecían turbarlos, a pesar de los escotados vestidos y gasas con que "(des)tapaban sus encantos".[5]

Miss Lace, figura principal de Male Call (1943), fue dibujada por el norteamericano Milton Caniff para animar a las tropas que participaban de la II Guerra Mundial.

Desde 1946 a 1955 se difundirán historietas sadomasoquista de bondage de forma clandestina, primero en la revista "Bizarre" y luego bajo la marca Nutrix.[6] Entre ellas, destacan "Gwendoline" de John Willie y Eric Staton y "Princess Elaine" de Eneg.[6] Este subgénero erótico decaería luego de la "detención y proceso de Irving Klaw, su promotor más importante."[7]

El cómic adulto (1962-79)

Milo Manara, imagen de Joe Zattere

Para superar el moralismo de los 50, el cómic erótico recorrió varios caminos:

  • En Francia, el editor Eric Losfeld publicó cómics de lujo en las que aprovechó el feminismo para dar rienda suelta a heroínas autónomas y activas en torno a los sexual. La novedad fue que no se dejaban dominar por el varón, como por ejemplo Barbarella (1962) que fue ideada por Jean-Claude Forest, y Valentina (1965) del italiano Guido Crepax que se basaban en los rasgos de Brigitte Bardot y Louise Brooks, respectivamente. Luego vinieron Jodelle (1966), de Pierre Bartier y Guy Peellaert; Uranella (1966), de Pier Carpi y Floriano Bozzi; Paulette (1970) de Georges Pichard o Dracurella (1973), de Julio Ribera. Algunas eran, además, adaptaciones de clásicos literarios como la "Justine" de Crepax de 1979. Finalmente, hay que destacar también a André-François Barbe, quien "juega con los delirios sexuales de la imaginación".[8]
  • En Estados Unidos, hay que destacar la producción de obras evidentemente eróticas como Little Annie Fanny (1962), diseñada por Harvey Kurtzman y Will Elder para la revista Playboy, así como la mezcla del erotismo con el terror en personajes como Vampirella (1969-1988) de Forrest J. Ackerman y Archie Goodwin, aunque su autor más característico sea Pepe González y el despelote de Den (1973) de Richard Corben.

A mediados de los 70, el cómics para adultos se ha convertido en Occidente en todo un fenómeno social[9] y ha impuesto "una mitología femenina de amplia circulación"[1] lo que permitirá el surgimiento de una producción masiva de revistas eróticas en Italia con títulos como "Blancanieves", "Hessa", "Lucifera" o "Zara, la vampíra", generalmente de pésima calidad.[10]

Fuera de esta corriente principal, hay que destacar dos fenómenos:

  • En Japón, Gō Nagai introdujo el erotismo en las historietas infantiles, con su obra La escuela indecente (1968-1972, revista Shōnen Jump), causando una gran polémica en la sociedad japonesa. Luego publicaría obras como Cutey Honey y Kekko Kamen (en esta últimas dos incluía temas como humillación sexual, desnudos por doquier, personajes ambiguos, etc.), por lo que se le considera un precursor del cómic porno en Japón. Muchos autores de esa generación (mediados de los '60 y los '70) siguieron con esta línea de incluir erotismo en sus mangas, cada vez más explícito, hasta llegar a la actualidad. Ejemplo puede ser el propio Masakazu Katsura, que en entrevistas confiesa que eligió el Shonen Jump para mostrar sus obras ya que lo consideraba un exponente de erotismo.

El auge de los últimos años (1979-)

Ya en los años 80, la temática erótica se cultiva sin disisimulo alguno, siendo el italiano Milo Manara el más famoso de sus representantes, con obras como "El Click" (1984), que contaría con varias secuelas. Alfonso Azpiri y el rotundo Eleuteri Serpieri la combinan con la ciencia ficción en obras como Lorna (1979) y Druuna (1985). Otros autores destacados son Jordi Bernet (Clara de noche), Franco Saudelli o Alex Varenne. Alan Moore también hace sus pinitos con el género en Lost Girls.

Referencias

  1. a b Samaniego, Fernando en Introducción del "comic" erótico en España para El País, 01/10/1976.
  2. Aguilera, Ricardo y Díaz, Lorenzo en la sección "La línea caliente" de "El cómic erótico: De la picardía castrense de Miss Lace al sofisticado erotismo de Milo Manara", fascículo nº 6 de Gente de cómic: De Flash Gordon a Torpedo, publicado en "Gente" del Diario 16, 1989, p. 82.
  3. Aguilera, Ricardo y Díaz, Lorenzo en la sección "La línea caliente" de "El cómic erótico: De la picardía castrense de Miss Lace al sofisticado erotismo de Milo Manara", fascículo nº 6 de Gente de cómic: De Flash Gordon a Torpedo, publicado en "Gente" del Diario 16, 1989, p. 82.
  4. Vázquez de Parga, Salvador, con el seudónimo de Santi Valdés, en Los cómics gay, colección Biblioteca del Dr. Vértigo nº 17, Ediciones Glénat, S. L., mayo de 1998, p. 19.
  5. Aguilera, Ricardo y Díaz, Lorenzo en la sección "Viñetas al desnudo" de "El cómic erótico: De la picardía castrense de Miss Lace al sofisticado erotismo de Milo Manara", fascículo nº 6 de Gente de cómic: De Flash Gordon a Torpedo, publicado en "Gente" del Diario 16, 1989, p. 83.
  6. a b Coma, Javier en "Juegos prohibidos" en su sección "Comics by Coma" para Totem nº 9, Editorial Nueva Frontera, S. A., Madrid, 1978, pp. 47 a 48.
  7. Berlanga, Luis en la sección "Viñetas personales" de "El cómic erótico: De la picardía castrense de Miss Lace al sofisticado erotismo de Milo Manara", fascículo nº 6 de Gente de comic: De Flash Gordon a Torpedo, publicado en "Gente" del Diario 16, 1989, p. 95.
  8. Aguilera, Ricardo y Díaz, Lorenzo en la sección "Viñetas al desnudo" de "El cómic erótico: De la picardía castrense de Miss Lace al sofisticado erotismo de Milo Manara", fascículo nº 6 de Gente de cómic: De Flash Gordon a Torpedo, publicado en "Gente" del Diario 16, 1989, p. 85.
  9. Azpiri, Alfonso citado por Fernando Samaniego en el artículo Introducción del "comic" erótico en España para El País, 01/10/1976.
  10. Lara, Antonio en Narraciones gráficas para adultos para El País, 24/07/1976.

Enlaces externos

Véase también

Obtenido de "Historieta er%C3%B3tica y pornogr%C3%A1fica"

Wikimedia foundation. 2010.

См. также в других словарях:

  • Pornografía — «Xxx» redirige aquí. Para otras acepciones, véase Xxx (desambiguación). Este artículo o sección necesita referencias que aparezcan en una publicación acreditada, como revistas especializadas, monografías, prensa diaria o páginas de Internet… …   Wikipedia Español

  • Vampiros en el cine — La presencia de los Vampiros en el cine puede remontarse a los primeros años del género cinematográfico, desde la época del cine mudo, y ha evolucionado de tal forma que la perspectiva popular de los vampiros se basa sobre todo en las sucesivas… …   Wikipedia Español


Поделиться ссылкой на выделенное

Прямая ссылка:
Нажмите правой клавишей мыши и выберите «Копировать ссылку»