Acné


Acné
Acné
Clasificación y recursos externos
CIE-10 L70.0
CIE-9 706.1
MedlinePlus Información de salud en la enciclopedia MedlinePlus
PubMed Buscar en Medline mediante PubMed (en inglés)
eMedicine derm/2 
Sinónimos
Acné vulgar.
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

El acné, también conocido como acné común (acne vulgaris), es una enfermedad inflamatoria de la piel que es causada por una infección bacteriana. Está debida a cambios de las unidades pilosebáceas (estructuras de la piel consistentes en un folículo piloso y la glándula sebácea asociada) y que es una congregación de materia. El término «acné» proviene del francés acné y este, a su vez, de la palabra griega ἄχνη.[1]

La condición es común en la pubertad y está considerada como una respuesta anormal ante niveles normales de la hormona masculina testosterona. La respuesta de la mayoría de las personas disminuye con el tiempo y el acné tiende a desaparecer o al menos disminuye después de la pubertad; sin embargo, no hay manera de predecir cuánto tiempo tardará en desaparecer completamente y algunos individuos continuarán sufriendo acné durante décadas después. El acné afecta a un gran número de seres humanos en algún momento de su vida.

AcneVulgarisUSMIL.jpg

Contenido

Síntomas

La forma más común de acné se conoce como acne vulgaris, refiriéndose al acné común. Éste se presenta como una serie de secreciones excesivas de glándulas sebáceas que, combinadas con células muertas de la piel, bloquean el folículo piloso. En ocasiones, también aparece un defecto en el proceso de queratinización de la piel, que conlleva al derrame anormal de los poros del forro cutáneo.

Bajo el poro taponado se producen secreciones de grasa que proveen un entorno perfecto para la bacteria epidérmica Propionibacterium acnes, que produce una infección en el poro que excretará pus, provocando que el acné se multiplique descontroladamente. En respuesta, la piel se inflama produciendo la lesión visible. La cara, el pecho, la espalda, los hombros y los brazos se ven especialmente afectados.

Además de las cicatrices visibles, el acné suele aparecer durante la adolescencia, justo cuando los adolescentes tienden a ser socialmente más inseguros. El acné puede llegar a ser muy molesto con dolores en los poros de la piel y también se convierte en un trauma por motivos de estética.

Causa

Se desconoce por qué algunas personas padecen acné y otras no, pero se sabe que es parcialmente hereditario.

Se conocen varios factores enlazados al acné:

  • Actividad hormonal, como los ciclos menstruales en la pubertad.
  • Estrés, impulsado por las descargas de las glándulas suprarrenales.
  • Glándulas sebáceas hiperactivas, secundariamente a las hormonas citadas abajo.
  • Acumulación de células muertas de la piel.
  • Bacterias en los poros, a las cuales el cuerpo se vuelve alérgico.
  • La irritación cutánea o cualquier forma de rascarse activará la inflamación.
  • Algunos medicamentos (ver Tipos de Acné)
  • La exposición a altos niveles de compuestos de cloro.


Tradicionalmente, la atención se ha centrado en la sobreproducción de seborrea por influjo hormonal como el principal factor contribuyente. Recientemente, se ha prestado más atención al estrechamiento del canal folicular como segundo factor contribuyente. El derramamiento anormal de las células del folículo, células vinculadas anormales entre el folículo y la retención de agua en la piel (tragándose a la piel y presionando el cierre de los folículos), han sido remarcados como mecanismos importantes. Se ha llegado a asociar a varias hormonas con la sobreproducción sebácea:

Adicionalmente, se ha demostrado que la piel propensa al acné es resistente a la insulina.

El desarrollo del acne vulgaris es común en la pubertad. En adultos es más frecuente padecer rosácea, la cual puede tener aspecto similar. El verdadero acne vulgaris en adultos de mayor edad, puede ser característico de una condición subyacente como el embarazo y trastornos tales como el síndrome de ovarios poliquísticos o el raro síndrome de Cushing.

Conceptos erróneos sobre las causas

Acné vulgar en un adolescente.

Existen muchos conceptos erróneos y rumores sobre lo que causa y no causa la enfermedad:

  • La dieta. Hasta hace poco se consideraba que en el empeoramiento del acné desempeña un papel importante la alimentación, en concreto ciertos alimentos como: el chocolate, las patatas fritas o el azúcar, entre otros. Sin embargo cada vez más son los hallazgos científicos que demuestran que esto no es cierto.[2] No obstante estos alimentos son ricos en grasas, lo que favorece el aumento de las secreciones sebáceas, y por tanto podrían empeorar el acné si éste está ya desarrollado. En consecuencia, aquellas personas que ya sufren de acné se les recomiendan ciertas normas de higiene dietética, que, aunque no se considera un tratamiento como tal contra el acné, ayuda a no empeorar su evolución.
  • El consenso entre los profesionales de la salud es que quienes padecen acné deberían observar y hacer pruebas con su dieta y evitar consumir aquellos alimentos que noten que puedan empeorar la gravedad de su acné.
  • Un estudio reciente basado en el seguimiento de 47.335 mujeres,[3] encontró una asociación positiva entre el consumo de leche descremada y el acné. Los investigadores especulan que la asociación puede estar causada por hormonas (como la IGF-I bovina) presentes en la leche de vaca; pero esto no se ha demostrado definitivamente. Por otra parte, el marisco puede contener niveles relativamente altos de yodo, pero probablemente no lo suficiente para causar un brote de acné.[cita requerida] Las personas propensas al acné pueden evitar el consumo de alimentos de alto contenido en yodo. También se ha sugerido que hay relación entre una dieta alta en azúcares refinados y el acné.[3]
  • Higiene personal deficiente. El acné no es causado por la suciedad; este malentendido probablemente procede del hecho de que el acné está asociado con las infecciones de la piel. De hecho, los bloqueos que causan el acné, ocurren profundamente, dentro el estrecho canal folicular, siendo imposible poderlos remover mediante un simple lavado. Estas erupciones se forman por las células y la seborrea creadas por el cuerpo humano. Las bacterias involucradas en el proceso son las mismas presentes en la piel. El continuo lavado de la piel no solamente no reduce sino que en ocasiones puede llegar a empeorar un acné preexistente, debido a la posibilidad de que el jabón contenga sustancias comedogénicas (Entidad conocida como acné detergicans).[2] Cualquier cosa por encima de un lavado suave, dos o un máximo de tres veces al día, puede empeorar las lesiones existentes e incluso provocar nuevas lesiones dañando o resecando la piel.

Comedogenia

La comedogenia es la capacidad de causar o empeorar los comedones abiertos y cerrados, que son las lesiones características del acné, también denominadas vulgarmente puntos negros o barrillos, en el caso de los comedones abiertos, y espinillas. El acné es una alteración cutánea que se produce al combinarse tres factores: un incremento en la producción de sebo por la glándula sebácea; una hiperqueratosis a nivel del orificio pilosebáceo que lo obstruye, impidiendo la salida del sebo al exterior; y una proliferación de la bacteria Propionibacterium acnes a nivel de la propia glándula sebácea. Algunos productos cosméticos pueden favorecer este proceso debido a que contienen ingredientes potencialmente comedogénicos; sin embargo, la capacidad comedogénica de un producto cosmético también va a ser función de: la concentración de cada ingrediente en el producto cosmético terminado (los maquillajes contienen algunos ingredientes emolientes a concentraciones relativamente elevadas); las posibles interacciones de algunos ingredientes con otros que puedan incrementar su potencial comedogénico o la presencia de ingredientes irritantes (como puede resultarlo el propylene glycol); y el factor tiempo de permanencia del producto cosmético sobre la piel tras su aplicación (como les ocurre a los maquillajes). Por lo tanto, es algo más complejo el valorar la posible comedogenia de un producto cosmético que la simple observación de que en su formulación aparezcan o no determinados ingredientes, siendo determinante la valoración experimental de cada producto cosmético durante un período suficiente. De cualquier manera, sí se ha constatado el potencial comedogénico de algunos ingredientes cuyo empleo a concentraciones relativamente elevadas no parece recomendable en cosméticos destinados a pieles con tendencia a desarrollar acné.

Tratamientos

Folículo piloso.

Hay muchos productos en venta para el tratamiento del acné, muchos de ellos con efectos no probados científicamente. Genéricamente hablando, los tratamientos exitosos proporcionan pequeñas mejoras entre la primera y la segunda semana y, entonces, el acné disminuye aproximadamente por unos tres meses; después de esto, la mejora comienza a allanarse. Los tratamientos que prometen resultados en dos semanas, son probablemente decepcionantes.

Una combinación de tratamientos, puede reducir enormemente la cantidad y gravedad del acné en muchos casos. Esos tratamientos, que son efectivos en su mayoría, tienden a tener un mayor potencial de efectos secundarios y necesitan un mayor grado de control y seguimiento médicos. Mucha gente consulta con especialistas para decidir qué tratamiento seguir, especialmente cuando se considera la posibilidad de combinar distintos tratamientos.

Exfoliación de la piel

Artículo principal: Exfoliación (Dermatología)

La exfoliación de la piel puede hacerse o bien mecánicamente usando un paño abrasivo, con un líquido rasgador, o químicamente. Los agentes exfoliantes químicos incluyen el ácido salicílico y el ácido glicólico, los cuales animan a que se produzca desprendimiento de la capa superior de la piel, previniendo una reconstrucción de células muertas que se combinan con el pus para bloquear los poros.

Bactericidas tópicos

Se puede usar una amplia gama de productos bactericidas que contienen peróxido de benzoilo para moderar suavemente el acné. La crema o gel que contiene peróxido de benzoilo se unta una o dos veces a diario en los poros sobre la región afectada; principalmente, previene nuevas lesiones eliminando al P.acnes. Al contrario de los antibióticos, el peróxido de benzoilo tiene la ventaja de ser un fuerte oxidante y por ello no parece ofrecer resistencia. De todos modos, rutinariamente, causa sequedad, irritación local de la piel y enrojecimiento.

Un régimen sensato debe incluir el uso diario de preparaciones de peróxido de benzoilo de baja concentración (2,5%) que, combinado con hidratantes no comedogénicos, ayuda a evitar el resecado de la piel. Se debe tener precaución al usar peróxido de benzoilo porque fácilmente puede blanquear cualquier tejido o cabello con el que se ponga en contacto. Otros bactericidas que se han usado incluyen triclosán o gluconato de clorhexidina, pero éstos son menos efectivos.

Antibióticos tópicos

Antibióticos que se aplican externamente, tales como eritromicina, clindamicina, estimicina, o tetraciclina, tienen como objetivo aniquilar las bacterias que han anidado en los folículos bloqueados.

Mientras que el uso de antibióticos tópicos es igual de efectivo que el oral, este método impide posibles dolores de estómago como efecto secundario, o interacciones de droga (ej. no afectará a la píldora anticonceptiva), pero puede empeorar y extenderse en otras y mayores áreas, aparte del rostro.

Antibióticos vía oral

Joven de 14 años con acné en la frente.

Los antibióticos orales usados en el tratamiento del acné incluyen eritromicina o uno de los antibióticos derivados de la tetraciclina. La tetraciclina que mejor se absorbe es la oxitetraciclina, o alguna de las que se administra en una única toma diaria, como doxiciclina, minociclina o limeciclina. A veces también se usa trimetoprima (en el Reino Unido, aunque todavía no esté indicada para ese fin). De todos modos, reducir la bacteria P. acnes no conseguirá que haga algo para reducir la secreción de grasa y el comportamiento anormal de la célula que es la causa inicial del atascamiento de los folículos. Adicionalmente, los antibióticos se están volviendo cada vez menos útiles y efectivos debido a la resistencia común de nuevas bacterias P. acnes. El acné reaparecerá bastante pronto, al final de los días que dure el tratamiento, y más tarde en caso de ser aplicaciones tópicas y semanas más tarde en el caso de tomar antibióticos orales.

descamación química

Los descamadores químicos son unos cosméticos que se basan en productos químicos para acelerar la exfoliación de la piel. Sin embargo, estos productos químicos, en algunos casos son peligrosos, ya que pueden llegar a producir quemaduras serias y, al igual que ocurre con una quemadura convencional, pueden aparecer cicatrices.

Retinoides externos

Normalizando el ciclo de vida de la célula del folículo.

Un grupo de medicamentos para esta técnica son los retinoides tópicos tales como la tretinoína (nombre comercial Retin-A), adapalene (nombre comercial Differin) y tazaroteno (nombre comercial Tazorac). Como la isotretinoína, éstos están relacionados con la vitamina A, pero se administran como tópicos y generalmente tienen efectos secundarios mucho más suaves. De todos modos, pueden causar una significante irritación de la piel. Los retinoides aparecen influyendo en la creación de la célula y en el ciclo de vida y muerte del forro del folículo, ayudando a prevenir la hiperqueratización de estas células que podrían crear un bloqueo. El retinol es una forma de vitamina A, que tiene un efecto similar pero con efectos secundarios más suaves y se usa en muchos mostradores de hidratantes y junto a otros productos tópicos.

Los retinoides tópicos efectivos se vienen usando desde hace 30 años, pero sólo son administrados bajo prescripción, de modo que no son tan ampliamente usados como otros tratamientos tópicos. Los retinoides tópicos a menudo causan un brote de acné de más o menos un mes que puede ser grave.

Retinoides vía oral

Reduciendo la secreción de las grasas desde las glándulas.

Esto se consigue mediante la administración por vía oral de derivados sintéticos de la vitamina A como la isotretinoína.

No se conoce el mecanismo exacto por el que actúa la isotretinoína, pero se cree que funciona primariamente reduciendo la secreción de las grasas; sin embargo, algunos estudios sugieren que también afecta a otros factores relacionados con el acné. Se ha demostrado que la isotretinoína es muy efectiva tratando acné grave y además puede mejorar, o bien limpiar, alrededor del 80% de las heridas de los pacientes, con resultados sorprendentes. El medicamento tiene efecto más duradero que los tratamientos antibacterianos y a menudo curará el acné para siempre. El tratamiento requiere supervisión médica por un dermatólogo, porque el medicamento tiene muchos efectos secundarios conocidos, los cuales pueden ser graves.

Alrededor de un 25% de pacientes pueden recaer después de un tratamiento. En esos casos, un segundo tratamiento de 4 a 6 meses más se aconseja para obtener los resultados deseados. A menudo se recomienda que se dejen pasar unos cuantos meses entre los dos tratamientos, porque la condición puede mejorar bastante luego de parar el tratamiento.

Esperar unos cuantos meses, proporciona también al cuerpo la oportunidad de recuperarse. Hay noticias de que el medicamento ha dañado el hígado de algunos pacientes. Por esta razón, se recomienda que los pacientes se hagan análisis de sangre para controlar los niveles de transaminasas y que se examinen antes y durante el tratamiento. En algunos casos, el tratamiento termina debido a los cambios en los niveles de varios agentes químicos en la sangre, los cuales pueden estar relacionados con el daño al hígado. Otros aseguran que los informes de daños permanentes al hígado no tienen fundamento y las pruebas rutinarias son consideradas innecesarias por algunos dermatólogos. También se tienen que comprobar los triglicéridos, que tienden a descontrolarse con este tratamiento hormonal, por lo que los pacientes deben someterse a dietas bajas en grasas; de todos modos, las pruebas rutinarias son muy comunes en el uso de este medicamento en muchos países. Algunos artículos de prensa informan de que la isotretinoína puede causar depresión y demencia transitoria, pero en septiembre de 2005 no había acuerdo en la bibliografía médica para afirmar este riesgo, aunque viene descrito en el prospecto del medicamento. La droga también puede causar defectos de nacimiento si las mujeres quedan embarazadas mientras lo toman o si lo toman mientras están embarazadas. Por esta razón, se les requiere a pacientes de sexo femenino el uso de dos formas distintas de control natal o voto de abstinencia mientras consuman el medicamento, además de firmar un certificado de cese de responsabilidades del médico en caso de que la paciente quede embarazada. Por esto, este tratamiento sólo es permitido bajo prescripción médica como último recurso después de tratamientos más suaves que hayan demostrado ser insuficientes.

Entre los efectos secundarios más molestos de este tratamiento está la sequedad en la piel y labios con usuales estrías dolorosas, por lo que se recomienda usar cremas hidratantes para todo el cuerpo y específicas para labios y manos, que son las zonas más afectadas por la sequedad. Incluso los pacientes que están acostumbrados a llevar lentillas en su vida cotidiana deben quitarse los lentes de contacto durante el tratamiento ya que el tratamiento es bastante agresivo y reseca el ojo, por lo que la lentilla podría quedar pegada y herir la córnea, existe la posibilidad de llevar lentillas con este tratamiento, añadiendo gotas cada 1 - 2 horas al ojo para que no se reseque. También, para los labios debe aplicarse un tratamiento debido a que los seca también mucho, y se receta una crema para esparcirla por los labios durante cada 2 o 3 horas para que no se resequen y den molestias.

También produce fotosensibilidad de la piel, por lo que está prohibido tomar el sol hasta más de un mes después de cesar el tratamiento, ya que además produce manchas con la toma de sol. Nótese también que los pacientes, durante los tres meses posteriores al cese de la toma de este tratamiento (el período puede variar según países), no pueden donar sangre.

Fototerapia

Durante un tiempo se ha creído que se podía conseguir una mejora a corto plazo mediante la luz solar. Sin embargo, hay estudios que demuestran que la luz solar empeora el acné a largo plazo, presuntamente debido al daño que produce la luz ultravioleta. Más recientemente, se ha empleado luz visible con resultados satisfactorios. En particular luz azul generada con bombillas fluorescentes especiales y también se usan LEDs o láser.

Se ha demostrado que usando fototerapia dos veces por semana, ha reducido el número de lesiones de acné en un 64% e incluso es más eficaz que cuando se aplica a diario. Parece que este mecanismo hace que las porfirinas producidas dentro de P. acnes generen radicales libres al irradiarse con luz azul. Particularmente, cuando se aplica bastantes días, estos radicales libres finalmente aniquilan la bacteria. Como las porfirinas no están de otro modo presentes en la piel y no se ha usado luz ultravioleta, parece ser un método seguro y se ha autorizado por la FDA de EEUU. Aparentemente el tratamiento funciona mejor si se usa con luz visible (660 nanómetros), resultando en la reducción del 76% de las lesiones, luego de un tratamiento de tres meses de exposición diaria en el 80% de los pacientes; y en general una limpieza similar o mejor que el peróxido de benzoilo. Al contrario de otros tratamientos, se experimentan pocos o ningún efecto secundario y el desarrollo de resistencia de la bacteria al tratamiento parece improbable. Después del tratamiento, la limpieza puede durar más de lo que normalmente dura con otros antibióticos orales y tratamientos.

Fotodinámica

Adicionalmente, los estudios clínicos llevados a cabo por los dermatólogos Yoram Harth, Alan Shalita y algunos otros, produjeron evidencia de que aplicando intensamente luz azul/violeta (405-425 nanómetros) se puede disminuir el número de lesiones inflamatorias de acné en un 60-70% en una terapia de cuatro semanas, particularmente cuando P.acnes se pretrata con ácido delta-aminolevulínico (ALA), el cual aumenta la producción de porfirinas. De todos modos, esta terapia fotodinámica es controvertida y aparentemente no ha sido publicada en ningún periódico científico renombrado.

Tratamientos futuros

Durante algún tiempo se ha usado cirugía láser para reducir las cicatrices dejadas por el acné, pero ahora, se está investigando con láser para prevenir la formación de éste. El láser se usa para provocar uno de los siguientes efectos:

  • Quemar el saco de folículo del cual el pelo crece.
  • Quemar la glándula sebácea que produce la grasa.
  • Para inducir formación de oxígeno en la bacteria, eliminándola.

Dado que las luces intensas y el láser causan daño térmico a la piel, hay preocupación de que el tratamiento de acné induzca al crecimiento de lunares o que cause sequedad de la piel por largo tiempo.

En el 2005 esta terapia sigue siendo un escenario de investigación más que un tratamiento establecido.

El acné parece tener un significante enlace hereditario; se espera que secuenciar el ADN del genoma ayude a aislar los mecanismos del cuerpo que influyen en el acné de una forma más precisa, posiblemente llegando a conseguir un tratamiento más satisfactorio. (Tomar muestras de ADN de gente con acné y de gente que no tenga y que un computador busque las estadísticas de las diferencias más notables de los genes entre los dos grupos). De todos modos, en el 2005 el secuenciado del genoma todavía no es barato y puede que tarde décadas en serlo. También es posible que la terapia de genes pueda usarse para alterar el ADN de la piel.

Otro de los futuros tratamientos es la droga SMT D002,[4] utilizada actualmente para tratar otras enfermedades, y cuya efectividad frente al acné fue descubierta como efecto colateral. Reduce en un 90% la producción de sebo, éste último causante en su mayoría de los brotes de acné. En el año 2008, Summit Corporation estuvo trabajando en una pomada, que sería más efectiva que las píldoras. A diferencia de la isotretinoína, parece no tener efectos secundarios notables pero sí los beneficios de la misma.

Cicatrices de acné

A menudo, el acné grave deja cicatrices por donde la piel crece de una forma volcánica. Estas cicatrices son difíciles de tratar y además no es usual que consigan quitarse por completo con éxito. En esos casos puede recurrir al conocido como tratamiento de cicatrices.

Para las manchas rojas, y algunas veces posteriormente oscuras, se suele tratar mediante peeling que mediante agentes químicos se logra descamar la piel renovando las capas exteriores de la dermis y epidermis que al regenerarse lo hará de color uniforme. Un paciente con secuelas marcadas suele eliminar estas manchas casi por completo, mientras que las cicatrices no se eliminan tan exitosamente. Un método de tratamiento adecuado para este fin es la terapia con la hipertermia de contacto, que permite introducir productos cosméticos regeneradores y activar la mitosis cutánea, para eliminar las secuelas del acné.

Grados de acné

El acné se clasifica en distintos grados relacionados con la gravedad de las lesiones, fundamental para el tratamiento:

  • Acné leve: las lesiones principales no son inflamatorias.

Las pápulas y las pústulas pueden aparecer, pero son pequeñas y poco numerosas, generalmente menos de 10.

  • Acné moderado: existe un mayor número de pápulas, pústulas y comedones entre 10 y 40.

El tronco también puede estar afectado.

  • Acné moderadamente grave: existen numerosas pápulas y pústulas entre 40 y 100, normalmente con lesiones nodulares infiltrantes y profundas. Las áreas de piel afectada se extienden además de la cara, al torso y espalda.
  • Acné grave: a este grupo pertenece el acné noduloquístico y el acné conglobata caracterizado por muchas lesiones nodulares grandes, dolorosas y lesiones pustulosas, junto con muchas pequeñas pápulas, pústulas y comedones.

Tipos de acné

Existen numerosas clasificaciones del acné según el factor que tomemos en cuenta para realizarla. Si bien desde el punto de vista científico podría entenderse como más lógica una clasificación basada en la anatomía patológica de las lesiones, desde el punto de vista divulgativo puede ser más interesante una clasificación clínica, es decir, en función de cómo se manifiesta externamente este acné. Desde ese punto de vista podemos distinguir varios tipos:[2]

  • Acné vulgar: Viene a ser el tipo al que nos hemos venido refiriendo hasta ahora. Se caracteriza por la presencia de comedones, pápulas, pústulas, quistes y nódulos en cara cuello parte superior del tronco y hombros. Es el típico de los adolescentes, y según la intensidad de las lesiones se habla de varios tipos.
    • Acné comedón o Comedoniano: Sólo aparece la seborrea de la piel con numerosos comedones. Es la forma más leve.
    • Acné papuloso: Gran cantidad de comedones muchos de ellos inflamados. No aparecen o lo hacen en pequeño número las lesiones con pus.
    • Acné atrófico: En ocasiones un acné papuloso, sobre todo si es muy intenso, evoluciona dejando pequeñas oquedades y cicatrices en la piel
  • Acné conglobata (Conglobato= pelotas o masas redondas): Se caracteriza por la presencia de numerosos comedones de gran tamaño, algunos de ellos dobles o triples, grandes abscesos con fístulas que los comunican entre sí, quistes y nódulos inflamatorios. La supuración es frecuente y en ocasiones abundante. En ocasiones se presenta asociado con otras enfermedades al parecer debido a un defecto del sistema inmunitario.
  • Acné premenstrual: Se refiere a las lesiones de acné que aparecen o empeoran durante el período previo a la menstruación en las mujeres. Se debe a las modificaciones hormonales que se producen en este período del ciclo menstrual.
  • Acné Neonatorum, o acné del recién nacido. Son lesiones papulo-pustulosas que aparecen en pequeño número en la cara en las primeras 48-72 horas de vida. Al parecer relacionadas con la progesterona materna en la sangre del recién nacido.
  • Acné queloideo: Se caracteriza porque las cicatrices residuales se engrosan formando queloides. Es más frecuente en la razas negra y oriental.
  • Acné tropical: Variedad especialmente intensa de acné que se da en las regiones tropicales con clima cálido y húmedo. Se caracteriza porque afecta predominantemente espalda, nalgas y muslos, respetando la cara.
  • Acné por contacto: Se debe al contacto con la piel, de forma voluntaria o involuntaria, de sustancias que favorecen la formación de comedones. Es el caso de los trabajadores de algunos sectores industriales que están en contacto con hidrocarburos clorados (cloracné), aceite de petróleo o resinas. También es el caso de la utilización de cremas, maquillajes, aceites e incluso filtros solares (acné cosmética).
  • Acné iatrogénico: Es el originado como consecuencia de los efectos secundarios de determinados fármacos (RAM). El ejemplo típico es el de los corticosteroides (acné esteroideo), pero puede ser producido por otros fármacos como los anabolizantes y androgénicos, bromuros, glucocorticoides, yoduros, isoniacida o anticonceptivos orales.
  • Acné rosácea: Aún cuando durante mucho tiempo se ha considerado como una forma de acné, sus características clínicas y anatomo-patológicas le dan la consideración suficiente como para considerarla una entidad aparte: la rosácea.
  • Acné quístico: Forma más grave de acné con comedones, pápulas y pústulas y, especialmente, nódulos inflamatorios, abscesos dolorosos indurados y quistes con costras ocasionales con sangre.

Cuidados personales

  • Limpie la piel delicadamente con un jabón suave que no cause resequedad (como Dove, Neutrogena, Cetaphil, CeraVe o Basics) y retire toda la suciedad o maquillaje. Lávese el rostro una o dos veces al día, incluso después del ejercicio, evitando restregar en forma repetitiva.
  • Lave el cabello con champú diariamente, en especial si es grasoso. Péinese o lleve el cabello hacia atrás para mantenerlo fuera de la cara. Evite usar bandas para la cabeza, gorras de béisbol y otros sombreros demasiado apretados.
  • Trate de no apretar, rascar, escarbar ni frotar los granos. Aunque sea tentador hacerlo, puede llevar a cicatrizaciones e infecciones de la piel. Evite las cremas o cosméticos grasosos. Los productos no comedogénicos han sido comprobados que no taponan los poros ni causan acné.
  • Si con estas medidas no desaparecen las manchas, ensaye con medicamentos para el acné de venta libre. Estos productos se aplican directamente sobre la piel y pueden contener peróxido de benzoilo, azufre, resorcinol o ácido salicílico. Funcionan destruyendo las bacterias, secando el aceite y haciendo descamar la capa superior de la piel.[5]

Expectativas (pronóstico)

El acné usualmente desaparece luego de los años de adolescencia, pero puede persistir hasta una edad mediana. La afección generalmente responde bien al tratamiento después de 6 a 8 semanas, pero puede reagudizarse de vez en cuando. La cicatrización puede ocurrir si el acné grave no se trata. Algunas personas, especialmente los adolescentes, pueden llegar a deprimirse mucho si el acné no recibe tratamiento.[6]

Situaciones que requieren asistencia médica

  • Las medidas de cuidados personales y los medicamentos de venta libre no han ayudado después de varios meses.
  • Su acné es grave (por ejemplo, tiene mucho enrojecimiento alrededor de los granos o tiene quistes).
  • Su acné está empeorando. Presenta cicatrices a medida que el acné desaparece.
  • Llame al pediatra si su bebé tiene acné que no desaparece por sí solo al cabo de 3 meses.[7]

Véase también

Referencias

  1. «Acné» (en español). Diccionario de la Real Academia Española. Consultado el 18 de mayo de 2009.
  2. a b c Domonkos, Arnold y Odom, Andrews. Tratado de Dermatología. 3ª ed. 1985 pags. 300-23 Salvat Ed. ISBN 84-345-2194-6
  3. a b Adebamowo CA, Spiegelman D, Danby FW, Frazier AL, Willett WC, Holmes MD (2005). «High school dietary dairy intake and teenage acne». J Am Acad Dermatol 52 (2):  pp. 207-14. PMID 15692464. 
  4. noticia Telegraph-2008
  5. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000873.htm
  6. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000873.htm
  7. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000873.htm

Bibliografía

  • «El acné» (2008). Consultado el 4 de Febrero de 2009.
  • Nueva Enciclopedia Interactiva Estudiantil. Edituorial Cultural S.A.. 2004. ISBN 84-8055-602-1. 
  • James W (abril 7 2005). «Clinical practice. Acne.». N Engl J Med 352 (14):  pp. 1463-72. PMID 15814882. 
  • Webster G (31 de agosto de 2002). «Acne vulgaris.». BMJ 325 (7362):  pp. 475-479. PMID 12202330. http://bmj.bmjjournals.com/cgi/content/full/325/7362/475. 
  • Carey, Charles y colab. "Manual Washington de Terapeútica Médica". Editado por Masson SA. Décima edición en español, 1999. Barcelona, España.
  • Falabella F, Rafael y colab. "Dermatología". Editado por la Corporación para las Investigaciones Biológica. Cuarta Edición, 1994. Medellín, Colombia.
  • Poyner Tomas. "Enfermedades Cutáneas Comunes". Editado por J&C Ediciones Médicas. Primera Edición, 2001. Barcelona, España.
  • Carrasco, F. "Diccionario de Ingredientes Cosméticos". Editado por www.imagenpersonal.net Cuarta Edición, 2009. Málaga, España.

Wikimedia foundation. 2010.

Sinónimos:

Mira otros diccionarios:

  • acné — acné …   Dictionnaire des rimes

  • acné — [ akne ] n. f. • 1816; pour achné, gr. akhnê « efflorescence » ♦ Lésion de la peau au niveau des follicules pilosébacés. Acné juvénile (ou acné vulgaire) :comédons enflammés apparaissant à la puberté. Acné rosacée. ⇒ couperose. Adj. ACNÉIQUE ,… …   Encyclopédie Universelle

  • Acne — Acné L acné est une dermatose (maladie de la peau) inflammatoire des follicules pilosébacés (les glandes sécrétant le sébum, à la racine des poils) avec formation de comédons. Typiquement, elle commence à la puberté et touche principalement les… …   Wikipédia en Français

  • acné — f. dermat. Conjunto de afecciones de la piel que se caracterizan por una retención de los productos de secreción de las glándulas sebáceas y alteraciones de carácter inflamatorio e infecciosos. Medical Dictionary. 2011. acné …   Diccionario médico

  • acne — vulgaris; n. a common inflammatory disorder of the sebaceous glands. These grease producing glands are under androgen control, but the cause of acne is unknown. It involves the face, back, and chest and is characterized by the presence of… …   The new mediacal dictionary

  • acne — s. f. ou m. 1.  [Medicina] Nome comum a várias doenças cutâneas, resultantes da inflamação das glândulas sebáceas (ex.: acne juvenil). 2.  [Medicina] acne rosácea: doença da pele da face, caracterizada por eritema e inflamação dos vasos… …   Dicionário da Língua Portuguesa

  • acné — sustantivo masculino 1. Área: medicina Enfermedad de la piel que se caracteriza por la inflamación de las glándulas sebáceas y la formación de espinillas: acné juvenil …   Diccionario Salamanca de la Lengua Española

  • Acne — Ac ne, n. [NL., prob. a corruption of Gr. ?] (Med.) A pustular affection of the skin, due to changes in the sebaceous glands. [1913 Webster] …   The Collaborative International Dictionary of English

  • Acne — Acne, s. Finne; A. mentagra, Bartfinne; A. rosacea, Kupferausschlag …   Meyers Großes Konversations-Lexikon

  • Acne — Acne, Finne, s. Akne …   Kleines Konversations-Lexikon