Acorazado


Acorazado
Acorazado haciendo una demostración de capacidad de fuego.
El USS Monitor en pleno combate con el confederado CSS Virginia, el 9 de marzo de 1862. Se puede observar la torre del Monitor y la caja blindada del Virginia.
El acorazado Yamato (1940-1945) perteneciente a la Armada Imperial Japonesa.

Un acorazado es un buque de guerra de gran tonelaje, fuertemente blindado y artillado, que constituyó el núcleo de las flotas de guerra desde la segunda mitad del siglo XIX hasta la Segunda Guerra Mundial, acontecimiento en el cual fueron definitivamente reemplazados por el portaaviones como buque de mando o buque principal de combate.

Contenido

Inicio

Las primeras naves acorazadas eran buques tradicionales de madera forrada de planchas de acero. El ingeniero francés Dupuy de Lome construyó el primer navío acorazado en 1858, La Gloire, buque de casco de madera con blindaje de hierro y que pronto fue imitado primero por los británicos, que con el HMS Warrior mejoraron la idea al construir la nave enteramente de hierro, lo que permitió añadir mamparos estancos para aislar zonas inundadas en caso de perforación del casco, y por los españoles, que en 1863 botaron el primero de una serie de navíos acorazados también construidos enteramente en metal.

La diferencia entre los blindados franceses e ingleses era que los primeros tenían todo el casco blindado, mientras los segundos sólo protegían la batería y las calderas; esto le dio superioridad marítima a Francia, aunque por poco tiempo. Con la construcción del HMS Achilles en 1863, Inglaterra empezó la construcción de buques blindados en todo el casco. Poco después, la fragata blindada Numancia, se convirtió en el primer buque blindado en circunvalar el globo.

La necesidad de perforar el blindaje hizo que los barcos contaran cada vez más con cañones de mayor calibre. En 1860, los cañones más potentes de la Royal Navy eran los de 8 plg que lanzaban proyectiles de 68 lb, pero cuatro años después ya utilizaban cañones de 300 lb.

En la Guerra de Secesión norteamericana aparece por primera vez un buque acorazado en el que se sustituyen las baterías de cañones a los lados de la nave por una torre giratoria con dos únicos cañones, el USS Monitor, que protagonizará el primer enfrentamiento acorazado de la historia contra el buque confederado de casco de madera forrada en una caja blindada o casamata, el CSS Virginia, que terminó en empate al no conseguir ninguno perforar a su oponente. Es muy poco lo que aportó este combate naval a la ingeniería naval en ese momento, pues ambos buques eran inmanejables en alta mar, pero a partir de ese momento varias naciones ordenaron la construcción de buques blindados, principalmente los de batería en los costados como el Virginia, similar a cualquier buque de madera de la época. Lo único relevante fue el uso del espolón como arma ofensiva, pues así el Virginia hundió a la corbeta USS Cumberland que estaba anclada.

Se llegaron a construir buques cuya principal arma fue el espolón, como el Affondatore italiano, que estaba dotado de un espolón largo y fuerte, y armado con dos torres giratorias y con cañones de 250 mm, pero que en la batalla naval de Lissa durante la guerra Austro-prusiana no pudo hundir a ningún buque, comprobándose que el espolón era sólo efectivo ante buques inmóviles. Los ingleses desarrollaron los acorazados de batería central, que tenían la artillería en los costados, en el centro del casco con un fuerte blindaje, pero tras la batalla naval de Lissa, en donde la fragata blindada austríaca Erzherzog Ferdinand Max hundió con su espolón a la fragata blindada italiana Re d'Italia que había parado sus máquinas, se cambió la antigua forma de montar la artillería en los costados por la de tener artillería principal en la proa. Diversas marinas del mundo dejaron de lado la construcción de acorazados con batería central por la de "buques torre", "Monitores" o con casamatas en los costados.

Los "buques torre" y "Monitores"

En 1859, el capitán inglés Cowper Coles patentó su idea de una torre giratoria, y construyó para la marina danesa el KMD Rolf Krake, adelantándose así a lo que el ingeniero sueco John Ericsson diseñaría en septiembre de 1861 para la marina nordista de los Estados Unidos con los buques tipo "Monitor". Posteriormente, en 1864 y basándose en sus ideas, se modificó la artillería del HMS Royal Sovereign de 3150 t y de madera, cuyos cañones eran originalmente en los costados, que fueron sustituidos por cuatro torres con cinco cañones de 12.5 t de peso, de 10.5 plg y proyectiles de 300 lb montadas en la línea central.

La torre propuesta por Coles apareció oportunamente, ya que el peso de los cañones aumentaba rápidamente y con ello la dificultad para manejarlos. Los primeros mecanismos fueron simples: una cremallera circular engranada con un piñón accionado por manivela, mientras que toda la estructura en su movimiento circular rodaba, teniendo como pivote central y anclaje contra cubierta, un eje sólido de cuatro pulgadas. Por su parte, Ericsson en el USS Monitor usó un cabestrante de vapor, actuando a través de varios engranajes hacia una rueda dentada fijada sobre el pivote central de la torre.

Los "Monitores" eran buques bajos, para navegación en costas y ríos, no para altamar. Durante la Guerra de Secesión se construyeron de varias clases, para ríos, para costas y para bahías, pero al final de la guerra salieron los de clase Miantonomoh que eran para navegación en altamar, carecían de mástiles, ya que podían obstaculizar a la artillería, situada en dos torres giratorias, cada una con cañones Dahlgren de 15 plg. El USS Miantonomoh cruzó el Atlántico en 1866-67 y el USS Monadnock rodeó el Cabo de Hornos para alcanzar San Francisco en la misma forma.

Los primeros "buques torre" eran también para defensas costeras, pero en 1863 se construyen en los astilleros Lairds en Inglaterra los acorazados para los confederados de la Guerra de Secesión el Tousson y el Mounassir, que luego fueron embargados por la presión de la diplomacia norteamericana y comprados por Inglaterra. Eran buques para navegación en altamar, aunque Inglaterra los empleó luego como baterías flotantes. Se les rebautizó como HMS Scorpion y HMS Wivern, desplazaban 2750 t y tenían dos torres giratorias, cada una con dos cañones de 9 plg. El problema de diseño de estos buques era que los cañones interferían con los mástiles. Aun así, este fue el diseño de Coles para el acorazado peruano BAP Huáscar, el primero de su tipo para altamar.

Los británicos insistían en que los buques debían tener mástiles, pues desconfiaban aún de la fiabilidad del vapor. Es así que recién en 1870 se construye el HMS Devastation, un buque sin mástiles, del tipo ciudadela, pues combinan artillería en torres de barbeta con casamatas y la comunicación entre las torres es con túneles blindados sobre la cubierta.

Pero Coles ambicionaba un buque que presentara poca visibilidad, como los monitores norteamericanos. Siguiendo sus ideas se construye el HMS Captain, pero puesto a flote tenía un sobrepeso apreciable y una inmersión mayor a la calculada. El 6 de septiembre de 1870, este buque se hundió con Coles y toda su tripulación, dejándose por el momento la construcción de buques torre por los de casamatas. A pesar de esto, el Imperio de Brasil mandó construir el mayor buque torre hasta entonces: el Independencia, que al no poder pagarlo, pasó a la Royal Navy como HMS Neptune, de 9310 t, 14 nudos, dos torres con dos cañones cada una, de 12 plg y blindaje de 12 y 9 plg. También Dinamarca construyó para su marina sólo buques torre desde 1868.

Buques con batería central

Vista de planta de las casamatas en batería central de los acorazados chilenos Cochrane y Blanco Encalada. Se pueden apreciar los ángulos de tiro de las troneras en proa y en los lados. Los acorazados franceses e ingleses tenían además troneras en popa, mientras que los acorazados turcos sólo contaban con la artillería en los costados.

Los primeros acorazados tenían la artillería en los costados, similar a los buques de madera. Luego se mejoró la disposición de la artillería, agrupando los cañones en un cinturón en el centro del casco y dotándolo con un fuerte blindaje, llamándosele a este tipo de buques de batería central.

La necesidad de cargar pesados cañones, que no podía hacerse en buques de disposición normal de batería central, trajo la opción de colocarlos en casamatas (caja blindada) en los costados, una versión mejorada del cinturón en batería central. Las casamatas tenían dos troneras para apuntar un cañón en proa y otra en popa, además que estaban sobre cureñas giratorias para poder apuntar hacia babor y estribor. De esta manera, los buques desde las casamatas en los costados dirigían dos cañones hacia cada costado, dos a proa y dos a popa. En Inglaterra, Sir Edward James Reed era partidario de esta opción y estaba en contra de los buques torre, a pesar de que diseñó varios de estos. Su principal argumento era que de esta manera la artillería no era interferida por los mástiles.

En 1868, los franceses hacen los primeros buques casamatas con la clase Ocean, por la necesidad de tener artillería más pesada en proa. Los ingleses habían construido el HMS Monarch, un buque torre como opción de nave con artillería pesada en proa, pero luego, bajo los diseños de Reed, construyen el HMS Hercules, el HMS Sultan y otros más con casamatas. También diseña los acorazados de Austria, Turquía y Chile siguiendo el mismo concepto. Francia mandó a construir buques con casamatas, pero además tenían de dos a cuatro torres a barbeta en la cubierta.

Pero este tipo de buque de batería central cayó pronto en obsolecencia. Cuando Argentina manda construir sus primeros acorazados en 1873, los hace bajo el diseño de Coles, es decir, "buques torre" para navegación en altamar. En 1871, el Imperio Alemán manda construir los primeros acorazados en astilleros dentro de su territorio, para no depender de constructores foráneos; estos fueron la Clase Preußen, que inicialmente se idearon como casamatas, pero luego variaron a ser "buques torre" como el Monarch diseñado por Reeds; aunque antes habían mandado a construir a Inglaterra la Clase Kaiser, que era con casamatas en la batería central.

Los últimos buques con la artillería principal en las casamatas fueron el francés Courbert (1881) y el alemán SMS Oldenburg (1884). Esto fue porque en esa época ya se estaban dejando de construir acorazados con mástiles, por la confianza plena que ya había en el vapor, permitiendo el uso de torres giratorias en cubierta que ya no tenían interferencia en su campo de tiro.

Acorazados modernos

Mientras se repetía el esquema de buque acorazado a vapor, pero conservando todo el velamen de los antiguos navíos, en Italia se revoluciona el concepto de acorazado con la construcción de las dos naves de la clase Duilio, Duilio y Dandolo, enteramente metálicas y sin velas, con dos torres giratorias armadas cada una con dos gigantescos cañones de 450 mm capaces de hundir cualquier buque enemigo y blindaje de 500 mm en los flancos, capaz de detener cualquier impacto de los rivales existentes en ese momento.

Todas las potencias navales se lanzaron enseguida a construir acorazados del nuevo estilo, con torres armadas con cañones de 305 mm o más (generalmente dos torres con uno o dos cañones cada una) y una panoplia de cañones de calibres más reducidos (280, 152, 120, 76 mm) situados en torres por los costados del buque, dándoles el aspecto de castillos de metal flotante. En estos momentos los acorazados rondaban las 15.000 t de desplazamiento.

La guerra ruso-japonesa de 1905 cuestionó seriamente la utilidad de todo ese armamento de calibre más reducido, cuando se comprobó que las flotas comenzaban a abrir fuego a la distancia máxima de su armamento de mayor calibre y que era este el que resolvía el combate la mayor parte de las veces. De esta forma, el ingeniero naval británico sir John Fisher concibió lo que sería la segunda revolución en el concepto de acorazado, el acorazado monocalibre.

Estos acorazados debían disponer entre cuatro y seis torres de dos o tres cañones de calibre pesado (305 mm o más) cada una, de manera que los acorazados más pequeños contaban con ocho piezas de gran calibre, siendo lo más común en la Primera Guerra Mundial disponer de 10-12 piezas, llegándose a los 343/381 mm de calibre, aunque los alemanes empleaban piezas de sólo 280 o 305 mm por la mayor potencia de sus piezas a menor calibre. El armamento secundario permanecía, pero unificaba también su calibre a piezas de unos 150 o 152 mm. Esto implicaba naturalmente que el tamaño y desplazamiento del acorazado se disparase hasta 20-25.000 t y que superaran la eslora de los antiguos acorazados policalibre, que no solía ser mayor de los 130 m, sobrepasando los 150 y llegando a 200 m durante la guerra. El nombre de este nuevo tipo de naves vendría por el del primer ejemplar construido, el Dreadnought.

Durante la guerra se comienzan a emplear turbinas diésel. Los británicos a veces volverán al carbón, por el temor a quedarse aislados sin combustible en caso de guerra, pero en la mayoría de las marinas el diésel se impondrá en el periodo de entreguerras por la mayor autonomía y rendimiento que aporta a las naves acorazadas. El crecimiento de los calibres y tamaños obligará a llevar los últimos modelos de la guerra a alcanzar las 30.000 t.

En la Primera Guerra Mundial, el acorazado tuvo que hacer frente a una amenaza que ya había sufrido a finales del siglo XIX, pero que ahora volvía con fuerza: el torpedo. Contrarrestadas las lanchas torpederas con el uso del destructor, la nueva amenaza venía desde los submarinos y aviones torpederos.

El acorazado no puede estar blindado en su totalidad. Es imposible blindar la parte sumergida del buque y mantenerlo a flote, por lo que el torpedo golpea bajo el agua, justo en donde el acorazado es vulnerable. Además, la fuerza de la explosión y la presión del agua suelen reventar el sistema de mamparos, inundando simultáneamente varios y llegando muchas veces a hacer escorar el buque hasta volcarlo y hundirlo. La potenciación de la escolta de destructores antisubmarinos es esencial y en entreguerras se añaden asimismo puestos de artillería antiaérea para defenderse de los aviones torpederos, a los que en poco tiempo se les unirán los bombarderos en picado, que con el peso de sus bombas perforan la cubierta, mucho menos blindada que los flancos, explotando luego en el interior del buque y provocando gravísimos incendios.

En los buques de entreguerras se mejoró la protección antitorpedo, colocando mamparos dobles entre el costado del barco y las instalaciones del interior y blindando la pared del mamparo más interior para resistir la presión del agua. De esa forma, un único impacto de torpedo no solía ser definitivo para hundir el buque, pero dos o más eran letales. Otros optaron por soldar tubos huecos o construir cámaras alrededor de la parte sumergida de la nave para amortiguar el impacto del torpedo, pero nada evitó que el acorazado acabara convirtiéndose en un concepto obsoleto.

En 1929 se denominó acorazado de bolsillo a un tipo de naves construidas en Alemania bajo las limitaciones impuestas por el Tratado de Versalles, con un desplazamiento de 10.000 t y cañones limitados a 280 mm. Los alemanes construyeron tres de estas naves empleando la tecnología más avanzada del momento, de forma que podían huir fácilmente de los acorazados y también de destruir con facilidad a los cruceros pesados capaces de darles alcance, con un armamento y protección inferior a los acorazados de bolsillo (piezas de 203 frente a 280 mm). Estas naves se destinaron en la Segunda Guerra Mundial a la actividad corsaria, destruyendo tráfico mercante aliado, aunque por poco tiempo al incrementarse la velocidad de los acorazados aliados.

En la Segunda Guerra Mundial, el acorazado estaba al borde de la obsolescencia, aunque muchos se negaban a creerlo. Alemania encaminó su táctica naval en el desarrollo de pesados acorazados, entre los que se destaca el Bismarck con un desplazamiento a plena carga de más de 50.000 t y ocho cañones de 381 mm (superiores a los entonces modernos cañones ingleses de 356 mm de la clase King George V). La letalidad de esta plataforma de combate se confirmó en la Batalla del estrecho de Dinamarca donde el crucero de batalla HMS Hood (51) resultó hundido después de seis minutos de iniciado el combate.

El Ataque a Pearl Harbor marco el final del concepto bélico de acorazado que los mismos atacantes postulaban. Paradójicamente, Japón llegó a construir acorazados de más de 60.000 t con cañones de hasta 460 mm, buscando aumentar por todos los lados la protección y potencia de esos buques. Pero su época había terminado y en el último acto de la marina acorazada tradicional, los acorazados más grandes de la historia, el Yamato japonés, y el gemelo Musashi, ambos de 70.000 t, armados con 9 piezas de 460 mm capaces de disparar un proyectil de una tonelada a 40 km de distancia y con un blindaje de 40 cm. El Musashi fue hundido por un ataque masivo aéreo estadounidense en el transcurso de uno de los enfrentamientos (Batalla del mar de Sibuyan) de la llamada Batalla del Golfo de Leyte en octubre de 1944.

El Yamato fue hundido en abril de 1945 por un ataque coordinado de aviones torpederos y bombarderos navales norteamericanos que atacaban desde portaaviones a centenares de km de distancia del objetivo. Estos acorazados fueron los últimos buques construidos como tales en en el mundo.

La marina norteamericana ha mantenido hasta los años 90 del siglo XX a la clase Iowa en activo, empleándolos en el bombardeo de costas durante la Guerra de Corea, en la guerra de Vietnam o en la primera guerra del Golfo. Actualmente dos unidades están en la reserva (USS Iowa y USS Wisconsin), mientras que las otras dos están dadas de baja del servicio activo. Hay proyectos para modificarlos y ponerlos de nuevo en activo, si bien los altos costes que eso conllevaría hacen que sea poco probable. El resto de las potencias poseedoras de acorazados los desguazaron o vendieron a precio de chatarra a países que querían un barco para lucir bandera en los años 50 o primeros 60. Como sobrevivientes de esa época quedan a flote los acorazados clase Iowa, cuyo máximo exponente es el USS Missouri (BB-63).

Véase también

Artículos similares

Listas relacionadas


Wikimedia foundation. 2010.

Sinónimos:

Antónimos:

Mira otros diccionarios:

  • acorazado — acorazado, da adjetivo 1. Que lleva coraza o blindaje: Los vehículos acorazados son cada día más rápidos. Yo en invierno voy acorazado. cámara* acorazada. división* acorazada. sustantivo masculino 1. Barco de guerra, muy blindado, con mucha… …   Diccionario Salamanca de la Lengua Española

  • acorazado — (Del part. de acorazar). m. Buque de guerra blindado y de grandes dimensiones …   Diccionario de la lengua española

  • Acorazado — ► adjetivo 1 Que está revestido con planchas de hierro o acero. SINÓNIMO blindado ► sustantivo masculino 2 MILITAR Buque de guerra blindado de grandes dimensiones. * * * acorazado, a 1 Participio adjetivo de «acorazar[se]». 2 Fortalecido o… …   Enciclopedia Universal

  • acorazado — {{#}}{{LM A00551}}{{〓}} {{SynA00563}} {{[}}acorazado{{]}}, {{[}}acorazada{{]}} ‹a·co·ra·za·do, da› {{《}}▍ adj.{{》}} {{<}}1{{>}} Protegido con un revestimiento de planchas de acero o de hierro: • En la cámara acorazada de un banco es donde se… …   Diccionario de uso del español actual con sinónimos y antónimos

  • acorazado — 1 adj Que tiene coraza o que está cubierto de algo que lo protege: alambre acorazado, peces acorazados 2 s m Barco de guerra blindado con resistentes planchas metálicas y dotado de una gran potencia de fuego; su artillería consta de varias torres …   Español en México

  • acorazado — Sinónimos: ■ blindado, fortalecido, fortificado, reforzado, potente, fuerte Antónimos: ■ blando, frágil, débil …   Diccionario de sinónimos y antónimos

  • acorazado — m. Buque de guerra blindado …   Diccionario Castellano

  • Acorazado de bolsillo Admiral Graf Spee — Saltar a navegación, búsqueda Admiral Graf Spee …   Wikipedia Español

  • Acorazado Alfonso XIII — Saltar a navegación, búsqueda Acorazado Alfonso XIII Historial …   Wikipedia Español

  • Acorazado España — Saltar a navegación, búsqueda Acorazado España Primera varada del España en Ferrol en 1913 Historial …   Wikipedia Español