Diego Centeno


Diego Centeno

Diego Centeno

Diego Centeno
Diego Centeno.jpg
Conquistador y Explorador
Capitán de los ejércitos reales
Años de servicio 15351549
Lealtad Flag of New Spain.svg España
Participó en Conquista del Imperio Inca
Guerra civil entre los conquistadores del Perú

Nacimiento 1516
Ciudad Rodrigo, Provincia de Salamanca, España
Fallecimiento 9 de julio de 1549
Potosí, Alto Perú (actual Bolivia)

Diego Centeno (*Ciudad Rodrigo, 1516 - † Potosí, 1549) fue un conquistador español, que participó en la conquista del Perú y en las guerras civiles entre los conquistadores. A lo largo de toda su carrera se mantuvo fiel a la Corona española. Organizó en el sur del Perú la resistencia contra la rebelión de Gonzalo Pizarro, aunque fue derrotado en la sangrienta batalla de Huarina. Se sumó luego a las tropas del Pacificador Pedro de La Gasca, y estuvo en la batalla de Jaquijahuana donde fueron derrotados los gonzalistas (1548). Como premio a su lealtad fue nombrado Gobernador del Paraguay, cargo al que renunció sin haberlo asumido. Falleció poco después, posiblemente envenenado. Quedó en el recuerdo no solo por su persistente lealtad a la Corona, sino por la afabilidad de su trato y la caballerosidad que demostró para con todos, en particular hacia los indios, quienes le tuvieron gran estima.

Contenido

Primeras armas

Nacido en Ciudad Rodrigo, como hijo legítimo del hidalgo Diego de Caravedo y de Marina de Vera y Centeno. Sabía firmar y, a lo que parece, había recibido una educación esmerada. Pasó a América con el capitán Felipe Gutiérrez en 1535, concurriendo con dicho jefe a la entrada de Veragua, pero habiendo fracasado esta empresa militar, fugó con su caudillo y otros amigos al Perú, donde llegó en 1536. Pasó a servir a Francisco Pizarro, a quien escoltó hasta Nasca, pasando luego al Cuzco. Según versión del cronista Antonio de Herrera y Tordesillas, se halló en la batalla de las Salinas, en 1538, a órdenes de Hernando Pizarro y entre los oficiales que escoltaban el estandarte real.

Luego estuvo con el capitán Peránzurez de Camporredondo en la jornada de los Chunchos, volviendo al Cuzco para tornar a salir con dicho capitán a fundar la Villa de La Plata o Chuquisaca, en Charcas (actual Bolivia). Se le concedió un solar en la nueva población donde fue uno de sus vecinos más notables. Posteriormente anduvo con el capitán Diego de Rojas en la entrada de los Chiriguanos (este de Charcas).

En la guerra de Chupas

Muerto Francisco Pizarro en 1541, usurpó el poder Diego de Almagro el Mozo. El Cabildo de Villa de la Plata se declaró entonces leal a la Corona y se propuso combatir a los rebeldes almagristas, organizándose un ejército cuya jefatura se encomendó al capitán Peránzurez, gobernador de Charcas. Diego Centeno se incorporó a dichas fuerzas, con las que arribó a Arequipa pasando en seguida al Cuzco. Allí encontraron a las fuerzas de Perálvarez, quien se había proclamado Capitán General alzando igualmente la bandera del Rey. Peránzurez se puso al servicio de Perálvarez y marcharon juntos hacia el norte, llegando hasta Huaylas (Ancash), donde se unieron a las tropas del licenciado Cristóbal Vaca de Castro, quien en virtud de real mandato ejercía ya el gobierno del Perú. Abierta la campaña, Diego Centeno estuvo en la batalla de Chupas (1542) donde quedó destruido el bando almagrista. Pacificado (temporalmente) el país, Centeno regresó a sus propiedades de Charcas y empezó a explotar una de las ricas minas de plata recientemente descubiertas en la región, haciendo fortuna.

La protesta contra la Leyes Nuevas

En 1544 Centeno fue elegido Alcalde ordinario de la Villa de la Plata y nombrado Procurador de la ciudad junto con Pedro de Hinojosa, viajaron ambos a Lima para protestar las Leyes Nuevas y solicitar privilegios para la villa que representaban. Fueron recibidos amablemente por el Virrey Blasco Núñez Vela, quien les aseguró que no tomaría ninguna resolución sobre las leyes nuevas hasta que se instalara la Real Audiencia de Lima diciéndoles además que por lo pronto solo le interesaba hacer reconocer su autoridad en todo el Virreinato. A tal efecto encargó a Centeno que a su retorno llevara las provisiones respectivas a Huamanga y al Cuzco.

Centeno cumplió el encargo, entregando los despachos al Cabildo de Huamanga sin ningún inconveniente, pero en el Cuzco se encontró con Gonzalo Pizarro que ya preparaba su rebelión, el cual le arrebató de las manos los pliegos destinados al Cabildo. Mientras tanto en Lima el Virrey promulgaba las ordenanzas, faltando así a su promesa. Momentáneamente Centeno estuvo de lado de los descontentos encabezados por Gonzalo, pero luego se arrepintió y escribió una carta al Virrey para que le perdonase esa flaqueza e inconsecuencia. Gonzalo se dio cuenta de su conducta sinuosa y acomodaticia, y ordenó su prisión, pero al poco tiempo fue liberado al no hallársele mayores pruebas de su traición.

Pese a todo, Centeno acompañó a Gonzalo durante su entrada a Lima en octubre de 1544, actuando como uno de los procuradores que pidieron que se le recibiese como Gobernador del Perú, lo que ocurrió poco después. Retornó luego a Charcas junto con el capitán Francisco de Almendras, quien fue enviado por Gonzalo a dicha provincia como su Teniente y Justicia Mayor.

Lucha contra Gonzalo Pizarro y Carvajal

Francisco de Carvajal, el maese de campo de Gonzalo Pizarro, quien fuera el infatigable adversario de Diego Centeno.

El gonzalista Almendras cometió toda clase de abusos en la Villa de la Plata, como quitar repartimientos a los vecinos para dárselos a Pizarro, desterrar a Diego Centeno y Lope de Mendoza y matar a Gómez de Luna. Cuando llegaron las noticias de que el virrey Blasco Núñez Vela se hallaba de regreso en la región de Quito organizando un gran ejército contra los rebeldes, Centeno se reunió con varios vecinos leales a la Corona, como Lope de Mendoza, Alonso Camargo y Alonso Pérez de Esquivel, para deponer a Almendras. Entraron en su casa, le apresaron y tras un proceso lo ajusticiaron el 16 de junio de 1545.

Centeno fue proclamado por el Cabildo de la Plata como Capitán General y Justicia Mayor. Reunió una fuerza de ciento ochenta hombres para defender la causa del Rey y bajó hasta Arequipa, que tomó fácilmente, preparándose para reconquistar Cuzco, donde estaba acantonado el fanático gonzalista Francisco del Toro. No logró tomar Cuzco y tuvo que huir perseguido por los trescientos soldados de su enemigo. Centeno volvió al Alto Perú, donde abrió un frente de guerra. Gonzalo Pizarro comprendió el peligro que esto significaba y envió contra él a su fiel maese de campo Francisco de Carvajal. Este partió de Quito, reforzó sus tropas en Cuzco y persiguió tenazmente a la escasa fuerza de Centeno, que trataba de evitar combates frontales. Acosado por su infatigable adversario, Centeno tuvo que dispersar sus fuerzas en Paria (cerca de Oruro) y tras un largo recorrido huyó a Arequipa (1546), por donde se escondió en una cueva durante un año y tres días exactos, en el cual vivió de la caridad de los indios.

Algún tiempo después llegaron las noticias de que el Pacificador Pedro de la Gasca arribaba al Perú y reagrupaba a las tropas leales al Rey, yendo en campaña contra Gonzalo. Entonces Centeno creyó llegada la hora de reaparecer en escena. Abandonó su escondrijo y reunió en Arequipa una fuerza de cuarenta y ocho hombres, con los que marchó contra Cuzco, defendido por el capitán gonzalista Antonio Robles. Mediante un ataque temerario y sorpresivo capturó la antigua capital de los incas (10 de junio de 1547), y Robles fue capturado y degollado. Fue el mejor triunfo de Centeno y colocó a los rebeldes gonzalistas entre dos fuegos, lo que cambió el cariz de la guerra, pues empezaron a desertar muchos soldados de Gonzalo. Pronto logró reunir Centeno un ejército poderoso de 1000 soldados, con los que pasó al altiplano, a orillas del lago Titicaca.

Batalla de Huarina

Grabado que representa a Diego Centeno enfermo y en litera, asistiendo a la Batalla de Huarina. 20 de octubre de 1547

Gonzalo Pizarro decidió entonces ir en persona a combatir a Centeno. Salió de Lima y llegó a Arequipa, logrando juntar a duras penas unos 400 hombres. Abrió negociaciones con Centeno, pero éste le respondió reafirmando su lealtad al Rey y más bien le pedía que depusiera su rebeldía ya que solo así obtendría el perdón real. Furioso, Gonzalo arrojó la carta lejos de sí, y junto con su maese de campo Carvajal abrió campaña contra Centeno.

Centeno decidió enfrentarse con los gonzalistas confiado en la superioridad numérica de su ejército: tenía 1000 hombres frente a los 400 de su rival. Ambas fuerzas se encontraron en Huarina (banda oriental del lago Titicaca) el 20 de octubre de 1547. Centeno avanzó primero y atacó. Carvajal, demostrando sus grandes dotes militares, dejó primero que su rival se cansara desarrollando sus maniobras; luego hizo entrar en acción a su nutrida tropa de arcabuceros, que el mismo había equipado y entrenado con suma meticulosidad. Sus arcabuzazos sembraron terribles estragos en las tropas de Centeno: en la primera descarga mataron o hirieron a 150 adversarios, e inmediatamente hicieron una segunda descarga de igual poder sin dar oportunidad a sus adversarios a reaccionar. La infantería de Centeno quedó así prácticamente anulada. Mientras tanto, su caballería había arrollado a su similar comandada por el mismo Gonzalo, llegando a penetrar en el campamento gonzalista donde habían empezado el saqueo, creyéndose ya vencedores. Fue entonces cuando llegó en auxilio la victoriosa infantería gonzalista, con lo que recobró bríos la caballería de Gonzalo, y apoyados por el incesante fuego de sus arcabuceros, finalmente derrotaron a las tropas de Centeno. La mortandad fue muy elevada: 350 realistas y 100 gonzalistas quedaron muertos en el campo.

Centeno, que se hallaba enfermo, presenció la batalla sobre una litera, y junto con algunos capitanes logró huir, con el ánimo de seguir la resistencia, pese a la apabullante derrota que había sufrido.

En Jaquijahuana

Finalmente Centeno se unió a las fuerzas de Gasca y estuvo presente en la batalla de Jaquijahuana (9 de abril de 1548) que puso fin a la rebelión gonzalista, siendo apresados Gonzalo y Carvajal. Centeno, tratando de mostrarse magnánimo, se acercó a su tenaz enemigo Carvajal, preguntándole si necesitaba algo, pero este lo rechazó con estas palabras: “Señor Diego Centeno, no soy tan niño o muchacho para que con temor de la muerte cometa tan gran poquedad y liviandad como sería rogar a vuesa merced hiciese algo por mí. Y no me acuerdo, buenos días ha, tener tanta ocasión de reírme, como del ofrecimiento que vuesa merced me hace.”[1] A Gonzalo Pizarro también lo trató cristianamente, demostrándole el aprecio que le tenía, pues fueron las circunstancias las que les habían puesto frente a frente. Habiéndole concedido Gasca su guarda, lo aposentó en su tienda y obsequió como pudo, sin consentir que nadie lo ofendiese, hasta el momento en que el desgraciado caudillo tuvo que ser llevado al patíbulo.

Fallecimiento

Pacificado el Perú, Gasca repartió las encomiendas de los vencidos a sus capitanes y soldados, pero a Centeno solo le reconoció su antiguo repartimiento, sin darle nada más. Descontento por lo que creía ser una tremenda injusticia, Centeno pensó ir a España a reclamar al mismo Rey. Por lo pronto decidió volver a Charcas, donde tenía sus propiedades y donde ejercía como Corregidor.

Por esa época llegó a Charcas una fuerza española procedente del Paraguay y mandada por Ñuflo de Chaves, enviado por Domingo Martínez de Irala para solicitar que se le nombrara gobernador de la provincia de Río de la Plata. Gasca ordenó a Ñuflo regresar de inmediato y decidió entonces nombrar gobernador del Paraguay a Centeno,[2] quien tenía recursos suficientes y méritos más que sobrados para encargarse de la empresa de poblar esa inmensa Gobernación, que iba desde los confines de Cuzco y de los Charcas hasta la frontera de Tordesillas con Brasil y entre el trópico de Capricornio y los 14º sur del ecuador. Por instrucciones del 20 de diciembre de 1548 le encomendó fundar varias poblaciones, cuidar el buen tratamiento a los indios y evitar que fueran con él soldados que hubieran participado en la rebelión gonzalista.

Centeno no quiso aceptar la merced, pues una jornada al Paraguay suponía grandes esfuerzos que por su precaria salud ya no estaba para afrontar, por lo que prefería quedarse a explotar sus minas en Charcas. Allí lo alcanzó una terminante orden de Gasca, instándole a marchar al Paraguay so pena de confiscación de bienes. Para evitar esto último Centeno hizo una venta simulada de todo su patrimonio a su criado Juan Guaso. Luego hizo preparativos para ir a España, donde esperaba ser recompensado sin compromisos posteriores. Pero un día enfermo súbitamente y se puso muy grave. Tras tres días de agonía falleció el 9 de julio de 1549, en su casa de morada en el asiento de Potosí. Por ser una muerte súbita, se llegó a decir que fue víctima de un envenenamiento durante un banquete. Lo cierto es que Guaso cerró en masa con los bienes del capitán, respaldándose en el documento firmado por su amo. Dice Garcilaso que su muerte “se sintió y lloró en todo el Reino, por la bondad y afabilidad de Diego Centeno, que fué un caballero de los más bienquistos que hubo en aquella tierra…”

Notas

  1. Según versión del cronista Diego Fernández el Palentino, citado por el Inca Garcilaso de la Vega en: Historia General del Perú o Segunda parte de los Comentarios Reales Libro V, cap. XXXIX. Córdoba, 1617.
  2. Herrera y Tordesillas, Antonio: Historia de los hechos de los castellanos en las islas y Tierra Firme del mar Océano o simplemente las Décadas. Década 8, libro 5, capítulos 1 y 2. Año 1615.

Bibliografía

  • Del Busto Duthurburu, José Antonio:
Diccionario Histórico Biográfico de los Conquistadores del Perú. Tomo I. A-CH. Lima, Librería STUDIUM S.A., 1986.
La conquista del Perú. Lima, Librería STUDIUM S.A., 1984.
La pacificación del Perú. Lima, Librería STUDIUM S.A., 1984.
Obtenido de "Diego Centeno"

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Diego Centeno — Diego Centeno, Spanish conquistador, born in Ciudad Rodrigo in Spain 1514, died at Chuquisaca, Peru in 1549. He arrived to South America and the recently conquered Inca Empire in 1534 at the age of 20, followed by, among others, Pedro de Alvarado …   Wikipedia

  • Diego Vásquez de Cepeda — Saltar a navegación, búsqueda Diego Vásquez de Cepeda (Tordesillas, 1510 – Valladolid, ¿…?), fue un Licenciado en Leyes y uno de los 4 oidores de la Real Audiencia de Lima. Tras el apresamiento del Virrey Blasco Núñez Vela, presidió dicha… …   Wikipedia Español

  • Diego de la Torre — Personal information Full name Diego Javier De La Torre Muciño Date of birth February 5, 1984 …   Wikipedia

  • Diego Novaretti — Personal information Full name Diego Martín Novaretti Date of birth May 9, 1985 ( …   Wikipedia

  • Centēno — Centēno, Diego, geb. 1505, Castilianer, Waffengefährte Pizarro s, mit dem er nach Peru ging. Nach dessen Tode befehligte C. die spanische Armee, hatte großen Antheil an der Niederlage der Partei des Gonzalez Pizarro u. wurde, in Begriff nach… …   Pierer's Universal-Lexikon

  • Leonardo Centeno — Este artículo o sección necesita una revisión de ortografía y gramática. Puedes colaborar editándolo (lee aquí sugerencias para mejorar tu ortografía). Cuando se haya corregido, borra este aviso por favor. Leonardo Centeno (n. Buenos Aires; 20 de …   Wikipedia Español

  • Municipio San Diego — Se ha sugerido que San Diego (Carabobo) sea fusionado en este artículo o sección (discusión). Una vez que hayas realizado la fusión de artículos, pide la fusión de historiales aquí. San …   Wikipedia Español

  • Hernando de Zafra Centeno — Contenido 1 Biografía 2 Se incorpora a la conquista 3 Conquistador y rico hacendado 4 Las calumnias acaban con su vida …   Wikipedia Español

  • San Diego (Carabobo) — Saltar a navegación, búsqueda San Diego, Carabobo Apodo(s): No tiene …   Wikipedia Español

  • Guerras civiles entre los conquistadores del Perú — Gobernaciones de Nueva Castilla y Nueva Toledo. La disputa por la ciudad del Cuzco fue la chispa que originó la guerras civiles entre los conquistadores del Perú. Se denominan Guerras civiles entre los conquistadores del Perú a las luchas que… …   Wikipedia Español


We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.