Doctrina de seguridad nacional


Doctrina de seguridad nacional

Doctrina de seguridad nacional

La Escuela de las Américas en Panamá, centro de educación militar panamericano desde donde se difundió la Doctrina de la Seguridad Nacional. En este edificio funcionó hasta 1984, cuando fue trasladada a Fort Benning, EE. UU.).

Doctrina de la Seguridad Nacional es un concepto utilizado para definir ciertas acciones de política exterior de Estados Unidos tendientes a que las fuerzas armadas de los países latinoamericanos modificaran su misión para dedicarse con exclusividad a garantizar el orden interno, con el fin de combatir aquellas ideologías, organizaciones o movimientos que, dentro de cada país, pudieran favorecer o apoyar al comunismo en el contexto de la Guerra Fría, legitimando la toma del poder por parte de las fuerzas armadas y la violación sistemática de los derechos humanos.[1] [2] [3]

Contenido

Origen y reconocimiento

En 1977 el sacerdote belga Joseph Comblin escribió en francés su libro El poder militar en América Latina: la ideología de la Seguridad Nacional, obra considerada iniciadora del estudio sistemático del problema y a la vez de consulta necesaria para su abordaje.[1] [4] En 1979 Comblin escribe un segundo libro sobre el tema, en inglés, titulado The church and the national security state (La iglesia y el Estado de la seguridad nacional).[5]

En 1979, la Iglesia Católica se refirió a la Doctrina de la Seguridad Nacional en el Documento de Puebla de 1979, realizado bajo la guía del Papa Juan Pablo II, en los siguientes términos:

En los últimos años se afianza en nuestro continente la llamada «Doctrina de la Seguridad Nacional», que es, de hecho, más una ideología que una doctrina. Está vinculada a un determinado modelo económico-político, de características elitistas y verticalistas que suprime la participación amplia del pueblo en las decisiones políticas. Pretende incluso justificarse en ciertos países de América Latina como doctrina defensora de la civilización occidental cristiana. Desarrolla un sistema represivo, en concordancia con su concepto de «guerra permanente». En algunos casos expresa una clara intencionalidad de protagonismo geopolítico.(...)
La Doctrina de la Seguridad Nacional entendida como ideología absoluta, no se armonizaría con una visión cristiana del hombre en cuanto responsable de la realización de un proyecto temporal ni del Estado, en cuanto administrador del bien común. Impone, en efecto, la tutela del pueblo por élites de poder, militares y políticas, y conduce a una acentuada desigualdad de participación en los resultados del desarrollo.[6]

En 1981, el general Ramón Camps, uno de los líderes militares que habían instaurado la dictadura en la Argentina en 1976 explicó a la prensa la importancia de la influencia estadounidense en lo que denomina la "doctrina antisubversiva":

En Argentima recibimos primero la influencia francesa y luego la norteamericana, aplicando cada una por separado y luego juntas, tomando conceptos de ambas hasta que llegó un momento en que predominó la norteamericana.(...)
Francia y EE.UU. fueron los grandes difusores de la doctrina antisubveriva. Organizan centros, particularmente EE.UU., para enseñar los principios antisubversivos. Enviaron asesores, instructores. Difundieron una cantidad extraordinaria de bibliografía.
Ramón Camps, 1981.[7]

El 13 de diciembre de 1983, en Argentina, a sólo tres días de ser recuperada la democracia, el presidente Raúl Alfonsín dictó el Decreto 158/83 por el que se ordena enjuiciar a los integrantes de la junta militar que había usurpado el poder el 24 de marzo de 1976 y a los integrantes de las dos juntas militares subsiguientes. En sus considerandos el decreto sostiene:

que entre los años 1976 y 1979 aproximadamente, miles de personas fueron privadas ilegalmente de su libertad, torturadas y muertas como resultado de la aplicación de esos procedimientos de lucha inspirados en la totalitaria «doctrina de la seguridad nacional».
Decreto 158/83, República Argentina.[2]

En 1984, en Argentina, la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP) presentó su informe Nunca Más, incluyendo un capítulo titulado "El respaldo doctrinario de la represión" donde se concluye:

En el marco de la Teoría de la Seguridad Nacional se pretende alinear decidida y definitivamente a la República Argentina en el conflicto entre las superpotencias dentro del concepto de la Tercera Guerra Mundial, que se concibe como total, sin concesiones y en defensa de un subjetivo concepto del ser nacional...
(El) trastrocamiento de poderes es uno de los principios constitutivos de la Teoría de Seguridad Nacional; supone a las Fuerzas Armadas como última reseña moral del país ante la claudicación ética del poder civil y a su acción de gobierno, la única capaz de mantener la barrera ideológica, distorsionando así lo cultural, religioso, familiar, económico y jurídico.
CONADEP, 1984.[8]

El 28 de marzo de 1985, en Brasil, el presidente José Sarney envió al Congreso Nacional el proyecto para dar fin a los llamados municípios de seguridad nacional, más de 200 municípios en todo el país en los que el gobierno militar había suprimido el derecho de sus habitantes para elegir a los prefectos, por determinación de la Doctrina de la Seguridad Nacional.[9]

El 1 de junio de 2004, Yago Pico de Coaña de Valicourt, representante de España ante la UNESCO, escribió un artículo titulado "El valor de los principios en la Comunidad Iberoamericana", publicado en la revista Cuadernos Estratégicos del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE) del Ministerio de Defensa de España. En dicho artículo Pico se refirió al fin de la bipolaridad mundial impuesta por la Guerra Fría y su efecto sobre la Doctrina de la Seguridad Nacional, en los siguientes términos:

El fin de la bipolaridad y de la doctrina de la Seguridad Nacional. El fin de la bipolaridad va a permitir que la Conferencia de los No Alineados pierda peso, se anule la nefasta doctrina de la Seguridad Nacional, Estados Unidos olvide en parte los recelos que le inspiraba su patio trasero y apoye decididamente el retorno a la democracia.
Yago Pico de Coaña de Valicourt, representante de España ante la UNESCO.[10]

También en 2004 el Ministro de Defensa de Brasil, José Viegas, hizo mención de la Doctrina de la Seguridad Nacional en su nota de renuncia al cargo:

La persistencia de un pensamiento autoritario, ligado a los remanentes de la vieja y anacrónica doctrina de la seguridad nacional, incompatible con la vigencia plena de la democracia y con el desarrollo del Brasil del siglo 21. Ya es hora de que los representantes de ese pensamiento superado salgan de escena.
José Viegas, Ministro de Defensa del Brasil.[11]

El 2 de octubre de 2006, José Miguel Insulza, Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA) hizo referencia a la Doctrina de la Seguridad Nacional en los siguientes términos:

Ciertamente, debemos dar prioridad a los problemas sociales y económicos que afectan a nuestros pueblos, que están en la base de muchos problemas de seguridad. Pero, decir que estas materias amenazan nuestra seguridad es un uso que además de amplio e indebido, arriesga llevarnos a reediciones de la Doctrina de Seguridad Nacional que tantos daños causó a la democracia en las últimas décadas del siglo pasado, sirviendo para justificar las peores dictaduras que recuerda nuestra historia.
José Miguel Insulza, Secretario General de la OEA.[12]

El 14 de junio de 2007 el presidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez, al asumir la Presidencia Pro Témpore de la Comunidad Andina (CAN) se refirió a la necesidad de distinguir la Doctrina de la Seguridad Nacional de una política de defensa democrática, con las siguientes palabras:

Nuestra política de Seguridad es democrática. Cuando reivindicamos el calificativo de democrática para esa política, es porque hemos hecho todo el esfuerzo para distinguirla en la práctica de la doctrina de la Seguridad Nacional, de ingrata recordación.
Álvaro Uribe Vélez, Presidente de Colombia y de la Comunidad Andina (pro témpore).[13]

El catedrático de Ciencia política colombiano Juan Carlos Ruiz Vázquez, de la Universidad del Rosario, dice en su libro La Tenue Línea de la Tranquilidad:

Durante la Guerra Fría la seguridad interna en América Latina se asimiló a la llamada Doctrina de Seguridad Nacional que se impuso sin distingos tanto en países democráticos como en dictaduras bajo la forma de una política represiva anticomunista liderada en el hemisferio por el gobierno de los Estados Unidos. Luego de la revolución cubana, con el surgimiento de las guerrillas marxistas, maoístas y castristas en América Latina, la doctrina de seguridad nacional señaló como enemigo interno todas las expresiones de izquierda, legales e ilegales, que ponían en entredicho la “estabilidad” de la región. Desde 1947, el TIAR (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca) había establecido una división de trabajo de seguridad entre los Estados Unidos y América Latina: aquella nación se ocuparía por el problema global y esta región por los conflictos internos de cada nación. (…) La seguridad interna en la región tomó ribetes de represión brutal muchas veces mediada por la tortura, las desapariciones forzadas, las ejecuciones sumarias y la censura.[14]

Características

Si bien nunca recibió oficialmente el nombre de Doctrina, esta denominación es ampliamente reconocida en muchos ámbitos académicos y gubernamentales, y su existencia es demostrable según la interpretación de los informes desclasificados por el gobierno de EE. UU., la CIA y los memoranda del Consejo de Seguridad Nacional.[15] [16] [17] [18] [19] [20] [21] [22]

El hecho de nunca haber sido redactada o declarada oficialmente se explica al entenderla como una doctrina militar.[23] La definición de Doctrina de la Seguridad Nacional, requiere reconocer a la misma en el marco de las llamadas doctrinas militares.[24] [25] Juan Pablo Angelone, docente de la Universidad Nacional de Rosario (Argentina):

Las doctrinas militares constituyen, en esencia, conjuntos de proposiciones no necesariamente escritas, que constituyen un corpus más o menos coherente, orientadoras del accionar institucional de las fuerzas armadas en lo que es la manifiesta función principal de las mismas: hacer la guerra. Las doctrinas militares caracterizan, pues, las modalidades esenciales de la guerra; identifican enemigos específicos; analizan el contexto internacional a fin de detectar aliados y adversarios de acuerdo con las hipótesis de conflicto que se manejan; evalúan calidad y cantidad de los recursos materiales y humanos disponibles en caso de un estallido de hostilidades; etc.[26]

La llamada Doctrina fue un producto del pensamiento de la Guerra Fría, que mantuvo al mundo dividido en dos campos antagónicos. Fue ideada por los sucesivos gobiernos de los Estados Unidos y puesta en práctica mediante el entrenamiento de los distintos ejércitos latinoamericanos en la Escuela de las Américas en Panamá.[27] Allí, durante casi cuarenta años, eran enviados militares procedentes de distintos países latinoamericanos para instruirse en técnicas de contrainsurgencia: interrogatorios mediante torturas, infiltración, inteligencia, secuestros y desapariciones de opositores políticos, combate militar, guerra psicológica.[28] [27] [29] [30] [31] Contando incluso con manuales de tortura y contrainsurgencia de la CIA para este fin.[32] [33] [34] [35]

Según esta Doctrina, cualquier amenaza a la Seguridad Nacional de EE. UU. originada en cualquier parte del mundo, constituía una acción a favor de la potencia enemiga de EE. UU., la URSS.[36] [37] Existía la convicción, en ciertas áreas del gobierno estadounidense, de que el bloque comunista (surgido después de la Segunda Guerra Mundial) tenía como principal objetivo el convertirse en la única potencia mundial y reorganizar la sociedad mediante la expansión del comunismo soviético.[38] La llamada doctrina considera a los propios ciudadanos de un país como posibles amenazas a la seguridad.[39]

Los defensores de la Doctrina sostienen oficialmente que fue necesaria su aplicación durante la guerra fría para frenar el avance del comunismo. Según esta Doctrina el comunismo acabaría con las libertades y los derechos individuales en el país donde se instaurara, y las violaciones a los DD. HH. necesarias para evitar la acción o la instauración del comunismo, eran vistas como un daño colateral o un sacrificio menor. Los defensores de la Doctrina también argumentan que no es correcto llamarla "doctrina" ya que nunca fue redactada oficialmente, y por lo tanto sostienen que sólo se la entiende como una doctrina desde una postura adversa a la política internacional de EE. UU. Así mismo según la Escuela de las Américas su objetivo fundacional era enfatizar en la democracia y los derechos humanos, y los graduados que violaron los DD. HH. no lo habrían aprendido allí.[40]

A partir del fin de la Guerra de Vietnam, EE. UU. replanteó su estrategia con el objetivo de involucrar más directamente a los ejércitos de las propias naciones latinoamericanas en la defensa hemisférica, comprometiendo en menor medida a las fuerzas armadas de los EE. UU., en lo que se conoció como Doctrina Nixon.[41] Los EE. UU. intentaron proteger sus intereses en Latinoamérica mediante la instalación de gobiernos dictatoriales.[42] Pero con la influencia de la revolución cubana de 1959 y el crecimiento del pensamiento comunista o socialista entre los estudiantes y trabajadores latinoamericanos, por primera vez surgía la idea de que el pueblo del propio país podía constituir una amenaza a la seguridad nacional.

Empleando la Doctrina de Seguridad Nacional los Estados Unidos consiguen unificar el accionar de las distintas dictaduras genocidas latinoamericanas, como la de Augusto Pinochet en Chile (1973-1990), Alfredo Stroessner en Paraguay (1954-1989), el Proceso de Reorganización Nacional en Argentina (1976-1983), Juan María Bordaberry en Uruguay (1973-1985), el general Hugo Banzer en Bolivia (1971-1978), la dinastía de los Somozas en Nicaragua, de los gobiernos de El Salvador durante sus más sangrientos años de guerra civil, y del gobierno colombiano de Julio César Turbay Ayala con su famoso "Estatuto de Seguridad" (1978-1982).[43] [44] Se unificó la acción represiva de todos estos gobiernos mediante los denominados Plan Cóndor en Sudamérica, y Operación Charlie en Centroamérica. Es conveniente añadir que en Argentina, uno de los precursores de la doctrina de la seguridad nacional fue el plan CONINTES, sancionado y puesto en práctica durante el gobierno de Arturo Frondizi en 1958. La sigla significaba «CONmoción INTerna del EStado», y consistía en poner a las Fuerzas Armadas y de seguridad a disposición de la represión interna, permitiendo la militarización de los grandes centros urbanos y permitiendo allanamientos y detenciones a los líderes opositores.[45]

Las técnicas de contrainsurgencia aplicadas con la Doctrina de Seguridad Nacional tienen dos vertientes.[46] La primera de origen estadounidense llamada Doctrina de Seguridad Hemisférica, impartida en la Escuela de las Américas, y la segunda de origen francés, llamada Doctrina de la Contrainsurgencia, creada a partir de la lección aprendida por el general D'Allegret tras las derrotas en las guerras de independencia de Indochina y Argelia.[47]

La Doctrina llega a formar una parte importante de la ideología de las fuerzas armadas en América Latina, quienes por primera vez extienden su papel de defensores de las fronteras nacionales con la defensa contra el propio pueblo, constituyéndose en artífices del Terrorismo de Estado.[48] [49] Además la Doctrina propaga una visión amplia del enemigo: no sólo se consideran terroristas insurgentes a las personas armadas contra una gobierno determinado, sino también a las personas que propagan ideas en contra del concepto de la sociedad nacional que tiene el gobierno de EE. UU. Cuando se interpreta al enemigo insurgente de tal manera, se puede fácilmente ordenar a todo el mundo bajo esta definición. Además, los insurgentes son considerados subversivos, terroristas, traidores a la patria, etc., y por consiguiente no se los ve como Sujetos de Derecho. Por esto la doctrina justifica utilizar los métodos más atroces para tratar y eliminar al enemigo.[50]

Véase también


Fuentes

Referencias

  1. a b Comblin, Joseph (1977). Le pouvoir militaire en Amerique latine : l'ideologie de la securite nationale. Paris: J.-P. Delarge. ISBN 2711300625.
  2. a b Poder Ejecutivo Nacional (13 de diciembre de 1983). «Decreto 158/83». Argentina: Nunca Más. Consultado el 9 de mayo de 2009.
  3. Onganía, Juan Carlos (1964). «Discurso en West Point». Argentina: citado en Historia de las Relaciones Exteriores de la República Argentina, de Carlos Escudé y Andrés Cisneros bajo los auspicios del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI), 2000. Consultado el 9 de mayo de 2009.
  4. Lozada, Salvador María (9 de marzo de 2007). «La Doctrina de la seguridad nacional y una sentencia uruguaya». Pensamiento Crítico. Buenos Aires: Instituto Argentino para el Desarrollo Económico. Consultado el 9 de mayo de 2009.
  5. Comblin, Joseph (1979). The church and the national security state. Maryknoll, N.Y.: Orbis Books. ISBN 978-0883440827.
  6. Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, Documento de Puebla (1979). . Puebla: Biblioteca Electrónica Cristiana. Consultado el 9 de mayo de 2009.
  7. Declaraciones de Ramón Camps al diario La Razón de Buenos Aires del 4 de enero de 1981, citadas por Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP) (1984). «El respaldo doctrinario de la represión», Informe Nunca Más. Buenos Aires: Eudeba, pp. 474.
  8. Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP) (1984). «El respaldo doctrinario de la represión», Informe Nunca Más. Buenos Aires: Eudeba, pp. 473-478.
  9. Agência Senado (2005). «Sarney destaca 20 anos da mensagem que acabou com municípios de segurança nacional». Brasil: Prefeitura Municipal de Visconde do Rio Branco. Consultado el 9 de mayo de 2009.
  10. Pico de Coaña de Valicourt, Yago (1 de junio de 2004). «El valor de los principios en la Comunidad Iberoamericana» Cuadernos Estratégicos. Vol. Valores, principios y seguridad en la Comunidad Iberoamericana de Naciones. n.º 126. Consultado el 15 de mayo de 2009.
  11. «A queda de Viegas». Brasil: O Estado de Sao Paulo citado por Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil (6 de noviembre de 2004). Consultado el 9 de mayo de 2009. «A persistência de um pensamento autoritário, ligado aos remanescentes da velha e anacrônica doutrina de segurança nacional, incompatível com a vigência plena da democracia e com o desenvolvimento do Brasil do século 21. Já é hora de que os representantes desse pensamento ultrapassado saiam de cena.»
  12. Insulza, José Miguel (2 de octubre de 2006). «Discurso del Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, en la VII Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas». Managua, Nicaragua: Organización de Estados Americanos. Consultado el 9 de mayo de 2009.
  13. Uribe Vélez, Álvaro (14 de junio de 2007). «Palabras del Presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, al asumir la Presidencia Pro Témpore de la Comunidad Andina (CAN) en el marco de la XVII Reunión del Consejo Presidencial Andino». Comunidad Andina. Consultado el 9 de mayo de 2009.
  14. Ruiz Vásquez, Juan Carlos; Olga Illera Correal; Viviana Manrique Zuluaga (2006). Centro de Estudios Políticos e Internacionales, Universidad del Rosario (ed.). La tenue línea de la tranquilidad: Estudio comparado sobre Seguridad Ciudadana y Policía. ISBN 9588225698, 9789588225692.
  15. The National Security Doctrine, Military Threat Perception, and the "Dirty War" in Argentina, David PION-BERLIN, Ohio State University
  16. La Doctrina de la seguridad nacional y su actual impacto en el derecho penal latinoamericano, Universidad de los Andes
  17. http://politica.academia.cl/docs/2005%20Mardones%20Articulo%20Aspectos.pdf
  18. Rubén Sánchez David, Seguridades en construcción en América Latina, Universidad del Rosario
  19. «Declassified Documents Relating to the Military Coup in Chile».
  20. Historia de la Doctrina de la seguridad Nacional, UNAM
  21. Testimonio del Coronel josé Luis García (CEMIDA) en el Juicio a las Juntas
  22. Cámara de Diputados pide al Congreso que se apruebe la pensión para ex detenidos políticos
  23. Ernesto López, "Doctrinas militares en Argentina: 1932-1980", incluido en Carlos J. Moneta, Ernesto López y Aníbal Romero "La reforma militar". Editorial Legasa. Buenos Aires; 1985. Tomado de: http://infoderechos.org/es/node/178
  24. Ernesto López, "Doctrinas militares en Argentina: 1932-1980", incluido en Carlos J. Moneta, Ernesto López y Aníbal Romero "La reforma militar". Editorial Legasa. Buenos Aires; 1985. Tomado de: http://infoderechos.org/es/node/178
  25. «ARTEHISTORIA - Protagonistas de la Historia - Ficha La "guerra sucia"».
  26. «Doctrina de la Seguridad Nacional y Terrorismo de Estado: Apuntes y Definiciones».
  27. a b Sitio de SOA Watch, organización que exige cerrar la Escuela de las Américas.
  28. Sentencia del Tribunal Russell II, que condenó a las dictaduras latinoamericanas comandadas por EE. UU.
  29. Tribunal Ético sobre la intervención militar de EUA en América latina y el Caribe, Asamblea Permanente por los Derechos Humanos
  30. Remilitarización de América latina
  31. El presidente de Panamá, Jorge Illueca, describió a la SOA como "una base para la desestabilización en América Latina"
  32. «Contrainsurgencia - Terrorismo made in U.S.A. en las Américas».
  33. http://www.visionesalternativas.com/militarizacion/articulos/bases/22.htm
  34. «Los manuales de tortura del ejército de los Estados Unidos [Voltaire]».
  35. http://www.archivochile.com/Imperialismo/escu_ameri/USescamerica0015.pdf
  36. Kenzuo Ohgushi, Doctrina de Seguridad Nacional y el "Nuevo Profesionalismo" de los Militares Sudamericanos, Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Perú
  37. Dictaduras en América latina y Doctrina de seguridad nacional
  38. Informe NSC-68 del Consejo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, considerado el documento fundacional de la Guerra Fría.
  39. Dictaduras en América latina y doctrina de seguridad nacional
  40. «About the Western Hemisphere Institute for Security Cooperation».
  41. «Doctrina de la Seguridad Nacional y Terrorismo de Estado: Apuntes y Definiciones».
  42. «The Doctrine of National Security - Terror: The United States Teaches Latin America How excerpted from the book Cry of the People The struggle for human rights in Latin Americ...».
  43. «Página/12 :: El país :: Memoria del 5 de mayo de 1977».
  44. http://www.ultimahora.com/home/index.php?p=weblog_detalle&idBlogPost=1839
  45. El Plan Conintes
  46. «Doctrina de la Seguridad Nacional y Terrorismo de Estado: Apuntes y Definiciones».
  47. La escuela francesa y el terror en América latina.
  48. ¿Qué es el terrorismo de estado?
  49. Cofadeh repudia presencia de John Dimitri Negroponte en territorio hondureño
  50. Sitio sobre las desapariciones en Argentina

Bibliografía

  • Comblin, Joseph (1977). Le pouvoir militaire en Amerique latine : l'ideologie de la securite nationale. Paris: J.-P. Delarge. ISBN 2711300625.
  • Comblin, Joseph (1979). The church and the national security state. Maryknoll, N.Y.: Orbis Books. ISBN 978-0883440827.
  • García, Alicia (1991). La doctrina de la seguridad nacional (vol. 1 y 2). Buenos Aires: Centro Editor de América Latina.

Enlaces externos


Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Doctrina de seguridad nacional — La (DSN) Doctrina de Seguridad Nacional considera sus propios ciudadanos como posibles amenazas a la seguridad. La doctrina fue un producto del pensamiento de la guerra fría, dividiendo el mundo en dos campos antagónicos. Ha sido ideado por los… …   Enciclopedia Universal

  • Seguridad (desambiguación) — El término seguridad puede referirse: en información o informática a: un agujero de seguridad; la copia de seguridad; la seguridad de la información; la seguridad en Internet; la seguridad informática; la seguridad lógica; la seguridad por… …   Wikipedia Español

  • Doctrina Bush — Saltar a navegación, búsqueda La Doctrina Bush o Doctrina de Agresión positiva es un término usado para describir los varios principios relacionados con la política exterior del presidente George W. Bush de Estados Unidos, declarados como… …   Wikipedia Español

  • Doctrina de los gobiernos de facto — Saltar a navegación, búsqueda La doctrina de los gobiernos de facto es una doctrina de origen jurisprudencial elaborada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en Argentina para convalidar los actos normativos de las dictaduras militares… …   Wikipedia Español

  • Seguridad Social de España — La Seguridad Social de España es el principal sistema de protección social del Estado. Su finalidad es garantizar unas prestaciones sociales concretas e individualizadas, para hacer frente a determinadas contingencias que pueden situar a la… …   Wikipedia Español

  • Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación en Seguridad — Emblema del Instituto de Cooperación para la Seguridad Hemisférica. Activa 1946 Presente País …   Wikipedia Español

  • Proceso de Reorganización Nacional — Primera Junta Militar, de izquierda a derecha: Emilio Massera, Jorge Videla y Orlando Agosti. Contexto del acontecimiento …   Wikipedia Español

  • Desaparecidos durante el Proceso de Reorganización Nacional — Saltar a navegación, búsqueda Madres de Plaza de Mayo, foto de desaparecidos …   Wikipedia Español

  • Policía Nacional Civil de El Salvador — Saltar a navegación, búsqueda La Policía Nacional Civil de El Salvador (PNC) es el organismo estatal que se encarga de velar por la seguridad pública en el territorio salvadoreño. De acuerdo, al artículo 159 de la Constitución de El Salvador, la… …   Wikipedia Español

  • El Concilio Nacional de las Asambleas de Dios, A.R. — Asambleas de Dios. El Concilio Nacional de las Asambleas de Dios, A.R. o simplemente Asambleas de Dios México es una organización religiosa de fe pentecostal en México, afiliada a la Fraternidad Mundial de las Asambleas de Dios y está registrada… …   Wikipedia Español