El mundo sin nosotros

El mundo sin nosotros

El mundo sin nosotros

El mundo sin nosotros es un libro de no ficción sobre lo a que pasaría en la naturaleza y el medio ambiente si los humanos desaparecieran de repente, y que fue escrito por el periodista estadounidense Alan Weisman, y publicado en su edición norteamericana por St. Martin’s Thomas Dunne Books. El libro es una versión extendida del artículo “La tierra sin personas”, publicado originalmente en la revista Discover, de febrero de 2005. Está escrito como una larga reflexión sobre cómo las ciudades y casas se deteriorarían, cuánto tiempo durarían los artefactos artificiales, y cómo evolucionarían las formas de vida restantes. Weisman concluye que los barrios residenciales se volverían en bosques dentro de 500 años, y que desechos radiactivos, estatuas de bronce, los plásticos, y la montaña Rushmore, estarían entre la evidencia duradera más larga de presencia humana en la Tierra.

Weisman, autor de cuatro libros y de numerosos artículos para revistas, viajó alrededor del mundo para entrevistar a académicos, científicos y otras autoridades. Utilizó las citas de estas entrevistas para explicar los efectos en el medio ambiente y verificar las predicciones. El libro se ha traducido y se ha publicado en Francia, Alemania, Portugal y España. Tuvo gran éxito en los EE.UU., alcanzando el número 6 en la lista de los más vendidos en el New York Times, y otros medios. El libro ha recibido reseñas positivas, específicamente por su estilo periodístico y científico de Weisman, aunque algunos han cuestionado la relevancia de su contenido.

Contenido

El origen del tema

Antes de “El mundo sin nosotros”, el autor, Alan Weisman, había escrito cuatro libros, incluyendo “Gaviotas: A Village to Reinvent the World” (“Gaviotas: un pueblo para reinventar el mundo”) en 1998, sobre un eco-pueblo en Colombia, y “An Echo In My Blood” (“Un eco en mi sangre”) en 1999, y que trata de la historia de su familia que emigra de Ucrania a los Estados Unidos. Ha trabajado como periodista internacional para revistas y periódicos estadounidense, y en el momento de escribir esta obra era profesor asociado de periodismo y estudios latinoamericano en la Universidad de Arizona. Tal cargo le exigía que enseñara sólo una clase por el semestre de primavera, por lo que tenía libertad para viajar e investigar durante el resto del año.

La idea para “El mundo sin nosotros”, fue sugerida a Weisman el año 2003 por Josie Glausiusz, editor de Discover. Ella le pidió que escribiera un trabajo que extendiera las ideas presentadas en el artículo “Journey through a Doomed Land” (“Viaje a través de la tierra condenada”), publicado en la revista Harper's Magazine en 1994, y que trata del estado de Chernobyl después de ocho años de abandono. Su artículo para Discover, titulado, “Earth Without People”, (“Tierra sin personas”), fue publicado en febrero de 2005 y reimpreso en la antología The Best American Science Writing 2006. En él describe cómo la naturaleza ha crecido en la zona desmilitarizada de Corea y cómo la naturaleza agobiaría el entorno construido de la ciudad de Nueva York. Utilizando las entrevistas con paleoecólogos, el artículo especula sobre cómo esa megafauna volvería y el bosque se extendería sobre Europa y el oriente de los Estados Unidos. El artículo presentó la perspectiva de las fallas en plantas nucleares, plantas químicas, diques, y tanques petrolíferos.

Para extender este tema en un libro el agente de Weisman encontró al editor de la St. Martin's Press. Entre las cerca de 23 páginas de bibliografía hay dos artículos que escribió para Los Angeles Times Magazine ("Naked Planet", “Planeta desnudo”, sobre los contaminantes orgánicos persistentes, y “The Real Indiana Jones”, “El verdadero Indiana Jones”, sobre la civilización maya) y uno publicado en el Condé Nast Traveler ("Diamond in the Wild", sobre las minas de diamante), como asimismo en Discover “Earth Without People”. La investigación adicional implicó a Weisman viajar a Inglaterra, Chipre, Turquía, Panamá, y Kenya. Las entrevistas con académicos citados en el libro incluyen al biólogo E. O. Wilson, sobre la zona desmilitarizada de Corea; al arqueólogo William Rathje, en materia de plásticos en la basura, el botánico especialista en bosques Oliver Rackham, al antropólogo Arthur Demarest, respecto de la caída de la civilización maya, al paleobiólogo Douglas Erwin en materia de evolución, y al filósofo Nick Bostrom en materia de transhumanismo.

Sinopsis

El libro está dividido en 19 capítulos, con un prólogo, bibliografía, e índice. Cada capítulo trata de un nuevo tema, tales como los destinos potenciales de los plásticos, infraestructura petrolera, medios nucleares, y obras de arte. Está escrito desde el punto de vista de un periodista científico, con explicaciones y testimonios que apoyan sus afirmaciones. No hay ninguna apreciación global tratada en un solo capítulo, que cohesione o unifique su tesis.

El análisis de Weisman se enfoca en dos temas: ¿cómo la naturaleza reaccionaría a la desaparición de humanos y qué legado que los humanos quedaría? Para prever cómo la vida podría continuar sin humanos es que Weisman examina áreas donde el ambiente natural existe con una mínima intervención humana, tales como el bosque Białowieża, el arrecife Kingman, y el atolón de Palmyra. El autor entrevista al biólogo E. O. Wilson y visita a los miembros de la Federación coreana para el Movimiento Medioambiental de la zona desmilitarizada de Corea, donde los pocos humanos existentes han penetrado desde 1953. Intenta concebir cómo la vida puede evolucionar describiendo la evolución pasada de plantas y animales prehistóricos, pero Douglas Erwin advierte que “nosotros no podemos predecir lo que el mundo será después de 5 millones de años mirando a los sobrevivientes”. Se dedican varios capítulos a la megafauna, que Weisman predice proliferaría. Analiza las muestras de la tierra de los últimos 200 años y extrapola las concentraciones de metales pesados y las substancias extrañas en un futuro sin industrias. Analiza cómo el anhídrido carbónico se nivelaría en la atmósfera y las implicaciones que tendría para el cambio climático.

Con el material de sus artículos anteriores, Weisman examina el destino de la civilización maya para ilustrar la posibilidad de una sociedad atrincherada que desaparece y cómo el ambiente natural oculta rápidamente la evidencia de su existencia. Para demostrar cómo la vegetación podría afectar las estructuras humanas, Weisman entrevista a expertos hidrologistas y empleados del Canal de Panamá, donde es necesario un mantenimiento constante a fin de alejar la vegetación selvática y evitar que el cieno obstruya los diques. Para ilustrar de ciudades abandonadas que sucumben a la naturaleza, Weisman echa mano de Chernobyl, Ucrania, y Varosha, Chipre, abandonados en 1986 y 1974, respectivamente. Weisman encuentra sus estructuras dañadas por el tiempo, y ve cómo nuevas formas de vida crean nuevos hábitats. En Turquía, Weisman contrasta las prácticas de construcción de la creciente Estambul, típica de las ciudades grandes en países menos desarrollados, con las ciudades subterráneas de Cappadocia. Debido a la gran demanda por vivienda en Estambul, la ciudad se desarrolló rápidamente con cualquier material disponible, lo que podría provocar el derrumbe en un terremoto de magnitud u otro desastre natural. Cappadocia se construyó hace miles de años sobre los materiales de un volcán , y es probable que sobreviva durante largos siglos.

Weisman utiliza a la ciudad de Nueva York como un modelo de cómo el área urbana habría de destruirse. Explica que las alcantarillas se taparían de basura, que los canales subterráneos inundarían los corredores del metro, y que las tierras bajo los caminos se corroerían y hundirían. De las entrevistas con los miembros de la Wildlife Conservation Society, y la New York Botanical Gardens, Weisman predice que la vegetación nativa y las especies sobrevivientes se extenderían desde los parques. Sin humanos que proporcionen comida y calor, las ratas y las cucarachas se extinguirían.

Weisman explica que una casa común empezaría a caerse a pedazos, por las goteras que caerían desde el tejado, y que corroerían la madera y oxidaría los clavos, mientras que las paredes se combarían y eventualmente se derrumbarían. Después de 500 años, todos lo que quedaría serían partes del lavaplatos de aluminio, los artefactos de cocina de acero inoxidable y los envases plásticos. La evidencia a largo plazo de presencia humana en la Tierra serían los materiales radiactivos, las cerámicas, las estatuas de bronce, y la montaña Rushmore. En el espacio, sólo quedarían las placas doradas de la sonda Voyager, y las ondas radiofónicas que durarían más que la propia Tierra.

Alejándose del tema del medio ambiente después de los humanos, Weisman analiza qué podría llevar a la desaparición súbita y completo de los humanos sin un daño serio a todo lo construido y al ambiente natural. Tal escenario, concluye, es sumamente improbable. También analiza en este punto al Voluntary Human Extinction Movement (Movimiento por la Extinción Humana Voluntaria, VHEMT en sus siglas en español), y la obra de John A. Leslie “The End of the World: the Science and Ethics of Human Extinction” (“El fin del mundo: la ciencia y ética de extinción humana”. Weisman concluye el libro considerado una nueva versión de la política del “hijo único”. Mientras él admite que es “una medida draconiana”, declara que “El fondo del asunto es que cualquier especie que sobrepasa los recursos de que dispone sufre una caída de su población. Limitar nuestra reproducción sería difícil, pero limitar nuestros instintos pueden ser aún más duro”. Weisman respondió a las crítica por estas afirmaciones señalando que “supe de antemano que yo tocaría la sensibilidad de algunas personas planteando el problema de la población, pero lo hice porque se ha alejando mucho de la discusión el tema de cómo nosotros debemos tratar nuestro crecimiento económico y demográfico”.

Recepción del libro y críticas

El libro fue lanzado el 10 de julio de 2007 con una gira de Weisman con diversas paradas a lo largo de los Estados Unidos, Canadá y en ultramar, Lisboa y Bruselas. La obra debutó con buenos lugares en las listas de los más vendidos.

El estilo de la obra se recibió positivamente. Incluso reseñas negativas, como la de Michael Grunwald, en The Washington Post, recalcaban su escritura “lúcida, a veces elegante”. The New York Times Book Review señaló que Weisman “flirteaba con el idioma religioso, con una impasividad ocasionalmente siniestra que da la retórica que habla del infierno”.

Varios críticos encontraron que faltaba un punto de vista humano, carente de contexto real, sin más peso que el de una fantasía. El enfoque medioambiental también fue criticado. Christopher Orlet de The American Spectator, señaló que es “un ejemplo de primera línea de la perspectiva extremistas de los Verdes”. Otro autor señaló que libro podría ser perfectamente la pesadilla de un activista ecológico, preocupado más de la naturaleza que de las personas. El activista ecológico Alex Steffen encontró que el libro no presentaba nada nuevo, pero que el único sustento que usa es la desaparición súbita y limpia de humanos, algo sumamente improbablemente e insensible.

Pese a ser un libro de no ficción, se planteó que el acercamiento de Weisman al género medioambiental no dejaba ningún mensaje pertinente, porque los resultados sólo tratan de un futuro después de los humanos.

Véase también

  • VHEMT. Movimiento por la extinción voluntaria de la humanidad.

Enlaces externos

Obtenido de "El mundo sin nosotros"

Wikimedia foundation. 2010.

См. также в других словарях:

  • Sin Dios — Datos generales Origen Madrid, España Información artística …   Wikipedia Español

  • Nosotros — Autor Yevgeni Zamiatin Género Ciencia ficción, distopía Idioma Ruso …   Wikipedia Español

  • nosotros — nosotros, tras pronombre personal 1. (de primera persona; plural; masculino y femenino; sujeto: nosotros, nosotras; complemento directo: nos, a nosotros, a nosotras; complemento indirecto: nos, a nosotros, a nosotras; complemento circunstancial:… …   Diccionario Salamanca de la Lengua Española

  • Mundo — Este artículo o sección necesita referencias que aparezcan en una publicación acreditada, como revistas especializadas, monografías, prensa diaria o páginas de Internet fidedignas. Puedes añadirlas así o avisar al autor princip …   Wikipedia Español

  • Mundo Emergido — Este artículo o sección necesita una revisión de ortografía y gramática. Puedes colaborar editándolo (lee aquí sugerencias para mejorar tu ortografía). Cuando se haya corregido, borra este aviso por favor. Mundo imaginario en el cual se… …   Wikipedia Español

  • Mundo de The League of Extraordinary Gentlemen — Este artículo o sección sobre historieta necesita ser wikificado con un formato acorde a las convenciones de estilo. Por favor, edítalo para que las cumpla. Mientras tanto, no elimines este aviso puesto el 4 de mayo de 2007. También puedes ayud …   Wikipedia Español

  • Nosotros, los valencianos — Nosotros, los valencianos[1] …   Wikipedia Español

  • Nosotros los pobres — Este artículo o sección sobre películas necesita ser wikificado con un formato acorde a las convenciones de estilo. Por favor, edítalo para que las cumpla. Mientras tanto, no elimines este aviso puesto el 30 de noviembre de 2007. También puedes… …   Wikipedia Español

  • La Tierra sin humanos — Life After People Título La Tierra Sin Humanos Ficha técnica Dirección David de Vries Ver todos los créd …   Wikipedia Español

  • Historia del mundo Warcraft — La siguiente, es un resumen sobre los hechos que suceden en la saga de videojuegos de estrategia Warcraft. Para mayor información, véase el artículo principal. Contenido 1 Los orígenes 1.1 Génesis Universal Del universo 1.2 Sargeras y la traición …   Wikipedia Español


Поделиться ссылкой на выделенное

Прямая ссылка:
Нажмите правой клавишей мыши и выберите «Копировать ссылку»