Fernando Espejo Méndez


Fernando Espejo Méndez

Fernando Espejo Méndez

Fernando Espejo
Fernando Espejo Wiki.jpg
Fotografía de 2007 en Chicxulub, Yucatán.
Nacimiento 13 de junio de 1929
Mérida, Yucatán, Bandera de México México
Fallecimiento 12 de septiembre de 2007 (78 años)
Ciudad de México, Bandera de México México
Nacionalidad Bandera de México México
Ocupación Poeta, conferencista y publicista

Fernando Espejo Méndez fue un poeta, filólogo, cineasta y publicista mexicano, nacido en Mérida,Yucatán, en 1929, y muerto prematuramente en la Ciudad de México en 2007.

A los 21 años, en 1950, fundó con un grupo de poetas de su generación, la revista Voces Verdes. Poco después es nombrado secretario de redacción del Diario del Sureste y director de su Suplemento Cultural Artes y Letras.

Contenido

Su tarea como cineasta

Emigró desde muy temprano, a los 23 años, como tantos jóvenes de la provincia mexicana, hacia la ciudad capítal y ahí empieza su carrera como cineasta al obtener la ayudantía de la dirección de la película Raíces producida por Manuel Barbachano Ponce y dirigida por Benito Alazraki, film que fue un éxito cultural y de taquilla a finales de los años cincuenta y que obtuvo el premio de la Crítica Cinematográfica en el Festival Internacional de Cine de Cannes.[1]

Fue jefe de redacción del noticiero semanal Cine Verdad, en la rama de arte y ciencia. En 1960 dirige un documental con guión de Salvador Novo sobre la historia de la cocina mexicana desde la época precolombina. A partir de entonces y a lo largo de 35 años, se dedica a la dirección cinematográfica produciendo cortos publicitarios y también documentales. Por estas tareas es varias veces premiado en México y el extranjero: gana el Annual Award de Hollywood al cortometraje; el famoso premio Clío en Nueva York y el León de Plata en Venecia en 1971, por el mismo género de producción cinematográfica.[1]

Su obra poética

De Fernando Espejo, Rosario Castellanos dijo:

"Le ha sido concedido el don de la palabra y la voluntad de que esa palabra sea pronunciada"[2]

La Flauta de la Caña es su primer libro de poesía, publcado en la tierra natal con magníficas ilustraciones del renombrado pintor yucateco Fernando Castro Pacheco. Más tarde, en una publicación del Instituto Nacional de Bellas Artes ven la luz sus Sonetos de la sal en cuadernos del viento, incluidos en el anuario de 1961 de la poesía mexicana del INBAL. Viene después, en 1979, Como un antiguo caracol y más tarde La Flauta y el Caracol, en 1984, prologado éste por el escritor colombiano Álvaro Mutis e ilustrado por el pintor Gabriel Ramírez Aznar.[1]

Más recientemente, en 1992, publica Mérida. Poro por poro,[3] volumen dedicado a loar poéticamente a su ciudad natal. He aquí uno de sus sonetos:

Mérida, por la rosa de los vientos
y por los cuatro puntos cardinales,
por mis cinco sentidos, los cabales,
y por los cuatro, antiguos, elementos.
Mérida siempre, en todos los momentos:
se sube a mis presiones arteriales
y viaja con mis cartas credenciales
en el golpe de voz de mis acentos.
Mérida huele a todo lo que huelo,
me sabe a vino cuando pruebo el vino
y es una nube blanca en cualquier cielo.
Su súbita memoria me desgarra
y hacia ella salgo por cualquier camino
a la primera cuerda de guitarra.

Llega al fin, en 2006, su Inventario, antología que sería su última publicación de poesías a manera de "catálogo de aquello que queda guardado y resguardado como en bodega bajo siete llaves", como él mismo diría de su último libro de poesía:

"Este Inventario... es como rica teneduría de libros y como una contaduría de cuentos -contados y recontados-, como se cuentan los cuentos en la trastienda de un almacen..."

Otros libros

Charlista ameno y solicitado por su público vernáculo, escribió sobre la peculiar forma de hablar de los yucatecos: El habla de Yucatán[4] y discurrió sobre el tema ante pluralidad de foros. También escribió sobre otros temas de carácter local que le hicieron ser autor preferido del público yucateco.[5] [6] Del mismo modo dictaba con frecuencia conferencias sobre " El orgullo de ser Yucateco", tema que le permitía proyectar su profundo cariño hacia su patria chica.

Cal y Canto es otro de sus libros en prosa en el que recopiló artículos periodísticos y conferencias que dictó a lo largo de veinte años. Más tarde, poco antes de morir, en un alarde de erudición, escribe acompañado del astrónomo universitario Arcadio Poveda[7] sobre el Cráter de Chicxulub,[8] en el que los autores, desplegando una elocuencia rara en libros de corte científico, describen el fenómeno ocurrido hace 65 millones de años, como consecuencia del cual -dice la hipótesis- desaparecieron los dinosaurios del planeta.

Reconocimientos

Referencias

  1. a b c Yucatán en el tiempo. Enciclopedia Alfabética. México 1999. ISBN 970-9071-04-1
  2. Sobre Fernando Espejo. Consultada el 23/02/09
  3. Publicación del Ayuntamiento de Mérida, Yucatán, 1992.
  4. Fernado Espejo. El habla de Yucatán, Yucatán en el tiempo. Tomo VI. Mérida, Yucatan, 1998. ISBN 970-9071-06-8
  5. Las banderitas y el cóndor del Anáhuac (Consultado el 15 de febrero, 2009)
  6. Nosotros y los otros (Consultada el 17 de febrero,2009)
  7. Arcadio Poveda, referencia tomada de la Wikipedia en inglés
  8. El Cráter de Chicxulub y la extinción de los dinosaurios. Arcadio Poveda, Fernando Espejo Méndez, Mérida, 2007. ISBN 968-5011-78-8
  9. Homenaje póstumo del Ayuntamiento de Mérida, Yucatán a Fernando Espejo

Enlaces externos

Obtenido de "Fernando Espejo M%C3%A9ndez"

Wikimedia foundation. 2010.