Gigantes y cabezudos


Gigantes y cabezudos
Para la composición musical del mismo nombre, véase Gigantes y cabezudos (zarzuela).
Comparsa de Gigantes y cabezudos de Donostia - San Sebastián.
Gigantes y Cabezudos de Onteniente.
Gigantes de Olinda, Brasil.


Los gigantes y cabezudos son una tradición popular celebrada en muchas fiestas locales de Europa occidental y América Latina. La tradición consiste en hacer desfilar ciertas figuras bailando y animando, los gigantes, o persiguiendo a la gente que acude a la celebración, los cabezudos.

Los gigantes son figuras de varios metros de altura portados por una persona. El portador hace girar y bailar el gigante al son de una banda popular de música. Generalmente los gigantes desfilan en parejas de gigante y giganta. Lo más habitual es que las figuras representen arquetipos populares o figuras históricas de relevancia local.

Las figuras están realizadas en cartón-piedra , poliéster o fibra de vidrio con un armazón de madera, hierro o aluminio que se cubre con amplios ropajes. Los "gigantes", llamados también "Els Gegants" o gigantones en parte de España

Els Gegants de Morella 2006.

y gigantillas en Santander, tienen una altura desproporcionada, creando un efecto de nobleza, mientras que en los "cabezudos" (también llamados kilikis), de menor altura, se destaca la proporción de la cabeza, dando un efecto más cómico. También existen los "caballitos" (llamados "zaldikos" en Navarra), personajes mitad caballo (la cabeza, parte del disfraz) mitad humano (resto del cuerpo).

Los desfiles de gigantes y cabezudos se suelen organizar en comparsas.

Historia

Los gigantes existen en 90 países, con orígenes muy diversos. Algunas de las figuras ya se hallan documentadas en el siglo XV, tanto en Africa como en Asia y Europa. Al llegar los primeros europeos a América diversas tribus ya poseían gigantes.

El origen de la tradición en España, data de la Edad Media. Las tierras de la península en la zona musulmana tenían prohibido por el Corán representar seres vivos. Al avanzar la reconquista, con sus repobladores cristianos, desplazando a los pobladores musulmanes, o asentándose en poblaciones separadas, llevaron consigo sus tradiciones. En pleno Camino de Santiago, el Reino de Navarra como reino cristiano más importante, del cual además, surgieron las dinastías reales peninsulares, fue durante mucho tiempo el modelo. Las primeras referencias escritas datan de 1201 en Pamplona (Navarra) con tres gigantes que representaban a tres personas de Pamplona: Pero-Suciales (leñador), Mari-Suciales (aldeana) y Jucef-Lacurari (judío).[cita requerida] Solían salir en la procesión de San Fermín el 25 de septiembre. Pasó la costumbre al Reino de Castilla y sobre todo a la Corona de Aragón. Es costumbre de origen medieval, muy popular acompañada de pasacalles, y charangas en pueblos y ciudades de Aragón, Cataluña, Comunidad Valenciana, Andalucía, Castilla-La Mancha y norte de España. Queda como huella además en Aragón por ejemplo, denominar "cabezudos" a las larvas de renacuajo. Más tarde, la tradición de los gigantes, fue extendiéndose por España y el mundo entero.

Enlaces externos

Referencias

  • Aparicio Aparicio, Javier; Breto Guallar, Concepción; Calvo Hermida, Ricardo (2000). Unidades Didácticas de Cultura Popular Aragonesa 3. El Verano. (Asociación de Gaiteros de Aragón edición). Zaragoza. ISBN 84-607-0374-6. 

Wikimedia foundation. 2010.