La Garduña (Sociedad secreta)


La Garduña (Sociedad secreta)

La Garduña (Sociedad secreta)


Contenido

Creación

La Garduña nace, se desarrolla y muere en España y sus colonias, desde mediados del siglo XV hasta el siglo XIX, siendo esta organización secreta la pionera de otras muchas sociedades criminales que fueron germinando a través de la Historia. No es por casualidad que la camorra napolitana nació en una época en que Nápoles y sus territorios pertenecían a la Corona Española.

Durante ese tiempo los marginados estaban juramentados y mancomunados en el seno de esta sociedad secreta creada para delinquir. En ese pasado, el esoterismo alcanzaba hasta los bandidos. Ritos de admisión, palabras de paso, símbolos esotéricos, gestos de reconocimiento, propias de las sociedades secretas iniciaticas, eran también compartidas por poderosos gremios de delincuentes. Cabe destacar que el símbolo de reconocimiento eran tres puntos tatuados en la palma de la mano. Este símbolo pasó a la camorra italiana y, al mismo tiempo, es patrimonio de otras sociedades secretas como la masonería.

La Hermandad de la Garduña fue fundada probablemente en Toledo. Fue germinando en diversas bandas incontroladas que asaltaban y robaban las casas de los "moros" y los judíos para, según se excusaban, ayudar a la Inquisición.

Organización e influencia

En la Garduña coexistían hombres y mujeres, ocupando cada uno de ellos diferentes "oficios" o grados, con diferentes denominaciones; así entre los aprendices se encontraban los chivatos, fuelles, soplones y coberteras que se dedicaban a espiar y atesorar información; las sirenas se encargaban de seducir a víctimas masculinas; En el segundo grado o de compañeros, estaban los floreadores que eran los encargos de los robos y los punteadores y guapos encargados de asesinar a las victimas. Los postulantes recaudaban los tributos, antecedente claro del llamado impuesto de "protección" o el más reciente "impuesto revolucionario". Asimismo existían jefes de provincias llamados capataces, maestros o ancianos, que eran los encargados de iniciar a los nuevos adeptos; en la cúspide se encontraba el Hermano Mayor, poder absoluto de la organización.

La Garduña, como luego haría la Cosa Nostra en USA, operaba con casi total impunidad; entre sus afiliados y colaboradores contaba con gobernadores, jueces, alcaldes y hasta directores de prisión.

A lo largo de su andadura la Garduña se disimuló como una orden religiosa, arrogándose el derecho divino a robar y asesinar. Como todas las sociedades esotéricas de la época, la Garduña no tenía al parecer documentos escritos ni estatutos; a través de la iniciación y las siguientes elevaciones de grado, se iban comunicando a sus miembros las palabras secretas, los toques y signos de reconocimiento. La traición a estas normas no escritas se pagaba con la vida, conociéndose algunos casos en que miembros de la hermandad fueron ajusticiados por actuar sin la previa autorización de sus maestros.

Si bien no tenían documentos escritos relativos a su organización, la vanidad de sus últimos Hermanos Mayores les llevó a escribir el llamado Libro Mayor donde narraban sus fechorías en tono heroico. Este libro de historia negra plagado de raptos, robos y asesinatos, fue descubierto en el año 1821 en la casa del Hermano Mayor, Francisco Cortina, al ser este fue arrestado bajo acusación de asesinato, por el oficial de cazadores Manuel de Cuendías.[1]

Juicio y desaparición

Como consecuencia de este hallazgo fueron juzgados y ejecutados en la Plaza Mayor de Sevilla, el 25 de noviembre de 1822 el Hermano Mayor, sus lugartenientes y otros garduñistas reconocidos. Lo que ocurrió después y hacia dónde derivó esta sociedad secreta es un misterio, si bien al rastrear las distintas sociedades secretas delictivas, como la Camorra, la Mafia o la Piratería Caribeña y otras muchas que se sucedieron a lo largo de la historia, se pueden encontrar demasiadas similitudes con esta Hermandad criminal.

Discusión actual sobre su existencia

Actualmente existe debate abierto sobre si la Garduña fue una sociedad real o un mero invento. Por una parte la gran duración, influencia e impunidad que se le achaca hace difícil creer que realmente pudiera pasar por la historia sin dejar más restos y menciones. Otras organizaciones de similar duración, como la masonería, las tríadas chinas o la camorra italiana las tienen en abundancia.

Aunque en algunas novelas del siglo de oro (como "el buscón") hacen mención de sociedades de malhechores, estas no parecen tener un ámbito nacional, sino que están limitadas a la influencia de una sola ciudad.

Por otra parte, y aunque algunas fuentes remiten al archivo de Toledo o a los juicios de Sevilla, nunca se menciona en ellas referencias a documentos determinados y rastreables dentro de dichos archivos.

Según afirman León Arsenal e Hipólito Sanchiz en su libro Una historia de las sociedades secretas españolas[2] todas las fuentes sobre la historia y existencia de la Garduña referirían a Misterios de la inquisición española y otras sociedades secretas de España firmado por Víctor de Fereal[3] (que podría ser un pseudónimo de la francesa madame de Suberwick) y anotado por Manuel de Cuendías (que sería el mismo oficial responsable del arresto del último Hermano Mayor). Dicho texto estaría escrito de forma novelada y no sería una fuente fiable sino un texto de propaganda anticlerical. Ambos autores también produjeron textos románticos sobre España en el estilo de la Carmen de Prosper Mérimée y diversos panfletos anticlericales. Madame de Suberwick, sería asi mismo un pseudónimo de una escritora francesa desconocida, mientras que Manuel de Cuendías parece haber sido un liberal exaltado que también produjo en 1858 un proyecto de constitución progresista para España. La falta de más referencias y la poca fiabilidad que le adjudican a la fundamental, lleva a Arsenal y Sanchiz a dudar de la misma existencia de La Garduña.

Referencias

  1. León Arsenal e Hipólito Sanchiz, Una historia de las sociedades secretas españolas, 2006 ISBN 978-84-08-06344-5, pp. 326 a 328
  2. León Arsenal e Hipólito Sanchiz, Una historia de las sociedades secretas españolas, 2006 ISBN 978-84-08-06344-5, pp. 328 a 335
  3. Víctor de Fereal, Misterios de la inquisición española y otras sociedades secretas de España, S.N., México, 1850.
Obtenido de "La Gardu%C3%B1a (Sociedad secreta)"

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • La Garduña (sociedad secreta) — La Garduña supuestamente fue una sociedad secreta criminal que habría operado en España y sus colonias desde mediados del siglo XV hasta el siglo XIX. Sin embargo, las fuentes que hablan de ella son muy discutidas y la misma existencia de la… …   Wikipedia Español

  • Garduña — Saltar a navegación, búsqueda Puede referirse a: El nombre común del mamífero depredador Martes foina El nombre común de la planta Ononis spinosa El nombre común de la planta Galium aparine El nombre de una sociedad secreta española La Garduña… …   Wikipedia Español

  • Garduña (desambiguación) — Garduña puede referirse a: Garduña (Martes foina), especie de mamífero mustélido que se distribuye por Europa y Asia. Garduña (Ononis spinosa), especie de planta herbácea de la familia de las leguminosas, que se distribuye por Europa. Garduña… …   Wikipedia Español