Idolatría


Idolatría
Adoración del Becerro de oro, un ejemplo de idolatría en la tradición judeocristiana.

Del griego εἰδωλολατρεία 'eidololatreia', que significa literalmente 'adoración de ídolos'. Dado que la adoración es la actitud de obediencia, el servir, el “hacer la voluntad de la divinidad”, idolatría sería regir la vida en base a los dictados de un ser humano o un bien material al que se "diviniza".

Antiguamente, adorar una divinidad (aceptar una religión) significaba “aceptar un modo de vida”.[1]

Usualmente pensamos que la idolatría eran aquellas prácticas de culto antiguas, que actualmente aparecen como propias de “pueblos atrasados”. Pero es mucho más que eso. Sobre todo si se tiene en cuenta que en aquellos tiempos aceptar una religión significaba “aceptar un modo de vida”.[2]

La religión marcaba los límites cosmológicos, sociales e ideológicos; guiaba el comportamiento de cada cultura.[3] La adoración verdadera era (y es) un estilo de vida, no un evento o una actividad[4]

Seguir una religión era seguir un estilo de vida, seguir un camino. De allí que el Dios Yahvé le enseñó a Abraham "mantenerse en el camino del Señor, practicando lo que es justo y recto” (Gén 18:19).

Esos conceptos quedan más claros cuando se analizan las frases del Nuevo Testamento; el apóstol Pablo lo explicaba: "Amortiguad, pues, …vuestra malicia, mala concupiscencia, y avaricia, que es idolatría" (Colosenses 3:5).

“'sólo a Dios se debe adorar y servir'” (Lc 4:8; Dt 6:13)

Y recordando que el “sistema de vida” (en aquellos tiempos de San Pablo) estaba regido por el imperio romano, es crucial la advertencia de Jesucristo:

No podéis servir a Dios y a Mammon” (Lc 16:13).

La palabra que aquí se usa —“mammon”— es de origen fenicio. Era el ‘dios’ (ídolo) que evoca… el éxito en los negocios. De allí que en algunas traducciones encontramos: “No podéis servir a Dios y al dinero” (Biblia Latinoamericana) y en otras: “No podéis servir a Dios y a las riquezas” (Reina Valera 1909)

Hay personas cuyo objetivo central es buscar el dinero para aumentar su poder y seguir sometiendo a los demás. “Esos son más insensatos que todos, y los más miserables… porque tienen por dioses a los ídolos…” (Sabiduría 15:14).

La riqueza se presenta como el ídolo al que se sacrifica todo con tal de lograr el éxito material; así, este éxito económico se convierte en el verdadero dios de una persona.[5]

[No obstante es notable el conflicto en torno al uso del término que se ha dado (dejando de lado esa idea central) en el seno del cristianismo, ya que entre dos de sus ramas más extensas, el catolicismo y el protestantismo se defiende el uso de imágenes negando el ejercicio de la idolatría alegando que no son objeto de culto las imagenes sino que sirven como herramientas de visualización, mientras la segunda afirma que poseer imágenes fomenta la idolatría. Ambas corrientes se refieren a razones bíblicas que prohibirían o no las imágenes, resaltando de la Biblia Exodo 20 donde se hace prohibición de Imagenes y Números 21 donde Dios ordena la construcción de una imagen , la cual fue destruida solo a partir del momento en que comenzaron a adorarla convirtiendola en idolo (2º Reyes 18:1-7), importante resaltar que ambas corrientes están en contra de la idolatría -pero han centrado su atención en el uso de las imágenes más que en la forma de vida-].

Víctor Hugo, el gran poeta, dramaturgo y novelista francés, recomendó que cada hombre -por lo menos una vez al año- “debía poner todo su dinero sobre una mesa y contemplándolo, hacerse la siguiente pregunta: ¿quién es el dueño de quién?”, la respuesta señalaría al amo, al controlador, que en muchísimos casos pondría al hombre como el esclavo y a sus riquezas como dios e ídolo.

Contenido

Adoración de ídolos en la antigüedad

Desde tiempos prehistóricos el hombre ha reconocido en aquellos objetos o fuerzas fuera de su comprensión la existencia de una voluntad superior, lo que podemos entender como divinidad.

Así mismo, el mismísimo hombre, consecuentemente a esta interpretación, ha buscado formas de relacionarse con sus deidades, lo cual tuvo una representación práctica en la sociedad humana en la creación de representaciones visibles y tangibles de ellas.

Si bien no puede decirse con certeza cual era la primera relacion entre el objeto al que se le brinda adoración y su representación, es consistente afirmar que las civilizaciones antiguas identificaban al dios en su representación, lo cual es notorio al recoger las evidencias del trato, rituales, cuidados y consideraciones que se hacía de las representaciones, lo cual era consistente con el sistema de vida que se llevaba.

El acto de adoración se entrelazaba indisolublemente no solo con rituales (el 'sacrificio' frente a la imagen) sino con la vida misma en relación con los semejantes.

Antropomorfismo de la idolatría

Desde los tiempos prehistóricos ha sido consistente el otorgar a la divinidad una representación antropomórfica, ideal o modificada de acuerdo a las características y/o poderes que posea. Así mismo, esta humanización de la divinidad, ha generado la idea de relaciones entre los dioses, entre ellos y el hombre y a la divinización de personas o sus antepasados.

De este modo se comprende la clara preponderancia de los ídolos antropomorfos en casi todas las culturas religiosas antiguas y modernas.

Uso moderno de imágenes para la adoración

En la actualidad encontramos diversos usos de las imágenes de acuerdo a los distintos credos y las distintas culturas existentes.

El mayor grado de aceptación de imágenes como objeto del culto religioso se da principalmente en los rituales y manifestaciones de las siguientes religiones, si bien, los líderes modernos de éstas suelen negar la existencia de la idolatría, pese a las expresivas muestras de vinculación del acto de culto con las imágenes:

Uso de imágenes en el Catolicismo

En el protestantismo suele criticarse el uso de imágenes que la Iglesia Católica Romana parece incentivar, para relacionarse con una serie de personas distintas a Dios, venerándolas, basándose por vía de exégesis en algunos versículos de la Santa Biblia. Sin embargo, el magisterio católico ha definido formas distintivas de culto hacia dichas personas, no asociadas a su imagen y no permitiendo en ningún momento la adoración fuera de Dios. En la práctica las imágenes están ligadas con quien se venera en el sentido que se usan para visualizar, entendiendose por visualizar la generación de una imagen mental de algo abstracto o invisible , básicamente de ese ente espiritual al que van dirigidas las peticiones, las formas de veneración existentes son las siguientes:

Visión bíblica de la Idolatría

La idolatría según el Tanaj judío o El Antiguo Testamento

En el Tanaj (Antiguo Testamento cristiano) también se encuentra la prohibición de adoración a los ídolos. Se puede encontrar dicha condena a las imágenes objeto de adoración en los mandamientos de "Éxodo 20:3".[6]

Allí se establece que solo se debe adorar a Dios, es decir honrar y amar al extremo a Dios según los mandamientos (es decir, la Ley de Yahvé).

sólo a Dios se debe adorar…[7] "Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy Yahvé" (Lev. 19:18)

No se debe adorar ídolos materiales (oro, plata)... (Salmos 115:4). La adoración de lo material implica la búsqueda desenfrenada de riquezas, y ello se torna incompatible con la Ley de Yahvé, pues para enriquecerse, la persona deviene en egoísta, injusta, soberbia... Tal era y es el comportamiento de las potencias imperiales, (Egipto en la época de los patriarcas).

Seguir una religión era seguir un estilo de vida, seguir un camino. De allí que Yahvé le enseñó a Abraham "mantenerse en el camino del Señor, practicando lo que es justo y recto” (Gén 18:19). Exhortaba no seguir el ejemplo injusto y opresor de sus vecinos, o sea "no volver jamás por el camino de Egipto" (Dt 17:16). Debían “vivir aparte, no contarse entre las demás naciones” (Núm 23:9). Posteriormente les reiteraba "...andad en el camino que os mandé, para que os vaya bien" (Jeremías 7:22,23).

En todo caso, las riquezas no son incompatibles con Dios, sino lo que se repudia suele ser su origen y su utilización… La Biblia indica que nadie antes de David y su hijo Salomón tuvo tantas riquezas como ellos. Dios les había dado grandes posesiones ("Las riquezas y el oro no faltaban en aquella época" (1ª Re 3:13)).[8] Pero ellos las utilizaban para el reino, para los propósitos de Dios (la justicia, la hermandad, el derecho, la piedad…) y no meramente para satisfacer sus fines egoístas. Decía el rey David: "No pretendo grandes cosas ni tengo aspiraciones desmedidas" (Salmos 131:1).

En tiempos del rey SalomónEl orden y la alegría primaban” (1ª Re 4:20) pues en esa sociedad “se ejercía la equidad y la justicia!” (1ª Re 10:9). “Israel… se convirtió en Su reino” (1ª Cr 28:5). Algunos reinos vecinos estaban asombrados del modo de vida israelí (1ª Re 4:34) e incluso adoptaban esa religión (es decir, esa forma de vida). Pero el hombre (y por ende, la sociedad) se desmorona cuando las riquezas se persiguen para beneficio personal.

Lamentablemente eso fue lo que ocurrió en los últimos años del reinado de Salomón: La corrupción iba en aumento (1ª Re 11:4-8, 33), a los infieles los transformó en esclavos (1ª Re 9:22). Se fue generando una vida suntuosa: “madera de sándalo y piedras preciosas, oro, plata, marfil, monos y pavos reales” (2ª Cró 9:20; 1ª rey 10:23).[9] Tuvo matrimonios con mujeres extranjeras por conveniencia, (1ª Re 3:1; 11:1-3). Se dedicó a juntar elementos para la guerra: “Se cubrió de carrozas y caballos” (Is 2:7). La venta de esos elementos estaba convirtiendo a la guerra en un medio más para obtener beneficios (1ª Re 10:26).[10]

En suma, Salomón se había desviado del camino correcto, había caído en la idolatría (Nehemías 13:26)... Es decir: habían copiado los ídolos [forma de vida] de las naciones extranjeras (amor por las riquezas, lo que se traduce en envidia, falta de honradez, codicia, falta de compasión etc.) No obstante, los sacrificios (rituales) al Dios Yahvé continuaban efectuándose. Pero lo que Yahvé pedía era: justicia y la honradez en las relaciones con el prójimo.

Es decir, lo más importante es la forma de vida, no solo las expresiones exteriores como rituales (holocaustos). Así queda expresado en:

  • La justicia y el derecho es para Jehová más agradable que el holocausto (Proverbios 21:3).
  • Quiero misericordia [entre ustedes] y no sacrificios, conocimiento de Dios más que holocaustos (Oseas 6:6).

[Tener conocimiento de Dios era sinónimo de llevar una vida en concordancia con la voluntad divina. El profeta Oseas lo indicaba a su manera: "No demuestran conocimiento de Dios: hay perjurio... mentira... engaños...robo... asesinatos" (Oseas 4:1-2). Mi pueblo está aferrado a la rebelión contra mí; aunque me llaman el Altísimo, ninguno me quiere enaltecer (Oseas 11:7). Desechar ese conocimiento equivale a "olvidar la Ley de Dios" (Oseas 4:6). Pero cuando el Señor se manifieste en su "Gran Día" (Os 10:12) llegará la Justicia, el derecho, la solidaridad y la compasión. Entonces habrá conocimiento de Dios (Os 2:19-20; Isaías 11:9)].

  • nada les mandé acerca de holocaustos el día que los saqué de la tierra de Egipto. Pero esto les mandé, diciendo: Escuchad mi voz, ...andad en el camino que os mandé, para que os vaya bien (Jeremías 7:22,23).
  • ¿Con qué adoraré al Dios altísimo? ¿con holocaustos...? ¿...millares de carneros? ¿Daré mi primogénito...? Hombre, ...lo que pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, amar la misericordia y humillarte ante tu Dios (Miqueas 6:6-8).

Pero se llegó a un punto extremo a fines del Siglo VI a.C. y Yahvé (Jehová) debió abandonar al pueblo israelí en manos de sus enemigos por idolatría, o sea, no por falta de sacrificios, ofrendas y holocaustos, sino por practicar la misma vida de los paganos:

“oprimían a los pobres...” “acechaban… a las personas. Sus casas estaban llenas de fraudes; con esos fraudes se han engrandecido y se han hecho ricos…” (Isaías 10:2; Jeremías 5:27; Miqueas 3:11)

“…ha dicho el Señor: Yo detesto la soberbia de [Israel], y aborrezco sus palacios…”. “…ustedes, los que oprimís al pobre, y estrujáis al menesteroso… achican la medida y falsean las balanzas… para hacerse con dinero dueños de los miserables, y con un par de sandalias comprar al pobre por esclavo…” (Amós 6:8; 8:4-7)

Los magistrados son rebeldes y cómplices de ladrones; todos aman el soborno y corren tras las dádivas” “…tienen en sus casas lo que arrebataron al pobre!” (Isaías 1:21,23; 2:12; 3:14)

“…andan descarriados, todos se han pervertido. No hay quien practique el bien, no hay ni uno” (Salmo 53:3)

Se puede advertir que brindar adoración a Dios implica fundamentalmente llevar una vida en concordancia con la voluntad divina.[11]

La idolatría según el Nuevo Testamento

El término es ocupado en distintas ocasiones en el Nuevo Testamento, en las cartas apostólicas, y siempre es indicado entre la lista de pecados de los cuales el cristiano debe alejarse.

sólo a Dios se debe adorar…” (Lc 4:8)

Durante el Antiguo Testamento, el pueblo israelí se había desviado (en la última etapa del reinado de Salomón) del camino correcto, había caído en la idolatría (Nehemías 13:26) principalmente porque su obsesión era obtener riquezas.

Y “la raíz de todos los males es el amor al dinero…” (1 Timoteo 6:10).

Jesucristo dijo que el hombre obedecerá lo que ama (Jn 14:15). Y el dinero, el disfrute de las “cosas materiales” puede transformarse en la obsesión de la vida. Puede que "los que quieren enriquecerse caigan en tentación, en codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición" (1 Ti 6:9).

(el problema radica en que perseguir esas riquezas... bienes materiales... disfrute de lo que causa placer a nuestros sentidos... lujos... comodidad... casi siempre se contrapone con la ayuda a los demás, con la piedad, con al amor al prójimo, y se llega a la insensibilidad). “el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, produjo en mí toda codicia…" (Ro 7:7-8).

Por eso en el evangelio de San Mateo se exhortaba: "No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo... Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón…” (Mt 6:19-24)

Hace ya mucho tiempo que el comercio es la columna de apoyo de la globalización y de la interdependencia de la gente. Y se ha difundido los tres principios de la “economía moderna”:

"1. El ser humano quiere satisfacer sus necesidades con el menor esfuerzo. 2. Las necesidades del ser humano no conocen límites. 3. El ser humano procede consciente y sistemáticamente a la acumulación de bienes."

Esos son bienes materiales, y producen nuestro deleite. Se los desea tanto, que se transforman en el objetivo de la vida (es decir, se transforman en ídolos). Las supuestas fuentes del bienestar mundial, pueden elevarse a niveles inimaginados, se los ama, se los transforma en ídolos, dado que dirigimos nuestra forma de vida para obtener la mayor cantidad posible de ellos.

San Pablo lo decía: "…habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, soberbios…, impíos… amadores de los deleites más que de Dios" (2 Ti 3:2-4).

San Juan, en su Apocalipsis escribió con relación a nuestro futuro. Y allí se confirma que las sociedades que consideramos “avanzadas”, adorarían ídolos (obras y bienes materiales, para cuya adquisición los hombres recurren a toda clase de injusticias, con lo cual se está sirviendo a los demonios)

Allí leemos: "Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manos, ni dejaron de adorar a los demonios, y a las imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera [materialismo]" (Ap. 9:20).

Jesús dijo: "¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que persiguen las riquezas!" (Mr 10:23).

Por eso, Alejarse del sistema de vida corrupto es a lo que se refiere (no adorar ídolos) en los versículos:

Hch 7:41;42 15:20; 1Co 5:10,11; 6:9; 8:4; 10:7,14; 2Co 6:16; Ef 5:5; Col 3:5; 1Jn 5:21...

Para servir a Dios, para adorar a Dios, hay que servir a los hermanos... pues el cristiano debe tener siempre presente que:

"lo que hacéis al más pequeño (indefenso) de mis hermanos, lo hacéis a mí" (Mateo 25:40)

Referencias

  1. Ver Éxodo 10:3,7; Isaías 61:6; 1ª Pedro 2:9,10; Apocalipsis 1:6; 5:10
  2. Ver Éxodo 10:3,7; Isaías 61:6; 1ª Pedro 2:9,10; Apocalipsis 1:6; 5:10
  3. La religión como pensamiento en la vida social – Josetxu Martinez Montoya-; Zainak, 1999; (P 12)
  4. La adoración a Dios – www.losnavegantes.net-
  5. Homilía Papal del 23/9/07 en Plaza San Clemente
  6. Éx 20:3 "No tendrás dioses ajenos delante de mí".
  7. Biblia (Deuteronomio 6:13)
  8. Biblia (1 Reyes 10:21)
  9. Biblia (1ª Re 10:11,22)
  10. Biblia (2ª Cró. 1:14-17)
  11. www.biblegateway.com/passage Colosenses 3:5

Wikimedia foundation. 2010.

Sinónimos:

Mira otros diccionarios:

  • idolatría — sustantivo femenino 1. Amor excesivo por una persona o una cosa: Siente pura idolatría por su nieta. 2. Adoración de un ídolo: Los pueblos que adoran al sol practican una idolatría muy general …   Diccionario Salamanca de la Lengua Española

  • idolatria — /idola tria/ s.f. [dal lat. tardo idololatrīa e per aplologia idolatrīa, gr. eccles. eidōlolatréia, comp. di eídōlon idolo e latréia latria ]. 1. (relig.) [adorazione di un idolo: combattere l i. ] ▶◀ ‖ paganesimo, politeismo. 2. (estens.) [amore …   Enciclopedia Italiana

  • idolatría — (Del b. lat. idolatrīa, y este del gr. εἰδωλολατρεία). 1. f. Adoración que se da a los ídolos. 2. Amor excesivo y vehemente a alguien o algo …   Diccionario de la lengua española

  • idolatria — s. f. 1. Adoração dos ídolos. 2. Culto prestado ao que não é Deus. 3.  [Figurado] Amor excessivo …   Dicionário da Língua Portuguesa

  • idolatría — ► sustantivo femenino 1 RELIGIÓN, ANTROPOLOGÍA Culto dado a un ídolo: ■ colecciona con idolatría y devoción todas las fotos de su cantante preferido. 2 Amor o admiración desmedida que se siente por una persona o cosa: ■ le tenía una idolatría… …   Enciclopedia Universal

  • idolatria — i·do·la·trì·a s.f. CO 1a. adorazione degli idoli: popoli che praticano l idolatria 1b. estens., nella terminologia biblica, qualsiasi culto pagano Sinonimi: paganesimo. 2. fig., amore sviscerato, passione profonda e irragionevole per qcs. o qcn …   Dizionario italiano

  • idolatría — {{#}}{{LM I20904}}{{〓}} {{SynI21439}} {{[}}idolatría{{]}} ‹i·do·la·trí·a› {{《}}▍ s.f.{{》}} {{<}}1{{>}} Adoración de la representación de una divinidad, especialmente si se trata de una deidad considerada falsa: • Muchas sectas han sido acusadas… …   Diccionario de uso del español actual con sinónimos y antónimos

  • idolatría — s f 1 Práctica religiosa en la que se rinde culto a imágenes o figuras como si fueran divinidades: la idolatría de los paganos 2 Adoración o admiración excesiva que se siente por algo o alguien: hermosa mujer, centro de mi idolatría …   Español en México

  • idolatria — s. f. 1. adorazione degli idoli, feticismo □ (est.) paganesimo 2. (fig.) ammirazione, fanatismo, esaltazione, venerazione, adorazione, culto (fig.) CONTR. esecrazione, odio, disprezzo. SFUMATURE idolatria feticismo fanatismo L adorazione di… …   Sinonimi e Contrari. Terza edizione

  • idolatria — i|do|la|tri|a Mot Pla Nom femení …   Diccionari Català-Català


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.