Indias Orientales Españolas


Indias Orientales Españolas

Por Indias Orientales Españolas se entiende el territorio formado por las posesiones españolas en las regiones de Asia y Oceanía, que en gran parte constituyeron la Capitanía General de las Filipinas, una división administrativa de la Corona de España en el lejano Oriente, que comprendía tanto las Islas Filipinas, como sus dependencias, las Islas Marianas y diversas islas de Micronesia.

Después de la Guerra Hispano-Americana en 1898, Filipinas y Guam fueron ocupadas por los Estados Unidos, mientras que el resto fueron vendidas a Alemania. Sin embargo, los reyes de España (incluido el actual monarca) aún siguen utilizando el título de Rey de las Indias Orientales en español como parte de su estilo pleno.

Contenido

Ámbito territorial

Carta de España de Bachiller de 1858, que muestra las Islas Filipinas, las Islas Marianas y las Islas Carolinas.

En el momento de su mayor extensión Indias Orientales Españolas abarcaban las Palaos, Guam, las Islas Marianas, las Islas Carolinas y otras islas de la Micronesia; como parte integrante del Virreinato de Nueva España, su capital fue Manila.

Ademas del archipiélago filipino las Indias Orientales Españolas abarcaban los actuales Estados Federados de Micronesia, Islas Marshall, Palaos, Guam y las Islas Marianas del Norte.

Durante diversos momentos de su historia, el territorio también abarcó las islas de Ternate y Tidore, (Molucas Septentrional), partes de la isla de Formosa, Borneo Septentrional y Brunéi.


Historia

Una expedición española comandada por Fernando Magallanes llegó a las Indias Orientales tras atravesar el Pacífico, arribando a la "isla de los Ladrones" (Guam) el 6 de marzo de 1521, y pasando después a las Filipinas el 16 de marzo. Siguieron las exploraciones de Ruy López de Villalobos en 1542-43, y de Miguel López de Legazpi, quien en 1565 fundó la que sería la ciudad de San Miguel en Cebú), y en 1570 conquistó Manila.

Pero existía el problema del viaje de retorno a América (el oeste era zona portuguesa), que fue resuelto por Andrés de Urdaneta al establecer una eficaz ruta de retorno por el norte. Se estableció así la ruta Manila - Acapulco (México) con los llamados galeones de Manila, que transportaban seda, especias y otros productos de las Indias Orientales (y China) a México, y de ahí, a través de Veracruz, a España.

Durante el siglo XVI barcos españoles visitaron otras islas del Pacífico como Nueva Guinea por Yñigo Ortiz de Retez en 1545, las islas Salomón por Pedro Sarmiento de Gamboa en 1568, y las islas Marquesas por Álvaro de Mendaña de Neira en 1595; pero sin llegar a establecerse en ellas.

En 1606 se establecieron ciertas relaciones comerciales con las islas Molucas, hasta 1663. (España y Portugal acordaron dejar las Molucas como zona portuguesa). También se establecieron contactos con Japón a donde fue enviado Sebastián Vizcaíno como embajador en 1611, hasta que Japón cerró en 1630 las relaciones comerciales. En Formosa (hoy Taiwán) los españoles construyeron el fuerte Santo Domingo junto a Keelung en 1626, y una misión en Tan-shui en 1628, durando su presencia hasta 1642.

Capitanía General de Filipinas

Artículo principal: Capitanía General de Filipinas

La Capitanía General de las Filipinas era la entidad territorial que la Corona española estableció en las Indias Orientales Españolas con capital en Cebú desde 1565 hasta 1595, y en Manila desde 1595 hasta 1898.

El virrey de Nueva España, con sede en la Ciudad de México, ejercía sobre estos territorios atribuciones relativas a asuntos económicos, y en lo demás el Capitán General trataba directamente con el rey y el Consejo de Indias.

La capitanía general subsistió hasta 1898, cuando en virtud del el Tratado de París se puso fin a la guerra hispano-estadounidense, y las islas Filipinas y las islas Marianas fueron cedidas a los Estados Unidos de América. Las islas Carolinas y Palaos fueron vendidas a Alemania por el tratado del 12 de de febrero de 1899.

Heráldica

Escudo de Filipinas

Como título tradicional de los reyes de España figura el de Rey de las Indias Orientales a raíz de la unión ibérica, ya que tras el Tratado de Tordesillas la parte oriental había sido otorgada a Portugal.

Sin embargo, la presencia española en las Molucas que se extendió hasta 1663 tras abandonar su última fortaleza en Tidore en las Molucas del Norte, plantea nuevas dudas cuando Felipe II determinó que había que explorar la ruta desde México.

Tituláronse desde éntonces los de España, Reyes de las Indias Orientales y Occidentales, agregando a su blasón el cuartel que las representa y consiste; en un escudo dividido en pal, con torre de plata en campo azul al flanco o diestro; y al siniestro, león rampante de gules en campo de plata; que son las armas alusivas, a las de Leon y Castilla.[1]

Este león es el que figura en la misma posición en el actual escudo de Filipinas. Con motivo de estos descubrimientos y conquistas, se colocaron en los blasones de España algunos nuevos y variados signos tales como el Sol con la divisa de «A solis urtu usque ad Ocasum», a la vez que a las columnas que sostienen el pabellón de España con el conocido lema de «Non Plus Ultra». Carlos V ordenó suprimir el «Non» para denotar que los límites que se decían fijados por Hércules al antiguo mundo se habían ya traspasado extendiéndose sus dominios.

El posterior Tratado de Zaragoza (1529) delimitó exactamente las zonas de influencia portuguesa y española en Asia y el Océano Pacífico.

Véase también

Notas

  1. Vicente Díaz de Comas, p. 210.

Bibliografía

  • Sánchez Aguilar, Federico (Matriz, Fuenlabrada, 2003). El lago español: Hispanoasia. Edición compilada por María Teresa Linares, Fundación Autor, Madrid, 1998. ISBN 84-607-8130-5. 

Enlaces externos


Wikimedia foundation. 2010.