Juan III Sobieski


Juan III Sobieski
Juan III Sobieski
Joannes III, Dei Gratia rex Poloniae, magnus dux Lithuaniae, Russie, Prussiae, Masoviae, Samogitiae, Livoniae, Smolenscie, Kijoviae, Volhyniae, Podlachiae, Severiae, Czernichoviaeque.
SiemiginowskiJerzy.1693.PortretJanaIIISobieskiego.jpg
Reinado 1674 - 1696
Coronación 2 de febrero de 1676
Nacimiento 17 de agosto 1629
Olesko, Polonia
Fallecimiento 17 de junio de 1696
Wilanów, Polonia
Predecesor Miguel Korybut Wisniowiecki
Sucesor Augusto II el Fuerte
Consorte Marie Casimire Louise de la Grange d'Arquien
Padre Jakub Sobieski
Blasón del Juan III Sobieski

Juan III Sobieski (del polaco original Jan III Sobieski) (Olesko, 17 de agosto de 1629 - Wilanów, 17 de junio de 1696) fue uno de los más importantes reyes de la llamada Mancomunidad polaco-lituana. Rey de Polonia y Gran Duque de Lituania desde 1674 hasta su muerte.

Castillo de Olesko (Ucrania)

Contenido

Biografía

Hombre de batallas

Juan Sobieski vino al mundo en medio de un día de tormenta el 17 de agosto de 1629 en el castillo familiar de Olesko, hijo de la matrona Teófila Janina y su esposo Jacobo Sobieski. Teófila era una mujer de mucho caracter y patriota ardiente. Al parecer el matrimonio tenía dos hijos, Marcos (Marek) y Juan Sobiesky. Ya a temprana edad, Juan y su hermano mayor Marcos obtuvieron pequeñas versiones del curvo sable que portan los guerreros polacos. Su padre los entrenó en las lides de la lucha, y la madre de los muchachos tras llevarlos a misa les acompañaba a que oraran en las tumbas de sus ancestros guerreros en Zolkiew. A los 11 años, Juan y su hermano se fueron a cursar estudios a Cracovia. Juan se destacó como buen alumno, mientras que Marcos era apenas promedio. Tras completar los estudios, en 1646 su padre los envió en una gira europea para adquirir conocimientos más mundanos. Hicieron buenas migas con la familia Estuardo que estaba exiliada en Francia.

Puerta del castillo de Olesko
Juan III Sobieski con su hijo primogénito Luis.

En 1648 los cosacos hicieron una revuelta, obligando a los hermanos Juan y Marcos a regresar a casa arriesgándose al cruzar las líneas cosacas. El padre de ambos, Jacobo, había muerto en los enfrentamientos y la madre instó a sus retoños a que cumplieran con su deber de defender la patria, advirtiéndoles que no tuvieran miedo en combate. Ambos lucharon y regresaron cubiertos de gloria. En 1651 Juan y Marcos volverían al campo de batalla contra cosacos y tártaros, y Juan resultó herido en la Batalla de Beresteczko. Para su convalecencia, Juan fue llevado a Leópolis, donde se enamoró de una bella lituana que le sirvió de enfermera. A pesar de que la lituana ya estaba prometida al noble lituano Michael Pac, quien retó a duelo a Juan. Michael al fin se quedó con la dama, pero siempre guardó malos recuerdos del futuro rey de Polonia.

La fachada principal del Palacio de Wilanów

En 1652 Juan no pudo estar en la Batalla de Batoh contra los cosacos porque aún estaba convalesciente de sus heridas habidas en el duelo de amor. Para colmo, los polacos salieron derrotados en esta batalla, y Marcos Sobieski fue asesinado y decapitado en ella. Cuando la madre de Juan se enteró de que Juan no sólo no había estado en la batalla, sino que la cabeza de su otro hijo se había extraviado en manos de los cosacos, su tristeza e ira contra Juan fue tan grande que según relatos tardó años en volverle a hablar.

Reloj de Sol, Palacio de Wilanów

En 1665, Juan por fin se casó por amor, ayudado por la orden de la reina de Polonia de lavar el buen nombre de su dama de honor. La monarca polaca había encontrado a Juan Sobieski y a la francesa María Casimira de la Grange d´Arquien, quien había nacido en Nevers en 1641 en tremendo arrumaco. Mª Casimira al llegar al altar para darle el sí a Juan ya llegaba viuda de su primer marido, un noble polaco posiblemente algo rudo, llamado Zamoyski. Antes de llegar al trono con Juan, Mª Casimira había estado casada siete años con su anterior marido, con el que llegó a tener tres hijos que murieron siendo bebés. Escribiéndose cartas secretas con Jan mientras parecía hundirse su matrimonio y sus hijos morían prematuramente.

Estatua de Juan III Sobieski como Emperador Romano

En abril de 1665 fue nombrado Hetman (general al mando) de las fuerzas armadas polacas. Jefe del ejército polaco-lituano.[1] Juan tenía 36 años y María Casimira apenas 24, aparentemente destinados a ser felices. Juan aún conservaba excelente figura, una dentadura pareja, ojos azules sonrientes y erudición. Ella era bella, voluntariosa y muy letrada.

En 1673 un maltrecho ejército polaco de unos 30.000 caballeros se hincaron en la nieve para rezarle a la Virgen de Czestochowa, tras lo que procedieron a vencer a un ejército turco de más de 70.000 hombres en la batalla de Chocim. Al regreso de la batalla, Juan visitó a su esposa, quien había estado enferma. Fue recibido en Polonia como todo un héroe, ya que había traído 60 banderas turcas y un buen botín.

Retrato de la reina María Casimira, mujer de Juan III, con sus hijos

Proclamación como rey

El 21 de mayo de 1674 Juan, contando con el apoyo de Francia con la que se alió desde entonces,[2] fue elegido por la Dieta de Varsovia para ser coronado como rey de Polonia obedeciendo a un único código de caballería que permitía que cualquier noble caballero fuera ungido rey por sus méritos, no por derecho dinástico y aun con el hecho de que en la Dieta bastaba un solo voto en contra para impedir una resolución (liberum veto)[3] Juan III de Polonia aún cosecharía más glorias. Recuperó gran parte de Ucrania (1676), y sobre todo en 1683 cuando a lomos de su adorado corcel Salvador y con 400.000 hombres bajo su mando, salvaría los muebles a la dinastía de los Habsburgo, en Viena, al llegar justo a tiempo cuando los austríacos estaban ya a punto de rendirse ante los otomanos. Los turcos, bajo el mando de Kara Mustafá, habían entrado en Europa por lo que actualmente es Serbia, montando un sorpresivo asedio a la ciudad de Viena.

Es más que conocido por este papel en la batalla de Viena o la Batalla de Kahlenberg, donde salvó la Europa Occidental (y se dice la civilización occidental) de la invasión turca.

Sobieski en Viena de Jerzy Eleuter Szymonowicz-Siemiginowski

Aunque ya tenía la edad de 54 años, seguía siendo tan excelente guerrero como cuando joven, habiendo obtenido importantes victorias contra la Suecia expansionista de la época, la que seguía el historial de dominio Báltico de Gustavo Adolfo, la relativa calma con Cristina y la vuelta a la carga más directamente contra la Polonia de Sobieski con el nuevo rey sueco Carlos X Gustavo,[1] Suecia a la que de igual modo plantó cara, lo que pronto hizo también a los turcos. El 12 de septiembre de 1683 las fuerzas lideradas por Juan III Sobieski y entre las que se encontraba él mismo, derrotaron a los turcos. Una sangrienta batalla, de la que unos 2.000 efectivos de Juan murieron, mientras que la batalla para los otomanos fue de más de 10.000 vidas perdidas. Los panaderos de Viena, en señal de mofa de la media luna, símbolo del Islam, presentaron a las tropas de Juan los famosos croissants o cachos de hojaldre. Y la leyenda reza que entre Juan y su caballo se comieron unas 10 sartenes de ellos.

Iglesia de San Lorenzo en Zhovkva (Ucrania), fundada por Juan Sobieski
Palacio de Wilanów
Iglesia de San Casimiro en Varsovia

Cada vez más envejecido y abandonado por sus aliados austríacos, tuvo que ceder a las pretensiones de la Rusia casi imperial de Pedro I por el Tratado de Moscú (1686).[4]

Juan III Sobieski como rey de Polonia fue conocido por sus patronatos o protección de la cultura y las artes, su apoyo a los artesanos y por ser un rey bromista y campechano al cual todo mundo tenía acceso.[5] Sus cartas a la idolatrada María Casimira muestran un hombre dotado de gran sentido del humor, destreza poética y estilo propio. Murió el 17 de junio de 1696 en el Palacio de Wilanow. Una repentina apoplejía lo atacó súbitamente tras haber ido a misa, y aunque María Casimira mandó a llamar a un médico y un cura, Juan sólo recobró el conocimiento para despedirse de su mujer y familia, muriendo al atardecer. María Casimira quedó con el título de Duquesa de Jaroslav y dedicóse a viajar por Europa para vivir liego por unos años en Roma. Veinte años después de la muerte de su marido, en 1716 María Casimira moriría en Blois, Francia.

Scutum Sobiescianum Firmamentum Sobiescianum sive Uranographia 1690

Fue enterrada con honores dignos de su rango. Pero según relatos legendarios, poco después en el monasterio de los capuchinos en Cracovia pasó algo extraño: a medianoche un alto hombre de negro apareció y tocó al portón de los capuchinos. Nada dijo y solo dejó un ataúd negro. El ataúd fue llevado adentro y cuando los monjes lo abrieron, vieron los restos de una vieja coronada y con un cetro en la mano. Dentro de la boca de la difunta estaba un medallón con el nombre de María Casimira grabado. De esta forma, Jan y su consorte pudieron juntarse tras la muerte. Fueron sepultados en tumbas conjuntas en el Castillo de Cracovia, y hasta hoy la tumba siempre está cubierta de flores frescas.

Hijos de Juan Sobieski y María Casimira

  • Jacobo (Jakub) Ludwik Sobieski o Jacobo Luis Henry Sobieski
  • Teresa Teofila Sobieska
  • Adelaide Luise Sobieska
  • La Mannone Sobieska
  • Teresa Cunegunda Sobieska
  • Aleksander Benedykt Sobieski
  • Konstanty Władysław Sobieski
  • Jan Sobieski (hijo menor)


Referencias

Enlaces externos


Predecesor:
Miguel Korybut Wisniowiecki
Rey de Polonia y Gran Duque de Lituania
1674 - 1696
escudo mancomunidad polaco-lituana
Sucesor:
Augusto II el Fuerte


Wikimedia foundation. 2010.