La Casa Amarilla


La Casa Amarilla

La Casa Amarilla es una antigua casa de campo de dos pisos situada en el término municipal de Puerto de la Cruz, isla de Tenerife (Canarias, España). Se considera a este edificio la sede del primer centro de estudios primatológicos de la historia, al haber acogido entre los años 1913 y 1918 la Estación de Antropoides de Tenerife, promovida por la Academia Prusiana de Ciencias de Berlín y dirigida principalmente por el célebre psicólogo alemán Wolfgang Köhler (1887-1967). En esta casa se redactarían además la serie de informes que compondrían el texto de Wolfgang Köhler, "The Mentality of Apes" (La Inteligencia de los Chimpancés), de gran influencia en la psicología, la primatología y la etología del siglo XX. Desde el año 2005, ostenta la condición de Bien de Interés Cultural con categoría de Sitio Histórico por Decreto del Gobierno de Canarias. En la actualidad este edificio se encuentra en grave peligro de desaparición.

Contenido

Inicios

En 1905, el banquero Albert Samson acuerda junto con el secretario de la Sección de Física de la Academia Prusiana de Ciencias de Berlín, Wilhelm Waldeyer (1836-1921), la creación de la "Albert Samson - Stiftung" (Fundación Albert Samson), tomando como heredero universal a la propia Academia de Ciencias. El objetivo de dicha fundación sería la de examinar los principios biológicos y naturales de la moral en el individuo y las sociedades a través de investigaciones antropológicas, etnológicas o geológicas, así como el estudio de la protohistoria e historia de la moral y ética humanas. El secretario de la Academia y director del Instituto Anatómico de la Universidad de Berlín, Wilhelm Waldeyer, es nombrado presidente de la Fundación, encargándose junto con el pionero de la psicología experimental Carl Stumpf (1848-1936) de la selección de proyectos para el Consejo. El célebre físico Max Planck (1858-1947) ejercería como sustituto del secretario de la sección de matemáticas y físicas para esta misma institución durante un tiempo.

La iniciativa para la creación de una estación de estudios sobre fisiología y comportamiento natural en monos antropoides surgiría principalmente del neuroanatomista y fisiólogo alemán Max Rothmann (1868-1915), privatdozent en La Universidad de Berlín y profesor de La Escuela de Medicina Animal. Rothmann había realizado con anterioridad estudios sobre lesiones experimentales en el cerebro de los chimpancés, mientras que Waldeyer lo haría sobre el cerebro y sistema nervioso de homínidos como el gorila. Rápidamente, la Fudanción Albert Samson crearía una Comisión para el inicio y mantenimiento de la nueva Estación de Antropoides, en la que participarían Waldeyer, Rothmann y Stumpf, entre otros. Para Rothmann, el parentesco evolutivo entre simios antropoides y seres humanos, fundamentado en el hallazgo de fósiles homínidos, análisis comparativos de sangre y similitud estructural de los cerebros, suponía motivo suficiente para iniciar investigaciones "sobre la evolución de las funciones cerebrales humanas y los primeros comienzos de las psiquis humana". En aquella época, los estudios sobre las características psíquicas de los antropoides eran muy deficientes, basándose en informes de militares o aventureros, o bien de animales confinados en jardines zoológicos, y sólo ocasionalmente en trabajos metódicos. Durante su participación en el 84º Congreso de Naturalistas y Médicos alemanes en Müster (Munich), Rothmann propondría " ...la construcción de una Estación para investigaciones psicológicas y fisiológicas cerebrales de antropoides" en alguna zona de clima semejante al país de los monos. “Un lugar... al que pueda llegarse desde Europa en poco tiempo, pero sin alejar demasiado a los antropoides de la zona subtropical llevándolos demasiado al Norte". Finalmente, la propuesta de Rothmann obtendría una amplia aceptación en el ámbito científico alemán.

Posteriormente, el proyecto para la Estación de Antropoides lograría el apoyo de la Fundación Emil Selenka, entidad designada en honor al zoólogo y anatomista alemán Emil Selenka (1842-1902). La viuda de Emil, Margaret Loenore Selenka (1860-1022), benefactora y administradora de la Fundación, intervendría por su parte en el inicio y mantenimiento del proyecto gracias a sus buenos contactos internacionales, financiando los viajes y experimentos de Rothmann. La Fundación Plaut apoyaría asimismo este proyecto.

Establecimiento de la Estación

Como ubicación para la estación experimental de primates, Tenerife ofrecía importantes ventajas respecto a otros destinos, tales como el clima, la cercanía a Europa o la facilidad para la provisión de animales; “Se espera que los gorilas y chimpancés lleguen a través de la ruta de Camerún (colonia alemana), y los orangutanes a través de la ruta de Tánger".[1] En la primavera de 1912, Rothmann visitaría la isla para determinar el emplazamiento exacto de la Estación de Antropoides; el Valle de La Orotava sería para el fisiólogo alemán la región más indicada en vistas a sus condiciones climáticas. En julio de este mismo año, un joven chimpancé macho (Kónsul) es trasladado desde el sur de Nigeria e instalado en el Hotel Taoro. En septiembre les acompañarían siete chimpancés más (seis de los siete son: las hembras Tschego, Grande, Tercera, Rana y Chica; y el macho Sultán) capturados en Ebolova y Jaundé – Camerún- por el gobierno colonial germano. La pionera Estación de Antropoides de Tenerife estaría proyectada originalmente en unos terrenos cercanos al Hotel Taoro, para lo cual el arquitecto berlinés Erich Levy habría realizado un diseño de madera; este proyecto sin embargo no convencería a Christian H. Trenkel, director del Hotel Martiánez, quien sugiere la realización de un contrato de alquiler en alguna casa en las afueras del Puerto de la Cruz.

Para la dirección de la Estación en Tenerife, Max Rothmann propondría al joven de origen canadiense Eugen Teuber (1889-1957), siendo designado como tal por Wilhelm Waldeyer. Teuber es especilista en lenguaje y discípulo de Wilhelm Wundt (1832-1920), y aunque no tiene experiencia anterior con animales, habla francés y español fluídamente. En un principio, el psicólogo y biólogo comparativo alemán Oskar Pfungst (1874-1933), famoso por su participación en el caso del caballo inteligente Clever Hans, habría sido planteado como primer director de la Estación, recayendo finalmente esta función en el joven Teuber. Por su parte, Stumpf propondría como director al Doctor en Filosofía y privatdozen de La Universidad de Frankfurt del Main, Wolfgang Köhler (1887-1967). Esta propuesta sería finalmente adoptada tras la marcha de Teuber a finales de 1913.

Alquiler de la Casa Amarilla

El 5 de enero de 1913, uno de los chimpancés que había llegado enfermo desde África fallece en Tenerife. Bajo la dirección de Waldeyer, y con la ayuda del botánico y zoólogo alemán Richard Hertwig (1850-1937), el Dr. Jorge V. Pérez Ventoso prepara al chimpancé en alcohol-formol. El cuerpo es enviado al Instituto Anatómico de Berlín, donde es examinado en febrero del mismo año. El anatomista alemán Hans Virchow (1852-1940) realiza un estudio sobre su musculatura facial. Jorge V. Pérez Ventoso, por su parte, realiza una inspección médica sobre los animales. El 19 de febrero, Eugen Teuber alquila al por entonces alcalde del Puerto de la Cruz Melchor Luz y Lima una vivienda en la zona de La Costa, “con 4 habitaciones, cocina y jardín, y con un terreno de 2.000 metros cuadrados. La casa se encuentra al Este, a media hora de camino del centro de la ciudad; pertenece al barrio de La Paz y se ubica en mitad de una plantación de plátanos. El contrato es por siete años, pagando 1.140 marcos al año con derecho al agua y a usar el teléfono[2] Se trata de la Casa Amarilla, en donde Eugen Teuber residirá con su esposa Rosa Teuber y establecerá la Estación. En marzo, el jardinero orotavense Manuel González y García (1887-1976), posteriormente conocido como Manuel "el de los Machangos", es contratado como guardián y cuidador de los chimpancés. Manuel González y García se encargará de la alimentación, limpieza y cuidado de los animales, y aunque no sabe leer y ni escribir, es una persona responsable y con habilidad artesanal.

La descripción de la Estación es la siguiente: “Una pequeña casa y jardín es suficiente para el director de la Estación y su familia; inmediatamente cerca de ésta, un campo de juego, en medio de un terreno cubierto con una red de alambre, es extendida en todas las direcciones desde un poste de 5 metros de alto. Así los animales tienen el sentimiento completo de libertad, aunque ellos no pueden escapar. En el medio del patio, un aparato gimnástico, un árbol y dos plantones de plátanos que han sido inmediatamente devastados por los chimpancés. A un lado, se encuentran unos cubículos – con ventanas con rejas y sin cristal, y con el suelo liso cubierto de cemento con 4 dormitorios y cada uno es suficiente para varios animales”.

Primer Periodo: Eugen Teuber

La influencia de Wilhelm Wundt sobre Eugen Teuber y su dominio sobre la psicología del lenguaje quedarían patentes en los primeros estudios de la Casa Amarilla; “Los estudios que realiza Teuber son exhaustivos, pero asistemáticos, del repertorio de conductas de los chimpancés: vocalizaciones, gestos, juego social, juego con objetos, exhibiciones emocionales, coprofagia, uso de piedras, etc. Y dedica especial atención a las conductas inteligentes, como la imitación o la capacidad de usar instrumentos, mostrada por algunos animales[3] En la carpa instalada dentro de los terrenos conocidos como "huerta de los machangos" se desarrollarían la mayoría de actividades de la Estación. Un pequeño laboratorio, integrado por un cronómetro, un tocadiscos, una cámara de fotografía, un cinematógrafo y un fonógrafo de Edison es incluido para fotografiar, filmar y registrar las distintas actividades. Con ellos Teuber grabaría los sonidos de los animales y fotografiaría sus expresiones y sus gestos.[4] Asimismo, a Teuber se le pregunta por la posible grabación de melodías folklóricas en las Islas Canarias y en otras partes, pues el ayudante de Stumpf, Erich von Hornbostel (1877-1935), se dedica a confeccionar el “Staaliche Phonogramm-Archive” (Archivo Fonogramático del Estado). Max Rothmann, por su parte, visitaría de nuevo Tenerife entre el 23 de agosto y el 2 de septiembre de 1913. Durante su regreso a la isla, Rothmann se mostraría satisfecho con el desarrollo de los animales bajo el control de Teuber y su mujer, sugiriendo a Waldeyer la ampliación de la Estación, además de la creación de una empresa internacional similar a la Estación de Biología del mar en Nápoles, fundada por Anton Dohrn (1840-1909). Se plantearía además la incorporación de otros grandes simios como gorilas u orangutanes, así como primates no homínidos.

La decisión de Eugen Teuber a lo largo de 1913 de regresar a Alemania para terminar sus estudios y cumplir el servicio militar provocaría finalmente la búsqueda de un nuevo director para la Estación.

Segundo Periodo: Wolfgang Köhler

Para la sustitución de Eugen Teuber al frente de la Estación de Antropoides, Carl Stumpf propondría al psicólogo alemán de origen estonio Wolfgang Köhler. Tras estudiar psicología en las universidades de Tubinga, Bonn y Berlín, Wolfgang Köhler, que se doctoraría de la mano de Stumpf en 1909, iniciaría su carrera científica como ayudante de laboratorio en el Instituto de Psicología de Fráncfort. En esta última ciudad desarrollaría junto con Max Wertheimer (1880-1943) y Kurt Koffka (1886-1941) la serie de experimentos que darían lugar a la Escuela de la Forma o Escuela de la Gestalt, una importante rama de la psicología centrada en la percepción. Su contacto con físicos como Walther Nernst (1864-1941) y Max Planck en Berlín, junto con su experiencia pionera en la conformación de la Gestalt en Fráncfort, acabarían revelando una importante influencia en sus ideas posteriores. En los acuerdos para la asunción de la dirección del proyecto, Köhler " ...recibe la promesa de retornar a su posición de privatdozent en Frankfurt del Main".[5] El 23 de diciembre de 1913, Wolfgang Köhler, su mujer Tekla Achenbach (n. 1888) y sus dos hijos arriban a Tenerife.

"El programa de Koehler se orienta a las facultades de percepción, los resultados de inteligencia, expresiones de emoción, sentido del tiempo, el uso de herramientas y no a problemas específicos del lenguaje".[6] A mediados de enero de 1914, Köhler solicita una ampliación de su contrato en la Estación para hacer exámenes comparativos; Waldeyer apoyará posteriormente esta petición y propondrá una ampliación de contrato hasta 1915. Köhler realiza la mayoría de sus experimentos con chimpancés, salvo unos pocos casos en los que, con fines comparativos, realizará sus pruebas con humanos, gallinas y un perro, sin que, en ningún caso se haya producido un adiestramiento deliberado de los animales salvo por requerimientos del propio experimento. Los ejercicios más famosos realizados en la Casa Amarilla consistirían en pruebas de inteligencia planteadas a los simios para la obtención de determinados alimentos; apilación de cajas dispersas, utilización de pértigas, desbloqueo de puertas, acople de cañas, etc.[7] Asimismo, estas pruebas de inteligencia serían registradas en formato fílmico «Wolfgang Köhler: Intelligenzprüfungen an Menschenaffen». Durante su estancia en la Casa Amarilla, Wolfgang Köhler concluiría que “hay casos en los que hasta la más escéptica de las personas tiene que admitir que el chimpancé es capaz de adquirir nuevas conductas, no sólo de sus congéneres, sino también del hombre”.[8] Ciertas observaciones realizadas sobre los chimpancés de la Casa Amarilla revelarían asimismo la capacidad de cooperación, confabulación e incluso crueldad en estos animales.[9]

El proyecto original de Rothmann prevería para la Estación de Antropoides la ampliación de los estudios psicológicos mediante la realización de experimentos neurofisiológicos, con especial atención a los fenómenos relacionados con los trastornos afásicos y apráxicos de los humanos, y el problema de la localización de las sensaciones. Además, se pretendería aumentar el número de especies sometidas a estudios con la adquisición de otros monos antropoides como gorilas, gibones y orangutanes, así como otras subespecies de chimpancés y de monos no antropoides, con el fin de realizar estudios comparados de sus capacidades y hábitos. Para compensar la diferencia del espacio vital natural de los animales se plantearía la realización de observaciones en las reservas por parte del gobierno colonial. Esta fórmula sería ya utilizada por Rothmann, Stumpf y otros antropólogos y etnólogos paralelamente a la Estación.[10]

Primera Guerra Mundial

El 28 de junio de 1914 se produce el atentado de Sarajevo en el que pierde la vida el Archiduque Francisco Fernando de Austria, heredero al trono del Imperio Austro-Húngaro. Inmediatamente se desata la crisis diplomática de julio entre Serbia y Austria-Hungría, derivando finalmente en la invasión de Serbia el 28 de julio. Alemania invade a su vez Bélgica, Luxemburgo y Francia, siendo atacada por Rusia. El país se involucra de lleno en la Gran Guerra mediante su participación en la Triple Alianza. Del mismo modo, Gran Bretaña se involucra mediante la Triple Entente.

En Canarias, parte del tráfico portuario se colapsa, viéndose los residentes alemanes obligados a permanecer en las islas. Köhler describiría la situación en una carta dirigida a Waldeyer el día 10 de agosto: "En caso de guerra estoy obligado a volver al Reich como un soldado de reserva. De todas formas, no tengo oportunidad de salir de la isla porque los vapores germanos están parados en el puerto neutral y ningún barco español ni italiano están dispuestos a aceptarnos debido al fuego de los británicos o a los hombres de guerra franceses. Por tanto, ninguno de los 60 hombres obligados a dar información para el servicio militar han sido capaces de irse, y desde un espacio tan extenso de mar la llegada de la guerra no podía esperarse, tendré que quedarme aquí". La reclusión forzosa de Köhler y su familia en Tenerife contraviene el plan de la Academia de alternar distintos directores en periodos regulares. Köhler se convertirá desde entonces en director permanente y último de la Estación de Antropoides.

El 1 de agosto de 1914, una expedición científica financiada por el Instituto de Física de la Academia de Dresde y la Universidad de Leipzig alcanza Tenerife. Su objetivo es el de realizar mediciones metereológicas, medidas eléctricas aéreas y análisis espectral y fotométrico en el pico del Teide. El Director de esta campaña, el profesor de física Harry Dember (1882-1943), participaría junto a Köhler en algunos de los experimentos de la Estación de Antropoides. Sin embargo, las actividades de Dember y sus compañeros y su asentamiento en las Cañadas del Teide quedarían finalmente prohibidos por el gobierno español, sin perspectiva de reanudación,[11] como medida de prevención ante posibles acciones militares o de espionaje.

El 31 de julio de 1915 nace en la Casa Amarilla el tercer hijo de Wolfgang Köhler, Peter Köhler Achenbach.

En junio de 1916, llegan a Tenerife dos orangutanes de ambos sexos como donación del gobierno español a la estación desde una colonia holandesa del sur de Sumatra. El pequeño orangután macho moriría el 11 de septiembre del mismo año. Durante este tiempo aparecería la monografía del psicólogo y etólogo norteamericano Robert Yerkes (1876-1957) "A Mental Life of Monkeys and Apes: A Study of Ideational Behaviour", en el que se describen sus estudios con el orangután Julius. Yerkes mantendría una importante relación de colaboración con Rothmann, Teuber y Köhler durante algún tiempo, además de una continuada correspondencia con este último. Un acuerdo para que Yerkes viajara a Tenerife como investigador fue incluso planteado, viéndose finalmente interrumpido por la guerra. Sin embargo, en su publicación de 1916, Yerkes calificaría la estación como modesta y poco efectiva, en comparación al sistema que por entonces desarrollaba en Estados Unidos.

La Finca "El Ciprés"

En febrero de 1917, Alemania comunica oficialmente el listado de zonas sometidas a bloqueo, incluyendo Canarias, con lo que se inicia el verdadero colapso del tráfico portuario y comercial de las islas. Las detenciones y hundimientos de buques aliados e incluso españoles en el archipiélago se convierten entones en hechos muy habituales.[12] El cónsul británico en Tenerife, auspiciado por el vicecónsul en el Puerto de la Cruz, presenta un protesta formal a las autoridades españolas donde acusa a Köhler de suministrar alimentos a los submarinos alemanes.[13] Ello provoca una actitud de desconfiada y recelo sobre la familia Köhler. Los rumores se expanden, "y la gente murmura que Köhler se encuentra aquí por asuntos de espionaje y que la actividad científica se utiliza como tapadera.[14] "

En el marco del conflicto bélico internacional y las tensiones iternas de la región, Melchor Luz y Lima, alcalde del Puerto de la Cruz y propietario de la Casa Amarilla, vendería la finca rústica conocida como "Tierras de La Costa" y sus inmuebles al británico José Ricardo Yeoward, propietario de la compañía platanera Yeoward Brothers de Liverpool. La venta se formaliza el 16 de agosto de 1918. La venta de las “Tierras de La Costa” conllevaría la pérdida de la parte arrendada por la Academia Prusiana de Ciencias a Melchor Luz y Lima. Köhler intentaría, sin éxito, ponerse de acuerdo con el nuevo propietario para continuar en la vivienda, recurriendo posteriormente a la vía judicial frente a su antiguo arrendador con idéntico resultado.

Ante los acontecimientos sucedidos, Köhler decidiría cambiar la Estación de Antropoides de lugar, a no más de una milla del antiguo emplazamiento. Este lugar sería la finca “El Ciprés” ó “finca de los machangos”[15] en La Orotava; la finca posee una casa con jardines y va a dar a un camino público llamado “El Durazno”, el cual conecta La Orotava con el Puerto de la Cruz. Köhler arrendaría la casa y el terreno para los antropoides hasta el 1 de diciembre de 1920; sin embargo, hasta diciembre de 1918 no se completa la construcción de la nueva estación, retrasándose la investigación con los animales. Después de esta crisis, Köhler describiría “El Ciprés” como apropiada y espaciosa, con una altitud de 190 metros sobre el nivel del mar. La altitud favorece la salud y actividad de los animales. El muro que rodea el terreno les aparta de molestias y ruidos. Además, la nueva casa tiene luz propia, sitio para huéspedes y posibilidad para ampliar la Estación.

En la casa de la finca “El Ciprés” nacería el 30 de agosto de 1918 el cuarto hijo de Wolfgang Köhler, Martín Köhler Aschenbach.

Fin de la Estación

A finales de 1919 se agravaría la situación económica de la Estación, como resultado del estado de la economía alemana. Después de una carta de Köhler a Waldeyer del 3 de noviembre de 1919, éste último le enviaría 30.000 marcos del capital de la Fundación, dinero que sólo da para pagar el arrendamiento. El 6 de noviembre de 1919, Köhler propone al Consejo de administración la petición del neuroanatomista, antropólogo y director del Instituto Central para exámenes cerebrales en Amsterdan, el profesor Dr. Ariens Kappers (1877-1946). El 18 de diciembre de 1919, el Consejo de administración le comunica a Köhler la intención de cerrar la Estación lo más pronto posible. A partir de ese mismo día, se establecería una correspondencia continuada con Kappers, además de contactos con el profesor de fisiología de La Universidad Libre de Amsterdan, Frederik Johannes Buytendijk (1887-1974).[16] En multitud de ocasiones previas al cierre de la Estación se barajaría la continuidad de la misma mediante la gestión de Holanda. El 8 de julio de 1920, el Consejo de administración de la Academia Prusiana de Ciencias clausura formalmente la Estación de Antropoides de Tenerife.

La denominada “Casa Amarilla” se levantó a principios del siglo XX por orden del que fuera Alcalde de Puerto de La Cruz, Melchor Luz y Lima y su nombre se debe al color que se le dio a sus paredes. Hoy la casa conserva su renombrado pasado científico, el color algo desgastado de sus muros y el resto de la edificación no presenta un buen estado.

Se ha producido el derribo de la cubierta y primer forjado, realizándose trabajos de demolición en el interior del inmueble, el cual se ha convertido en una mezcla de todo tipo de enseres abandonados. Mantiene en buen estado las paredes maestras y las ventanas; de la fachada norte quedan en su sitio original los tres ventanales superiores; de la sur también los dos superiores y los tres huecos inferiores, elaborados todos en excelente madera de tea.

Esta singular casa tuvo tiempos mejores. Durante algunos años, concretamente desde 1913 hasta 1920, en “La Casa Amarilla” se constituyó el primer Centro de Primatología del Mundo y se estableció en el Puerto de la Cruz por orden de la Academia de Ciencias de Berlín. Su director fue el afamado psicólogo alemán Wolfgang Köhler, co-fundador de la Psicología de la Gestalt. En este Centro el propio Köler realizó experimentos que cristalizaron en el texto clásico de la Historia de la Psicología “La Inteligencia de los Chimpancés” (The Mentality of Apes). En los años treinta Köler emigró por motivos políticos a los Estados Unidos, lugar en el que alcanzó fama y prestigio mundial.

  1. José Melchor Hernández Castilla: La Fundación del Primer Centro de Investigaciones Primatológicas del Mundo: WOLFGANG KÖHLER Y LA CASA AMARILLA (Bubok)
  2. Manuel Mas y Justo Hernández: Los monos de Tenerife. El primer laboratorio primatológico. (Ediciones Idea, Tenerife, España) 2007, p. 172 ISBN: 8496570223
  3. José M. Oliver Frade,Alberto Relancio Menéndez: El descubrimiento científico de las Islas Canarias (Fundación Canaria Orotava) 2007, p. 297 ISBN 84-611-9238-9
  1. Gómez, J. C. (1989).- Con la introducción a la edición española (p.9-38) en Köhler, W.- Experimentos sobre la Inteligencia de los Chimpancés.- Editorial Debate.- Madrid.</
  2. Jaeger, S. (1988). Briefe Wolfgang Köhler an Hans Geitel (1907-1920).- Passavia Verlag (Passauer Schriften zur Psychologiegeschichte).- Passau (Germany).
  3. Gómez, J. C. (1989).- Con la introducción a la edición española (p.9-38) en Köhler, W.- Experimentos sobre la Inteligencia de los Chimpancés.- Editorial Debate.- Madrid.
  4. Teuber, M. L. (1994).- The founding of the Primate Station, Tenerife, Canary Islands.- American Journal of Psychology 107: 551-584.- University of Illinois.
  5. Jaeger, S.; Lück, H. E. (1988).- Wolfgang Köhler and the Antropoid Research Station on Tenerife Island”.- Revista de Historia de Psicología 9 (2-3), p. 295-308.- Valencia.
  6. José Melchor Hernández Castilla: La Fundación del Primer Centro de Investigaciones Primatológicas del Mundo: WOLFGANG KÖHLER Y LA CASA AMARILLA (Bubok)
  7. José M. Oliver Frade, Alberto Relancio Menéndez: El descubrimiento científico de las Islas Canarias (Fundación Canaria Orotava) 2007, p. 297 ISBN 84-611-9238-9
  8. Köhler, W. (1921; 1989).- Experimentos sobre la Inteligencia de los Chimpancés.- Editorial Debate.
  9. Sagan C. (1977). Los Dragones del Edén: especulaciones sobre la evolución de la inteligencia humana. Editorial Crítica S.L. ISBN 978-84-8432-790-S
  10. Gómez, J. C. (1989).- Con la introducción a la edición española (p.9-38) en Köhler, W.- Experimentos sobre la Inteligencia de los Chimpancés.- Editorial Debate.- Madrid.
  11. Espadas Burgos, M. (1981).- El interés alemán por Canarias en vísperas de la Primera Mundial.- Ministerio de Educación y Ciencia, p. 745-756.- Madrid.
  12. Martín Hernández, U. (1988).- Tenerife y el expansionismo ultramarino (1880-1919).- Litografía Romero, S. A.- Santa Cruz de Tenerife.
  13. Jaeger, S.; Lück, H. E. (1988).- Wolfgang Köhler and the Antropoid Research Station on Tenerife Island”.- Revista de Historia de Psicología 9 (2-3), p. 295-308.- Valencia.
  14. Calero Ruiz, Emma y Hernández Molina, Hilda (19-1-1984).- Carta de Anécdotas de Köhler.- Archivo Municipal del Puerto de la Cruz.- Puerto de la Cruz, Tenerife.
  15. Pelechano Barberá, V. (1980).- Modelos Básicos del Aprendizaje, p.109..- Editorial Alfaplus.- Valencia.
  16. José Melchor Hernández Castilla: La Fundación del Primer Centro de Investigaciones Primatológicas del Mundo: WOLFGANG KÖHLER Y LA CASA AMARILLA (Bubok)
El contenido de este artículo incorpora material de la declaración del Bien de Interés Cultural publicado en el BOC Nº 019, el 12 de febrero de 1999 (texto), que se encuentra en el dominio público de conformidad con lo dispuesto en el artículo 13 de la Ley de Propiedad Intelectual española.

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Casa Amarilla de Caracas — Saltar a navegación, búsqueda Fachada de la Casa Amarilla. La Casa Amarilla de Caracas es una imponente estructura neoclásica que data del siglo XIX y se encuentra frente a la Plaza Bolívar de Caracas y la Catedral, en la …   Wikipedia Español

  • Casa Amarilla — Saltar a navegación, búsqueda Casa Amarilla puede referirse a: La Casa Amarilla de Argentina, complejo en la Ciudad Deportiva de Boca Juniors. La Casa Amarilla de España, casa de campo del siglo XX ubicada en Tenerife. La Casa Amarilla de… …   Wikipedia Español

  • Casa Amarilla — (Панаджи,Индия) Категория отеля: 2 звездочный отель Адрес: Hawaii beach road, Behind P …   Каталог отелей

  • Casa Amarilla — (Puerto Peñasco,Мексика) Категория отеля: Адрес: Seccion 9 Las Conchas Puerto Peñas …   Каталог отелей

  • Casa Amarilla — (Параута,Испания) Категория отеля: Адрес: Barrio Bajo, 15, 29451 Параута, Испания …   Каталог отелей

  • Casa Amarilla — (Пуэрто Эскондидо,Мексика) Категория отеля: Адрес: Calle Espinal 22 Fracc Bacocho, 71 …   Каталог отелей

  • La Casa Amarilla — (Mompos,Колумбия) Категория отеля: Адрес: Cra 1 13 59, 132560 Mompos, Колумбия …   Каталог отелей

  • La Casa Amarilla — (Сан Фелипе де Пуэрто Плата,Доминиканская Республика) Категория отеля: Адрес: Call …   Каталог отелей

  • La Casa Amarilla — (Кито,Эквадор) Категория отеля: Адрес: Selva Alegre OE5 70 entre Carvajal y Miguel …   Каталог отелей

  • La Casa Amarilla — (Баньос,Эквадор) Категория отеля: 3 звездочный отель Адрес: Ascenso Peatonal al fin …   Каталог отелей