Lodovico Agostino Marazzani Visconti


Lodovico Agostino Marazzani Visconti
Para otros usos de este término, véase Visconti (desambiguación).
Pintura del héroe Alfonso Ugarte al momento de lanzarse a caballo desde el Morro de Arica, por Agostino Lodovico Marazzani Visconti.

Lodovico Agonstino, conde Marazzani Visconty (13 de septiembre de 1835 - 17 de diciembre de 1914). Escultor de Bronces Ecuestres Italiano.

Nació en Piacenza, de noble y patricia familia, del conde Antonio Camillo (1815-1896) y de Camilla, hija del marqués Agostino Pinelli Gentile di Tagliolo, Génova.

Estudia arte en Florencia, posiblemente influenciado por su tío el coronel Lodovico, hermano del padre, quien a la actividad patriótica y al compromiso político unía una gran pasión por la pintura, en la cual reveló cierto talento, y por amistad con el escultor siciliano Michelle Auteri Pomar, casado con Livia, hija del conde Francesco Marazzani Visconti, primo en segundo grado de Agostino, quien vivía en el exilio en Florencia donde el Auteri estudiaba. Se sabe que después de vivir en Florencia, se trasladó, por algún tiempo, a París, donde residió y realizó trabajos.

En la edición del 25 de julio de 1892 del diario "La Liberta" de Piacenza, se publica un artículo que hace referencia a "Un grupo de caballos de bronce que expuestos en las vitrinas de la librería Porta, han suscitado la admiración de los entendidos".

El 23 de octubre de ese mismo año, el diario "El Progreso" reporta la noticia de que el conde Agostino Marazzani, ha sido escogido por los jueces de Turín, para participar en el concurso de segundo grado, para realizar el monumento al príncipe Amedeo Di Savoia. Aun cuando Marazzani no ganó el concurso, su trabajo fue muy admirado por la gran calidad del caballo. El boceto que presento Marazzani fue adquirido por el príncipe Amedeo y hoy en día es parte de la colección de bronces ecuestres que se exhiben en el Palacio Lascaris de Turin bajo el título de ...." il Monumento da Camera, I bronzetti della Collezione Sperati a cura di Maria Luisa Moncassoli Tibone. Ver Catalogo conmemorativo del centenario de la exposición de Arte Decorativa Moderna de Turin. Pág. 50 ..L'Attualita Storica. bronce de 47.5 cm altura, firmado: Marazzani.1892.

El 5 de noviembre, siempre del mismo año, se inauguraba en Turín, la muestra de los bronces. "La Liberta" nos reporta la noticia dos días después indicando que... " Ha sido muy admirado el boceto de Marazzani, que tiene la ventaja de un caballo estupendo "

Ciertamente el caballo debió ser su sujeto preferido, al siguiente año participa de la Bienal de Bellas Artes en Turín presentando tres grupos ecuestres en yeso que debieron ser inmediatamente fundidos en bronce. Marazzani, en uno de los grupos, reproduce un caballo en cuya cuerda amarrada del hocico se aferra fuertemente un bulldog, mientras otro perro, que intentaba saltarle a las patas, es pateado violentamente por el caballo. De los otros dos trabajos expuestos por el conde Marazzani, uno representaba una caballeriza dentro de la cual corre un perro, y el otro a un caballo y dos perros. El comentario de los entendidos es que se trata de los más bellos trabajos expuestos.

Uno de estos grupos presentado en la Bienal de Turin bajo el título de "Rattrape" -Aferrado-, es referido por "La Liberta" en su edición del 12 de junio de 1893 con la noticia de que se realizará la fundición en bronce para S.M. el Rey Humberto I de Italia, quien lo ha adquirido por la suma de 700 liras italianas.

Siempre en 1893, su año afortunado, la Academia de Bellas Artes de Bologña, presidida por el Señor Enrico Panzacchi, confiere al conde Agostino Marazzani Visconti un diploma académico por su reconocida calidad escultórica.

Muchas de las piezas del conde Marazzani se encuentran ahora en colecciones privadas tanto en Italia como en el Perú. En Mayo del 2000, las Galerías Sladmore de Londres, en una muestra dedicada exclusivamente a esculturas ecuestres "The Equestrian Show", presentó, entre otras, una pieza bellamente fundida en bronce... " A fine quality early twentieth century bronze model of a Lady riding sidesaddle with a Greyhound beside, by Lodovico Marazzani, signed A. Marazzani, and with the H. Gladenbeck and Sohn foundry stamp. This cast has a rich mid to dark brown patina".


Obra en Perú

En 1886, después de la muerte del padre, Marazzani iniciará su viaje al Perú, ya en 1887 hay documentación que así lo acreditan, y se establecería en el puerto del Callao con un negocio de pintura y escultura y dando inicio a una de las primeras fundiciones de bronce del país.

Marazzani llega al Perú posiblemente con la idea de una estadía temporal, pero debe haberle ido muy bien al punto de que decidió establecerse definitivamente allí. Nunca se ha podido saber la verdadera causa que motivó el viaje a Perú, pero siempre se dijo, en círculos de la familia, que fue por sugerencia del conde Giuseppe Giacometti, primo de Marazzani, quien había formado una familia en Lima, casado en 1886 con Victoria Soyer Morote, de quien había un hijo.


Agostino formará también una nueva familia en Lima con Isolina Mindreau Guerra con quien tiene seis hijos: María 1900, Yolanda 1902, Emilio 1904, Olga Isolina 1907, Dora Graciela 1912 y Agustín 1915 hijo póstumo. En Lima, donde existía una comunidad italiana numerosa y muy importante, el conde Agostino debe de haber sido recibido a su justa consideración de noble y prestigioso artista; para 1900 resulta nombrado presidente de la sociedad Giuseppe Verdi, posteriormente será admitido como socio honorario de la Compañía Italiana de Bomberos Roma del Callao. Ya desde octubre de 1897 era socio del Jockey Club de Lima y en diciembre de 1898 es nombrado, por el propio presidente del Club Señor Augusto B. Leguia, Juez de Partidas para las carreras a efectuarse en la temporada del siguiente año.

En Julio del 900 llega a Lima la noticia del asesinato de Humberto I, rey de Italia, y los italianos residentes se movilizaron para rendir homenaje a la memoria del rey muerto. El conde Agostino es comisionado para erigir el catafalco que simbolizaría el féretro de Humberto I, el cual se coloca en la Iglesia de Nuestra Señora de las Mercedes para la ceremonia. La obra tenía cerca de seis metros de altura y estaba conformada por tres cubos sobrepuestos imitando al porfido. Al centro, del lado vuelto al público, el escudo italiano con la leyenda A UMBERTO I REY DE ITALIA : PAZ, sobre el escudo la espada y la corona descansando sobre un cojín de terciopelo rojo con franjas doradas; a un costado los escudos de Turin y Roma. Coronando el catafalco, un féretro construido imitando al mármol negro sostenido por dos águilas doradas con la cruz blanca de la casa de Saboya sobre el pecho, sobre el féretro la coronal real reposando sobre un cojín de terciopelo rojo y alrededor del catafalco se ubicaron trofeos fúnebres, candelabros y velas de gran tamaño, ornadas con cintas de crespón negro.

Para 1901 Marazzani realiza y funde en bronce, el monumento al general Don José de San Martín que se inaugura el 27 de julio de 1901 en la Plaza Matriz del Callao, luego, después de 44 años se trasladaría el monumento a la intersección de la Avda. Miguel Grau la antigua Buenos Aires, esquina con las calles Marco Polo y Alberto Secada. La figura mide ocho metros y medio de altura, mostrando al libertador en actitud hacia el pueblo y con la bandera nacional oprimida contra su pecho, como si estuviera pronunciando las históricas palabras que sellaron la independencia del Perú, las cuales están grabadas en un escudo de bronce que adorna el pedestal. Posteriormente se le solicita otro monumento, esta vez para inmortalizar a un personaje publico muy querido de los peruanos, el pintor Ignacio Merino de Piura, artista activo durante la primera mitad del 800. Esta obra es solicitada por comisión de sus conciudadanos. Marazzani realizara un trabajo magistral, colocando al pintor en el acto de "Pintar",con pincel y paleta en mano, barba larga, boina y delantal de trabajo, parado frente al caballete. Esta obra gustó mucho y siempre fue considerada mejor que la de San Martín

Posteriormente durante los gobiernos de Pierola y luego de Leguia, Marazzani recibiría numerosos encargos para trabajos de ornato publico de la ciudad de Lima, entre las que destacan los bronces que adornan el Palacio del Correo de Lima, el busto del sabio y naturalista italiano Antonio Raimondi en Barranco, el busto hecho al presidente Pierola y el famoso lienzo pintado en 1905 para conmemorar la "Inmolacion" de Alfonso Ugarte, una tela que se conserva en el Museo Nacional de Antropología, Arqueología e Historia del Perú. El héroe a caballo, es representado en el momento de saltar al océano, desde las alturas del Morro de Arica, prefiriendo así la muerte gloriosa a la captura y ser preso del enemigo. En su mano derecha sostiene la bandera nacional, volteada hacia atrás la cabeza, como tratando de ver a sus compañeros caídos, en el momento en que se apresta a saltar a la inmortalidad.

Se sobreentiende, que de la realización de las obras publicas antes descritas, el conde Marazzani debió haber obtenido una cierta fortuna en Lima, por lo menos, durante el transcurrir de los primeros años del 900. Seguidamente, es probable que su suerte comienza a abandonarle nuevamente, no se sabe bien si por causas políticas o de otra índole, cae en desgracia y pierde los favores de aquellos que le ayudaron en los primeros tiempos. Es bueno recordar que uno de sus mecenas fue precisamente el presidente Augusto B. Leguia, que coincidentemente será destituido de su cargo en su primer mandato para el año 1912, fecha en que podrían haberse iniciado los problemas del conde Marazzani en Lima y que tendrían dramático desenlace dos años más tarde.

Marazzani nunca regresaría a su patria. Muere en la madrugada del 17 de noviembre de 1914. La crónica de su deceso se publica al día siguiente en el diario limeño "La Voce de Italia", que luego será re-impreso por "La Liberta" de Piacenza el 4 de diciembre del mismo año.

.... "Ayer, en la mañana, acompañado de una docena de amigos y de media docena de compañeros y ayudantes del trabajo, modestamente, tristemente, fueron trasladados al cementerio los restos mortales del conde Agostino Marazzani Visconti. Habiéndose retirado a dormir a últimas horas del día domingo, en la habitación desnuda que lo albergaba, amoblada solamente de quimeras de arte, de sueños destinados a desvanecerse y de recuerdos que debieron cancelarse, obstinadamente tormentosos, sintiéndose en perfecto estado de salud del cuerpo y filosóficamente sereno de ánimo, Agostino Marazzani a las primeras horas del lunes, hacia las dos de la madrugada, sin llegar a despertarse, sin siquiera al menos, poder probar la felicidad de morir, que era lo único que podría haberle dado ahora su pobre vida, pasaba del sueño de su eterno cansancio, al sueño beneficioso del reposo eterno. En el escenario donde se había desarrollado el triste drama de su vida, se había bajado el telón del acto final, entre el tenebroso silencio de una brumosa noche limeña. Vicisitudes de la vida! Miseria de la vanidad humana y de todas las cosas ilusorias que la rodean. Nadie habría podido imaginarse, viendo pasar por la calle el humilde féretro seguido por aquel pobre cortejo de pocos amigos, que no lo eran de la fortuna, que en aquel ataúd se encontraba el cuerpo de un descendiente, de un representante de la más antigua nobleza italiana, cuyos blasones estaban adornados con el águila bicéfala y cuyos pergaminos llevaban la firma de Carlo Magno. Esta era la modesta condición social elegida entre nosotros por el desaparecido Marazzani, que en vez de permitirle a duras penas transitar por la vida en una pobre vivienda de artista desilusionado, le hubiese procurado la reconquista, de al menos, parte de la opulencia en la que transcurrió su juventud. Hemos visto correr muchas de aquellas personas que pocos años antes se honraban con la amistad del "Conde". Mas el conde a muerto pobre, bien educado, culto y honesto, el pobre Marazzani no había podido reunir aquella riqueza que su trabajo asiduo y genial podía haberle otorgado; no obstante El ha sabido hacer honor al nombre italiano que lleva, primeramente con lo correcto de sus actos, digno siempre en todo por su origen noble, y finalmente con la manifestación de su arte, como son los ornamentos en bronce, las estatuas y frescos del Palacio del Correo, el Monumento al General San Martín del Callao, aquel del pintor Merino en Piura, el otro del naturalista Raimondi en Barranco y el Busto del Sr. De Pierola, también el otro del desaparecido Dr. Mazzi y Azzali y de infinidad de otros trabajos de menor importancia que no hemos mencionado. Cuanta generosidad tenía el pobre amigo para terminar así su tormentosa vida."

Está triste noticia que publica el diario peruano, será acogida con dolor por muchos quienes conocieron el vivo ingenio del conde Agostino, arrollado ahora por una suerte adversa.

A la memoria del patricio piacentino, muerto lejos de su ciudad y en tierras lejanas en las cuales su arte ha dejado vívidas trazas, va un conmovedor y agradecido saludo. Reciba nuestra condolencia la familia.


Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Visconti (desambiguación) — El apellido Visconti puede referirse a: Casa de Visconti, familia noble del norte de Italia; Personas Aldo Visconti (1977), futbolista argentino; Ascanio María Sforza Visconti (1455 1505), cardenal italiano de la Iglesia Católica desde el 17 de… …   Wikipedia Español

  • Alfonso Ugarte y Vernal — Saltar a navegación, búsqueda Alfonso Ugarte y Vernal Fecha de nacimiento: 13 de julio de 1847 Tarapacá, Perú. Fech …   Wikipedia Español

  • Antonio Raimondi — Saltar a navegación, búsqueda Para otros usos de este término, véase Antonio Raimondi (desambiguación). Antonio Raimondi, sabio naturalista italiano. Antonio Raimondi Dell Acqua (* Milán, Italia; 19 de septiembre …   Wikipedia Español

  • Alfonso Ugarte — y Vernal Fecha de nacimiento: 13 de julio de 1847 Tarapacá, Perú. Fecha de su muerte: 7 de junio de 1880 …   Wikipedia Español