Noé


Noé
Para otros usos de este término, véase Noé (nombre).
Noé
Patriarca de Israel
Precedido por Adán
Sucedido por Abraham
Profeta del Islam y en la Fe Bahá'í
Precedido por Adán
Sucedido por Abraham
Profeta, Patriarca y Ángel Gabriel en la fe SUD
Precedido por Enoc
Sucedido por Abraham
Noé según "El maestro francés"(Französischer Meister). Magyar Szépművészeti Múzeum, Budapest. c.1675.

Noé ('descanso' en hebreo, נוח Nóaḥ נח en árabe Nōªḥ, نوح Nūḥ) según la Biblia fue el elegido por Dios para sobrevivir al Diluvio universal.

Contenido

Origen

Según el relato del Génesis -la principal fuente de referencia sobre este personaje- Noé fue el único varón hallado justo de toda la generación contemporánea a él, puesto que los demás, estaban sumidos en el pecado y por su culpa la tierra "se hallaba llena de violencia". Noé fue hijo de Lamec, pero no hay que confundir a este Lamec, descendiente del tercer hijo de Adán, Set, con el Lamec descendiente de Caín el cual por un asesinato tendría que ser vengado "setenta veces siete". Lámec le llamó Noé ('consuelo' en hebreo).

Este Lamec, a su vez, fue hijo de Matusalén, conocido por ser el ser humano que muere con más edad de los citados en toda la Biblia (969 años); el cual es hijo a su vez de Enoc, quien, según una tradición posterior, profetizó sobre la llegada del Mesías y escribió sus visiones. (véase Libro de Enoc)

Noé fue padre, asi mismo, de Sem, Cam y Jafet, de los cuales, según la Biblia y el Corán, se repobló toda la tierra, Génesis 10:1.

El Diluvio Universal

Artículo principal: Diluvio universal
Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón. Y dijo Jehová: "Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho."
Génesis 6:6,7

Dios, hastiado de la perversión humana, le dijo a Noé: "Voy a arrojar sobre la Tierra un diluvio [...] contigo haré yo mi alianza, construye un arca y mete en ella a tu familia y a una pareja de animales de cada especie. Según una interpretación posterior, además, Noé pasó 120 años advirtiendo a sus contemporáneos del peligro que los amenazaba, pero no le hicieron caso. Este añadido a la historia tal vez se deba a una lectura del texto de Génesis 6:3, el cual dice textualmente:

"Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; más serán sus días ciento viente años".

Noé no tenía conocimientos ni las herramientas para construir un barco, pero Jehová le suministra ambos elementos y el barco se construye en el transcurso de al menos 3 años. Mientras Noé y su familia construían el Arca, los vecinos y habitantes se mofaban de su empresa de construir un navío en pleno desierto, de Ararat.

El diluvio comenzó el año 600 de la vida de Noé, y tuvo una duración de cuarenta días con sus noches respectivas, durante los cuales toda la Tierra llegó a estar bajo las aguas, destruyendo todo rastro de vida humana y animal, exceptuando a los animales que, junto a Noé y su familia, subieron al arca.

Pero Noé no se daba por vencido, así que envió una paloma, "a la hora de la tarde", con lo que Noé entendió que el proceso de retiro de aguas de la tierra estaba avanzando.

Siete días después el patriarca volvió a enviar la paloma, la cual no regresó, dando a entender, que la inundación cesó.

En el año 601 de la vida de Noé la Tierra se secó, y no obstante su deseo por abandonar el arca, Noé y su familia esperaron un mes más, hasta que el Señor les ordenó salir.

Maldición de Canaán

Después del Diluvio, el Génesis dice que Noé comenzó a labrar la tierra y nos lo muestra plantando una viña, de cuyo vino se embriaga, Cam ve "la desnudez" de su padre y se ríe de Él (algunos sabios del Talmud piensan que no solo se río de él, también abuso de èl), el cual al saberlo pronuncia una maldición en contra del hijo de éste, Canaán, del cual profetiza que llegará a ser esclavo de Sem y Jafet, maldición que, según algunos traductores, se cumple cuando Israel (de origen Semítico) somete a los Cananeos, si bien permite que algunos, como los habitantes de Gabaón, continúen con vida a cambio de ser siervos. Posteriormente, el propio Israel, incluyendo a los descendientes de los cananeos supervivientes, llegan a ser siervos de pueblos que nacieron de Jafet, cumpliendo así la profecía de Noé. Junto con eso, su piel se tornó más óscura. Por lo tanto Cam violo a su padre es por eso que llega la maldición.

Después de esto, se nos informa que murió Noé trecientos cincuenta años después del diluvio, a la edad de novecientos cincuenta años. No se informa ni del lugar ni de su tumba.

El personaje Noé

La figura de Noé, sea lo que fuere de sus remotos orígenes, representa en los diversos niveles de la Escritura el tipo del hombre justo que se libra del castigo y se beneficia de la salvación. En medio de la iniquidad que destruye al mundo, emerge como principio de una humanidad nueva y viene a ser así una prefiguración de Cristo. En la Torá y en el Tanaj, incluso en los Sidurim, nunca mencionan a Noaj como un patriarca (como Iaakov, Abraham o Itzjak) ya que estos últimos tuvieron la valentía de enfrentarse a D-s discutiendo con Él, Noah solamente obedeció las ordenes, dejando que millones de personas mueran.

1. Las tradiciones del Génesis. Si la explicación popular relaciona el nombre de Noé (Noah) con el verbo Naham (consolar), es quizá por alusión al viñador Noé (Gén 9,20), cuyo vino consuela a los hombres de su penoso trabajo (5, 29). En realidad, la consolación de Noé viene de las palabras por las que Dios, después del diluvio, se compromete a no maldecir ya a la tierra (Gén 8, 21). A pesar de la benevolencia divina, el hombre puede todavía fallar, como un Noé embriagado, padre de un Cam de malas costumbres (Gen 9, 20-25). A través de Cam se condena a Canaán: sus cultos licenciosos, asociados a la embriaguez, se oponían a la vigilancia, cuyo modelo debía ser Noé. Noé en tanto que héroe del diluvio, aparece como el justo por excelencia. Gracias a su justicia logra escapar de la ruina de un mundo condenado, y reconciliar con Dios a la tierra y a sus habitantes. La tradición sacerdotal vio en esta reconciliación una alianza de amplitud universal (Gen 9), extendida al conjunto de los descendientes de Noé (cf Gen 9,1; 10,32).

2. Los profetas y los sabios acentúan diversamente el valor ejemplar de los rasgos de Noé. Si bien éste aparece como un testigo de una responsabilidad estrictamente personal delante del juicio (Ez 14, 14), sin embargo, su alianza con Dios, es la prenda de una misericordia paciente (Is 54, 9s). Más allá de los juicios temporarios, habrá siempre un resto, al que se preservará para garantizar la continuación del designio de salvación. Noé es el tipo de este resto (Eclo 44,17), que constituye el pueblo justo y estará finalmente representado en la sola persona del Mesías. El justo salvará al mundo como Noé en tiempos del diluvio cuando “la esperanza del universo se refugió en un frágil esquife… y dejó en el mundo el germen de una generación nueva” (Sab 14, 6; cf 10, 4s).

3. En el Nuevo Testamento es Noé, según el evangelio, un modelo de vigilancia; contrariamente a sus compañeros despreocupados, vivió en la espera de un juicio de Dios (Mt 24, 37ss p). Todavía más claramente, la Carta a los hebreos lo presenta como el testigo de la fe frente a la incredulidad; el justo que creyó con la sola garantía de la palabra de Dios (Heb 11,7). En las cartas de Pedro aparece Noé bajo aspectos nuevos. No sólo es justo en sí mismo, sino también heraldo de la justicia divina que anuncia a los hombres la inminencia del juicio (2Pe 2,5; cf. 3,5). Este juicio sólo pesa sobre el mundo malo. Noé emerge de él como el tipo del hombre salvado en Cristo, puesto que la salvación que le es otorgada prefigura la salvación por las aguas del bautismo (1Pe 3,20s).

Los hijos de Noé

Los hijos de Noé fueron los progenitores de una nueva humanidad. Con todo, no fue ésta una humanidad moralmente renovada. Babel vendría a demostrarlo. La inclinación del corazón humano seguiría siendo hacia el pecado. Pese a esto, Dios continuaría obrando en el curso de la historia para la realización de su plan redentor. El capítulo 10 del Libro del Génesis pone ante nosotros una expansión de la raza humana con una clara dirección hacia el fenómeno inverso: la concentración.

La llamada tabla de las naciones hallará su continuidad en la genealogía que nos conduce a Abraham (11:10-26). Al analizar dicha tabla, debemos notar que no todos los nombres corresponden exclusivamente a individuos. Algunos son indicativos de tribus o pueblos, hecho que vuelve a aparecer repetidas veces en el Antiguo Testamento: Jacob (o Israel), Edom, Moab, etc., son nombres de individuos y de naciones. Probablemente algunos se refieren sólo a pueblos, como parece desprenderse de la forma plural o dual de los mismos (Kittim, Dodanim -4-, Mizraim -6-), mientras que otros pueden incluir a personas y a ciudades (Assur -11- y Sidón -15-). El catálago no es completo, no pretende serlo. Su finalidad es mostrar que la nueva humanidad desciende de los hijos de Noé y que, por consiguiente, constituye una inmensa familia que ha ido creciendo y diversificándose. Si algún concepto se destaca en este pasaje es el de universalidad. Esta lista de pueblos debe examinarse teniendo en cuenta no sólo su origen común, sino también su destino, pues a todos los pueblos y naciones llegaría la oferta de salvación mediante el Evangelio. En palabras de Delitzch: "La idea del pueblo de Dios implica que se ha de mirar a todas las naciones como participantes futuras de la misma salvación, y que han de ser abrazadas con un interés de amor esperanzado, hasta entonces inaudito en el mundo antiguo" {José M. Martínez.}

Antecedentes del relato de Noé

Aunque este es el relato más conocido en Occidente, existen otras antiguas narraciones con historias de diluvios:

En la mitología mesopotámica, Gilgamesh, antiguo rey sumerio, se encuentra con Utnapishtim, una pesona que sobrevive al diluvio. Noé sería una especie de Utnapishtim.

Además relatos similares de un gran diluvio en las creencias de los antiguos Sumerios, Chinos y Babilonios.

Como sucede con el relato de Gilgamesh, es posible que ambas historia narren un hecho común real.

Véase también

Enlaces externos


Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • NOÉ — Personnage biblique qui appartient à la race de Caïn, composée de tribus attachées au développement de la civilisation matérielle; par là s’expliquent ses aptitudes à construire l’arche du Déluge. Héros du Déluge (Genèse, VI IX) et père de Sem,… …   Encyclopédie Universelle

  • NOE — Cette page d’homonymie répertorie les différents sujets et articles partageant un même nom. {{{image}}}   Sigles d une seule lettre   Sigles de deux lettres > Sigles de trois lettres …   Wikipédia en Français

  • Noe — Cette page d’homonymie répertorie les différents sujets et articles partageant un même nom. {{{image}}}   Sigles d une seule lettre   Sigles de deux lettres > Sigles de trois lettres …   Wikipédia en Français

  • Noé — (personaje bíblico) n. p. m. V. «arca de Noé». * * * Noé. □ V. arca de Noé. * * * Según el Génesis (primer libro de la Biblia judía), Noé ( consuelo en hebreo, נוח Nóaḥ נח en árabe Nōªḥ, نوح Nūḥ) fue el elegido por el …   Enciclopedia Universal

  • NOE — Latine tessatio, vel requies. Unde Hesychius: Νῶε, ἀνάπαυσις, (ideoque ridicule Suidas: Νῶε, ὄνομα κύριον, παρὰ τὸ νῶ, τὸ κολυμβῶ, scil. quod in arca inclusus, in mediis aquis antârit) fil. Lamech, natua A. M. 1057. vir Deo gratus, quem, cum… …   Hofmann J. Lexicon universale

  • Noë — (19. Dec. al. 10. Mai). Der Patriarch Noë wird von den Griechen am 19. Dec. verehrt, einige lateinische Kalender nennen ihn am 10. Mai. (Mg.) …   Vollständiges Heiligen-Lexikon

  • NOE — [Abk. für gleichbed. engl. nuclear Overhauser effect]: svw. ↑ Kern Overhauser Effekt. * * * Noé   [nɔ e], Amédée Charles Henry de, französischer Karikaturist und Illustrator, * Paris 26. 1. 1819, ✝ ebenda 6. 9. 1879; war unter dem Pseudonym Cham… …   Universal-Lexikon

  • Noé — Plusieurs possibilités. Soit c est un nom de baptême correspondant au patriarche biblique (hébreu nôaH = repos). Il peut aussi s agir, dans les P O d une variante de Noell, avec amuïssement de la finale. Enfin, il faut penser à celui qui est… …   Noms de famille

  • Noé — ☛ V. arca de Noé …   Diccionario de la lengua española

  • Noè — Noè, Marc Antoine, geb. 1734 in der Diöces von Rochelle, war Großvicar bei dem Erzbischof von Rouen, wurde 1763 Bischof von Lescar, dann von Troyes u. st. 1802. Sammlung seiner theologischen [16] Schriften, Lond. 1800. Lebensbeschreibungen von Le …   Pierer's Universal-Lexikon

  • Noé — Noé, 1) Heinrich August, Schriftsteller, geb. 16. Juli 1835 in München, gest. 26. Aug. 1896 in Bozen, studierte seit 1853 in Erlangen Naturwissenschaften und vergleichende Sprachwissenschaft, war 1857–63 an der Hof und Staatsbibliothek in München …   Meyers Großes Konversations-Lexikon