Olvidado Rey Gudú

Olvidado Rey Gudú

Olvidado Rey Gudú

Olvidado rey Gudú es una novela de Ana María Matute.

Argumento

Se sitúa en los días de juventud de Sikrosio, el hijo del Conde Olar, el señor de una marca a cargo de un lejano rey llamado Gudú. Gracias a sus méritos, el rey le concede el título de Margrave sobre el territorio que pasa a conocerse como Olar. Cuando muere, su hijo Sikrosio le sucede en el trono, no sin luchar y dar muerte a sus hermanos.

El Conde se había hecho poderoso, por lo que se fue olvidando de su rey llegando así un día en que se separaron del reino. Sikrosio, en lugar de anexión de territorios, tuvo problemas para defenderlos.

Se casó con una princesa llamada Volinka, y tuvo tres hijos con ella: Sirko, Volodioso y Roedesio.

Llegó un día, poco después de que Volinka hubiera dado al luz al tercero de sus hijos, en el que después de uno de sus excesos de cerveza el rey se enfureció y la mató, siendo Volodioso testigo. Por ello se juró que un día vengaría la muerte de la única persona que le había amado en su vida: Volinka. Para conseguir su fin, Volodioso requirió la ayuda de un niño, que era hijo de Sikrosio y un hada conocida como el Hada Herrera (que había sido asesinada por el rey), y que fue llamado Almíbar por su dulzura infinita. Éste, conocía el lenguaje de los animales, y después de que Volodioso provocara la traición mutua de sus otros dos hermanos e hiciera una rebelión contra su padre, hizo que la corona del reino fuera transportada por halcones hasta la cabeza de su hermano Volodioso. Hecho que interpretaron todos como muestra de que él debía ser el legítimo rey.

Con Volodioso de rey, el reino se extendió hasta territorios nunca imaginados. Es durante una de sus conquistas que el rey conoce a la Condesa Soez. Con ella tiene seis hijos, conocidos como los hermanos Soeces: Ancio, estúpido, fuerte y manipulable; Bancio y Cancio, dos gemelos traicioneros incluso entre sí; Dancio y Encio, que mueren de pequeños; y finalmente, Furcio, que como su nombre ya indica, es traidor, ruin y cobarde.

En la conquista de un reino del sur, Volodioso conquista el reino del padre de Lauria, única mujer de la que se enamora el rey en su vida. Ella muere después de dar a luz a un niño que no recibe nombre alguno hasta los siete años, cuando es presentado a su padre y éste le pone el nombre de Predilecto, pues también es el hijo al que más querrá y apreciará, debido al amor que sentía por su difunta madre.

La historia se sitúa ahora en un reino que es devastado por Volodioso. La única superviviente de la familia real es Ardid, la hija del rey. Se salva junto a su maestro, El Hechicero. La niña, ya desde edades tempranas muestra ser poseedora de gran inteligencia. Con el fin de que aprenda mucho más de lo que ya sabe, invocan al Trasgo del Sur, que acepta enseñarle a cambio de que le den vino, pues desde que lo probó que se convirtió en un gran adicto a él. La peculiar pareja de maestro-aprendiz saben cómo hacer que los racimos secos de fuera del castillo vuelvan a dar fruto.

Después de haber cumplido todos su parte, el trasgo decide quedarse con ellos, pues necesita vino y empieza a cogerle cariño a la niña, cosa que demuestra que su 'contaminación' va en aumento y está perdiendo sus cualidades mágicas.

Ardid, que un día juró vengar a su padre y a sus hermanos muertos luchando contra Volodioso, decide que ya es hora de cumplir su promesa, por lo que expone la situación a sus maestros. Entonces deciden que harán correr el rumor de que Ardid es una princesa de extrema sabiduría que proviene de un país muy lejano, y que sólo podrá entregar su sabiduría al rey con el que se case.

El rumor se va extendiendo, y Volodioso solicita su presencia y casarse con Ardid debido a su codicia por la sabiduría de Ardid, cuando ésta solo tiene siete años, por lo que se convierte en la reina más joven que ha tenido nunca Olar. El Rey, pero, olvida a su mujer hasta que ésta cumple trece años, es entonces cuando Volodioso vuelve a interesarse por ella, pues es ya una mujer, y es también con ella que tiene un hijo, que su madre llamará Gudú en honor a un gran rey que hubo en el pasado, aunque viven encerrados en la torre más alta del castillo, pues el Rey se cansa de las continuas quejas de la Reina, que se queja de que se vaya con otras mujeres a la cama.

Un buen día cuando Gudú tiene tres años, el Rey sale con toda la Corte de caza, y es entonces cuando el Rey del Bosque, un enorme y peligroso jabalí, enviste a Volodioso provocándole una herida de muerte. Cuando éste se encuentra moribundo en su cama solicita la presencia de sus hijos Ancio y Predilecto con el fin de elegir a su sucesor, la tradición dice que el Rey posará su mano en la cabeza del Elegido, pero por azares de la vida resulta ser que aquel día Gudú había estado jugando con su pelotita azul, y ésta le había metido debajo de la cama del Rey y la había ido a buscar, y justo en el momento en que la mano de Volodioso iba a posarse en la cabeza de Predilecto apareció Gudú de debajo de su cama y la mano del Rey se posó en su cabeza, pasando a ser el niño el futuro Rey de Olar.

Gudú es nombrado futuro Rey de Olar, pero dado a su poca edad, Ardid pasa a ser la regente del reino hasta que su hijo tenga la edad suficiente. La Reina decide que para que su hijo sea el más grande rey que ha habido nunca en Olar debe quitarle el amor de dentro, la posibilidad de amar, pero con una condición, tampoco podrá llorar, y si nunca lo hace él y todo lo relacionado con él caerá en el olvido.

Pasan los años, y cuando Gudú cumple los trece años diseña un plan con su madre para que pueda convertirse en Rey y no tenga que esperar a los dieciocho convenidos. Para ello pide al Conde Tuso, un interesado Conde que pone en peligro su futuro reinado que le encuentre una hermosa esposa, pues como los hombres tiene necesidades, y quiere hacerlas de forma honrosa. El Conde Tuso elige como futura princesa a su sobria que es hija del hermano del Conde. Pero cuando Tuso se la presenta a Gudú, éste pone en marcha su plan y acusa a Tuso de que solo quiere quitarle el poder y por eso quiere casarle con su sobrina y de que nada sabía él de todo el asunto, por lo que destierra a Tuso, y a los hermanos Soeces que habían participado en el plan, pues también suponían una amenaza y así quitárselos de encima. Pero todos estos se unen al hermano de Tuso y declaran la guerra a Olar, por lo que Gudú lidera el ejército que se enfrentará a ellos, y para ello debe ser rey, pues no puede liderar un ejército sin ser el Rey. Gana la batalla y acaba con la vida de Tuso y su hermano y de Ancio y Furcio, pero de Bancio y Cancio nada se sabe, pues desaparecen acobardados.

Después de su victoria Gudú se casa con la Princesa Tontina, pero manda quemarla a la hoguera porqué ésta le rechaza, pues está enamorada de otro hombre, que resulta ser el Príncipe Predilecto, que se había convertido en el más fiel sirviente y protector personal del rey. Éste que le correspondió su amor no puede matar a su amada como se lo habían ordenado, pero ella como muestra de amor muere, pues recibe su primer beso de amor y estaba escrito que este beso también sería el último para ella. Predilecto no aguanta su muerte y huye y acaba siendo engañado por una ondina que se hace pasar por Tontina y acaba ahogado en el Lago de las Desapariciones.

Como el Rey necesita una reina todo se dispone para que se case con Gudulina, hija de la Reina Leonia, con la que tiene tres hijos: Gudulín, cobarde y traidor y que muere a los diez años aproximadamente; y los gemelos Raigo y Raiga, a los que manda de vuelta hacia la isla de Leonia cuando repudia a Gudulina y toda su estirpe por estar medio loca. Pero Ardid que había cogido mucho aprecio a los gemelos se los queda y los hace pasar pos sirvientes personales de la Reina, pues no quiere cometer el mismo error con Raigo que con Gudú.

Las ansias de poder del Rey son tales que incluso logra conquistar el territorio de las Estepas, dominado por feroces jinetes que se rigen por tribu y que dan miedo como demonios. Gudú consigue llegar hasta la isla de la Reina Urdska, a la que gana y mantiene como rehén, pero llegará a atraerle tanto que tiene dos hijos gemelos con ella: Arno y Kiro. Finalmente el Rey también tiene una hija ilegítima con Londanza, una campesina que le llamó la atención en su juventud. La niña se llama Gudrilkja, que tiene tales ansias de ser como su padre, aunque él desconozca que lo es, que se hace pasar por guerrero y acaba convirtiéndose en el protector más fiel que tiene el Rey.

Un buen día, se produce una rebelión en las Estepas, que se convierte en guerra, y el rey acude con el ejército a enfrontarse a los esteparios, pero lo que no sabe es que todo es un plan de venganza de Urdska y que en medio de la batalla los soldados esteparios que engruesan las tropas de Gudú se revelarán contra él y acabarán con su vida y así uno de los hijos de Urdska podrá convertirse en rey y cumplir así su promesa de venganza.

Pero en ese momento Ardid decide hacer salir a la luz la existencia de Raigo, el cual manda a informar el Rey sobre la traición de Urdska. Gudú es informado y está a tiempo de someter a los rebelados y aniquilar a los soldados esteparios de su ejército. Cuando vuelve a Olar, pero, se ve obligado a atacar a su propio castillo, que está controlado por las tropas de Urdska. Durante el enfrentamiento mueren Urdska y sus dos hijos, y también la Reina Ardid, que estaba encerrada en una torre que se quema con ella viva dentro, aunque ella se lo toma con calma, pues se reunirá con el Trasgo del Sur, el Hechicero y su amante Almíbar que murieron antes que ella.

Mientras todo esto sucedía Raiga se casó con Contrahecho, un antiguo bufón feo y deforme, y tal es la rabia de Raigo al descubrirlo que asesina a su hermana y a su marido y después se da muerte, pues no puede aguantar el dolor. Después de esto el Rey descubre que Gudrilkja es en realidad una mujer y además si hija, por lo que manda matarle, pues nadie se puede salvar de la leyes del reino.

Al cabo de unos días Gudú va a pasear por sus territorios, y encuentra a dos niños jugando y le dice a uno de ellos que parece fuerte que se irá con él y se instalará en la Corte Negra para entrar a formar parte entre el grueso de sus tropas, pero a medio camino el niño le dice al Rey que se calle, que solo es un viejo inútil. Es en ese momento cuando Gudú se acerca al lago y se ve reflejado en él, y descubre que debido a las guerras y todas las heridas que ha sufrido se ha convertido realmente en un viejo y su aspecto se muestra muy desgastado y empieza a llorar, por lo que él y todo lo que había creado y dependido de él desaparece de este mundo, pues si se la había quitado la capacidad de amar a cualquier ser, solo había podido amarse a él mismo, por lo que cuando vio su aspecto envejecido y desgastado no pudo evitar que la pena le invadiera, y lloró, y con sus lágrimas todo lo que había conseguido se desvaneció y nunca más fue recordado en nuestro mundo.


Personajes principales

Multitud de personajes son los que se dan cita en esta extensísima novela. Entre los más destacados se encuentran:

- Rey Gudú - Reina Ardid - Prícipe Predilecto - Conde Olar - Sikrosio - Volodioso - El Hechicero - El Trasgo del Sur - Ondina - Princesa Tontina - Conde Tuso - Ancio - Bancio - Cancio - Dancio - Encio - Furcio - Reina Leonia - Yahek - Almíbar - Gudulina

Obtenido de "Olvidado Rey Gud%C3%BA"

Wikimedia foundation. 2010.


Поделиться ссылкой на выделенное

Прямая ссылка:
Нажмите правой клавишей мыши и выберите «Копировать ссылку»