Picos de Europa


Picos de Europa

Picos de Europa

Picos de Europa
El Cornión.jpg
Vista de los Picos de Europa, el tramo central de la cordillera Cantábrica
País(es) Bandera de España España
Cantabria, Principado de Asturias y León
Continente Europa
Orientación O-E
Cumbres Torre Cerredo
Máx. cota 2.648 m
Coordenadas 43°11′N 4°50′O / 43.183, -4.83343°11′N 4°50′O / 43.183, -4.833
Vista del Macizo Occidental (con Torre Bermeja y Peña Santa) desde el camino a Collado Jermoso.
Paisaje de los Picos de Europa. El Naranjo de Bulnes al fondo, desde el mirador de Carreña.

Los Picos de Europa son un macizo montañoso localizado en el norte de España que pertenece a la parte central de la cordillera Cantábrica. Aunque no muy extenso, su cercanía al mar hace que sea pródiga en accidentes geográficos de gran interés.

Esta formación caliza se extiende por Asturias, Cantabria y León y en ella destacan sus alturas, en muchos casos por encima de los 2.500 metros, por lo cerca que se encuentran del mar Cantábrico, pues en su punto más septentrional apenas se distancian 15 kilómetros del mar. Geográficamente los Picos de Europa se encuentran en la línea de la Cordillera Cantábrica, si bien son considerados como una unidad independiente de ésta por su formación más reciente. Ocupan una superficie total de 64.600 hectáreas repartidas entre las tres provincias.

Los Picos de Europa están divididos en tres macizos: el macizo Occidental o Cornión, el macizo Central o de los Urrieles y el macizo Oriental o de Ándara.

Las mayores alturas se encuentran en el macizo de los Urrieles, que pasa por ser el más agreste de los tres, pues catorce de sus cimas superan los 2.600 metros de altitud, con el Torrecerredo, de 2.648 metros, como techo de estas montañas y tercer máximo de toda la Península Ibérica, después de Sierra Nevada y los Pirineos. Otra montaña que se encuentra en este macizo es el Naranjo de Bulnes o Picu Urriellu, de gran importancia histórica en el alpinismo español. Fue conquistado por primera vez en 1905 por Pedro Pidal, Marqués de Villaviciosa y en primer lugar por su compañero de cordada, natural de Caín de Valdeón Gregorio Pérez DeMaría.

En el macizo Occidental o Cornión, llamado así por la forma de cuerno que ofrece su silueta al ser avistado desde el oeste, destaca la Peña Santa, que con sus 2.596 metros de altitud supera en 110 a la siguiente cima de este macizo, la Torre de Santa María o Torre Santa de Enol. Por estas dos montañas, la Peña Santa y la Torre Santa, este macizo es también conocido como el de las Peñas Santas.

El macizo Oriental, también llamado de Ándara por estar en él el circo del mismo nombre, es el más modesto de los tres, tanto en alturas (su techo, la Morra de Lechugales, alcanza los 2.444 m de altitud) como en verticalidades.

Contenido

Etimología

Los Urrieles, encabezados por el Pico de los Cabrones y Torrecerredo desde las inmediaciones del Lago Enol, en el macizo Occidental.

Algunos historiadores han llegado a identificar los Picos de Europa con el legendario Monte Vindio en el que, según el cronista Lucio Anneo Floro, los cántabros se refugiaron de las legiones romanas y donde pensaban que «habían de subir las olas del mar antes que las armas de Roma».[1]

En la Ora Marítima de Rufo Festo Avieno, que recoge el periplo de un massaliota del 530 a. C., ya se describe cómo los navegantes que pasaban por la costa cantábrica hacia Bretaña, distinguían estos montes.

En el año 1530 el historiador Lucio Marineo Sículo las denominado ya Rupes Europae. Ambrosio Morales, cronista de Felipe II, las cita en 1572 como Montañas de Europa. Fray Prudencio de Sandoval, en 1601, las llama Peñas o Sierras de Europa, al igual que el portugués Rodrigo Méndez Silva, el benedictino Gregorio de Argaiz, el jesuita Luis Alfonso de Carballo y el también monje benedictino Francisco de la Sota.[2]

Existen numerosas teorías sobre por qué recibieron este nombre los Picos de Europa. Tradicionalmente se ha asociado el origen de su toponimia al hecho de que supuestamente era la primera tierra europea que los navegantes divisaban al venir de América, aunque este supuesto no es compartido por muchos estudiosos.

Otras hipótesis sugieren que la denominación viene por la sorpresa que para los visitantes de la península suponía encontrar estos enérgicos farallones calizos en los confines de Europa, o que fue acuñada por los peregrinos centroeuropeos a Santiago de Compostela, que habrían denominado así a estas montañas por su parecido con los Alpes.

También se sugiere que el nombre provenga de la denominación que le daban los marineros y gente del mar, los cuales veían el primer signo de España, que eran estas montañas. Estos marines procedían de Europa o de Escandinavia (anteriormente no se las consideraba del mismo continente), y los marinos comenzaron a llamar a estos montes, Picos de Europa y Escandinavia. Aún así, este nombre se ha ido perdiendo con el paso del tiempo, pues su pronunciación era larga y costosa, y se fue normalizando hasta que en el siglo XIX adoptó definitivamente el nombre Picos de Europa.

Tal como fuera la realidad es que se desconoce a ciencia cierta la razón de este significado para estas grandes cumbres, máxime si tenemos en cuenta que los habitantes de las comarcas próximas les llaman simplemente Los Picos. No será hasta partir del siglo XIX cuando la denominación Picos de Europa pase a ser comúnmente aceptada, desechando casi por completo el nombre Picos de Europa y Escandinavia.[3]

Geografía

Los Picos de Europa se encuentran situados dentro de la línea que, de oeste a este, ocupa la Cordillera Cantábrica. Abarcan una superficie más o menos rectangular de unos 20 kilómetros de Norte a Sur y aproximadamente 35 de Oeste a Este, lo que da unos 550 kilómetros cuadrados.

Tan modestos son en extensión como ricos en número de cimas y picos, contándose catorce por encima de los 2.600 metros, cuarenta de más de 2.500 metros, y prácticamente doscientos cincuenta que superan los dos mil metros de altitud.

Los distintos macizos vienen definidos por los ríos que los escoltan y atraviesan. Así el conjunto de Picos de Europa está limitado por los ríos Sella y Dobra por el oeste y por el Deva por el este. Otros dos ríos, el Cares y el Duje fueron los encargados de, en una labor de millones de años, esculpir los valles por los que hoy discurren y así dar forma a los tres macizos. El Cares separa El Cornión de los Urrieles y, más al este, el Duje separa éstos del macizo de Ándara.

Administrativamente estas montañas están enclavadas en tres comunidades distintas, como son el Principado de Asturias, Cantabria y León. Cabe destacar que la zona central de los Picos, los Urrieles, prácticamente equidista de las tres capitales de estas provincias, Oviedo, León y Santander, situándose siempre a unos 85-90 kilómetros de éstas. También es destacable el Pico Tesorero, en el macizo Central, por ser el punto donde limitan las tres provincias antes señaladas.

León es la provincia que más terreno aporta a los Picos, seguida del principado de Asturias y por último Cantabria.

Geología

Los tres macizos

Macizo Occidental o Cornión

Los 10 cumbres más altas del macizo del Cornión
Torre Santa de Enol
Nombre Altitud Localización
01 Torre Santa 2.596 León
02 Torre Santa de Enol 2.486 Asturias/León
01 Torre de Enmedio 2.467 Asturias/León
02 Aguja José de Prado 2.463 Asturias/León
03 Torre de la Horcada 2.455 Asturias/León
04 Torre del Torco 2.452 Asturias/León
05 Torre de Cebolleda III 2.445 Asturias/León
06 Aguja Alpino 2.438 Asturias/León
07 Aguja de Juan Menéndez 2.435 Asturias/León
08 Aguja Cimadevilla 2.432 Asturias/León
09 Aguja Jovellanos 2.430 Asturias/León
10 Torre de las Tres Marías I 2.420 Asturias/León
Artículo principal: Cornión

Es el más extenso de los tres macizos y se haya limitado por los ríos Sella y Dobra al oeste y por el Cares al este. Administrativamente se encuentra situado entre Asturias y León, concretamente en los concejos asturianos de Amieva, Cabrales, Cangas de Onís y Onís, y los leoneses Sajambre y Valdeón.

Es muy importante destacar que este conjunto de montañas donde también se encuentran los Lagos de Covadonga, así como el santuario del mismo nombre, integraron desde el año 1918 el primer Parque Nacional creado en España. Por aquel entonces fue llamado Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, siendo renovado, ampliado y renombrado en 1995, recibiendo la denominación de Parque Nacional de los Picos de Europa. En este macizo se pueden distinguir distintas zonas que se detallarán de norte a sur.

Zona Norte

La Torre de Santa María (2.476 m).
2.200 metros de desnivel desde la cumbre del Torrecerredo hasta el pueblo de Caín, aquí vistos desde el Cuvicente.

La zona más septentrional del Cornión está adornada por los lagos de Covadonga a partir de donde, hacia el sur, se va ganando altura según se acercan los refugios de Vegarredonda (1.420 m) y de Vega de Ario (1.615 m). A más altura se encuentra el mirador de Ordiales, característico punto de este macizo y lugar donde se hallan los restos de Pedro Pidal. El refugio de Vegarredonda es un buen punto de paso para alcanzar la zona central y occidental, mientras que el de Vega de Ario, también llamado Marqués de Villaviciosa en honor al conquistador del Naranjo, está en la zona más oriental del macizo. Desde este punto y también desde las vecinas cumbres del Jultayu y el Cuvicente se pueden contemplar unas espléndidas vistas del murallón del macizo Central. En estas dos cumbres, de en torno a los 2.000 metros de altitud también se puede ver, 1.500 metros más abajo, en el valle, el pueblo de Caín, punto intermedio de la ruta del Cares que, de sur a norte, parte de Posada de Valdeón y llega a Camarmeña, pero que es a partir de Caín donde ofrece sus más espectaculares vistas. Cabe destacar, entre el refugio de Vega de Ario y la cumbre del Jultayu, el Sistema del Jitu, sima de gran importancia que alcanza una profundidad de 1.135 metros.

Otras cimas a destacar en esta zona son, en su parte más septentrional, el Jascal (1.724 m) y Cabezo Lerosos (1.798 m). Yendo hacia el sur aparecen alturas más importantes y a partir del Cuvicente hacia el suroeste (en dirección al área de las Peñas Santas) aparecen montes como la Peña Blanca o la Robliza, ambas superando los 2.200 metros.

Zona Central

La forma natural de entrar en la zona central del Cornión, aquella previa al área de las Peñas Santas, es por Vegarredonda. La zona oriental de esta área está integrada por montes como el Cotalba (2.026 m), el Porru Llagu (1.926 m) o la Torre de los Tres Poyones (2.092 metros el más elevado). Mención especial merece el Porru Bolu (2.025 m), una mole granítica que, salvando las distancias, se asemeja al Picu Urriellu y que ofrece vías de gran dificultad para alcanzar su cumbre. También destacan, buscando ya las estribaciones de la Torre de Santa María, los Argaos, un conjunto de cimas con alineación norte-sur cuya mayor elevación es la más meridional (2.152 m).

Área de las Peñas Santas

Primeras nieves en la Peña Santa.

En torno al Jou Santo se encuentran las cimas más relevantes de este macizo, destacando sobre todas ellas la Peña Santa (2.596 m). La segunda en altura es la Torre Santa de Enol o Torre de Santa María (2.486 m) que pasa por ser la otra gran protagonista del Cornión, secundada al norte por la Aguja de Enol. Al oeste de la Torre de Santa María están las cinco Torres de Cebolleda, alcanzando una altura de 2.438 metros. Al sur de la Torre Santa, superando la Horcada de Santa María (2.346 m), se hallan en alineación norte-sur la Torre de la Horcada, la Torre de Enmedio, la Torre de las Tres Marías y la Torre del Torco. Sólo la Forcadona (2.304 m) separa a la Torre del Torco de la inmensa muralla que de oeste a este forma la Peña Santa. Escoltándola se encuentran otras cimas de notable importancia, como la Aguja del Corpus Christi y la Aguja del Gato al suroeste o la Aguja José de Prado, casi integrada en la imponente muralla sur del techo del Cornión.

Al noreste del Jou Santu, y separada de la Torre de Santa María por el Jou de los Asturianos, se encuentran el Pico los Asturianos, la Torre de la Canal Parda y los Traviesos.

Sector de la Bermeja

La zona Meridional del Cornión está dominada por la Torre Bermeja, que con sus 2.400 metros domina en altura a todas las elevaciones de su entorno. De entre éstas destacan hacia el norte (entre la Bermeja y la Peña Santa) montes como las Torres del Cotalbín, la Punta Extremera, el Cuetalbo y, más al oeste, los Altos del Verde. Todas estas elevaciones se acercan a los 2.200 metros de altitud.

Más cercanas a la Torre Bermeja, al oeste de ésta, se hallan los Moledizos I y II, de 2.254 y 2.295 metros respectivamente. Al sur de la Torre Bermeja también se encuentran alturas relevantes, como son el Pardo Pescuezo (2.302 m), las Torres de Parda (2.317, 2.316 y 2.236 metros), la Torre de Ita (2.236 m), la Torre Ciega (2.240 m) y las Torres de las Arestas (2.136, 2.125 y 2.122 metros).

Todavía más al sur de estas cumbres se encuentra un área de montañas que rondan los 2.000 metros de altitud, como el Canto Cabronero (1.996 m) y Peña Beza (1.958 m). Más modestas en altura son las montañas en torno a Vegabaño, lugar donde a 1.300 metros se halla otro refugio de montaña. De ellas merecen ser destacadas el Pico Jario (1.913 m), la Pica Neón (1.792 m) o la Peña Dobres (1.796 m), todas ellas cercanas al pueblo de Soto de Sajambre.

Macizo Central o de los Urrieles

Los 10 cumbres más altas de los Urrieles
El Naranjo de Bulnes y la vega de Urriello
Nombre Grupo Altitud
01 Torrecerredo 2.648 Asturias/León
02 Torre del Llambrión 2.642 León
03 Torre del Tiro Tirso 2.641 León
04 Torre sin Nombre 2.638 Asturias
05 Torre Casiano de Prado 2.622 León
06 Torre Llastria 2.621 León
07 Peña Vieja 2.617 Cantabria
08 Torre Blanca 2.619 Cantabria/León
09 Torre de la Palanca 2.614 León
10 Torre de Peñalba 2.607 León
Artículo principal: Macizo de Los Urrieles
El Naranjo desde Collado Vallejo, ruta normal de aproximación al Picu.
La Torre del Oso (a la izquierda, la Torre del Carnizoso y, a la derecha, la Aguja de los Martínez y la Torre de las Colladetas).

Situado entre los valles excavados por los ríos Cares y Duje se halla el Macizo Central, sin duda el más agreste y vertical de Picos de Europa. Administrativamente es compartido por Asturias, Cantabria y Castilla y León y posee las mayores alturas de los tres macizos, pues 38 de sus cimas rebasan los 2.500 metros, estando catorce de ellas (curiosamente el mismo número de ochomiles que hay en el planeta) por encima de los 2.600 metros. Sólo la Peña Santa, en el macizo Occidental, entraría en ese grupo de 38 montañas por encima de 2.500 metros.

Si bien es menos extenso que el Cornión, el macizo de los Urrieles tiene más superficie de alta montaña que el anterior, coronada por el Torrecerredo con sus 2.648 metros de altitud. Sin embargo, no es en ese punto donde se concentra la leyenda de este macizo en particular y de Picos de Europa en general. Para encontrarlo hay que dirigirse al este, al corazón de los Urrieles, hacia el Naranjo de Bulnes o Picu Urriellu, auténtico símbolo de la montaña asturiana y lugar donde se han escrito, desde su conquista en 1905, las más bellas páginas del alpinismo español. Sirvan como ejemplos la apertura de la primera vía en su cara oeste, 550 metros de verticalidad caliza, por Alberto Rabadá y Ernesto Navarro en 1962, o la vía «Sueños de Invierno», para cuya consecución José Luis García Gallego y Miguel Ángel Díez Vives estuvieron colgados de dicha pared durante 69 días de forma ininterrumpida.

Al igual que el Cornión, el macizo Central se puede dividir en distintas zonas para un análisis más sencillo y comprensible.

Grupo de la Peña Maín

De norte a sur, las primeras cumbres son las del grupo de la Peña Maín, de entre las que destacan el Cueto Redondo, la Cabeza la Mesa (que con 1.605 metros es la más alta de este conjunto) o la Cabecina Quemada. Desde cualquiera de ellas se tienen unas espectaculares vistas del corazón de los Urrieles.

Al oeste se encuentra Bulnes, pueblo que, tanto por su situación como por el aislamiento al que la geografía lo ha sometido durante siglos, quizá sea el que mejor representa la presencia del hombre en este entorno tan hostil. Desde Bulnes a través de la Canal de Balcosín primero, y de la Canal de Camburero después, se llega a la base del pico con el que comparte nombre, el Naranjo de Bulnes.

Grupo del Picu Urriellu

Aproximándose al Naranjo

Los límites de este espectacular conjunto de cumbres los podemos situar entre el Collado de Santa Ana por el sur y la Peña Castil en su parte septentrional.

Comenzando por el sur destacan las Torres del Tiro Navarro (2.602 m), conjunto de tres cumbres la más alta de las cuales es la única que supera los 2.600 metros. Más hacia el norte, a través de la Horcada del Infanzón (2.482 m) se encuentran los Campanarios, otra cumbre triple cuya máxima altura alcanza los 2.572 metros. Al este de este conjunto y a través del Jou del Infanzón se encuentra la Torre de los Tiros de Santiago y algo más al norte, el Cuchallón de Villasobrada (2.416 m).

El Naranjo de Bulnes da forma, junto con las montañas de su entorno, el Jou tras el Picu, un círculo de montañas que deja en el interior un hoyo tan espectacular como profundo. Empezando por el norte siguiendo el sentido de las agujas del reloj aparecen la Torre del Carnizoso (2.332 m), la Torre del Oso (2.461 m), el Risco Víctor y, a través de la llamada falsa Collada Bonita, la Aguja de los Martínez (2.422 m) desde donde se desciende hacia la Collada Bonita (2.382 m), lugar privilegiado para observar la cara sur del Picu. Siguiendo hacia el sur aparece la Torre de las Colladetas (2.456 m) y a continuación la Morra, cumbre bicéfala que tiene una altura máxima de 2.554 metros, lo que le supone ser la cumbre más alta de todas las que rodean, junto con el Naranjo, el Jou tras el Picu. La zona oeste del Jou tras el Picu está cubierto por los Tiros de la Torca (2.386 m), antesala por el sur del Picu Urriellu (2.519 m), del que parte la Canal de la Celada hacia la Vega de Urriellu.

Al este de este conjunto sólo quedaría la Peña Castil (2.444 m), imponente pirámide que marca el fin, por el norte, de las grandes alturas de los Urrieles.

Grupo de Torrecerredo

Torrecerredo y Cabrones. Entre ellos, el Macizo Occidental, siempre presidido por las Peñas Santas.
Torrecerredo, en el Macizo Central (2.648 m).

Geográficamente este sector se encuentra al oeste del del Picu Urriellu y limita más al oeste con el río Cares. De norte a sur, comienza con el Murallón de Amuela que rápidamente va ganando altura hasta configurar las primeras cumbres, como son los Cuetos del Trave (2.253 metros el más alto) y, tras sobrepasar la Collada del Agua, el Pico de Dobresengros (2.395 m). Con el mismo nombre fue bautizada la Canal de Dobresengros, vía que parte de las inmediaciones de Caín y que accede, tras salvar un desnivel de dos mil metros, a las cumbres más altas de esta área.

Al sur del Pico de Dobresengros aparece, imponente, el conjunto de Cabrones. Primero las agujas de Cabrones (2.474 m) y después el Pico de los Cabrones (2.553 m), bella cumbre de estilizada silueta que, hacia el este, cobija al Jou de los Cabrones, zona especialmente árida y lugar donde se encuentran el Refugio José Ramón Lueje (2.035 m) y el Sistema del Trave, un conjunto de tres simas que, con sus 1.441 metros de profundidad es el más importante de Picos.

Sin casi descanso se llega al símbolo de esta área, el Torrecerredo (2.648 m), techo de los Urrieles y el punto más elevado en muchos cientos de kilómetros a la redonda. Es además un privilegiado lugar para observar el macizo de las Peñas Santas.

El Torrecerredo está escoltado por dos agujas de nombres singulares, pues de sus paredes se desprenden el Risco Saint Saud (2.575 m) y, ligeramente más abajo, la Torre de Labrouche (2.525 m). Estas cumbres llevan el nombre de dos personajes ilustres de Picos de Europa, el Conde de Saint Saud y Paul Labrouche, muchas veces compañeros y descubridores, durante finales del siglo XIX, de muchos de los secretos de estas montañas.

Siguiendo hacia el sur, pegada a Torrecerredo está la Torre Bermeja (2.606 m) y, tras pasar la collada Bermeja (2.485 m), la Torre Coello (2.584 m). Girando hacia el este y posteriormente al norte, se encuentra el Tiro del Oso (2.576 m) y tras superar la Horcada de Don Carlos (2.418 m), el Pico de Boada (2.523 m). Finalmente, la Torre de la Párdida (2.596 m), cima que ofrece espectaculares vistas tanto a la cara oeste del Naranjo de Bulnes como a Torrecerredo y, más allá, al Cornión.

Desde la Torre de la Párdida en dirección norte se encuentra el Neverón de Urriellu (2.559 m), otro privilegiado balcón desde el que admirar la cara oeste del Naranjo, y el Diente de Urriellu. Más al norte, y tras atravesar la Horcada Arenera, surge el conjunto de Los Albos. En este grupo de alturas destacan el Neverón Albo (2.442 m), el Cueto Albo (2.414 m), el Pico Albo (2.442 m) y las tres Torres Areneras (2.445 metros la más alta). Desde los Albos, continuando hacia el norte, se recorre la Canal de Camburero y, posteriormente, la de Balcosín hasta llegar al pueblo de Bulnes.

Grupo de Peña Vieja

La cara sur del Naranjo de Bulnes

Partiendo de la zona sur del área anterior, es decir, del Tiro del Oso, y siguiendo la frontera astur-leonesa, se levantan los Picos Arenizas, triple cumbre cuya mayor altura alcanza los 2.515 metros. Siguiendo esta trayectoria hacia el sur de los Urrieles aparece el estilizado y piramidal Pico Tesorero (2.570 m), relevante por su belleza y peculiar por ser el punto donde confluyen las tres provincias que comparten el territorio de Picos de Europa, esto es, Asturias, Cantabria y León. También espectacular es el paisaje que ofrece a aquel que llegue a su cumbre, pues da vista a casi todos los puntos relevantes de los Urrieles.

Trazando la línea que se separa de León y que sigue la divisoria entre Asturias y Cantabria hacia el este se yergue la Torre de los Horcados Rojos (2.506 m) y más allá, los Picos de Santa Ana (el más alto de los cuales supera por un solo metro la barrera de los 2.600).

En dirección sudeste, ya en territorio cántabro, dos afiladas agujas, la de la Canalona y la de Bustamante, anteceden a la Peña Vieja, que con sus 2.619 metros es la mayor elevación de este conjunto de montañas y de toda Cantabria. Al sur, ya en los límites de este macizo, está la Peña Olvidada (2.430 m) y al noreste desde los Picos de Santa Ana se alcanzarían las Torres del Tiro Navarro, ya comentadas anteriormente. El conjunto Arenizas, Tesorero, Horcados Rojos, Santa Ana y Tiro Navarro dan forma al Jou de los Boches, que está al sur del Jou Sin Tierre, que a su vez desembocaría, más al norte, en la Vega de Urriellu.

En dirección contraria, al sur de los Horcados Rojos estaría el Jou Sin Tierre, en cuyo extremo noroeste se encuentra el refugio de Cabaña Verónica (2.325 m), el más singular de cuantos se encuentran en Picos, pues su estructura es la cúpula metálica de las baterías antiaéreas de un barco portaaviones.

Al norte de Peña Vieja, atravesando los llamados Cuetos de San Juan de la Cuadra para entrar en territorio astur, se accedería al Valle de las Moñetas, dejando al oeste el grupo del Picu Urriellu y alcanzando en el camino hacia las Vegas de Sotres (límite oriental de los Urrieles) el pintoresco Lago de las Moñetas.

Algunas cumbres relevantes de esta pequeña sierra serían las Coteras Rojas (2.295 metros la más elevada), la Garmona (2.291 m), el Cuetu de la Cuadra (2.231 m), el Paredón del Albo (2.125 m) o el Escamelláu (2.063 m).

En la falda este de Peña Vieja se encuentran las Praderías de Áliva, donde nace el Duje, y sirven de división entre el macizo Central y el macizo de Ándara, siendo además de un lugar de gran belleza, muy concurridas por ser camino entre la estación superior del teleférico de Fuente Dé, y el pueblo de Espinama, por lo cual se consideran una de las puertas de Liébana a los Picos de Europa. Aquí encontramos el Refugio de Áliva, siendo el de mayor capacidad de entre los situados en las inmediaciones de los Picos.

Sector del Llambrión

El área del Llambrión.

En esta zona situada en el suroeste del macizo Central se encuentra la mayor concentración de elevaciones de Picos de Europa, con varias alturas que superan los 2.600 metros. Concretamente engloba a nueve de las catorce cimas que superan esos 2.600 metros.

En torno a la Torre del Llambrión (2.642 metros y techo de este conjunto) se pueden encontrar alturas de gran relevancia y todas muy cercanas ésta. Destaca, por su altura que le hace rivalizar con el propio Llambrión, el Tiro Tirso, con sus 2.641 metros de altitud. También están la Torre sin Nombre (2.638 metros y actualmente en trámites de ser bautizada como Torre Schulze, en honor a la figura de este pionero de los Picos de Europa), la Torre Casiano de Prado (2.622 m), la Torre de las Llastrias (2.621 m), la Torre Blanca (2.617 m), la Torre de la Palanca (2.614 m), la Torre Peñalba (2.607 m) y la Torre del Hoyo Grande (2.602 m). Al sur de la Torre Casiano de Prado también se puede mencionar la Torre de las Minas del Carbón, que se queda en 2.595 metros de altitud.

El imponente murallón norte de la Torre de la Palanca (2.614 m).

Al sureste de la Torre Blanca se alzan importantes elevaciones, como son el Tiro Llago, el Madejuno o los Tiros de Casares ya en las inmediaciones de Cabaña Verónica. Siguiendo hacia el sureste, otras cimas que van surgiendo, como la Torre del Hoyo Oscuro, el Pico San Carlos, la Torre del Altáiz o el Pico de la Padierna, se van acercando hacia hacia Fuente Dé, en el extremo sur de los Urrieles.

Al oeste de la Torre de la Palanca se elevan tres importantes torres, la de Diego Mella, la de Delgado Úbeda y a Torre de Peñalba. Siguiendo en esa dirección oeste se empieza a perder altura con cimas de menor relevancia hasta llegar al cauce del río Cares. Conviene destacar, al poco de empezar el recorrido hacia el río, la Torre de la Celada (2.470 m), tanto por su altura como por el otro nombre con el que también se la ha bautizado, Torre de Don Pedro Pidal, en honor al hombre cuyo nombre probablemente sea el más importante en la historia de estas montañas.

Las Peñas Cifuentes

La Torre de los Horcados Rojos (2.506 metros) es una de las montañas más significativas, está situado en el macizo Central.

En la zona más meridional de los Urrieles, concretamente entre Cordiñanes y Fuente Dé, se alza una gran muralla de montañas que recibe el nombre de las Peñas Cifuentes. De notable extensión, se pueden dividir en tres áreas gracias a los dos pasos que las atraviesan.

En la parte oeste, muy cerca del río Cares, destaca la Aguja de María del Carmen, que es seguida por el Borracho, a Cantadota y la Torre de las Mojosas. Cada una de estas montañas va ganando en altura, rondando esta última Torre de las Mojosas los dos mil metros. Más al este, rodeando por el sur el Hoyo de las Mojosas, aparece la Aguja de María Luisa (2.386 m) e inmediatamente después, la Torre del Friero (2.445 m), que si bien no es, por poco, la mayor altura de este conjunto, sí que es la montaña que presenta las más espectaculares y difíciles paredes, especialmente en su vertiente septentrional.

Más al este se accede a la Canal de la Chavida (2.160 m), que separa el área del Friero del central, presidido por la Torre de Salinas (2.446 m). Pero antes de llegar al techo de este conjunto se encuentran la Torre del Hoyo Chico (2.356 m) y la Torre del Hoyo de Liordes (2.474 m), techo de esta formación.

Siguiendo en dirección este se encuentra la Canal del Pedavejo (2.030 m), que da paso al Alto de la Canal, las Peñas de la regaliz (cumbre triple, siendo la más alta de 2.229 m), la Torre del Alcacero (2.247 m) y Peña Remoña (2.227 m). Más allá se desciende hacia Fuente Dé, mil metros más abajo.

Al este de Fuente Dé, ya fuera del Cordal de las Peñas Cifuentes, se encuentran cimas como el Joracao o el Valdemoro, que rondan los 1.800 metros y que marcan el final de los Urrieles por el sureste.

Macizo Oriental o de Ándara

Los 10 cumbres más altas del macizo de Ándara
Al fondo el Macizo de Ándara
Nombre Altitud Localización
01 Morra Lechugales 2.444 Ast/Can
02 Silla del Caballo Cimero 2.436 Ast/Can
03 Pica del Jierru 2.424 Ast/Can
04 Pico Cortés 2.373 Ast/Can
05 Pico del Grajal de Arriba 2.349 Asturias
06 Silla del Caballo Bajero 2.339 Cantabria
07 Prao Cortés 2.288 Asturias
08 La Rasa de la Inagotable 2.284 Cantabria
09 Cuetu La Junciana 2.267 Cantabria
10 Valdomingueru 2.265 Cantabria
Artículo principal: Ándara

Como ya se señaló anteriormente, el macizo de Ándara es el menos extenso de los tres y también el menos pródigo en alturas. Su principal eje se extiende de suroeste a noreste, dividiéndose en dos vertientes en el punto donde se concentran sus mayores alturas, en torno al Circo de Ándara. Este macizo está escoltado por los ríos Duje al oeste y Deva al este y administrativamente se encuentra situado entre Asturias y Cantabria.

La primera alineación de montañas que se observa por el sur son las Cumbres Avenas. La cima más meridional de este conjunto es el Castro Cogollos (1.692 m), después está el pico del Buey (1.870 m), el Joracón de la Miel (1.902 m), el pico de la Canal Arenosa (1.882 m) y el pico del Corvo (1.878 m).

A través del collado de Cámara se accede al verdadero núcleo del macizo Oriental. Siguiendo la alineación suroeste-noreste aparecen en primer lugar las Picos de Cámara (2.050 m), seguidos del Pico Pozán (2.188 m), también conocido como el Jiso, cuya arista sureste conforma el itinerario de escalada más importante del macizo de Ándara.

Siguiendo hacia el norte ya aparecen alturas relevantes, como el Prao Cortés (2.288 m) y el Pico Cortés (2.373 m). También el Cueto la Encina (2.193 m), que da paso a la Morra de Lechugales, máxima altura de este macizo con sus 2.444 metros de altitud.

Más al norte se encuentran los Picos del Jierru (2.422 m) y la Pica del Jierru (2.421 m), también conocida como del Evangelista o Tiro de la Infanta. En este punto se produce una bifurcación, que hacia el norte va al Pico Valdominguero (2.265 m), las Malatas y el Cuetu la Vezada, que van a dar, haci el oeste a las Vegas de Sotres.

Siguiendo del Pico Valdominguero hacia el norte están las Picas del Jou sin Tierre (2.159 m la más alta de las dos), el Cuetu Tejáu (2.129 m), el Picu Boro, el Cuetu los Clabreros y, finalmente, la Pica de Fuente Soles, que va a dar al Jitu de Escarandi, límite septentrional del macizo de Ándara.

Desde el Pico Valdominguero hacia el noreste existen otras cimas, como son el Pico Soriano (2.161 m) y los Cuetos de los Senderos y de la Ramazosa (ambos en torno a los 1.900 metros de altitud), en las inmediaciones del refugio del Casetón de Ándara. Al otro lado del refugio se eleva el Pico del Macondíu, de 1.999 metros.

Destacables son también las cumbres que se encuentran al este de la Morra de Lechugales, como son la Silla del Caballo Cimero (2.436 m) y al sur de ésta, la Tabla del Pino (2.154 m).

Desde la Pica del Jierru se extiende un cordal hacia el noroeste que recorre cumbres como el Pico del Grajal de Arriba (2.349 m), el Pico de Grajal de Abajo (2.248 m), el Castillo del Grajal (2.091 m), la Rasa de la Inagotable (2.284 m) y el Cueto del Diablo (2.267 m), también conocido como la Junciana.

Al este de la Junciana se eleva el Pico del Sagrado Corazón, de 2.214 metros y con gran significación pues desde el último año del siglo XIX se celebra, por parte de la gente del lugar, una ceremonia en su cumbre. Desde esta cima en dirección este, a través de la Horcada Jonfría (1.988 m) se encuentran cimas como el Pico de la Jonfría (2.067 m), el Castillín (2.042 m), el Alto de los Novillos (2.033 m) o, ya en el extremo oriental, la Peña del Roblo (1.775 m).

Tomando como referencia el Pico del Sagrado Corazón, se elevan hacia el norte otras alturas como el Pico de Samelar (2.227 m), el Canto de la Concha (2.093 m), el Alto de las Verdianas (2.024 m). y ya por debajo de los dos mil metros, las Becerreras, el Cueto de las Becerreras y los Columbros. Desde el Alto de las Verdianas y a través del Collado de la Llaguna (1.948 m) se alzan, en el extremo oriental del macizo de Ándara, cumbres como el Pico de las Agudinas, de 1.976 metros de altitud. Las siguientes cumbres (el Pico del Acero, el Pico de la Tarabillera, el Pico Paña, el Cueto de la Llosa y el Ciruenzo Mayor) van perdiendo altura progresivamente hasta rondar los mil trescientos metros y llegar al lugar donde, por el este, terminan los Picos de Europa.

Cultura

La orografía y la climatología existentes en los Picos de Europa han definido a lo largo del tiempo unos rasgos muy particulares de sus habitantes. La ganadería y el pastoreo de montaña, la producción de forraje y el almacenamiento de heno para el invierno son actividades típicas de la zona. Asimismo la gran variedad de quesos elaborados en las diferentes comarcas, como Cabrales, Liébana, Gamonedo, o el famoso queso de Valdeón atribuyen otro aspecto característico.

Fauna

El rebeco, rey de los Picos.

De la fauna presente en los Picos de Europa destaca el rebeco (Rupricapra rupicapra parva). Su presencia en las zonas más elevadas de los macizos resulta tan espectacular como sorprendente es su agilidad en un terreno tan difícil pues es el único que osa aventurarse en Picos hasta sus zonas más altas.

En lugares más accesibles hay una mayor variedad de especies, como el corzo, el ciervo, el jabalí, el zorro, el oso o el lobo. En los ríos, la nutria, el mirlo acuático, el martín pescador, el salmón atlántico y la Trucha. Y sobre todo al peculiar urogallo, que aunque su presencia es mayor en la Cordillera Cantábrica, aquí también se puede ver y escuchar su canto. El urogallo habita en los bosques, donde convive con el pito negro (Dryocopus martius), la perdiz, el gato montés, el lirón, la ardilla y la gineta.

Entre las más de 100 variedades de aves que se pueden encontrar en el parque natural, destacan las grandes rapaces, como el águila real, el águila culebrera, el alimoche, el buitre leonado y el quebrantahuesos. También habitan la chova piquirroja, la chova piquigualda y el cuervo. Y se puede observar el vuelo del acentor, la bisbita y el gorrión alpino.

Flora

La proximidad de los Picos de Europa a la costa, de aproximadamente treinta kilómetros, permite que en ellos se desarrollen especies vegetales tanto atlánticas como mediterráneas. La vegetación presente en Picos se puede diferenciar según la altura a la que se encuentra. Así se pueden señalar las áreas dominadas por la encina, el roble y el haya.

Por encima de los 1.500 metros, debido a la altura y a lo escarpado del terreno, la presencia vegetal se limita, allí donde el suelo lo permite, a la pradera alpina. Destacan especies del género Sedum y Saxifraga entre las grietas de las rocas. A menor altura se puede destacar la presencia de especies vegetales como el fresno, el enebro, el abedul, el nogal o el tilo. También algunas especies de flores, como la aguileña cantábrica, el alhelí de campo o la siempreviva. También podemos encontrar plantas carnívoras, como la Pinguicula vulgaris.

Vista de los Picos de Europa desde el Puerto de San Glorio (1.608 m), en el límite entre Cantabria y la provincia de León.

Véase también

Notas y referencias

  1. José Luis Ramírez Sádaba (199). «La Toponimia de la guerra. Utilización y utilidad» (en español). Consultado el 2008-08-24.
  2. Xosé Lluis del Río (2008). «Aproximación a la toponimia de los Picos d'Europa» (en español). Consultado el 2008-08-24.
  3. C. Poyato (2007). «Parque Nacional de los Picos de Europa» (en español). Consultado el 2008-08-24.

Bibliografía

  • González Trueba, Juan José (2007). El Macizo Central de los Picos de Europa: geomorfología y sus implicaciones geoecológicas en la alta montaña cantábrica. ISBN 978-84-690-6270-8.

Enlaces externos

Commons

Obtenido de "Picos de Europa"

Wikimedia foundation. 2010.