Política ambiental


Política ambiental

Política ambiental

La política ambiental es el conjunto de los esfuerzos políticos para conservar las bases naturales de la vida humana y conseguir un desarrollo sostenible. Desde los años 70, con la conciencia ambiental creciente, se ha convertido en un sector político autónomo cada vez más importante tanto a nivel regional y nacional como internacional. En los gobiernos de muchos países hay un ministerio encargado de temas ambientales y se han creado partidos verdes.

La definición de una política ambiental a nivel de empresa es un requisito de los sistemas de gestión medioambiental certificados como ISO 14001 o EMAS.

Contenido

Principios de la política ambiental

Aunque no existe un acuerdo general sobre los principios de la política ambiental, hay algunas bases generalmente aceptadas.

  • Los principios del desarrollo sostenible.
  • El principio de responsabilidad.
  • El principio de prevención, según el cual siempre es mejor prevenir que corregir.
  • El principio de sustitución que exige remplazar sustancias peligrosas por substitutos menos contaminantes y procesos de alta intensidad energética por otros más eficientes siempre que estén disponibles. Para determinar las mejores técnicas disponibles, 32 grupos de trabajo en el Institute for Prospecitve Technological Studies en Sevilla elaboran y revisan los llamados BAT Reference Documents para cada sector industrial.
  • El principio de: "el que contamina paga" para los casos en los que no se puede prevenir el daño ambiental, siempre que sea posible identificar el causante.
  • El principio de la coherencia que requiere la coordinación de la política ambiental con otros departamentos y la integración de cuestiones ambientales en otros campos (por ejemplo política de infraestructuras, política económica).
  • Principio de la cooperación, según el que la integración de importantes grupos sociales en la definición de metas ambientales y su realización es indispensable.
  • La política ambiental debe basarse siempre en los resultados de investigaciones científicas.

Instrumentos de la política ambiental

  • Instrumentos jurídicos: El conjunto de normas y disposiciones legales respeto al medio ambiente a nivel local, regional, nacional e internacional.
  • Instrumentos administrativos: Evaluaciones, controles, autorizaciones y regulaciones. Algunos ejemplos son las evaluaciones de impacto ambiental y auditorías ambientales.
  • Instrumentos técnicos: La promoción y aplicación las mejores tecnologías disponibles tanto para acciones preventivas como correctoras.
  • Instrumentos económicos y fiscales: Subvenciones, impuestos, tarifas y tasas. La idea es recompensar parte de los costes de acciones positivas y penalizar los que perjudican al medio para internalizar los costes ambientales.
  • Instrumentos sociales: Los puntos claves de este instrumento son la información y la participación. Intentan concienciar a la sociedad a través de la educación ambiental, información pública y integración en proyectos ambientales.

Problemas de la política ambiental

Problemas de un sector político interrelacionado

La política ambiental está estrechamente interrelacionado con otros sectores políticos, cuyas decisiones y programas influyen directamente en sus resultados y requiere un alto nivel de coordinación. Particularmente la política de infraestructuras, la política económica, la política agrícola y la ordenación del territorio se entrecruzan con la política ambiental y la coherencia es una meta ambiciosa. Por eso, requiere un alto nivel de trabajo interdisciplinario y el poder de convencer e imponerse a otros intereses políticos, lo cual muchas veces es difícil, dependiendo de la posición de los departamentos medioambientales dentro de la jerarquía del gobierno.

Problemas de un sector político con resultados a largo plazo

La política estatal piensa en periodos de elección y el personal cambia según los resultados de estas. Los problemas del medio ambiente son a largo plazo y las decisiones y programas necesitan tiempo para mostrar resultados. No es un campo político que permite acciones populares con resultados rápidos que se pueden utilizar para ganar votos.

Problemas de una política multinivel

Hay problemas ambientales a escala local o regional, pero también a escala global que requieren soluciones internacionales. La coordinación de los diferentes niveles y la búsqueda de soluciones internacionalmente aceptables y aplicables tanto a los países industrializados como a los en vía de desarrollo es un problema añadido. 7. El análisis de políticas y la política•

E N EL JUEGO de la política pública, para usar la metáfora de Graham Allison, hay dos jugadores principales, los analistas de políticas y los políticos. A los analistas de políticas les interesa la eficiencia económica y cómo las políticas públicas pueden afec¬tar a la sociedad en su conjunto. Recalcan la importancia de que los objetivos políticos sean definidos explícitamente y de que se proceda con especial atención al jerarquizar los diversos objetivos en competencia. Los analistas quieren medir con claridad los re¬sultados de la política y el grado en que se realizan los objetivos. Con fe en sus técnicas, los analistas derivan sus conclusiones de modelos matemáticos abstractos. En contraste, a los políticos in¬teresa la distribución de los productos, y cómo las políticas públi¬cas afectan a ciertos individuos y grupos. Ponen el acento en la negociación, en la transacción y el compromiso, tratan de cancelar los objetivos que impiden llegar a un consenso y buscan resolver el conflicto entre intereses rivales, distribuyendo recursos limita¬dos. Con fe en el proceso político, los políticos basan sus recomen¬daciones en la fuerza de las posiciones de sus electores.

Esta división del mundo de las políticas es similar a las "dos culturas" que C.P. Snow encontraba en el mundo intelectual, la de los científicos físicos y la de los intelectuales literarios. Como el científico de Snow, el analista de políticas es el optimista, comple¬tamente convencido de que la propuesta de su análisis es la mejor opción y que puede ser de gran ayuda a la sociedad. Como el in¬telectual literario, el político de las políticas es el pesimista, igual¬mente convencido de que el último invento del analista de siste¬mas, el presupuesto por programas, la gestión por objetivos o el presupuesto base cero, sólo harán que el proceso de las políticas sea más complicado, no mejor, y que el único curso razonable es seguir en la brega tratando de salir del apuro. Como en las dos culturas de Snow, los valores, actividades y emociones, fundamen¬talmente diferentes del analista y del político, pueden inhibir la comunicación entre ellos y provocar una antipatía cáustica y per¬niciosa.

La dicotomía es por supuesto una exageración. El analista y el político descritos son tipos ideales, tal vez caricaturas, que de¬finen los polos de un espectro continuo que va desde el matemá¬tico, fascinado con las complejidades de sus modelos, hasta el funcionario público que busca autopromoverse, derrochando re¬cursos en la comunidad electoral que más pueda beneficiarlo. La distribución se concentra en dos polos, con los jugadores agru¬pados cerca de los dos extremos, de tal manera que parecen casi estar organizados en dos equipos o quizá en dos ligas conjuga¬dores que participan en juegos similares pero con distintas re¬glas, tradiciones y sistemas de anotación. En lo que sigue, los tér¬minos analista y político se refieren estrictamente y esto debe subrayarse a estos tipos ideales, aunque los ejemplos usados pa¬ra ilustrar su comportamiento y actitudes se tomarán necesaria¬mente de las palabras y acciones de los jugadores políticos re¬ales, mucho más complejos.

En realidad, cada jugador individual posee una combinación única de habilidades analíticas y políticas. En cualquier juego de políticas los jugadores tomarán partido según sus talentos y prefe¬rencias. Así, un político tradicional puede ser bastante analítico cuando se trata de asuntos que no le afectan a él o a sus electores, y un analista puede ser bastante político cuando estudia políticas que interfieren con sus intereses o con los de su comunidad ana¬lítica. Arnold J. Meltsner ha advertido acerca de "la falsa división del mundo de la decisión política en dos campos incompatibles", insistiendo en que no hay que exagerar la división. Aún así, la ra¬cionalidad económica y la racionalidad política frecuentemente entran en conflicto y la naturaleza de este conflicto afecta de tal manera la práctica del análisis político que no puede ignorarse.


1. Las ideologías analíticas y políticas

Sólo algunas de las diferencias de conducta, actitudes y estilo an¬tes citadas se relacionan directamente con el conflicto entre el analista y el político y con la influencia relativa de ambos jugado¬res en la elaboración de las políticas

EFICIENCIA, EQUIDAD Y DISTRIBUCIÓN

El criterio del analista para la selección de políticas es la efi¬ciencia económica agregada. La mejor política es la que arroja mayores beneficios netos. La suma de todos los beneficios y la res¬ta de todos los costos proporcionan al analista la medida del inte¬rés público. El criterio de utilidad o beneficio social neto ignora por supuesto los problemas de distribución: quién recibe los be¬neficios y quién paga los costos. Aun en la alternativa más eficien¬te, algunos individuos o grupos pueden encontrar que sus costos exceden a sus beneficios. Pero el analista argumentará siempre en favor de aquella opción de política cuyos costos agregados gene¬ran los mayores beneficios y hacen así posible compensar a los perdedores o alcanzar los objetivos distributivos de la sociedad, cualesquiera que éstos sean. El criterio de eficiencia ofrece la me¬jor oportunidad para redistribuir el ingreso hacia aquellos grupos que la sociedad considere más necesitados o con mayor mérito.

El argumento de que los objetivos distributivos se pueden lo¬grar mejor al maximizar la eficiencia económica puede tal vez usarse para justificar la desatención a las consideraciones de equi¬dad. Según la ideología analítica, la meta de la equidad social se puede alcanzar mejor, sin tener que estar ajustando cada uno de los programas y políticas particulares, con un programa completa¬mente independiente de redistribución que introduzca preferible¬mente alguna forma de impuesto negativo al ingreso. Que el dise¬ño, la aprobación y la implementación de este programa redistributivo haya resultado imposible es desafortunado y moles¬to, pero no es una causa suficiente para modificar el criterio de eficiencia al analizar cuestiones tales como el control de la conta¬minación, el tráfico masivo, los recursos humanos en el área de salud, la administración de recursos hidráulicos o la defensa mili¬tar. Identificar el número de perdedores en ocasión de una nueva política y la cuantía de su pérdida, diseñando un mecanismo prác¬tico para compensarlos, puede ser bastante difícil, pero la posibi¬lidad teórica de hacerlo es suficiente para adoptar el criterio de eficiencia. Porque el analista está profundamente interesado en la equidad social defiende vigorosamente la alternativa más eficien¬te, pues ésta es la única la manera de conseguir la mayor cantidad de beneficios para fines de redistribución. Pero una vez que ha de¬jado constancia de su preocupación, el analista tiende a dejar el problema de la equidad para más adelante. Que la eficiencia predomine sobre la equidad como valor ana¬lítico es bastante explicable. Existe una medida única y simple para la eficiencia: los beneficios sociales netos. En contraste, la equi¬dad sólo puede describirse indirectamente, en términos de las cur¬vas de Lorenz y los coeficientes de Gini. No hay una medida única y simple para determinar si una distribución del ingreso o de los activos es más equitativa que otra. Más aún, no importa qué tan difícil sea determinar los costos totales y los beneficios totales, siempre será más difícil determinar su distribución. Muchos be¬neficios pueden ser directos y concentrados, pero casi todos los costos (para el contribuyente y para el consumidor, en ocasión de un aumento de la deuda nacional y la inflación resultante) serán inevitablemente indirectos y dispersos. Como la eficiencia es un criterio simple, único, específico y medible, es más adaptable que la equidad para el trabajo analítico .

En contraste, el político se interesa más en la distribución. No son los ciudadanos individuales, sino las comunidades organizadas de ciudadanos las que tienen la influencia política. Como repre¬sentante electo o autoridad política designada, el político respon¬de a los electores, no a la noción abstracta de beneficio público agregado, propia del analista. Al político le interesa profunda¬mente saber en cuánto se beneficiarán sus electores y cuánto han de pagar. Robert H. Haveman escribe: En tanto que el análisis de política se centra en los costos y beneficios que las medidas políticas conllevan para la sociedad como un todo, son pocos los decisores políticos individuales que en¬cuentran significativo el criterio de beneficio social para sus obje¬tivos más limitados. Si el legislador, al tomar en consideración los costos de una decisión, logra repartirlos disimuladamente entre los ciudadanos concentrando legalmente los beneficios en un gru¬po privilegiado cuyo apoyo busca obtener, no le importará el he¬cho de que los costos agregados excedan con mucho a los beneficios. En realidad, el análisis responde a preguntas que no interesan a la mayor parte de los legisladores. Y son los políticos, no los analistas, quienes toman la mayoría de las decisiones polí¬ticas importantes.

Un ejemplo de la diferencia de sus perspectivas son las recien¬tes controversias sobre la política de recursos hidráulicos, cons¬trucción de presas, sistemas de riego y control de inundaciones. Al usar las técnicas habituales del análisis de costo beneficio, el analista concluye que muchos proyectos hidráulicos son ineficientes que sus costos totales son mayores que sus beneficios totales y por ende no deben ser llevados a cabo. Más aún, los beneficios de estos proyectos están bastante concentrados (y son obvios), mientras que los costos están ampliamente distribuidos (y pasan inadvertidos), otorgando así a ciertos grupos considerables bene¬ficios netos a pesar de la ineficiencia agregada de los proyectos. Al ser sensible a los intereses de sus electores más organizados y activos, el político concluye que los proyectos son de lo más valio¬so para ellos que por supuesto lo son y por lo tanto deben ser realizados. No hay una comunidad electoral que pueda quejarse de costos tan dispersos. Y el que los beneficios sean evidentes en tanto que los costos pasen inadvertidos es un hecho que debilita todavía más la perspectiva analítica. La visión del político termina por triunfar.

Véase también

Bibliografía

  • Bundeszentrale für politische Bildung (Editor): Umweltpolitik, Informationen zur politischen Bildung (Heft 287), 2005
Obtenido de "Pol%C3%ADtica ambiental"

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • política ambiental — Conjunto armónico e interrelacionado de objetivos, actividades y proyectos que se orientan al mejoramiento del ambiente y al manejo adecuado de los recursos naturales. Declaración por parte de la organización de sus propósitos y principios en… …   Diccionario ecologico

  • Política agrícola — Saltar a navegación, búsqueda La política agrícola se describe un conjunto de leyes relativas a la agricultura nacional y las importaciones de productos agrícolas extranjeros. Por lo general los gobiernos implementen políticas agrícolas con el… …   Wikipedia Español

  • Política energética de Venezuela — Saltar a navegación, búsqueda La política energética de Venezuela es una atribución del Poder Ejecutivo, quien se encarga de diseñarla y coordinarla por medio de sus diferentes órganos administrativos. Venezuela es uno de los principales… …   Wikipedia Español

  • Política Agrícola Común de la UE — Gastos de la PAC. La Política Agrícola Común (PAC) es una de las políticas más importantes y uno de los elementos esenciales del sistema institucional de la Unión Europea (UE). La PAC gestiona las subvenciones que se dan a la producción agrícola… …   Wikipedia Español

  • Política Espacial de México — La Política Espacial de México es una política del Estado mexicano, independiente a las coyunturas políticas o económicas del país. Tiene como fin llevar al desarrollo científico, tecnológico e industrial en materia aeroespacial a nichos de… …   Wikipedia Español

  • Política de México — Los Estados Unidos Mexicanos son una democrática, federal y laica cuyo gobierno está basado en un sistema presidencial o congresual en el que el presidente de México es tanto el jefe de Estado como el jefe de gobierno, en un sistema… …   Wikipedia Español

  • Política de Ecuador — La República del Ecuador es un Estado constitucional de derechos y justicia social, democrático, soberano, independiente, unitario, intercultural plurinacional y laico. Se organiza en forma de República y se gobierna de manera descentralizada,… …   Wikipedia Español

  • Gobernanza ambiental — La gobernanza ambiental es el gobierno y administración del medio ambiente y los recursos naturales desde su consideración como un bien común mundial, de la categoría específica de los que se dividen al compartirse.[1] El carácter mundial de… …   Wikipedia Español

  • Consultoría ambiental — La consultoría ambiental es la especialidad de consultoría que se dedica a ofrecer asesoría, capacitación y trámites relacionados con todos los asuntos en materia ambiental de una empresa u organización, desde la evaluación de los impactos… …   Wikipedia Español

  • desempeño ambiental — Resultado mensurable del sistema de gestión ambiental relativos un control por parte de una organización de sus aspectos ambientales en función de su política, objetivos y metas ambientales. Ver: meta ambiental, organización, objetivo ambiental,… …   Diccionario ecologico