Charango


Charango
Charango construido en Bolivia.

El charango es un instrumento de cuerda usado en la región de Los Andes Centrales (Cordillera de los Andes). Posee cinco pares de cuerdas dobles, aunque hay variaciones con menos o más cuerdas, pero casi siempre en cinco órdenes o juegos.

Contenido

Historia

El charango nace a partir de la modificación de un instrumento de cuerda de origen europeo que tuvo lugar en la región altiplánica de los Andes durante la época colonial. Generalmente se menciona a la Mandolina como el instrumento en que se basó la confección del charango, pero también se señala a la vihuela como la base para su construcción.

Si bien el proceso de creación del charango debe haber ocurrido durante los siglos XVI - XVII, correspondiente a la etapa tardía de la colonización española, es durante el siglo XIX cuando se tiene registro de su uso.

Es así como en las portadas de varias iglesias del siglo XVIII del departamento de Potosí (Bolivia), y otros lugares de lo que hasta 1825 era el Virreinato del Perú como los departamentos de Cusco y Puno, aparecen figuras o imágenes del charango. En un documento escrito en el año 1814 un clérigo de Tupiza (departamento de Potosí, Bolivia) al referirse al charango menciona que son: «unos guitarrillos muy suyos, que por acá se llaman charangos». Turino, por su parte, ha ubicado representaciones de sirenas tocando posibles charangos en algunas iglesias coloniales de mediados del siglo XVIII en el altiplano peruano y en Bolivia, lo cual dataría el instrumento algo más temprano.

Hasta los años cincuenta del siglo XX aparentemente el charango nuevamente casi solamente se tocaba en las regiones rurales, por los citadinos muchas veces despreciadamente considerado de «instrumento de indios». A partir del año 1944 el boliviano Mauro Nuñez en Bolivia y Argentina, empezó no solamente a divulgar la música folclórica con charango sino también a renovar la música de charango, creando un estilo propio que ha dejado sus huellas profundas en la música andina hasta hoy en día. Era él quien por primera vez, y por siempre ha llevado el charango a las salas de concierto. Mauro Núñez también se dedicó a la construcción charangos, gracias a él se ha estandarizado el «charango citadino» como lo conocemos hoy.

A partir del año 1950 Jaime Guardia empieza a difundir la música de charango de Ayacucho en el Perú con mucho éxito.[1]

En los años cincuenta y sesenta se empieza a popularizar el charango en Argentina, Chile y, por migrantes también en Francia y otros países europeos.

A partir de los años sesenta, músicos y grupos como por ejemplo de Argentina y el Perú Jorge Milchberg y los hermanos Arguedas, y de Bolivia Ernesto Cavour[1] con Los Jairas, William Ernesto Centellas,[2] Eddy Navía y muchos otros, con sus giras llevan la música del charango a todo Europa, los Estados Unidos y Japón.

En La Paz (Bolivia), el 6 de abril de 1973, bajo la iniciativa fundamental de William Ernesto Centellas[3] contando con la colaboración de Abdón Caméo y Ernesto Cavour Aramayo[4] fue constituida la Sociedad Boliviana del Charango que desde 1997, cada dos años organiza el Congreso Nacional del Charango, junto al evento Encuentro Internacional de Charanguistas.

Popularmente se conoce como la cuna del charango al departamento de Potosí (Bolivia), mientras que hoy en día la capital de este instrumento está en la población de Aiquile, en Cochabamba (Bolivia), debido a que en ese lugar se realiza el festival de charango más importante del mundo.

Lutería

El charango más difundido, entre cejuela y puente tiene una distancia de 37 cm. Existen también charangos muy pequeños (walaycho, maulincho, chillador) y charangos grandes (ronroco), khonkhota, charango mediano o mediana).

Características

Por lo general el charango tiene cinco órdenes dobles, es decir cinco pares de cuerdas, aunque en Perú, en la zona de Ayacucho, se estila 4 órdenes simples: dos a cada extremo, y uno doble, "octaveado", en medio. Los de caja cavada o "laukeado", son más comunes en la zona de Bolivia, mientras que en Perú son laminados, comúnmente se dice que parece una "pequeña guitarrilla".

Más por la inmensa variedad de tipos de charango, no se puede generalizar las características de construcción.

En Bolivia, desde los años sesenta del siglo XX, se han vuelto populares, sobre todo, tres tamaños: el walaycho (50 cm), el charango (Quirquincho o citadino) (60 cm), y el ronroco (75 cm). Otros tamaños se dan como variaciones regionales, o como resultado de experimentos acústicos de ciertos intérpretes. Las variaciones en tamaño van desde la mitad de un walaycho, hasta el de una guitarra española. En Bolivia, los artesanos del charango han desarrollado un gran número de diseños, que varían de la esbelta forma en 8, hasta modelos estilizados y angulares, incluso han desarrollado modelos similares a la guitarra eléctrica.

En el Perú tanto como en Bolivia, existe una gran variedad de tipos de charango, y en las áreas rurales se encuentran también charangos fabricados de calabazas, variados números de cuerdas, diferentes tamaños y formas. En Lima, donde se dan también las manifestaciones culturales de todo el país, este instrumento es muy utilizado tanto en el folclore nacional, como en grupos y orquesta de música moderna.

Elementos

Denominación de las partes del charango

Caja acústica, mástil, clavijero, cuerdas de nylon y/o de metal.

Caja acústica

Hay varios tipos de cajas como la de armadillo, de madera ahuecada o "vaciado", de madera laminada. Tradicionalmente estaba hecha con el caparazón de un quirquincho, (especie de armadillo típica de la zona altiplánica de Oruro y Potosí (Bolivia), hasta Puno y Cuzco (Perú), pero exploraciones acústicas y consideraciones acerca del cuidado del armadillo, que está en peligro de extinción, han dado auge al uso de la madera en su fabricación.

  • Armadillo: El caparazón del armadillo (quechua: quirquincho) sirve de caja de resonancia para charangos de diferentes regiones andinas, hoy día se encuentra este tipo de charango sobre todo en la región Norte Potosí y Oruro (Bolivia), pero también existe en el Perú. El armadillo es una especie en proceso de extinguirse; la exportación de productos de armadillo está prohibida.
  • Madera ahuecada o "vaciado": caja redonda como la del quirquincho, hecha de madera dura o semidura. A veces los artesanos adornan la caja con tallados preciosos. Se fabrican charangos de madera ahuecada de una sola pieza, o sea caja, mástil y clavijero ya no son partes separadas.
  • Madera laminada: charango creado en Perú, que consiste en una caja construida de manera similar a la guitarra española.

Para la construcción del charango se emplean diferentes maderas, algunas son: alerce, algarrobo, caoba, carejeira, cedro, mara, naranjillo, nogal, palosanto, petereby, raulí.

Mástil

Está hecho de madera. Muchos Luthieres de charango, para el mástil, prefieren la madera «mara» por ser liviana, y muy resistente a los cambios climáticos.

Clavijero

Está hecho de madera. Según el modelo el clavijero está hecho para clavijas verticales (de madera o de metal) u horizontales (de metal).

Clavijas

Existen charangos con clavijas de metal (mecánicas) y también de madera. Sobre todo en áreas rurales, por razones económicas se ve mucho los charangos con clavijas de madera. Pero también en estas regiones, quien puede se compra clavijas de metal que por lo general facilitan la afinación precisa del charango. Para fabricar clavijas de madera de calidad equivalente a esta de las de metal se necesita herramientas muy caras (varios cientos de dólares en el año 2007). Casi no se encuentran charangos con clavijas de madera de esta calidad superior.

Cuerdas

Tradicionalmente las cuerdas del charango eran de tripa. Por razones económicas se empezaba a usar cuerdas de metal, a partir de los años cincuenta también cuerdas de nylon. Existen tipos de charango con cuerdas de metal y cuerdas de nylon mixtos.

Afinación

Selección de afinaciones del charango
Cuerdas al aire de un charango con temple natural.

Las afinaciones de los diferentes charangos no son algo fijo, según la región y el ejecutante pueden variar.

  • La afinación más difundida es el «temple natural»: mi, la, mi, do, sol. Las cuerdas del tercer orden están octavadas entre sí.
  • Sobre todo para walaychos y chilladores se emplea el «temple diablo»: si, mi, si, sol, re, con ninguna cuerda octavada.
  • El ronroco se afina de diferentes maneras. Una es mi, la, mi, do, sol con los pares de cuerda do y sol octavados cadauno, mientras la cuerda grave de cada uno de estos dos pares puede ser la primera o la segunda.

Diferentes tipos de charango

Su cuerda vibrante usualmente es de 37 cm. Tamaño regular. Por lo general está encordado con cuerdas de nylon. Afinación: temple natural.

Chango

Posee 10 cuerdas de nylon, que va en quintas paralelas,es decir, que 2 cuerdas tienen el mismo sonido. Es hecho con madera laminada. Dispone de dos afinaciones: Temple Diablo y Temple Natural, Originado en Bolivia por los hermanos Shuarscov. Es más grande que el Charango tipo, tiene un tamaño total de unos 72 a 78 cm sus cuerdas miden entre 42 y 48 cm.

Walaycho

Denominación usada en Bolivia para un charango más pequeño que el charango tipo, hecho de madera ahuecada o de armadillo. Cuerda vibrante menos de 30 cm, cuerdas de metal. Afinación: temple diablo.

Chillador

Chillador es el nombre usado en el sur del Perú para un charango más pequeño que el charango tipo, hecho de madera lamindada (no ahuecada) o de armadillo. Cuerda vibrante menos de 30 cm, cuerdas de metal. Afinación: temple diablo. El chillador lleva de 12 cuerdas de metal en cinco órdenes, el segundo y cuarto orden lleva tres cuerdas cada uno.

Ronroco

Desarrollo de los hermanos Hermosa de la agrupación Los Kjarkas de Cochabamba, Bolivia. Charango grande de aproximadamente 80 cm de tamaño total y de cuerda vibrante de hasta ca. 50 cm. Afinación temple natural pero una octava más baja y con los órdenes cuatro y cinco octavados. También se le llama ronroco, principalmente en Argentina y Chile, al charango afinado cinco semitonos más grave que el charango estándar del temple natural si, mi, si, sol, re.

Sonko charango

Charango grande del porte de un ronroco, con forma de corazón (sonko significa ‘corazón’ en idioma quechua). Tiene 13 y también más cuerdas. Usa diferentes afinaciones. Se trata de un desarrollo nuevo que empezó en los años setenta, de Gerardo Yañez.[5]

Khonkhota

Se trata de un instrumento rústico de las regiones rurales de los departamentos de Potosí (norte), Oruro y Cochabamba. Su caja de resonancia está hecha en madera laminada. Tiene solamente 5 trastes. El tamaño total es 90 cm, la cuerda vibrante mide 65 cm. Lleva 8 cuerdas en 5 órdenes de los cuales el segundo y tercero consisten de una sola cuerda. De los órdenes de doble cuerda dos de los tres, o ninguno está octavado. Una de varias afinaciones: mi, la, re, si, do.

Charango mediano o «mediana»

La mediana es un charango chuquisaqueño de las regiones rurales. Existe en varios tamaños entre 50 cm y 95 cm de tamaño total con la cuerda vibrante entre 33 cm hasta 65 cm. La mediana normal (tamaño grande) está afinada en temple natural pero una octava más baja que el «charango tipo». Las dos cuerdas del tercer orden están afinadas una octava más baja que el primer orden.

Charango vallegrandino

De Vallegrande, Bolivia. Cuerda vibrante ca. 33 cm, tamaño total ca. 50 cm, 6 cuerdas. 4 órdenes. El primer y cuarto orden están con cuerdas simples. Afinación: la, mi, do, sol.

Charango ayacuchano

Charango laminado (tipo guitarra) con 6 cuerdas en 5 órdenes. Por lo general es más pequeño que el «charango tipo». El tercer orden está octavado, los demás órdenes son de una sola cuerda. La afinación corresponde al temple natural.

Charango pampeño

Charango laminado(tipo guitarra) utilizado en la región Arequipa en Perú con 15 cuerdas en 5 órdenes. Las cuerdas son metalicas, existiendo dos afinaciones la primera do♯, fa♯ ,do♯, la, mi ; octaveando la segunda cuerda del segundo orden; otra afinacion es temple natural.

Charango de Moquegua

Tiene 20 cuerdas, 5 órdenes con cuatro cuerdas cada uno; el tercer orden está octavado.

Charango bajo

Su tamaño es de 1,55 m, la cuerda vibrante de 87 cm y la altura de 82 cm. Su gran caja de resonancia es de madera laminada y posee 6 cuerdas (1 primera, 1 segunda, 2 terceras, 1 cuarta y 1 quinta). Su afinación es si, mi, si, si, sol, re (afinación en mi) escrita en clave de fa.

Algunos exponentes del charango

Bibliografía

  • Bellenger, Xavier: «Les instruments de musique dans les pays andins» (2éme partie), en el Bulletin de l'Institut Français d'Études Andines. Lima (Perú): 1981, 10 (1-2) págs. 23-50: ill., bibliogr. págs. 48-50, rés. (Fr., Esp).
  • Cavour Aramayo, Ernesto (editor): Instrumentos musicales de Bolivia. La Paz (Bolivia): 1994, 1999; depósito legal 4-1-544-93.
  • Cavour Aramayo, Ernesto: El charango: su vida, costumbres y desventuras. La Paz (Bolivia): Producciones CIMA, 1980, 2001; depósito legal 4-1-937-01.
  • Centellas Molina, William Ernesto (editor): Contribuciones al estudio del charango'. Sucre (Bolivia), 1999; depósito legal 3-1-1093-99.
  • Mendívil, Julio: «La construcción de la historia: el charango en la memoria colectiva mestiza ayacuchana», en la Revista Musical Chilena, julio de 2002, vol. 56, n.º 198, consultado el 24 de julio de 2007, págs. 63-78; ISSN 0716-2790.
  • Torres, Norberto Benjamín (compilación documental y edición): Mauro Núñez. Para el mundo.... Sucre (Bolivia), 2006; depósito legal 3-1-1799-06.

Notas

Enlaces externos

-->


Wikimedia foundation. 2010.