El diluvio que viene


El diluvio que viene

El diluvio que viene

Aggiungi un Posto a Tavola
Título El Diluvio que Viene
Ficha técnica
Dirección Pietro Garinei, Sandro Giovannini
Guión Pietro Garinei, Sandro Giovannini, Iaia Fiastri
Música Armando Trovaioli
Datos y cifras
Año Roma, 1974
Género Comedia musical
Idioma(s) italiano

El Diluvio Que Viene (italiano: Aggiungi Un Posto a Tavola) es una comedia musical en dos actos de Pietro Garinei y Sandro Giovannini, escrita entre 1973 y 1974 con Iaia Fiastri, adaptación libre de la novela "After me the Deluge", de David Forest. La música es de Armando Trovaioli, escenografía y vestuario originales (Italia) de Giulio Coltellacci y coreografía de Gino Landi. Tras un rotundo éxito en Roma en 1974, la obra fue traducida a varios idiomas y llevada a otros paises, con similar éxito.

Contenido

Antecedentes

Entre 1973 y 1974, Pietro Garinei y Sandro Giovannini escribieron con Iaia Fiastri un musical inspirado en la novela “After Me the Deluge” (“Después de Mí el Diluvio”) de Forrest, encargando la composición de la música a Armando Trovaioli, gran jazzista romano. El costo total de la puesta en escena era bastante alto, cerca de 250 millones de liras, debido sobre todo a la realización de la magnífica escenografía en madera, montada sobre el escenario giratorio del teatro “Sistina”. Las escenas de la costrucción del arca y del diluvio fueron de peculiar efecto. El espectáculo recibió su título a pocos días del estreno, tras una votación de la compañía, que prefirió “Aggiungi un Posto a Tavola” (“Pon un Sitio en la Mesa”) a “La bis bisarca” (“La Segunda Arca”) y a “Concerto per prete e campane” (“Concierto para Cura y Campanas”).

Personajes

Don Silvestre, cura del pueblo
Clementina
Crispín, el Alcalde
Hortensia, esposa del Alcalde
Totó, el tonto del pueblo
Consuelo
Dios (voz desde lo alto)

Argumento

Primer acto

Don Silvestre, cura de un pequeño pueblo montañés, recibe un llamado telefónico de Dios, anunciándole que enviará un segundo diluvio universal. Silvestre tiene la misión de construir un arca y salvar a su aldea, que ha sido elegida para repoblar la tierra. Clementina, que está secretamente enamorada del párroco, está dispuesta a ayudarlo, pero su padre, el alcalde, no cree una palabra de lo que Silvestre dice, a pesar de que éste realiza un milagro con el que convence a todos. El Alcalde sigue oponiéndose a las intenciones de Silvestre y el pueblo, y todo se complica con la llegada de Consuelo, una mujer de la vida fácil, que distrae a todos los varones del pueblo en la noche previa al diluvio, que por instrucciones del Señor, debía estar dedicada a procrear. Dios interviene nuevamente para restablecer el orden otorgándole a Totó, el tonto del pueblo, su virilidad, para que mantenga ocupada a Consuelo. Tras esa noche de pasión, Totó se enamora de Consuelo y le propone matrimonio. Cuando el pueblo se entera de que Consuelo, al convertirse en esposa de Totó, también subirá en el arca con ellos, se rehúsan a seguir construyendo el arca. Silvestre trata de convencerlos, pero finalmente decide arreglárselas solo. Sin embargo, poco a poco, empezando por Clementina, todos se arrepienten y se acercan a ayudarlo, hasta que en un acto de trabajo en equipo, montan el arca y la dejan lista para zarpar. El primer acto termina cuando descubren que el Alcalde ha desaparecido.

Segundo acto

El Alcalde, que se oculta en la estatua del santo del pueblo, consigue hacer una llamada a las autoridades locales para que detengan a Silvestre en su “demente” plan de subir a todo el pueblo a un arca. Justo a la mitad de la boda de Totó y Consuelo, el Alcalde debe salir de la estatua debido a una imperiosa necesidad y es descubierto, de modo que es apresado y encerrado. Más tarde, Clementina le confiesa su amor a Silvestre, quien se resiste a faltar a su celibato, pero tras consultarlo con Dios, éste le dice que Él nunca ordenó tal cosa del celibato, así que Silvestre es totalmente libre de amar a Clementina. Tras subir a los animales en el arca, Silvestre y todo el pueblo se disponen a zarpar, pero en eso aparecen las autoridades locales, que intentan detener toda la acción. Sin embargo, el diluvio empieza, y como sólo Silvestre y Clementina están a bordo del arca, a Dios le parece bien que sólo ellos se salven. Silvestre se niega a dejar que todos sus feligreses se ahoguen, así que en un acto de rebeldía se baja del arca y esto obliga a Dios a detener el diluvio. Al final todos celebran su salvación con una gran comida. Silvestre le pide perdón a Dios por su rebeldía, y Éste decide acompañarlos en su celebración (de ahí el título original de la obra, "Pon un sitio más en la Mesa")

Canciones

Primer Acto:
Un Nuevo Sitio Disponed (Latinoamérica: ...Disponer; It. Aggiungi un posto a tavola)
Qué pena Que Sea Pecado (Peccato che sia peccato)
Calma (Sono calmo)
Concierto para Cura y Campanas (Concerto per prete e campane)
Tira el Dinero (Buttalo via)
Bella Noche Sin Sueño (Notte da non dormire)
¡Ahí Va la Consuelo! (Consolazione)
Bella Noche Sin Sueño (bis)
Esto Es Amor (L'amore secondo me)
Las Hormigas Mueven la Montaña (Una formica è solo una formica)
Segundo Acto:
La Balada de San Crispín (La ballata di San Crispino)
Qué pena Que Sea Pecado (bis)
¡Dulce Clementina! (Clementina)
Te Quiero (Ti Voglio)
Cuando el Arca se Detenga (Quando l'Arca si fermerà)
Esto es el Amor (bis)
Un Nuevo Sitio Disponed (final)

Obtenido de "El diluvio que viene"

Wikimedia foundation. 2010.