La campaña de Nanawa


La campaña de Nanawa

La campaña de Nanawa

Batalla de Nanawa
Parte de Guerra del Chaco
Vickers 6 ton. Mk. A..jpg
Tanque Boliviano Vicker.

Fecha Primera Fase - Enero de 1933
Segunda Fase - Julio de 1933
Lugar Gran Chaco
Resultado Victoria Paraguaya.
Beligerantes
Bandera de Bolivia República de Bolivia Bandera de Paraguay República del Paraguay
Comandantes
Flag of Bolivia (militar).svg Gral. Hans Kundt Bandera de Paraguay Tte. Cnl. José Félix Estigarribia.
Fuerzas en combate
6.000 9.000

La campaña de Nanawa fue una par de batallas que se libraron en el Marco de la Guerra del Chaco, entre el ejército boliviano comandando por el General Hans Kundt y el ejército paraguayo jefaturizado por el Teniente Coronel Félix Estigarribia, en la cual las fuerzas bolivianas en ataques frontales intentaron captura el fortín Nanawa siguiendo el plan del Gral. Kundt de conquistar Nanawa y proseguir con la campaña hacia Isla Poi donde se encontraba el centro del dispositivo paraguayo en el Chaco, terminando con la total derrota y masacre del ejército Boliviano quien perdió más de 2.000 efectivos, entre muertos y heridos.

Contenido

El Plan de Kundt

Después de la caída de boquerón, el ejército Boliviano comenzó a retirarse dejando el chaco en manos del enemigo que avanzó resueltamente a aniquilar a las tropas bolivianas en retirada, las cuales decidieron hacer un alto y resistir el ataque paraguayos formando una línea delante del fortín Saavedra a 7 km de este, la batalla de Kilómetro Siete duró más de 4 meses, pero los bolivianos lograron detener a los paraguayos y tomar la iniciativa.

Hans Kundt quien desde hace cuatro gestiones había sido el modelador del ejército Boliviano fue llamado una vez más por el Presidente Boliviano Daniel Salamanca, el cual confiaba que el comandante Alemán podía llevar a los bolivianas a la victoria. El Presidente Boliviano llamó desde Alemania al General Hans Kundt, quien en cuatro gestiones anteriores en época de paz, había formado y disciplinado al ejército boliviano bajo los estrictos rigores del militarismo.

el ejército boliviano en el chaco era obra de Hans Kundt, era el ejército que desfilaba en formaciones perfectas los días de recordación cívica, era el ejército que realizó maniobras en el altiplano susceptibilizando a los gobiernos de Chile y Perú, y era también… el ejército que nunca había sido preparado para la emergencia de una campaña en clima tropical y terreno boscoso
Fragmento de Roberto Querejazu Calvo, autor del libro “Masamaclay”

Una vez al mando del ejército, Kundt ideo un plan mediante el cual pretendía realizar una maniobra de envolvimiento que capturase los fortines paraguayos Fernández, Corrales, Toledo y Nanawa mediante la actuación de los Dos cuerpos del Ejército, con el cual pretendía abrirse paso hacia Isla Poi donde podría acabar con toda la operación paraguaya en el Chaco, la estrategia de Kundt se basaba en la que al mover un gran contingente de hombres en el Chaco demostrando todo el poder del ejército bolivianos haría retroceder a los paraguayos.

Kundt ideó un plan en el cual actuarían los Dos cuerpos del ejército Boliviano, atacando los fortines Corrales, Toledo, y Fernández. Por el norte, y el fortín Nanawa por el sur, los dos brazos de la maniobra debían converger en el camino Nanawa-Isla Poi. Kundt dirigió personalmente a la 7ma división boliviana en la batalla, asegurando que la batalla acabaría el mediodía del 20 de enero con la caída del fortín.

Pero la intención de atacar Nanawa por parte de Kundt fue conocida por Estigarribia, con mucha anticipación por noticias que le llegaron desde Buenos Aires, dándole tiempo de preparar la defensa, la 5ta División paraguaya se había desgastado en sus ataques sobre Agua Rica, Murguía y Cuatro viento, sector defendido por la Séptima División Boliviana que pasó a la ofensiva de manos de Kundt, fue reforzada con 1.000 hombres del Destacamento Brizuela.

El gral. Kundt dirigió personalmente la Batalla, y dispuso la organización de sus tropas en tres destacamentos, el destacamento Sud formado por los regimientos 42, 16, Lanza, Chichas, y la Batería Seleme al mando del Coronel Frías, el destacamento centro formado por los regimientos Ayacucho, y Abaroa, al mando del Coronel Julio Quiroga, el destacamento Norte formado por los regimientos Azurduy, 26, 39, un escuadrón del Abaroa y la Sección Ruck del Lanza, doce cañones KK de 75 mm, del Grupo Peñaranda contemplaban las fuerzas atacantes.

La guarnición de Nanawa en la primera batalla llegó a contar con los regimientos paraguayos Tuyutí, 24 de mayo, Aca-Carayá, Aca-Verá, un escuadrón divisionario y una Batería de Cañones Krupp de 75 mm, todas las fuerzas al mando del Tte Cnel. Luis Irrazábal. El regimiento boquerón quedo de reserva en el Rancho 8 y el grupo de Artillería Brugues en Bullo, el 18 de enero las trincheras

Primer asalto

El 7 de enero comenzó la batalla, la ocupación de los fortines Duarte y Mariscal Lopéz fueron el indicio de aquella maniobra, después de constatada la situación mediante patrullas, los regimientos bolivianos Chichas y Lanza se lanzaron al asalto arrollando las primeras posiciones avanzadas de los paraguayos, con esto Estigarribia creía que Kundt pretendía rodear Nanawa y salir a sus espaldas, por la región Ganadera, apoderarse del Ferrocarril de la empresa Pinasco, y salir al río Paraguay, frente a Concepción, primera población paraguaya amenazada por la guerra, sin embargo lo que Kundt pretendía era abrir el camino rumbo al Norte, en busca de Rojas Silva y Boquerón para abrir el campo de Batalla.

El soldado boliviano no puede ser más hombre que el paraguayo, una vez quemados los cartuchos atacaran cuerpo a cuerpo con machetes, culatas, bayonetas, palas, con lo que tengan a la mano
Manifiesto del Tte. Cnel. Estigarribia los defensores de Nanawa

El destacamento del Coronel Frías atacaría frontal desde el sur… con el centro de gravedad sobre el ala derecha… procurando salir a la retaguardia del enemigo. El grupo Suárez del regimiento Lanza protegerá el ala derecha del Destacamento de Frías, cortando la retirada del enemigo por el camino a Suhín, el regimiento Ayacucho ataque frontal en dirección Este, efectuando limpieza de las posiciones enemigos de avanzada, y colocándose luego en defensiva, el destacamento Reque Terán ataque decisivo desde el Norte, para caer contra el flanco y espaldas del enemigo. La sección Ruck avanzará 3 kilómetros al Noroeste para emboscar a todos los refuerzos de la 4ta División Paraguaya que vengan desde Gondra, el Abaroa seguirá la progresión del Reque Terán hasta juntarse con el Lanza que atacara desde el Sur cerrando el círculo de Fuego.

A las 6 de la mañana comenzó con el rugido de los cañones, las fuerzas del Ayacucho salieron de sus posiciones de apronte aproximándose al “Abra de Nanawa”, detrás del cual se encontraba el fortín antiguo y que servía de punto adelantado de la defensa, por su parte el regimiento chichas y el 42 avanzaron dos kilómetros desde el Sur sin encontrar resistencia. El combate se generalizo en los frentes central y Sur, bajo la presión de la artillería, la aviación y los infantes, los defensores cedieron algo de terreno en el centro, el destacamento Frías cruzó el pajonal que tenía delante y llegó al borde del bosque donde estaba ubicado el fortín, amenazando su flanco, al atardecer, los atacantes formaban un peligroso herraje que ajustaba Nanawa en tres frentes. Todo dependía ahora de que el Destacamento Reque Terán lograse salir a las espaldas y cerrase el círculo.

El destacadamente Terán continuaba luchando contra los obstáculos que le imponía la naturaleza en el chaco, a su penosa progresión. Su destacamentohabia salido de su base el día 19 a horas 22 y avanzó en fila india por la senda Ruck, abierta exprofeso para la maniobra. Una lluvia torrencial dificultó la marcha de los soldados, como se viese la imposibilidad de salir al amanecer del 20 al camino que unía Nanawa con su retaguardia, se dio parte al comando del retraso sufrido. El comando ordenó que continuaran la marcha, concluida la senda de 6 kilómetros, se prosiguió a través de un bosque enmarañado, la tropa aterida de frío y cansada por el esfuerzo de toda la noche, tuvo que seguir abriéndose paso sigilosamente, mientras cañones y ametralladoras tronaban ya en el frente de los otros destacamentos.

Al amanecer del día 21, la columna Reque Terán choco contra el flanco derecho de los paraguayos, protegido en una isla del bosque que se bautizó con el nombre de Isla Fortificada o Isla del Diablo como lo llamaron muchos bolivianos, al ver la imponente obra de fortificación paraguaya que rodeaba la posición.

Durante los días 21 y 22, los tres destacamentos combatieron desde los puntos que habían alcanzado en su avance sin poder mellar la defensa, el 23 el destacamento Quiroga trató otra vez de desalojar a los paraguayos del fortín antiguo, perdiendo al mayor Alberto Váldez y a muchos soldados.

El destacamento Terán destaco un escuadrón del Abaroa al mando del Mayor Roberto Carrasco hacia el camino de Gondra a fin de evitar el aprovisionamiento de Nanawa, una fuerza de 1.000 hombres que veían a reforzar a los paraguayos de Nanawa al mando de Irrazábal, chocó contra la pequeña unidad que trataba de cerrar el paso, muriendo el comandante del escuadrón boliviano víctima de 4 disparos, el Coronel Irrazábal expresó en sus memorias un parrafó hacia el oficial.

El mayor boliviano Roberto Carrasco se defendió valientemente hasta el último extremo, rendimos honor al jefe boliviano

Los paraguayos se defendieron hasta el último cartucho, frenando el avance de los bolivianos por el Norte y el centro, por lo que Kundt dirigió un ataque hacia el Sur pensando que era la región con menor resistencia, el destacamento Frías aborde de un camión realizó una misión de exploración del terreno, y volvió a la base sin recibir ni un disparo, así como sucedió en boquerón, en el fortín Nanawa el Coronel Irrazábal se estaba quedando casi sin munición, y había ordenado a sus soldados solo disparar a blancos seguros, sacó a un grupo de hombres de las trincheras construyó una pista de aterrizaje improvisada, por ordenes de Estigarribia, quien había rechazado la sugerencia de abandonar el fortín ante la fuerte presión boliviana, la precaria pista fue terminada, y un avión paraguayo pudo aterrizar trayendo 16 cajas de munición completa.

Kundt habló personalmente con el mayor René Pantoja y le instruyó salir, con el regimiento 41 al camino que unía Nanawa con Suhín, para atacar las espaldas del fortín, a las 6 de la mañana del 24 de enero, Pantoja y el regimiento 41 hombres a su mando llegaron al camino tomando posiciones defensivas a ambos lados de la senda.

Atacaron Nanawa, arrollando su retaguardia y llegando hasta las cocinas del fortín, en un choque violento en que los fuertes y sordos ruidos de los disparos fueron reemplazados por el sonido y seco metálico de las bayonetas bolivianas contra los machetes paraguayos, un contraataque del escuadrón rodríguez del regimiento paraguayo Aca-Verá con misión de desalojar a los repetes después de unos minutos logra devolver a Pantoja y el regimiento 41 a sus posiciones, viéndose este solitario, sin el apoyo de refuerzos y viendo como aniquilaban a su tropa.

Se dictaron nuevas ordenes y contraordenes de parte de Kundt y Estigarribia, Kundt sacó al Regimiento Sucre de Kilómetro 7 para reforzar al Destacamento Reque Terán, Estigarribia trajo a su 4ta División de Alihuatá.

El 24 de enero, durante media hora, la batería boliviana Torres hizo llover 3.000 proyectiles sobre la Isla del Diablo, sus ocupantes salieron despavoridos, el jefe del regimiento Azurduy fue informado del abandona de la isla fortificada, mas luego se mantuvo en apronte, la orden de ocuparla le llegó tarde, pues para cuando avanzó con su tropa para ocuparla, se encontró con que los paraguayos habían vuelto a ocuparla, los regimientos bolivianos 16 y Azurduy quedaron atrapados entre el fuego enemigo y el sol abrazador, ambos los acorralaron, cayendo muchos de ellos víctimas de la metralla o de la insolación. La batería Torres tuvo que recargar sus cañones para cubrir la retirada de los infantes atrapados en el pajonal que había entre sus trincheras y la isla de los paraguayos.

El 26 de enero, los paraguayos salieron de la isla y asaltaron las posiciones bolivianas en la saliente del bosque que estaba a su frente, los cañones de la Batería Torres bombardearon el campo, y un contraataque boliviano recuperó la posición.

Situación estancada

La situación se mantuvo estable a partir del 26 con combates trinchera a trinchera y duelos de artillería, Kundt ordenó que donde fuese posible se acortase la distancia cavándose zanjas de aproximación, con el fin de la primera batalla, el orgullo del Gral. Kundt se vio herido, por lo que se empeño en mantener la situación hasta conseguir más recursos humanos y bélicos para atacar nuevamente el fortín con más fuerza, para ello debía definirse de una vez por todas la situación de las tropas bolivianas que desde noviembre de 1932 combatían en Kilómetro 7, Kilómetro 12 y Campo Jordán, no podía pedir más contingentes desde la República, el abasto y los suministros no alcanzaban para mantener un ejército mayor del que ya contaba en esos momentos.

También notó que la defensa de Nanawa había supuesto a Estigarribia mover varios de los contingentes apostados en Arce y Alihuatá para evitar la caída del fortín, Kundt vio la oportunidad de acabar con la batalla de Kilómetro Siete, y utilizar las tropas allí apostadas para atacar nuevamente Nanawa, ordeno la movilización de una Nueva división boliviana apostada en Muñoz la que retuvo bajo sus órdenes, era la 9° División Boliviana que desalojo a los paraguayos del fortín Alihuatá, mientras que una nueva ofensiva de la 4° División boliviana cuyo efectivo ahora superaba los 3.000 soldados, logra romper las defensas paraguayas de Kilómetro 12 (Campo Jordán para los bolivianos), con la ruta de suministros paraguaya que venía desde Alihuatá, y la inferioridad numérica en que se encontraba obligo a los paraguayos a escapar de las trincheras silenciosamente en la noche y retroceder al Sur, hacia Gondra, siendo perseguida por la Cuarta División boliviana que abrió un nuevo frente de lucha frente a ese fortín.

Con la victoria en Kilómetro 7, Kundt poseía ahora los recursos necesarios para conquistar Nanawa…

Preparativos para el Segundo asalto

Defensa Paraguaya

La preparación para el segundo asalto, no fue un secreto para nadie, y mucho menos para el comando paraguayo, las informaciones del mes de julio, al ver que los bolivianos habían movido su centro de gravedad al Sur, obligo a Estigarribia a preparar convenientemente las defensas de Nanawa reuniendo 9.000 hombres.

A finales de junio, prisioneros bolivianos le dieron detalles a Estigarribia de cómo sería el segundo asalto, Kundt preparaba un poderoso ataque que según él lograría conquistar Nanawa, provisto de lanzallamas, tanques y artillería pesada, además los bolivianos estaban excavando túneles minados, nos dijeron que Kundt estaba trayendo tropas de otros sectores debilitando sus fuerzas a lo largo de todo el frente, naturalmente con la experiencia recogida en enero, tomaron especiales precauciones para contrarrestar el ataque enemigo.

El 2 de julio los puestos avanzados informaron anunciaron haber oído el ruido peculiar de tanques en posición, como los paraguayos no tenían armamento apropiado para contrarrestar los blindados se utilizaron las piezas de artillería de 75 mm en posición horizontal para contenerlas con tiros directos, las primeras trincheras se ahondaron convenientemente, hasta convertirse en trincheras reglamentarias para tiradoras de pie, frente a las posiciones se colocó una red de alambradas rastreras, reforzadas con minas de alto poder explosivo, colocadas a intervalos de 30 a 40 metros, frente a la isla fortificada o isla del diablo (como le llamaban los bolivianos) sobre la ruta Nanawa-Mariscal López se construyeron obstáculos antitanque consistentes en grandes, profundas y anchas zanjas, para fines de junio todo este sistema defensivo fue reforzado convenientemente.

De tramos de trincheras muy aislados inicialmente, se convirtieron paulatinamente en una formidable obra de fortificación de 20 kilómetros de extensión, la brigada de artillería, con los regimientos Aca Verá y Acá Carayá, ocupaba posiciones en el ala Sudeste de Nanawa, su extrema izquierda llegaba hasta 8 kilómetros al Sudeste, la Quinta División paraguaya, con los regimientos Mongelós, Tuyutí y 24 de mayo, defendía las posiciones del centro que circundaba el fortín, la Cuarta División con los regimientos Boquerón, 12 y la compañía de zapadores, prolongaba la línea con frente Norte y Noroeste hasta tomar contacto con la Primera división que protegía Gondra.

Completaba la defensa el Grupo de Artillería Roa con una batería de cañones 105 y dos de 75 mm. la reserva estaba integrada por el Batallón de Rifleros N°1, el Batallón N°2 y un escuadrón divisionario. Las fuerzas en total sumaban 9.000 hombres atrincheras tras formidables obras de fortificación

Ataque Boliviano

El 1 de julio el Gral. Kundt dictó la orden para la operación…

El ataque de Nanawa se realizaría el 6 de julio, desde horas 8 y 30, todas las unidades debían encontrarse en posiciones de partida y en formación correspondiente, se igualaron los relojes, el equipo de asalto de cada soldado debía consistir en una carpa individual, frazada y mosquitero en bandolera al hombro izquierdo y cadera derecha, en las cantimploras té o maté. Una ración de fierro y de coca, para el avance de la infantería en el sector Sur debía aprovecharse la primera base de fuego de los morteros y obuses.

En el sector norte, dará la señal para el avance de la infantería la explosión de la mina… las trincheras debían ser arrolladas con grupos de combate debiendo hacer uso resuelto de los lanzallamas, granadas de mano, ametralladoras livianas y armas blancas, las fracciones que se encontraban a la cabeza debían avanzar resueltamente arrastrando a todos los que se encuentren a la retaguardia, no debían parar para hacer prisioneros o capturar material enemigo, dejando ese trabajo a las unidades que les siguieran.

Debían construir zanjas de comunicación entre las líneas suyas y las enemigas una vez las hayan tomado, en el caso de que la batalla se prolongué algunos días más debían ahorrarse la munición del primer día, los grupos de tanque maniobrarían con total libertad por los campos, dos al norte, y dos al sur, verán y analizaran con mucho cuidado la situación y el avance de los infantes, apoyando con su fuego donde este se viera paralizado.

Las fuerzas bolivianas sumaban un total de 2.500 hombres en 5 regimientos sobre un frente de 5 kilómetros, las reservas lo constituían 7 regimientos con un total de 3.500 plazas, el total de combatientes apenas superaba los 6.000 hombres. Las soldados de trincheras no participaran del asalto, ya que deben estar listos en la primera línea en el mayor grado de apronte.

A las 8.50 toda la artillería romperá sus fuegos, el fuego de sus obuses debe ser de demolición; para las baterías KK es suficiente un fuego de asalto, los morteros romperán el fuego a las 8.50, con granadas de potencia el fuego debe ser intenso, a las 9.05 debe hacerse explotar la mina, todas las ametralladoras pesadas hostigaran con su fuego desde el comienzo del fuego de la artillería las posiciones enemigas a su frente. La continuación de los fuegos de la artillería después de la irrupción de la infantería dependerá de la situación, la destrucción de las fuerzas de artillería enemiga esta exclusivamente al Cuerpo Aeréo.

El plan de ataque no contemplaba ninguna acción sobre los caminos que partían de Nanawa, uno hacia el norte rumbo a Bullo y el otro hacia el Este con dirección a Concepción, las fuerzas bolivianas después de su ataque en enero habían quedado formando un semicírculo o herraje delante de Nanawa, en la nueva tentativa se contemplaba una presión de ambos extremos del herraje con un ataque demostrativo en el centro, en el sector norte el ataque tenía que seguir a la explosión de una mina subterránea que se había preparado cavándose un túnel desde la Punta de los 4 degollados (llamada así luego de la Batalla de enero se encontraron los cuerpos degollados de cuatro bolivianos que se habían negado a retirarse durante un contraataque paraguayo), hasta la isla fortificada.

La segunda batalla

4 de julio

Tanque Vicker Camuflado.

A la hora señalada, las baterías y ametralladoras pesadas iniciaron el fuego. Una hora más tarde, al mismo tiempo que 12 aviones lanzaban sus bombas sobre el fortín, la mina subterránea explotó con gran estruendo y los infantes iniciaron su avance en los tres sectores, el ataque de cinco regimientos en todo lo largo del frente tuvo un efecto espectacular.

La explosión retumbante de los proyectiles de artillería espaciados en un dilatado frente, las fulguraciones de los lanzallamas, el crepitar isócrono de las ametralladoras, el avance estrepitoso y terrorífico de los tanques… el zumbido de una escuadrilla de doce aparatos que lanzaban bombas de 80 kilos… ofrecían un cuadro terrible, nunca visto en una acción de guerra americana… pero… el esfuerzo estaba diluido y demasiado desarticulado en un frente demasiado amplio.

Los paraguayos, protegidos por sus formidables obras de fortificación, revestimientos de troncos y tierra, alambradas, estacadas, fosas de lobo, etc. Resistieron impertérritos la lluvia tonante y diezmadora de los infantes bolivianos, con fuego de mampuesta, no obstante, algunos regimientos lograron llegar hasta la primera línea de defensa y desalojar a sus ocupantes, la presión en el sector Sur no duró más de una hora, la artillería efectuó su bombardeó durante 30 minutos sobre la posición principal de resistencia. Las líneas de asalto, retrasadas en su progresión por la maraña del bosque llegaron a las trincheras paraguayas cuando la artillería había alargado sus tiros, dejando a los atacantes a mercede de la defensa que pudo contenerlos cómodamente, los lanzallamas, bajo el fuego de las ametralladoras, perdieron a casi todos sus efectivos, de dos de los tanques que actuaron en este sector, uno avanzó orillando el bosque por donde penetraba la infantería y llego resueltamente hasta el parapeto de la trinchera paraguaya, al encontrarse aislado por el retraso de los infantes, regresó y no volvió a aparecer. El otro incursiono un poco más al Este hasta detenerse en un lugar al parecer empantanado o con alguna avería mecánica, de donde regreso a retaguardia.

La verdadera batalla se desarrolló en el sector Norte, en los alrededores de la Isla fortificada, en una extensión lineal de 2.000 metros aproximadamente, la mina subterránea que dio la señal para el asalto, explosionó a 30 metros delante de las trincheras paraguayas por haber sido enderezadas estas días antes con un retroceso de esa distancia, los dos tanques que actuaron aquí avanzaron por la derecha, desplazándose de un lado a otro concentrado su fuego sobre otras dos islas de monte, uno de ellos llegó hasta 60 metros de los defensores hasta que el tiro directo de una granada de cañón lo paralizó, penetrándole la torre. El otro evolucionó en el campo, al parecer desorientado y por averías o agotamiento de la munición, retrocedió para no actuar más.

Los regimientos de infantería bolivianos avanzaron resueltamente sobre el terreno descubierto y con gran derroche de heroísmo lograron conquistar las trincheras enemigas de ambos costados de la isla fortificada y una segunda línea de trincheras de atrás, en el último tramo de la zanja, uno de los lanzallamas que precedía el asalto se enfrentó a un nido de ametralladoras pesadas instalado en la punta del bosque, el chorro de fuego cubrió el nido, penetró por la tronera y chamuscó a sus ocupantes, quienes sorprendidos abandonaron la posición, dejando la pieza intacta, carga y lista para disparar.

Tanque Vicker Boliviano preparado para el ataque

La incursión boliviana llegó hasta los bordes del cementerio del regimiento 24 de mayo, e hizo tambalear la estabilidad de todo el fortín, cundió el pánico en todos los sectores, el Teniente Coronel Francisco Brizuela, responsable inmediato de la defensa como comandante de la Quinta División, fue recibiendo partes cada vez más alarmantes

“las cosas van mal”, “Los bolivianos ha roto la línea”, “las cosas empeoran”, “Todo está perdido, los bolis ya se infiltran”.

El comandante dispuso que se prepare la incineración de los archivos y ordenó al frente: “Soldado que huya, se lo mata, y soldado que llegue hasta aquí, lo mayo yo”. En su informe telefónico al Coronel Luis Irrazábal, jefe del sector que tenía su puesto de mando a 5 kilómetros de Nanawa, Brizuela dijo: “mi coronel, las cosas van muy mal, pronto quizás quedáramos incomunicados” siendo la respuesta del coronel “En seguida ordenó al regimiento boquerón y todas mis reservas acudan a proteger su retirada para salvar Quinta División, procura mantener enlace”.

Una compañía del regimiento 24 de mayo se mantuvo valientemente en la Isla fortificada, no obstante que las defensas de sus costados y de atrás habían caído y que a 30 metros delante las tropas bolivianos tenían ocupado el cráter producido por la explosión de la mina subterránea. A las 2 de la tarde, el comando paraguayo movilizó las reservas que tenía en el sector del fortín para rescatar el terreno perdido y tratar de salvar la situación.

En las trincheras tomadas, reinaba una gran euforia con el grito “Viva Bolivia” repetido sin cesar, el comando boliviano aumento sus fuerzas en el sector enemigo capturado, los soldados bolivianos apretujados en las zanjas fueron sometidos a una letal lluvia de Stokes y granadas paraguayas, la lucha se mantuvo fiera hasta la 5, hora en que la tremenda sangría obligó a los infantes bolivianos a ceder el terreno ganado a la derecha y detrás de la Isla Fortificada. El día concluyo con los bolivianos aún en posesión de las zanjas en el extremo derecho de la defensa.

La noche transcurrió con intenso hostigamiento de ambos bandos en todo el frente.

el 4 de julio después de una intensa preparación de artillería que duró una hora, los bolivianos hicieron explosionar una poderosa mina que habían colocado en las proximidades de uno de nuestros puestos avanzados en Nanawa y sin pérdida de tiempo… se lanzaron al salto y avanzaron resueltamente por el espacio abierto por la mina, el avance estaba precedido por una barrera arrolladora y fuego protector bien concentrado, numerosos aviones enemigos volando bajo lanzaron bombas y disparando sus ametralladoras con el resultado de que el primer momento se produjo la interrupción completa entre nuestras posiciones adelantadas y las de atrás, los lanzallamas lamían con sus leguas de fuego todo lo que estaba a su paso, inmediatamente detrás de ellos avanzaban los tanques haciendo uso de sus armas, pero las reservas locales paraguayas que en medio de esta tormenta infernal habían recorrido la distancia hasta el lugar donde los bolivianos habían roto la línea y los desalojaron en una feroz lucha cuerpo a cuerpo, luego se lanzaron en un furioso contraataque con granadas de mano y al finalizar el día retomaron dos o tres reductos que habían caído en manos de los enemigos, uno de los tanques fue incendiado con tiros de artillería y a los restantes se los paralizó, entre las 2 y 3 de la madrugada del 5 de julio los paraguayos con feroces contraataques utilizando granadas de mano exclusivamente lograron desalojar a los bolivianos de las trincheras ocupadas y restablecieron la línea

5 de julio

Al amanecer las unidades paraguayas encargadas de reconquistar las posiciones en poder de los bolivianos se encontraban listas para el asalto, la artillería lanzó 100 granadas sobre las zanjas y enseguida avanzó la infantería precedida por fuego de Stokes y granadas de mano, atacantes y atacados se tranzaron en una feroz lucha cuerpo a cuerpo, el entreveró concluyo cuando la infantería boliviana quedo reducida al teniente Félix Reyes Laguna y sus 25 soldados, que fueron hechos prisioneros.

6 de julio

El día 6, los regimientos Pérez 7 de infantería y Chicas, atacaron nuevamente la isla fortificada pero todos los esfuerzos y sacrificios no dieron el resultado apetecido por el General en Jefe quien confiado de sus tácticas de ataques frontales de la Gran Guerra lograrían rendir a los paraguayos en Nanawa.

8 de julio

Desde el 6 de julio se lucha se torno intermitente, con hostigamiento de ambas partes, durante los meses siguientes e produjeron solo combates de trinchera a trinchera, choques de patrullas y duelos de artillería La artillería boliviana trató inútilmente de destrozar el tanque que había quedado paralizado a 60 metros de las trincheras enemigas, por su parte los paraguayos le colocaron debajo una poderosa carga de dinamita y lo hicieron volar en pedazos.

Resultados

Tanque Boliviano destruido por artillería paraguaya

El 14 de julio, Estigarribia personalmente inspeccionó el campo de batalla encontrando el cuadro más macabro que vio en su vida, en todo el sector en que los bolivianos habían roto la línea y habían hecho su más profunda penetración en el sistema defensivo paraguayo, partes de brazos y piernas cercenados por la artillería todavía colgaban de los árboles, el general observó que en cierto lugar el cuerpo de un boliviano y un paraguayo hacían caído abrazados luchando furiosamente cuerpo a cuerpo hasta que la granada del paraguayo había estallado, esto lo suponía puesto que la cadera del paraguayo estaba destrozada en el costado donde llevaba la bolsa de explosivos, los paraguayos al ver el campo sembrado de cadáveres decidieron apilarlos para prender fuegos, pero en vez de introducir leños para avivar el fuego hasta desintegrarlos completamente, los rociaron de kerosén, mientras había kerosén el fuego se mantenía, pero cuando este se terminó, quedo un apiñamiento de carne quemada que despedía un olor desagradable.

Los bolivianos habían sufrido una dura derrota, entre sus bajas se calculas 2.000 entre muertos, heridos y prisioneros, mientras que los paraguayos solo sufrieron 159 muertos y unos 400 heridos.

El 6 de agosto, en conmemoración del día de la Patria en Bolivia y para distraer la atención del enemigo mientras se operaba sobre Rancho 8 y Pirijayo, un escuadrón del regimiento chichas fue lanzado al ataque en el sector Sur, bajo la protección de las baterías Cuellar y Seleme. La aventura le costó la vida a los dos oficiales que comandaban a la unidad, el Capitán enrique Pantoja y el subteniente Antonio Araníbar, la tropa que había llegado hasta 50 metros de las trincheras paraguayas se desorientó con la muerte de sus oficiales y se replegó.

Frente a Nanawa, quedaron únicamente los regimientos Chichas, Castrillo, 8, Sucre y Azurduy, con el colorados, Abaroa y Pérez de reserva, las demás unidades fueron sacadas para atender otros puntos del frente.

La derrota en Nanawa abriría la Segunda etapa de la campaña, y el ejército paraguayo pasaría ahora a la ofensiva.

Bibliografía

  • Masamaclay, historia de la guerra del Chaco, Segunda edición
Obtenido de "La campa%C3%B1a de Nanawa"

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Segunda Batalla de Nanawa — Parte de Guerra del Chaco Situación inicial al 4 de julio de 1933 Fecha …   Wikipedia Español

  • Blindados en la Guerra del Chaco — La Guerra del Chaco fue el primer conflicto militar en América del Sur en donde se usaron tanques y otros blindados. Estos fueron usados únicamente por Bolivia, gracias a que poseía una economía estable debido principalmente a las minas de estaño …   Wikipedia Español

  • Tanques Vickers en la Guerra del Chaco — Saltar a navegación, búsqueda La Guerra del Chaco fue el primer conflico militar en América del Sur en donde se usaron tanques. Estos fueron usados únicamente por Bolivia, gracias a que poseía una economía estable debido a las minas de oro, plata …   Wikipedia Español

  • Guerra del Chaco — Teatro de operaciones militares entre Bolivia y el Paraguay Fecha Septiembre de 1932 a junio de 1935 …   Wikipedia Español

  • Chaco War — Chaco War, Interwar Period Bolivia and Paraguay before the 1932 War Date …   Wikipedia

  • Segunda Batalla de Alihuatá — Saltar a navegación, búsqueda Segunda Batalla de Alihuatá Parte de Guerra del Chaco Bolivianos a la espera (Representación gráfica) …   Wikipedia Español

  • Luis Irrazábal — El Coronel Luis Irrazábal Barboza nació en la ciudad de Encarnación, ubicado en el VII Departamento de Itapúa, Paraguay, el día 8 de agosto de 1891, y falleció el 16 de marzo del año 1958. Sus estudios primarios los realizó en su ciudad natal,… …   Wikipedia Español

  • Segunda batalla de Alihuatá — Parte de Guerra del Chaco Mapa de la batalla acompañado retrato Gral. Estigarribia. Fecha …   Wikipedia Español

  • Liga Deportiva Paranaense — Torneo de la Liga Deportiva Paranaense 2011 Deporte Fútbol Fundación 1966 Número de equipos 15 …   Wikipedia Español

  • Primera Batalla de Alihuatá — Saltar a navegación, búsqueda Primera Batalla de Alihuatá Parte de Guerra del Chaco Artillería boliviana …   Wikipedia Español