Tibaná


Tibaná
Tibaná
Bandera de Tibaná
Bandera
Escudo de Tibaná
Escudo
MunsBoyaca Tibana.png
País Bandera de Colombia Colombia
• Departamento Flag of Boyacá Department.svg Boyacá
• Región Región Andina
• Provincia Provincia de Márquez
Ubicación  
• Latitud 05º 19’ 14” N
• Longitud 73º 24’ 02” W
Temperatura 16º° C
• Altitud 2115 msnm
• Distancia 38 km
Superficie 121,76 km²
Fundación 1530
Población 10371 hab.
• Densidad 85,17 hab./km²
Gentilicio Tibanenses
Sitio web http://tibana-boyaca.gov.co

Tibaná es un municipio de la Provincia de Márquez, en el departamento de Boyacá, Colombia. El lema del municipio es "Tierra de paz, amor y amistad".

Contenido

Coordenadas

Su cabecera está localizada a los 05º 19’ 14” de latitud Norte, 73º 24’ 02” de longitud Oeste y a una altura de 1.400 msnm. La extensión total del municipio es de 433 km2. Los ríos prinicipales son: Garagoa, Turmequé y lengupá. El clima desde paramo (2800 msnm, hasta templado (1400 msnm)

Límites

Limita al norte con Jenesano, al oeste con Ramiriquí y Chinavita, al sur con Chinavita y Úmbita y al oeste con Turmequé y Nuevo Colón.

Historia[1]

Tibaná era un caserío de indígenas muiscas que en sus dependencias se llamaban los "Tibanaes", según el historiador Lucas Fernández de Piedrahita. Tiba, es voz muisca que significa capitán. Estaba gobernado por un cacique, jefe tributario del zaque de Hunza (actual Tunja). En Bayeta los indígenas tenían una cantera de piedra, donde modelaban monolitos, vigas, mesas y columnas con destino al templo del sol de Goranchacha en Tunja.

El mariscal don Gonzalo Jiménez de Quesada, una vez que sometió al zipa de Bacatá, se dirigió hacía el norte para después seguir camino al oriente en busca de las minas de esmeraldas de Somondoco, minas denunciadas por referencias de los súbditos del zipa. Luego pasó el conquistador con su gente por Guatavita; de este caserío continuo la marcha a Sesquilé, de allí siguió a Chocontá y de esta población a Turmequé. De aquí envió a Somondoco una expedición bajo las órdenes del capitán don Pedro Fernández de Valenzuela. Fernández de Valenzuela regresó y rindió el informe detallado acerca del material tan codiciado por los castellanos. Quesada salió de Turmequé con su pequeña tropa, llegó a Boyacá y horas más tarde descubrió a Tibaná y continuó en consecución a Somondoco. Esto se sucedió en 1537. El Ilustrísimo señor Fray Juan de los Barrios, primer Arzobispo de Santafé, de acuerdo con el R.P. dominicano Fray Martín de los Angeles, destinó en 1556 para evangelizar a los indios Tibanaes, a los religiosos de la Orden de Santo Domingo, Fray Pedro de Espinosa Y Fray Pedro de Escalante. También fueron doctrineros de Tibaná los padres franciscanos. Según Javier Ocampo L., Tibaná fue fundada en 1639. La primera encomienda de Tibaná Fue Otorgada al Fundador de Tunja don Gonzalo Suárez Rendón, quién asentó en Gámbita los primeros vacunos que llegaron al Nuevo Reino de Granada. En el documento por el cual se entrega la anterior encomienda hace presencia Quecabune, señor y cacique de Tibaná. En la Crónica del Muy Magnífico Capitán don Gonzalo Suárez Rendón, escrita por el historiador doctor don Nicolás García Samudio, se encuentra el siguiente documento que se refiere a la encomienda de Tibaná dada al fundador de Tunja, en donde el 15 de junio de 1547 el capitán Gonzalo Suárez presentó al señor García Arias Maldonado, alcalde ordinario, al escribano público y del cabildo una cédula de encomienda de los indios de Icabuco, Tibaná, Ochonaba, Chiribitiva y Guanatiba en donde pidió que le dieran posesión de ellos. El alcalde, para dar cumplimiento, hizo traer los capitanes e indios; el cacique y señor de Tibaná se llamaba Quecabune; luego el alcalde cogió de la mano a los caciques y los entregó al Capitán Suárez diciéndole que los daba y entregaba en posesión real actual y servil. El historiador presbítero don Basilio Vicente de Oviedo escribió en 1763 un libro titulado Cualidades y Riquezas del Nuevo Reino de Granada. En dicha obra se encuentra el siguiente párrafo en relación a Tibaná:

«El curato del pueblo de Tibaná, que en mi sentir es más apreciable que el de Ramiriquí, su vecindario está a media jornada de Tunja, al sureste pasa hacía Tensa y vecino al gran pueblo de Turmequé, con su ordinaria iglesia proporcionalmente ornamentada. Su temperamento templado, ameno, deleitoso y sano, produce frutos de tierra fría como trigo, arvejas y papas, y de tierra caliente como plátanos y otros frutos. Tiene río cercano. Tendrá más de 50 indios acomodados, según su esfera, que tienen ganados vacunos y ovejunos, y labra tejidos de lana como en los demás pueblos de la comarca de Tunja. El señor Camacho solo le regula 700 (tendrá 50 vecinos), y lo puso en el tercer orden de su escala, pero puede rentar 1000 pesos, pues otros sin menos vecinos se los señala dicho señor, como a Tuta.»

En 1777 Tibaná es constituida en parroquia, siendo primer alcalde Domingo Ruiz, quien también lo era de Ramiriquí.

Entre los patriotas tibanenses que lucharon por la independencia figuran José Jiménez, que murió en el Pantano de Vargas, Laureano Nope y Marcos Nope.

También una Figura del Municipio de Tibaná fue el medico Gustavo Romero Hernandez quien Seria Gobernador de Boyacá, Representante a la Camara , Ministro de Salud , embajador en E.E.U.U. y candidato a la presidencia de la republica,lo cual no pudo continuar por que falleció, tras un accidente prácticamente planeado por quienes se oponían en las cuestiones políticas. Reconocida figura política a nivel internacional, realizó obras en pro de la salud y la educación en el país y en el departamento, como infraestructura, construyó hospitales, colegios, fué el fundador del colegio de Tibaná que lleva su mismo nombre.

Himno

El autor del himno fue Parmenio Pomgutá, quien también lo corrigió, aunque también ha sido atribuido a Herlinda Cruz. La música fue compuesta por José María Páez.

«CORO: Tibaná, con amor te cantamos Este himno glorioso y triunfal Que resalta el ancestro aborigen Y una raza de honor sin igual. I Es grandioso tu templo sagrado Testimonio de fe tutelar; Bayeta Y Batán nos reviven A los sabios del viejo tallar. II El “amor y la amistad” es tu lema Como meta de un bien superior; Hay nobleza y esfuerzo en las mentes Que aseguran tu noble misión. III Es tu claustro “Gustavo Romero” Un venero de ciencia y virtud; Es camino que lleva adelante Que engrandece a nuestra juventud. IV Pedacito de tierra querida Suelo fértil de viñas en flor; Tus manzanas y campos florecen Como dones de nuestro creador.»

Atractivos turísticos

  • Hacienda el Molino: esta casona de más de 400 años de construida, donde funcionaba el molino que fabricaba la mejor harina del país, es actualmente una hostería que presta sus servicios a los turistas, y se encuentra en proceso de restauración. En la parte antigua se encuentra el Molino, que le da su nombre. Allí está proyectada la construcción de un gimnasio para los visitantes. Se encuentra situada en la carretera que comunica a Tibaná con Bogotá.
  • Las Piedras de Bayeta: ubicadas en la parte alta de la vereda de Bayeta, son ocho columnas monolíticas, esculpidas y modeladas por los indígenas muiscas para adornar el templo de Goranchacha, en Hunza.
  • El puente de San Joaquín: en época de verano es uno de los lugares más visitados por los turistas. Se encuentra localizado a 500 metros del perímetro urbano.
  • Hotel Hacienda Baza: es uno de los hoteles más visitados de Boyacá debido al atractivo de su construcción colonial y al entorno natural. Está ubicado a 2 kilómetros del perímetro urbano. Fue fundado como convento en 1638 por monjes de la orden de Santo Domingo procedentes de la ciudad de Baza, en Granada, España. El 9 de septiembre de 1861, el presidente de la república Tomás Cipriano de Mosquera dicta un decreto de desamortización de los bienes de manos muertas, y la hacienda pasa a manos particulares. En 1977 doña Lucía Ospina Ordóñez abre las puertas de la hacienda al público, convirtiéndola en lo que hoy es el hotel.
  • Hacienda de las Delicias: construida en 1920 por Bernarda Bautista, y ha inspirado a otras haciendas en la creacion de dulces con arequipe.
  • La catedral de San Laureano: está catalogada como uno de los legados arquitectónicos más antiguos, representativos del departamento de Boyacá. El templo fue erigido por la orden española franciscana de los dominicos, en el año 1638. Obra del arquitecto español Francisco Reyes de Castillo, tiene una torre, 3 naves, mide 150 m de largo por 38 m de ancho. Por su imponencia, majestuosidad (su construcción en piedra tallada), es considerada como el ícono en arquitectura religiosa más importante de la diósesis de Garagoa. Es el segundo templo católico más grande de Boyacá despues de la basílica de Chiquinquirá.
  • El río Tibaná: con muchos balnearios naturales entre los cuales se destaca la roca, el portachuelo, san joaquín, entre otros que atraen a turistas. También hay centros recreacionales con piscina como El Aguacate, en el "km 15" de la Vía al llano, y las termales Aguas Calientes en el "km 32" por la misma Vía (vía al valle de Tenza, Garagóa, y Villanueva, Casanare).

Actividades económicas

Tibaná, cuna de la ganadería: Don Gonzalo Suárez Rendón trajo de España los primeros vacunos, los cuales fueron levantados en los campos y fincas de Tibaná, que poco a poco se fué extendindo. Hoy en día la ganadería comforma el primer renglón económico. Allí encontramos el principal mercado ganadero de la región sur-occidental de Boyacá. Está la plazuela más grande que reune comercio y cabezas de ganado de los demás municipios de Boyacá, parte de Cundinamarca y Lengupá.

Agricultura: productos de tiera fría y cálida. Tibaná es considerado un paraíso frutícola por su producción de pera y manzana. En las partes más bajas encontramos en menores proporciones cultivos de plátano, café, caña de azucar, guayaba, yuca, arracaha, aguacate, naranja, mandarina, guama, etc. En Tibaná se producen artesanías a nivel comercial, como canastos en chusque y gaita, que son comercializadas por "Artesanías de Colombia". Sus principales productos gastronómicos son: arepas, lácteos como queso y cuajada, y pulpa de frutas como la manzana, la ciruela, la pera y el durazno

Además de la producción de materias primas, encontramos también el sector comercial, ubicado en el casco urbano; supermercados, un centro comercial, turismo, bancos, e inversión de finca raíz. Gracias a su ubicacíon intermedia entre Tunja, el valle de Tenza, casanare, y la capital del país, es un lugar de convergencia en los asuntos comerciales.

.[2]

Referencias y textos consultados


Wikimedia foundation. 2010.